Sobre la apertura de fronteras

Cuba anunció la apertura gradual de sus fronteras el próximo 15 de noviembre. (Foto: Xinhua)

En la película Una pelea cubana contra los demonios (Tomás Gutiérrez Alea- 1971), vemos el conflicto entre un cura y un mercader. El primero está interesado en desplazar el pueblo donde reside hacia algún punto tierra adentro, mientras que para el segundo no existe mejor lugar que la costa, sitio que favorecería no solo su gestión, sino que traería prosperidad y bienestar a toda la comunidad.

Dos visiones enfrentadas, dos maneras de entender conceptos como libertad, desarrollo, seguridad, esperanzas y calidad de vida. El discurso del primero llamaba la atención hacia los peligros que podían llegar del exterior, eventos como ataques piratas, enfermedades, desastres naturales, inestabilidad, perdida de moral y poder. Cuando vio que las ideas del comerciante lo superaban, convocó al demonio y Satanás se hizo presente provocando incendios, quemas de «herejes» y destrucción, porque lo importante era «salvar su rebaño». Esta historia, asociada a la fundación de la ciudad de Remedios, aparece en un libro de Fernando Ortiz.

Como en el cine cubano las películas no surgen por azar, sino que están estrechamente ligadas a eventos, políticas y acontecimientos de nuestra realidad o Historia, uno puede leer en este filme de Alea todas las tensiones existentes en la Cuba de inicios de los setenta, cuando la frustrada zafra de los 10 millones había terminado y el país iniciaba un camino oscuro, entregado económica e ideológicamente a las tendencias más conservadoras de la práctica socialista. De alguna forma, quedamos separados del mundo, existiendo bajo una campana de cristal, dependiendo básicamente de las ayudas y colaboraciones con el campo socialista.

No por gusto el propio Gutiérrez Alea nos recordaba en su parábola social Los sobrevivientes (1979), que toda comunidad que pretenda aislarse o marchar a contracorriente, estará condenada a su propio exterminio.

«Los sobrevivientes» cuenta la historia de una familia de la alta burguesía que decide aislarse en su mansión e ignorar los cambios que ocurren en el país después del triunfo de la Revolución.

La anunciada reapertura de fronteras a partir del 15 de noviembre, nos coloca ante los mismos desafíos y conflictos tratados en esas películas que tanto se parecen a nuestras vidas.

Desde que apareció la Covid, a finales del 2019, cada nación ha buscado e implementado todo tipo de medidas y soluciones. Algunas han tenido éxito y otras han sido un fracaso. Nadie ha escapado de este impacto. Cada país ha tenido además que llorar a sus muertos y procesar mucho sufrimiento. Abrir, cerrar, prohibir, limitar, controlar, decretar; son palabras comunes hoy en día pues lo que se pensaba podía ser pasajero y local, se ha convertido en duradero y universal.

El cierre de fronteras ha significado para Cuba un golpe demoledor a toda su infraestructura, que ya marchaba con bastante dificultad debido a una ineficiente gestión gubernamental. Si algo positivo puede sacarse del presente evento, debe ser la impostergable necesidad de romper todas las barreras burocráticas y conceptuales que han lastrado nuestro desarrollo económico.

No se concibe que Cuba, una isla rodeada de agua, no cuente con una flota pesquera, ni con barcos que puedan importar o vender nuestras mercancías sin necesidad de terceros. Ante una carencia de alimentos, mucho hubiera ayudado disponer de este servicio. Lo mismo pudiera decirse de nuestra ¿flota? aérea, limitada en sus vuelos, pendiente mayormente de la caridad y la buena gestión de manos solidarias a la hora de traer donaciones e importar materias primas.

Hemos visto que el mal no puede circunscribirse solo a la existencia de la Covid-19 y sus efectos destructivos en la salud humana. Medicinas, vacunas, balones de oxígeno, alimentos, mascarillas, camas, hospitales y personal médico o asistencial; conforman todo un entramado que tiene su apoyatura en el adecuado desarrollo económico de una nación. No basta tener gobiernos responsables, entregados a la solución del problema, es imprescindible contar con organismos, empresas, tecnologías, recursos y especialistas para solventar con eficacia el asunto.

