2.bp.blogspot.com/

Por Inaoy

La nación cubana, esta gran isla del Caribe, ha vivido durante los últimos 50 años, en un proceso complejo y difícil; la construcción del socialismo ha sido una meta invariable a la que los cubanos le hemos apostado todo, por lo que no hay habitante de este país que no haya dicho en más de una ocasión la consigna de “Socialismo o Muerte”. Este proceso ha permitido la liberación definitiva del yugo colonial y neocolonial al que fuimos sometidos durante cuatro siglos, lo cual nos ha transformado en un faro guía para muchos estados en el mundo, teniendo en cuenta los logros alcanzados en materia de salud, educación, deporte, seguridad social, derechos humanos, etc.

Desde el triunfo de la Revolución en el año 1959, potencias imperialistas como Estados Unidos han trabajado de sol a sol para asfixiar la revolución cubana, se puede decir que de todo han hecho en pos de este objetivo, debido precisamente a que hemos hecho una revolución socialista en sus narices.

El interés por Cuba tiene numerosos antecedentes en la historia de Estados Unidos, la Doctrina Monroe es ejemplo de ello, aunque un poco general, expresa claramente los deseos del entonces naciente imperio. Le acompañan las declaraciones de presidentes y personalidades políticas norteamericanas en las cuales expresan con claridad lo beneficioso, desde puntos de vista estratégicos, que sería la adhesión de Cuba la Norteamérica, así lo hizo saber Jefferson en 1823 y John Quincy Adams en el mismo año, con la ofensiva política de la Fruta Madura y su estúpida teoría de la gravitación política. Intentos de compra, no reconocimiento de procesos independentistas e intervenciones oportunistas en estas, injerencia y control económico han sido ejemplos de lo anteriormente expuestos a lo largo del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

Querida amiga:

Existe ahora entre nuestros enemigos en España y otros lugares, la costumbre de hacer aparecer la elección del compañero Raúl como una sucesión dinástica, inclusive han empezado a denominar al Período de Gobierno a partir del 1ero de enero de 1959, la “Dictadura de los Castro”. Un comentario tuyo en este blog mostraba que, como muchos españoles desconoces la magnitud real de la figura de Raúl en nuestra historia.

No voy a agregarte alguna biografía de Raúl. Nuestro Presidente y General, (como otros lo han sido en nuestro país, comenzando por Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria), es una persona que no gusta de la parafernalia mediática como otros que se pasan la vida exhibiéndose. Y algo increíble, aunque existe mucha literatura en Cuba, que de manera dispersa relata hechos relacionados con la vida de Raúl (para los cubanos es simplemente Raúl), no existe una biografía expresamente escrita acerca de su vida. El texto que más información da a mi entender es “Todo el tiempo de los Cedros” de la periodista y escritora cubana, Katiuska Blanco, que habla de la vida familiar del hogar Castro Ruz.

De lo que se publica acerca de la figura de Raúl en Internet, la versión de Wikipedia en español, es la más seria, y menos agresiva con nuestro Presidente. Sin embargo, episodios tan abarcadores, como la lucha en la Sierra Cristal, donde sus tropas libraron combates tan importantes como Imías, la toma del poblado de Moa, los combates contra las tropas de Sosa Blanco, el combate de la Lima, y otros más, son reflejados en solo unas míseras dos líneas. En esa misma Wikipedia, algunos reyezuelos europeos de cuarta y quinta categoría, de alguna lejana dinastía, tienen tanta información en sus biografías, que la impresión de esas Wikis alcanza a veces las cien páginas.

Por Eduardo

Aunque este artículo, en su título es dedicado al mercenario de conciencia Reinaldo, la segunda parte de este, en realidad no es de mi autoría. El día 30 salió publicado en el diario “Juventud Rebelde” un artículo del periodista Luis Hernández Serranos, denominado “Cincuenta mentiras del imperio” en su versión digital, y “Cincuenta guayabas del imperio” en su versión impresa. Para los lectores no cubanos, aclaramos que en Cuba una guayaba, además de la susodicha fruta, es sinónimo de una mentira colosal, tremebunda y desmesurada. Tenía dos opciones, o ponía la URL, o agregaba el artículo a continuación de este texto. Me decidí por la segunda variante, con el objetivo de facilitarles la tarea a nuestros lectores.

Ahora bien; desde que leí un comentario del apátrida de Reinaldo, en el cual mencionaba el hecho de que nuestro héroe epónimo, el comandante Ernesto “Che” Guevara había suplicado por su vida en el momento de su asesinato, me tracé como tarea dar respuesta merecida a tan cobarde infamia. Este mercenario de la palabra, porque ya no nos queda ninguna duda de que le han encargado como tarea atacarnos en este blog, y que de seguro está cobrando por eso, se hace eco de la versión que de este suceso infamante proclama, inclusive en videos de la televisión mayamera, el agente de la CIA, y asesino Félix Rodríguez Mendigutía. Este ser despreciable, que se pasea orondo por las calles de Miami, portando en una de sus muñecas el reloj que le quitara al cadáver del Che. Para apropiarse de este trofeo, de infamia, porque no se puede decir que es un trofeo de guerra, aprovechó el momento en que por órdenes del gobierno norteamericano le cortaban las manos al Guerrillero Heroico.

Por Sócrates En el debate contemporáneo de los jóvenes debe estar presente el análisis de qué socialismo queremos, […]

Por Tatu A partir de las dudas de varias de las  personas que nos visitan en este blog, […]

Por Tatu Desde la madrugada del viernes varios periodistas independientes se apostaron en varios lugares de la capital […]

Propiedad del autor

Por Eduardo

Reinaldo, no te hagas el superconocedor en Martí, que tú no lo has leído más que muchos de los que escribimos en el blog. Si no hemos caído en academicismos y citatorios es precisamente para que en la discusión no predomine la jurisprudencia, y sí la espontaneidad. No obstante, te prevengo que no juegues al erudito con nosotros, que te ponemos a toda la Cátedra Martiana y a la Sociedad Cultural de nuestra Universidad, y de algunas otras más, a caerte a leña, y no te va alcanzar toda la pomada china de la tierra para friccionarte las asentaderas, de lo caliente que te las dejaríamos.

Ahora mismo que te escribo tengo sus Obras Completas delante de mí, y no sé de donde tú sacas que las nuestras están mutiladas, porque que yo sepa sus papeles están en la Fragua Martiana y en el Centro de Estudios Martianos, y las Obras Completas de Martí, son copia fiel de la papelería que él le dejó a Gonzalo Quesada y Aróstegui, que fue su hijo en el ideario, y uno de sus más fieles discípulos.

Si de algo adolecen esas Ediciones que mencionas de las Obras Completas es que estaban incompletas. Sospechosa y misteriosamente faltaban algunos documentos que denotaban la esencia antimperialista de Martí, y su vocación suprema “de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”, agregando más adelante “Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas, y de proclamarse en lo que son, levantarían dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin”. Como dice un personaje entrañable para los cubanos de hoy “que cada cual saque, sus propias conclusiones”.

Por Tatu Inicialmente el artículo tenía como título «10 preguntas sobre Cuba. Para responder en Estados Unidos y […]