La rotura de la planta productora de oxígeno medicinal provocó que los balones con ese gas fueran trasladados en helicópteros del ejército para hacer más rápida la distribución. (Foto: Nelson Alejandro Rodríguez Roque/ACN)

¡Y claro!, hay que alimentar y cuidar a los enfermos, pero también a los sanos. Hay que invertir en medicinas, pero también hay que construir, desarrollar, educar, vestir, sembrar, reír y vivir. El mundo no puede paralizarse, el encierro puede ser un método puntual, pero va contra la propia naturaleza humana.

Cuba tiene ante sí un reto enorme, porque con la apertura aumentarán los contagios y por ende los enfermos, a la espera de que las vacunas hagan lo suyo. Al mismo tiempo, permitirá a mediano plazo una reactivación de su maltrecha economía y de todo el ecosistema privado, donde encuentran trabajo y beneficios más de un millón de ciudadanos.

El aumento de vuelos, la previsible normalización de la entrada de remesas y mercancías serán paliativos que mejorarán las dificultades y angustias de muchas familias, que han visto como sus vidas son dominadas por la rutina de las colas, la carencia de todo tipo de bienes básicos y la desesperación.

Supongo que para el gobierno todo esto haya sido un aprendizaje, un evento que, por cierto, puede repetirse con mayor fuerza en un futuro no muy lejano. La enorme deuda de nuestra nación, unida a su fragilidad económica, presagian un camino duro y mayores sacrificios. Lidiar con las sanciones y amenazas de Estados Unidos está bien, pero ya a estas alturas de la Historia, luego de seis décadas de confrontación, no puede ser que todos nuestros problemas y justificaciones estén asociados a ese diferendo.

Es hora de cambiar esa narrativa que nos hace vivir entre el lamento y la caridad. Este es un país con muchas riquezas, extraordinaria historia y cultura, pero su prosperidad llegará únicamente cuando sepamos vencer a nuestros propios demonios.

Septiembre 2021.

***

Este texto fue originalmente publicado en Progreso Semanal.

Textos relacionados

Terminando la semana

Fecalismo al vacío

Ellos y nosotros, sus hijos y los nuestros…

15 comentarios

Manuel Figueredo 14 septiembre 2021 - 3:08 PM
Recordar la época de los años 70, donde Cuba brillaba por su flota de barcos pesqueros y mercantes. Aquellos famosos barcos mercantes, denominadodms gallegos porque fueron comprados a España como el caso del Jigue y el Maffo que fueron usados para el transporte de tropas y material de guerra para la guerra de Angola y otros que ya se encontraban en el escenario de la guerra sirviendo como acorazados caribeños. Buques granaderos, mercantes de contenedores y azúcar a granel, así como los refrigerados. ¿ Dónde están ? Unos chocaron en alta mar, otros fueron a parar a los desguasaderos y otros se hundieron. No quedó ni una chalupa viva. Propongo,que para el cine Cubano, se ruede en Cuba, la segunda versión de LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, como fiel testimonio de lo que puede hacer un sistema socialista. Viva Cuba libre. Patria y Vida.
Manuel* 14 septiembre 2021 - 5:16 PM
Una cosa es prohibir la importación y otra poner aranceles a la importación. Lo primero solo tiene sentido cuando es algo dañino como la heroína. Lo segundo puede tener dos objetivos. El primero es proteger la industria nacional de la competencia del extranjero. No se me ocurre qué industria nacional cubana necesita protección de la competencia extranjera, salvo la industria de los partidos políticos donde el PCC, para prosperar, necesita que le protejan de la competencia de otros partidos. El otro objetivo de los aranceles es recaudar impuestos. Y eso es una cosa muy sería y legítima en Cuba porque el estado cubano tiene una carga de responsabilidades que no es capaz de atender con sus recursos.
Manuel Figueredo 14 septiembre 2021 - 7:12 PM
Se nota la ausencia del camarada Taran.
Yeyo 14 septiembre 2021 - 6:33 PM
Manejar el problema del Covid no es solo si se abre o se cierra la frontera. Es también tener alimentada y físicamente preparada a la población para poder enfrentar la pandemia. No es lo mismo enfermarse con un sistema inmunológico fuerte que tener problemas de anemia, avitaminosis y para colmo falta de medicamentos primarios para paliar la enfermedad. No hay manera de justificar la muerte de embarazadas y niños, algunos por falta de atención eficiente. Mientras el sistema de salud está colapsado se siguen gastando millones en hoteles cuya acusación no llega ni al 5% de la capacidad hotelera. Muchos países han abierto sus fronteras y no ha aumentado los casos de Covid, aunque no creo que Cuba pueda ser uno de ellos.
Manuel* 14 septiembre 2021 - 6:58 PM
La última: Parece que van a procesar al subteniente de la policía Yoennis Pelegrín Hernández que mató al manifestante Diubis Laurencio Tejeda bajo la acusación de homicidio y lesiones. El juicio será en el Tribunal Militar Territorial Occidental situado en El Calvario, Arroyo Naranjo. Diubis murió por un tiro que le penetró por la espalda. El subteniente Pelegrín después de realizar un disparo al aire, descargó todos los proyectiles que le quedaban en su pistola Makarov contra unos manifestantes que se encontraban a 30 metros de distancia.
Manuel* 14 septiembre 2021 - 7:21 PM
Este comentario lo hice para informar al equipo de La Joven Cuba, no para que lo publicaseis. Es una información muy fuerte que debe contrastarse antes de ponerla en el blog. Me habéis cargado con una responsabilidad. La culpa es mía por no haberos avisado.
Livio Delgado 14 septiembre 2021 - 7:58 PM
Creo correcto una apertura gradual de la actividad del turismo y en general de todas las actividades que puedan representar una mejora económica directa o indirecta en una economía prácticamente colapsada, la realidad que se vive hoy indica que de afuera no va a llegar más Covid u otras sepas más peligrosas en turistas en su mayoría arribarán vacunados con las más efectivas vacunas desarrolladas por laboratorios internacionales, la pandemia hace rato se instaló en todos los municipios del país haciendo cuantiosos daños en vidas y sufrimiento, pero mantener estrangulada la economía y no aceptar el reto de con todas las precauciones necesarias hechar a andar la más importante fuente de entrada de capital fresco, cosa que ya han logrado desde hace un tiempo, los dos principales competidores de la industria de arena y sol del caribe, Mexico en su área turística del Caribe mexicano y Rep. Dominicana en todas las áreas, comprometerá la vuelta de los visitantes internacionales a la isla. Una cosa creo deben ir previendo y comenzar a cambiar mirando que el turismo va a visitar las ciudades, los toques de queda quedaron sin sentido, el caminar y sentarse en el malecón habanero es uno de los goces más grandes y conocidas que cubanos y turistas van a disfrutar, y el tema de la exclusión al dólar americano, moneda con que normalmente todos viajamos quedará sin sentido en estas nuevas condiciones.
Manuel* 15 septiembre 2021 - 3:40 AM
La situación del COVID en Cuba está muy mal, usemos la métrica que usemos. Cuba está en un pico de la pandemia muy persistente. Mientras que al principio resistió la pandemia bastante bien en comparación con otros países, con magníficos datos de muertes por cien mil habitantes, ahora las muertes están avanzando muy aprisa y Cuba se está acercando rápidamente a las cifras de los países más castigados. Es importante resistir con medidas de confinamiento a la espera de que las vacunaciones vayan haciendo su efecto. En España, usando las mejores vacunas del mundo, la quinta ola empezó a retroceder cuando la vacunación completa se acercó al 80% de la población.
Livio Delgado 15 septiembre 2021 - 7:10 AM
Cuba se que está en un pico o meseta muy alta de casos de Covid y muertes asociadas, pero eso creo tiene más que ver con un manejo errado del sacrosanto sistema de salud pública, una baja eficiencia de las vacunas nacionales frente a la sepa Delta y ese esquema de vacunación diseñado por lugar de residencia y no la vulnerabilidad por la edad, factor de riesgo y precondiciones de salud que han sido utilizados en el resto del mundo para definir la utilización de los siempre escasos recursos ante esta pandemia. La economía tiene que ir abriéndose o los daños colaterales se profundizan y esto en una economía tan deprimida como la de Cuba es estrangular aún más las condiciones de vida de todos los que no visten guayaberas y utilizan máscaras importadas, la inmensa mayoría, Acabo de regresar de una semana de vacaciones en Cancún y la ocupación hotelera es superior al 80%, el aeropuerto operó el día de mi regreso más de 500 operaciones, y créeme los trabajadores aceptaron el reto porque sufrieron las consecuencias de estar fuera del trabajo, estoy convencido que "de afuera" no va a llegar nada nuevo, la peste ya está instalada y haciendo horribles daños a los Cubanos, intentemos enfocar acciones para recomponer lo interno, la vida de la gente que vive del trabajo, las fuentes de vida de esos que por muchos meses ya sólo han escuchado partes televisivos de dolor y problemas pero que todos sabemos que están maquillados para disimular el fracaso.
Esteban 14 septiembre 2021 - 8:23 PM
Diubis Laurencio Tejeda no habría muerto si el presidente no electo por el pueblo, Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, no hubiese ordenado reprimir ferozmente las manifestaciones. Van a sacrificar un peón para proteger al rey. Otro show/engañifa de la dictadura. Patri y Vida.
Manuel* 15 septiembre 2021 - 3:32 AM
Esteban, discrepo. No estábamos allí y no sabemos exactamente qué pasó. Tiene el aspecto de que un policía actuó en solitario usando exceso de fuerza. Solo uno de los policías disparó. Por otra parte, la defensa va a argumentar que el policía actuó para proteger su vida frente a manifestantes violentos. Personalmente me parece excesivo le uso de fuerza letal frente a que te arrojen objetos. Pero, de nuevo, no estábamos allí y no sabemos exactamente qué pasó. Por mi parte, creo que el incidente debe investigarse y me parece muy bien que se realice un juicio con todas las garantías. Para poder exigir responsabilidades penales a la presidencia de la república habría que demostrar una cadena de mando ininterrupida dando la orden de disparar. Eso será dificilísimo de probar. El tema inevitablemente se va a politizar conduciendo todavía a más polarización. Recordemos que el movimiento Black Lives Matter comenzó con el escándalo de la absolución de George Zimmerman por la muerte del adolescente afroamericano Trayvon Martin por un disparo de bala.
Dany 16 septiembre 2021 - 12:12 PM
No creo ese haya sido el unico policia que disparo en la Guinera, pero como usted dice no estabamos alli. En Toyo si consta que mas de un policia disparo...hay heridos de balas.. esos policias no van a ser investigado tambien por uso excesivo de la fuerza? Una duda: Me habia parecido leer en los medios oficiales que fiscalia habia determinado que el policia habia actuado en defensa propia y caso cerrado? Ahora que la UE amenaza con acabar el acuerdo y de paso cortar la danza de los millones, reabren el caso?? 🤔🤔🤔
Nilda Bouzo 17 septiembre 2021 - 9:10 AM
Magnífico análisis de la situación actual y futura del país.
O. Bradia 17 septiembre 2021 - 9:59 AM
Quien le pone el cascabel al gato?
Eva 17 septiembre 2021 - 8:52 PM
Y mientras mueren cubanos por incapacidades y mal manejo de protocolos y falta de oxigeno de medicinas y de todo, el presidente designado, y no electo por voto popular, primero paseaba por barrios que no quiere que le quiten, y ahora pasea por México

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario