23.9 C
Havana
miércoles, octubre 28, 2020

El odio de ambos lados

En días recientes se publicó en Granma el artículo El odio no es cubano, referente a ese sentimiento tan dañino y oscuro. En este caso el que a diario se proyecta en las redes y otros medios contra la Revolución Cubana. En dicho artículo se plantean preguntas que parecen sacadas de una torre de marfil, y que ignoran hechos y realidades que los cubanos de acá, muy a pesar nuestro, conocemos bien. Reacción violenta, amenaza rugiente, groseros epítetos por el solo hecho de no coincidir políticamente, son algunas de las expresiones utilizadas para referirse a los que, desde aquel lado, se manifiestan visceralmente contra nuestro sistema político y todo aquel que lo defiende.

Seamos claros. La campaña mediática contra la Revolución Cubana es brutal, ofensiva y en ocasiones ridícula. Los que la llevan a cabo no tienen límites ni escrúpulos. Muchos de los que interactúan en las redes sociales han sido víctimas de todo tipo de insultos cuando defienden posturas favorables a nuestro proyecto político. Esa es una verdad indiscutible. Pero también lo es que de este lado también se insulta, se ofende y se degrada, y lo peor, que se suele echar en el mismo saco a todo aquel que vive allá y que cuestiona el proceso revolucionario desde cualquier punto de vista. Sí porque, como siempre nos han enseñado, quien olvida su historia está condenado a repetirla, y no podemos olvidar que aquí en Cuba también se fomentó y se fomenta el odio, aunque en el presente los matices sean tal vez más sutiles.

No podemos olvidar las tristemente célebres Brigadas de Respuesta Rápida.

En décadas pasadas estas tuvieron como misión linchamientos morales, y a veces hasta físicos, a todo aquel que quiso emigrar. Si tenemos en cuenta que la emigración es un fenómeno tan viejo como la humanidad, y que parte del deseo natural del ser humano de buscar mejores condiciones de vida, que criminalizaran tan ferozmente a quien quisiera hacerlo, al día de hoy nos parece una barbaridad. Tampoco podemos olvidar las aún más tristemente recordadas UMAP, en las que se encerró a todo aquel que no comulgara con la “moral revolucionaria”, considerados ajenos al concepto del Hombre Nuevo, vejándose la individualidad y la dignidad humanas de todo el que sufrió semejante disparate.

Tampoco podemos ignorar la intolerancia practicada durante años por nuestro gobierno con todo aquel que se ha atrevido a criticar o cuestionar, desde un punto de vista u otro, ya sea de manera constructiva o no, el sistema imperante, en aras de la unidad a ultranza. Debemos también recordar a los artistas e intelectuales que han sido condenados al ostracismo y al silencio, por disentir o expresar sin tapujos y con transparencia sus opiniones sobre determinados temas. Es triste, pero los hechos están ahí, y han condicionado la visión de muchos respecto a Cuba, tanto dentro como en el exterior, creando rencores y resentimientos que aún perduran en los que residen fuera del país, principalmente en Estados Unidos.

Algunos odian porque sufrieron en carne propia lo antes mencionado, otros se dejan arrastrar por el contexto, otros lo hacen sin motivos aparentes, aunque es probable que al emigrar ya llevaran dentro el germen del odio, debido a malas experiencias vividas en su país.

Sin embargo, el odio, el desprecio, el insulto, la ofensa, no son patrimonio exclusivo de quienes, desde afuera, atacan el proceso revolucionario. Si usted revisa en las redes los foros y comentarios de partidarios de la Revolución, va a encontrar pequeñas joyas de maledicencia y encono verbal. Malnacidos, mercenarios, gusanos, malagradecidos, vendepatrias, apátridas, son de los insultos y ofensas más decentes que pueden leerse. Lo peor es que reconocidas figuras públicas del gobierno han caído en esta especie de chusmería virtual que muy poco favor nos hace.

Esos adjetivos son también posturas de odio, intolerancia y desprecio.

¿Qué moral nos asiste entonces para criticar a quienes la emprenden contra nosotros desde posiciones extremistas? ¿Qué tipo de disposición al diálogo podemos enarbolar, si, incluso desde el gobierno, se alienta este tipo de comportamiento? ¿Qué decencia y qué respeto vamos a reclamar si no somos capaces de llevarlo a la práctica nosotros mismos? La Revolución tiene derecho a defenderse, es innegable, pero ello no puede convertirse en un pretexto para ofender y denigrar.

El caudal político de la Revolución no es lo que era hace treinta o cuarenta años, la miseria y las constantes escaseces, además de otros factores, han creado mucho descontento, y la reacción a eso no puede ser la misma que la de nuestros enemigos cuando ven que el poder revolucionario sigue en pie. Más aún, si queremos que nuestros emigrados formen parte del proceso de reformas económicas que pretende llevarse a cabo, no podemos seguir echando a todos en el mismo saco, ni juzgarlos porque decidieron irse de Cuba, ni apartarlos con ofensas e insultos porque no estén de acuerdo con el socialismo como sistema político y así lo manifiesten. Pagarles a nuestros enemigos con la misma moneda es facilitarles el camino.

Hay odio, sí, pero en ambas orillas. Ya es hora que del lado de acá nos llamemos a reflexión. Si los que nos odian persisten en su retórica, allá ellos. Pero nosotros no podemos seguir ese camino. No es sano ni constructivo. Bien que lo sabemos.

36 Comentarios

  1. Es una guerra Joany …..y en la guerra no hay piedad , ninguna guerra es limpia y con modales , son cubanos en las antipodas de dos sistemas que luchan por sobrevivir , es nuestra guerra fria .
    Los politicos y las politicas utilizan a la gente para sus propositos , las personas somos rehenes de disputas geopoliticas y participamos conscientemente o no.
    El torbellino de pasiones con la influencia ideologica organisada desde el sistema , para el sistema y por el sistema nos lleva a acciones que para algunos cuando se valoran en el tiempo les queda la pregunta amarga porque yo participe de eso ……..la naturalesa humana es manipulada en funcion de conceptos de los grupos de poder y sus intereses en cada Pais.
    La direccion de la Revolucion no es inocente , no se puede puede ser inocente cuando se puede perder el poder y no llevar a cabo una agenda general determinada por sus politicas .
    Han utilisados TODOS sus recursos y el recurso humano es el mas valioso , las campanas continuaran porque esta en juego mucho mas que la llamada independencia nacional .
    Somo pîezas sacrificables en este juego de domino politico. Continuara el interminable odio entre cubanos , de los los dos lados continuara , no hay sistema etico cuando se trata de garantizar el poder .

  2. Hermoso artículo. Mis felicitaciones para el creador. Muy sincero y refleja fielmente lo que vivimos a diario, virtual o fisicamente hablando.

  3. Es cierto, existe el odio en ambas orillas, pero si hacemos un viaje en el pasado el odio lo comenzó el propio Fidel cuando usando la terminología usada por Hitler, contra los judíos, comenzó a llamar gusanos a todos los que por una u otra razón decidieron abandonar la isla, no todos eran criminales batistianos, muchos se fueron buscando un crecimiento personal que vieron se cerraba con las medidas revolucionarias. Sin dudas es un articulo muy interesante.

  4. Los que hemos apoyado la Revolución desde el mismo inicio fuimos arrastrados hacia esa cadena de improperios e incivismos.
    Es cierto que los crímenes y sabotajes con pérdidas de vidas que nos infligieron desde la cuna de la contrarrevolución a lo largo de muchos años dejaron un rencor como el que describe Martí en Abdala y aún, la posicion de la cúpula contrarrevolucionaria miamense de incitar a más criminal bloqueo trumpero mueve las pasiones de nuestro pueblo.
    Pero hace mucho tiempo que la emigración no es esencialmente contrarrevolucionaria y por tanto, no son partícipes del odio contra nuestro pueblo porque siga apoyando al proceso emancipador iniciado el 1ro de enero del 1959. La emigración ya no es de batistianos esbirros ni de los oligarcas que robaron el patrimonio nacional o los explotadores reclamando sus propiedades mal habidas. No es el signo de la emigración que mayoritariamente aboga por la normalización de las relaciones entre los EEUU y Cuba.
    Continuar con el lenguaje de barricada, utilizar los mismos calificativos denigrantes que usan los acérrimos enemigos de la Revolución y del pueblo cubano es rebajarse e igualarse a ellos y por tanto rebajar la altura moral que nos debe carácterizar.
    Cada cual da lo que tiene. Si tienes odio, eso darás. Si tienes amor daras amor y eso no significa poner la otra mejilla. Significa estar a una altura mucho mayor en la escala humana, a la altura en la cual el verdadero debate es posible, sin ver al otro como enemigo pirqpo no concuerden contigo. Es reflejo de una alta autoestima y confianza en la superioridad del pensamiento y las ideas y la certeza de la victoria, aunque esté lejos todavía.
    Por supuesto, cuando se teme, cuando se oculta la verdad por ese temor, cuando se rehuye al diálogo y persiste el monólogo que es posible desde el.poder, cuando no se reconocen los errores y desaciertos y se apuran a poner el parche y la justificación, creen ganar la escaramuza, pero pierden la guerra.
    Por eso, necesitan la descalificación, los adjetivos inciviles, denigrar y crear al enemigo que no existe, pero carga las culpas cual disidente o mercenario por la crítica constructiva «por dar armas al enemigo».

  5. Joanny, coincido con tu analisis. En el debate politico debe erradicarse el insulto. Yhay que defender el criterio de que todos somos cubanos. Y entre cubanos, aunque no pensemos igual, incluido en temas importantes, no debe caber el insulto. No va a ser facil lograrlo, pero hay que intentarlo.

  6. .Leo a alguien dice que el que desee algo malo a Cuba, se lo desea tambien a esa persona. Estoy de acuerdo.
    Lo que no me queda claro dentro de esa verticalidad es como queda aquel que desea tambien lo mejor para Cuba como yo, pero resulta que no es lo mismo.
    Aquel cubano que no desee lo mejor para Cuba no es una buena persona. Yo opino así.
    Pero nuestro grave dilema consiste en saber quienes son estas malas personas y pienso que necesitamos nuevos criterios para identificarlos.
    Me pregunto:
    ¿Somos poseedores de una verdad tan absoluta sobre Cuba que nos haga rechazar una opinion diferente como proveniente de una mala persona?
    ¿Emigrar te hace malo? ¿Permanecer en Cuba te hace bueno? ¿Y al reves, vivir en Miami te hace bueno? ¿Y vivir en La Habana? ¿Malo?
    ¿Ser un oficial del ejecito o dirigente del Partido es sinonimo de buena persona? ¿O mala?
    ¿Ser crítico del Gobierno cubano te hace malo?
    El que no está de acuerdo con algo, aunque sea una opinion tan poco determinante para todo lo que vivimos como la intervencion de un ministro ¿ es un mal agradecido? Entonces, ¿el que aplaude al Ministro, aun ante la evidencia irrefutable de errores garrafales, es agradecido?
    ¿Agradecido a quién, de qué, mal agradecido a quién?
    Estamos muy jodidos si creemos que asi tenemos futuro.

    • Toni muy buen argumento, yo mismo he aprendido a discutir sin acalorarme, ya que tengo varias amigos que piensan diferente a mí, discutir argumentos polémicos con calma, sin ofender denota cultura política, que muy pocos tienen, además los errores se han cometido y se siguen cometiendo de ambos lados, se debe aprender a escuchar una opinión diferente, pues la verdad no es absoluta, todo es relativo en esta vida, denigrar y ofender a los que se fueron es tan malo como apoyar una política genocida como el bloqueo que al único que oprime es al pueblo.

  7. Pues sí hay que acabar con el odio. Y si no es posible, sería útil sustituirlo por un poco de buena educación y urbanidad, porque así no se nota tanto el odio.

  8. No soy historiador y las fechas no son mi fuerte cuando de argumentos se trata. Coincido con la idea central del artículo (según mi interpretación): El odio no ayudará a construir el puente que tanto hace falta. Sin embargo, pienso se está haciendo demasiado abuso ultimamente, y este artículo no escapa, a hecho que representó la UMAP. Estos campamentos, prisiones, comonquieran llamarlos duraron alrededor de dos años. Evidentemente su extinsión se debió al hecho de que la dirección del país concientizo en que no eran correctos
    Mucho menos en un país con el proyecto «revolucionario». También hace mención a las brigadas de respuesta rápida, las cuales las asocia a los mítines de repudio realizados a raiz del éxodo de 1980. Estos mítimes era masivos, y no de brigadas. Estos duraron escasas semanas. Las brigadas rápidas se crearon a principio del presente siglo, y aún hoy no he visto a ninguna «actuando». Hoy resumo en que ninguno de los dos eventos fueron correctos. Pero, amen de analizar su causa, pregunto: quien no se equivoca? Mucho menos en las condiciones de aquella Cuba. Son experiencias para no repetir, pero cuidado con crucificar. Estariamos cometiendo un grave error en mi opinión.

    • Sr. Acosta: en su comentario veo un dato que no es preciso, ya expresó que no es historiador, yo tampoco, pero debo aclararle que las Brigadas de Respuesta Rápidas fueron creadas en 1994 a raíz de los disturbios en La Habana, cuando fueron movilizados contingentes de constructores como el “BLAS ROCA CALDERÍO” para enfrentar, armados de bates, cabillas y listones de madera, turbas de vándalos que lanzaban piedras y objetos sobre vidrieras, arrasando todo a su paso por Centro Habana. La presencia de Fidel en la zona del Capitolio, polarizó a los revolucionarios y se logró controlar la situación y no fue necesario que las Brigadas actuaran. Pero siguen activas todavía y en alteraciones del orden en la iglesia de Santa Rita en la 5ta. Ave. de Miramar han actuado contra las Damas de Blanco, no hace mucho tiempo atrás.

      En los actos de repudio desde abril de 1980, como consecuencia de los hechos criminales perpetrados por elementos comprobadamente antisociales y delincuentes, que asesinaron a un joven custodio de la Embajada de Perú, se comenzaron a realizar los llamados “actos de repudio” y manifestaciones en los hogares de aquellos que pedían la baja en sus trabajos para poder embarcarse por Mariel hacia Estados Unidos. Se les tiraba huevos a las fachadas, qué ironía, con la falta que nos hacen ahora, también se les cortaba el agua, la luz, el gas, el teléfono Aunque Ud. crea que no deben sacarse a la luz estos tristes, deplorables y bochornosos hechos, yo si creo que el Partido se equivocó y que se cometieron abusos, la “indignación popular” fue manipulada y mal manejada y se permitieron muchos excesos que todo el mundo conoce y que constituye una mancha en la historia de la Revolución. Y no hay que crucificar a nadie, lo que hay es que reconocer el error valientemente y pedir perdón, para que nunca más se repitan hechos execrables como aquellos.

  9. El odio no es de ambos lados, el odio viene del gobierno de los estados unidos y sus cipayos.

    Nosotros nos defendemos, algunas veces con mayor o menor tino.

    Poner al mismo nivel al agresor y al agredido es cuando menos falta de rigor en el análisis. Nosotros no destinados presupuestos para cambiar el sistema socio político en los estados unidos.

    Antes que triunfará la revolución ya estaba en la sierra un agente del fbi con la misión de asesinar a Fidel. Pongan Alan Robert Nye en el buscador de Internet y lean.

    Nosotros no incendiados tiendas, asesinamos profesores adolecentes en el escambray, no volamos un avion de cubana en el aire..

    La descontextualizacion es el arma preferida de nuestros adversarios.

    Como no pueden tapar sus atrocidades tratan de igualarnos…táctica vieja….historia, historia y más historia…

    • «Nosotros no incendiados tiendas, asesinamos profesores adolecentes en el Escambray, no volamos un avión de cubana en el aire».
      Es cierto, pero fue el movimiento 26 de Julio quien puso bombas en La Habana como actos de sabotaje y desestabilización al régimen de Batista, olvido la noche de las cien bombas, no fue la contra revolución, fueron los revolucionarios quienes usaron métodos terroristas para sembrar el miedo entre la población civil y el caos en el gobierno.

    • «Nosotros no incendiados tiendas, asesinamos profesores adolecentes en el Escambray, no volamos un avión de cubana en el aire».
      Es cierto, pero fue el movimiento 26 de Julio quien puso bombas en La Habana como actos de sabotaje y desestabilización al régimen de Batista, olvido la noche de las cien bombas, no fue la contra revolución, fueron los revolucionarios quienes usaron métodos terroristas para sembrar el miedo entre la población civil y el caos en el gobierno.

  10. Así mismo es la denominación de gusanos, apátridas, lo de la embajada de Peru se parece a cayó cruz, en fin creo que el odio primero partió de la Revolucion.

  11. No dudo que haya algunos, o muchos, no sé, que se sientan ofendidos porque se les llame mercenarios, sin serlo realmente, pero que aparentan serlo al ponerse del lado de los que nos odian y ni lo disimulan. Puede que no sean asalariados propiamente, sino entusiastas voluntarios que apoyan las medidas para asfixiarnos a los que vivimos del lado de acá. Por eso retozan de júbilo cuando se anuncian medidas de estrangulación económica al “gobierno comunista”, sin tomar en cuenta que a quienes realmente hacen sufrir es a todo un pueblo, incluso familiares cercanos y amigos, pero claro, para esos compatriotas no somos más que posibles “daños colaterales”. ¡Qué infamia! Hasta he tenido que leer con tristeza en FB, a un condiscípulo, que fuimos amigos, expresar: ¡Que se jodan! ¿Quién los mandó a quedarse allá?.

    No pretendo justificar ni edulcorar abusos, atropellos y humillaciones que aquí se cometieron en nombre de la Revolución y del Socialismo contra ciudadanos que su único “delito” fue querer emigrar, por las razones que fueran. De aquellos bochornosos actos, el II Congreso del PCC en 1980 solo dedicó apenas media cuartilla en su informe central y para valorar aquellos sucesos como «una de las victorias políticas, ideológicas y morales más importantes alcanzadas por la Revolución en toda su historia». Creo que no pueda haber reconciliación nacional entre cubanos hasta tanto el Partido Comunista de Cuba no reconozca los errores que se cometireron y les de una satisfacción honorable a las víctimas de aquellos actos repudiables que organizó y dirigió en la primavera de 1980, enmascarándolos como reacciones espontáneas del “pueblo revolucionario”.

    No podré jamás en mi vida, olvidar la imagen de aquella madre, muy humildemente vestida, con sus canas despeinadas, con los ojos llenos de lágrimas y aterrorizada, con su joven hijo de la mano, visiblemente afectado por el síndrome de Down, tratando de escapar de la pateadura que les propinaban las mujeres del cordón de protección situado a la salida del Consulado de España en la esquina de la calles Oficios y Acosta de La Habana Vieja. Esos abusos no se olvidan nunca, como tampoco olvido cuando una banda de alzados, armados y financiados por la CIA y el gobierno de EE.UU., atacaron mi casa en Las Villas cuando yo apenas tenía 9 años, dejando un saldo de tres mujeres heridas, entre ellas mi madre. Con la diferencia de que en el caso de mi familia se hizo justicia, y todos los que participaron y habían cometido crímenes fueron condenados y sentenciados a la pena máxima. Estos otros cubanos, aunque son incomparables la magnitud de los abusos, merecen también se les haga justicia. Es necesario decir también que Cuba nunca mandó a poner una bomba a sus adversarios políticos en ningún país y ningún asesino de la dictadura batistiana que huyó fue ejecutado. Quizás el peor error político que se cometió, fue el de ordenar el derribo de las dos avionetas civiles Cessna 337 de la organización “Hermanos al rescate” en aguas supuestamente jurisdiccionales de la República de Cuba, a la vista de un crucero lleno de turistas. Hecho que no dejó muy bien parada a la Revolución cubana ante el mundo por lo burda de la operación.

    Claro que no es lo mismo atacar que defenderse de los ataques. De todas maneras sigo cuestionando que desde la otra ribera se haga propaganda y exhortaciones a la subversión para lograr lo que el imperio no ha logrado en 61 años. Algunos le están haciendo el juego al enemigo y le sirven de cómplices baratos, quieren lograr que nosotros hagamos lo que ellos antes de marcharse, no hicieron. No podemos pecar de ingenuos ni de tontos. Sí hay mucha escasez, hay frustraciones, y hay que resolver esto antes que tome rumbos equivocsdos. La Patria es ara y no pedestal.

  12. No creo que el odio sea la solución a ningún conflicto, a la paz solo se puede aspirar desde el perdón y el respeto mutuo, como diría Gandhi «no hay camino para la paz, la paz es el camino» Discrepo del comentario de Ernesto, gobierno cubano desde el mismo comienzo de la revolución, si incentivo y alimentó muchos odios, todo el que no comulgara con ella, era un enemigo peligroso, existen cientos de ejp. aún de las filas del ejército rebelde. Se usó el escarnio público, el encierro, los fusilamientos, la persecución política, la intolerancia de todo tipo, religiosa, ideológica, se persiguió y criminalizo y aun se persigue y criminaliza a los activistas políticos, se incentivó a la división a través de la lucha de clases, despojando a miles de Cubanos de sus vienes y propiedades que habían adquirido con esfuerzo y mucho trabajo durante años, esponiendolos al escarnio público, acusándoles por el hecho de ser comerciantes de ser la raíz de todos los males y pobreza de nuestro país, no todos eran corruptos y ladrones, esto para poder validar su poder, amparados en una ideología importada, trataron de justificar semejantes ultrajes y vejaciones y todavía hoy creen que realmente han sido víctimas de odios injustificados? Realmente creen que hicieron lo correcto? Solo cuando aprendan a reconocer sus errores tendremos alguna esperanza de construir un futuro de una Cuba unida, civilizada y verdaderamente democrática.
    Creo, si, la revolución era necesaria, Batista era un tirano asesino, que había que derrocar, ah! pero desde el mismo triunfo de la revolución habían muchos caminos a escoger desde la democracia, la pluralidad y la constitucionalidad, pero no, escogimos éste que nos ha traído a este punto de la historia. Es hora de actuar civilizadamente y darce cuenta que por este camino no vamos a llegar a ningún buen sitio. Una patria dividida como está, nunca será verdaderamente nuestra patria, la patria es de todos.

  13. Con tantos errores repetidos durante más de medio siglo, se me hace difícil creer que sirva usar la palabra revolución cuando se habla de los gobernantes de nuestro país
    Ellos han involucionarlo en una burguesía prepotente y dueña del dinero del pueblo Y las armas y cuando menos lo esperamos Y más necesitamos creer que saben hacer las cosas diciendo que no hay cómo abastecer nos salen con tiendas MLC, luego un Ministro que sin deseos de ofender no parece normal, porque toda su presentación fue penosa, a los periodistas independientes premiados muchos en foros internacionales los tienen amenazados. Las multas ( salarios tres veces multiplicados ) son el modo de empobrecer y enfurecer más a la gente lejos de Educarles y sumarles a la batalla contra el virus. Los comunicadores salen sin nasobucos en TV, sancionan al que vende quesos y no al dueño o a los dueños de los restaurantes que lo recepcionan, quizás son de los que gobiernan porque no creo que un vendedor de queso pueda Comprar restaurar y amueblar un local Para convertirlo en restaurante, venden los productos tres veces y hasta cuatro veces lo que valen en mercado en Paris, y quieren topar los precios de los productores nacionales…la lista no tiene fin
    Cómo se puede pensar que esto aquí sea una revolución?

  14. Creo que hay que empezar por la voluntad de reconocernos todos como hermanos por el mero hecho de ser cubanos, y esa tiene que partir desde abajo porque desgraciadamente hay mucha gente a ambos lados del Estrecho que viven de la division y el extremismo, y los van a seguir fomentando. Lo unico que se compara al ‘comunismo-metro’ que enarbolan quienes desde Miami se proclaman defensores de la mas basta democracia, es la frase: ‘ el que no quiso pasar trabajo y se fue a vivir bien fuera de Cuba no tiene derecho a opinar’. Sinceramente, si una persona no tiene derecho a ser comunista… Cual es la democracia? Si se esta insinuando que el mero hecho de permanecer en Cuba es una especie de tortura existencial en la que coinciden el malvivir y la extenuacion… exactamente que esta usted defendiendo? Creo que otro paso seria identificar en terminos generales lo que es bueno para todos los cubanos, sin cuestionamientos: prosperidad, empoderamiento civil y economico, proteccion social de acuerdo al grado de capacidad fisica y mental. Hay quien dira, como siempre, que estas aspiraciones son ingenuas y que serian secuestradas por grupos de poder… De hecho, ahora mismo lo estan siendo por ambos grupos mediante las politicas extraterritoriales agresivas y el totalitarismo interno. Por eso mismo es tan importante definir prioridades que expresadas en las leyes y la Constitucion blinden tanto como humanamente sea posible a nuestra sociedad de volver a recaer en la situacion actual de odio institucional, penuria, maltrato e irresolucion.

  15. estamos llenos de revisionistas,Ja,ja !!! Por fin la revolucion es comunista o que cosa es ?? No se trata de la lucha de clases,de la dictadura del proletariado ?? entonces quien es el dueno del terror ,el odio y el insulto ?? somos o no somos ??O hay que hacer el cuento,otra vez ??

  16. No dudo que haya algunos, o muchos, no sé, que se sientan ofendidos porque se les llame mercenarios, sin serlo realmente, pero que aparentan serlo al ponerse del lado de los que nos odian y no lo disimulan. Puede que no sean asalariados propiamente, sino entusiastas voluntarios que apoyan las medidas para asfixiarnos a los que vivimos del lado de acá. Por eso retozan de júbilo cuando se anuncian medidas de estrangulación económica al “gobierno comunista”, sin tomar en cuenta que a quienes realmente hacen sufrir es a todo un pueblo, incluso familiares cercanos y amigos, pero claro, para esos compatriotas no somos más que posibles “daños colaterales”. ¡Qué infamia! Hasta he tenido que leer con tristeza en FB, a un condiscípulo, que fuimos amigos, expresar: «¡Que se jo…! ¿Quién los mandó a quedarse allá?».

    Son muchos los que se fueron y siguen amando a su patria y a su familia. Sin dudas son mayoría. Tengo muchos familiares y amigos del otro lado del estrecho a quienes quiero y extraño. Otros tienen motivos para odiarnos y otros tantos se limpian su conciencia y evitan remordimientos mandando veinte o treinta dólares mensuales a la familia que dejaron atrás.

    No pretendo justificar ni edulcorar abusos, atropellos y humillaciones que aquí se cometieron en nombre de la Revolución y del Socialismo contra ciudadanos que su único “delito” fue querer emigrar, por las razones que fueran. De aquellos deleznables actos, el II Congreso del PCC en 1980 solo dedicó apenas media cuartilla en su informe central y para valorar aquellos sucesos como «una de las victorias políticas, ideológicas y morales más importantes alcanzadas por la Revolución en toda su historia». Creo que la reconciliación nacional entre cubanos es difícil, pero no imposible. También considero que el Partido Comunista de Cuba se equivocó y debe reconocer su error por haber dirigido y organizado aquellos “linchamientos” en la primavera de 1980, enmascarándolos como reacciones espontáneas del “pueblo revolucionario”.

    No podré jamás en mi vida olvidar, la imagen de aquella madre, muy humildemente vestida, con sus canas despeinadas, con los ojos llenos de lágrimas y aterrorizada, con su joven hijo de la mano visiblemente afectado por el síndrome de Down, tratando de escapar de la pateadura que les propinaban las mujeres del cordón de protección situado a la salida del Consulado de España en la esquina de la calles Oficios y Acosta de La Habana Vieja. Las víctimas de esos abusos no lo olvidarán nunca tampoco.

    • Ya que no habrá justicia en vida y será muy tarde para una excusa, creo que al menos debe haber un reconocimiento.
      Esa pobre madre del consulado y miles mas lo merecen.
      Por algo se debe empezar en vez de seguir buscando quien tiró primero.
      Claro se necesita audacia politica y sobretodo desprendimiento.

  17. No apruebo el resentimiento y frustración ente ambas orillas pero entiendo que ahora se están recogiendo los frutos. ¿Cómo y cuándo empezó? ¿Quién dio primero? ¿Cuándo y quienes lo fomentaron? Cada persona tiene su respuesta correcta.
    ¿Se acuerdan de Welyler? ¿Alguien actualmente lo odia?

    ¿Alguna vez leímos los nombres de los cubanos muertos debido a su reconcentración? No, todo esos tristes, insoportables e interminables días para el que lo vivió pasó a la historia como la “Reconcentración de Weyler”. Bueno, eso nos pasará a nosotros al cabo del tiempo solo seremos un capitulo en los libros escolares. La historia resumirá los hechos actuales como ocurridos durante “La Revolución Cubana” y se hablará bien o mal de Fidel pero nuestros nombres ni se mencionaran.

    Solo asegúrese de cumplir con las leyes y viva donde mejor le parezca y pueda, disfrute la vida como mejor le parezca y pueda y deje al semejante vivir la suya en paz que tendrá también sus motivos para vivirla como la vive. Se me ha ido la divina juventud en este estira y encoje.

    • Estoy plenamente de acuerdo con usted,me pasa exactamente lo mismo.estos 60 años o más serán recogidos por la historia en 100 años con la frialdad y quizás la indiferencia más grande del mundo por su carácter involutivo y denigrante o quizás ese texto no sea capaz de reflejar la verdad por ser tan variadas las fuentes los criterios y lo contradictorio del conflicto.creo q las corrientes extremistas nos han minado la existencia desde ambos lados.necesitamos puntos intermedios ,moderados, de centro,ecuménicos.no tenemos representantes en ninguna de las 2 orillas con esos puntos de vista,al menos visiblemente,públicamente desde los medios o áreas del poder político.creo además q expresarse desde los social media les da a las personas una capacidad de atrincherarse y parapetarse sin miedo a las consecuencias y responsabilidades de sus creencias y posiciones políticas,es una jungla sin reglas donde puedes atacar o ser atacado con la mayor impunidad.y creo otra cosa,teniendo en cuenta q vivo en cuba,no creo q ese odio del q se habla en el artículo sea expresado cotidianamente en nuestro país en ese sentido hemos cambiado para bien,al menos el ciudadano común aunque se respire un espíritu de intolerancia política en las autoridades todavía y desgraciadamente.quiero también recordar los buenos tiempos de cierta reconciliación bajo el gobierno de Obama promotor de una política q dio resultados en este sentido.quizas toda este resurgir de odios es un reflejo del ambiente político tan polarizado en la vida de los Estados Unidos bajo trump.abogo por el entendimiento la comprensión la tolerancia y La Paz de lo contrario seguiríamos abrazando la barbarie.

  18. Yo hace un tiempo me suscribí a este espacio y en un principio fue emancipador ver las diversas opiniones, en un mundo que en esencia es diverso, pero de un tiempo a la fecha he apreciado cada vez con más fuerza, que esta plaza está siendo tomada y no precisamente por la diversidad. Por ello he ocupado un poco tiempo del escaso que tengo, para no dejar pasar por alto lo evidente.

    No niego que soy seguidor de la Revolución, pero partiendo de mis principios morales y éticos. Por ejemplo, si vamos hablar del pasado, yo siendo activo revolucionario y militante, me negué a participar en los mítines de repudio de los 80, siempre creí que eran extremos. Pero la articulista pretende contextualizar el pasado con el presente escogiendo a conveniencia los hechos y palabras. Si se va mencionar frases del pasado, se debe mencionar los hechos que las provocaron y el contexto, lo demás es puro intento de manipulación, que por suerte no tiene resultados en muchos en Cuba, pues todos estamos alfabetizados, gracias a la Revolución.

    Por ejemplo, el porqué de la frase gusanos tiene expresión en los que se arrastraron ante el imperio, que fue el que comenzó las agresiones contra este país y en vez de mantenerse dignos, aunque tuvieran otras opiniones, se refugiaron en las alas del Aguila, pidiendo además “hechos” que ayudaran a destruir a la Revolución. Esos hechos se convirtieron en terrorismo, bloqueo, amenazas, invasión. Entonces, en ese contexto, la comparación con los gusanos ofendía a estos representantes de la fauna.

    Que ocurrió en los 80 cuando el Mariel; ¿cuál fue el contexto internacional contra la Revolución? ¿que se pretendía hacer con las provocaciones incitadas por la radio enemiga, en sus actos de injerencismo? ¿cuál era el presidente de los EU y que pretendía hacer con Cuba, objetivo magnificado en documentos históricos? ¿Cuántas muertes no ocasionó la Embajada del Perú? No solo fue el custodio asesinado, allí adentro hubo violaciones y crímenes contra la propia gente que estaba en su interior, realizados por los propios “emigrantes” incitados por la propaganda de EU y avalada por la Ley de ajuste cubano.

    ¿Cuántos criminales fueron recibidos en la Florida con Bombo y Platillo, no en los 60 si no el los 80? Recuerdo el asesino de un compañero de la MGR, que la TV de EU virilizó su arribo a los EU. Entonces, como olvidar las causas para criticar lo ocurrido. Errores hubo y seguirán existiendo, pues construir una sociedad de nuevo tipo lo lleva implícito, sobre todo porque el factor humano, que es el esencial, requiere tiempo y generaciones para evolucionar.

    Yo quisiera encontrar como llamar a una persona, que realice acciones en contra del gobierno de su país y que por ello reciba dividendos canalizados desde una potencia extranjera, que además es el principal enemigo del gobierno de su país.

    No estoy de acuerdo con los excesos y los extremismos que podamos haber cometido, pero no manipulen mas los hechos, enfréntenlos sin curvas ni parábolas y tengan presente que quien agredió y agrede al gobierno de nuestra nación, es el mismo país que lleva más de 200 años intentando apoderarse de ella y que en 1959, le quitaron de la boca, la fruta madura que llevaba 60 años disfrutando.

    Creo que hay odio, pero de este lado han dado muchos pasos a favor de la reconciliación, pero del otro lado han recrudecido los fomentos de odio. Miren con sinceridad lo que está pasando en el ámbito cultural, deportivo y social, allá y aquí, y por allá defino los EU y sobre todo la emigración cubana que tiene el poder monetario y mediático, no aquellos que son no más que el resto de los que buscaron el “sueño americano”. ¿Quién es el que hoy prohíbe, persigue y promueve más cerco, más bloqueo? no es Trump, el complace a los que le piden estos extremos con su propio pueblo, a cambio de apoyo, por ello pido seamos consecuentes y si de verdad queremos una Joven Cuba

  19. El odio tiene que acabar, de eso no hay dudas y mientras desde posiciones de poder se siga alimentando ese odio nuestro pais no saldra adelante nunca. Ahora determinar «quien tiró la primera piedra» es facil. La revolución triunfó en enero del 59 y acto seguido comenzaron los fusilamientos sin juicios o mediante juicios sumarios donde culpables o inocentes no tenían la mínima oportunidad de defenderse. Que habían Batistianos torturadores y asesinos, correcto. Pero en el «saco» y el «fervor revolucionario» se fueron otros que su único delito era estar en contra del proceso, ser anticomunista o incluso luego de apoyar y contribuir con la revolución se arrepintieron al ver el rumbo que esta tomaba. antes de eso no hubo nada, el 95% del pueblo apoyó la revolución o estaba consciente de que había que acabar con la dictadura de Batista. A partir de los fusilamientos, las agresiones y despojos contra los que se querían ir del país, las intervenciones y nacionalizaciones de todas la propiedades y el no cumplir con el compromiso de hacer elecciones libres y democráticas fue que vino todo lo demás que quieran decir. Pero ya no tiene sentido seguir con «el dedo en la llaga.» Han pasado muchos años de sufrimiento y alguien tiene que poner fin a esto, es imposible que tantas generaciones de cubanos sigan sufriendo y arrastrando esa miseria y esa desesperanza por las razones que sean, si la razón es el embargo norteamericano hay que hacer algo para que termine ese embargo, elecciones democráticas, aperturas económicas y políticas, lo que sea. Los que ostentan el poder se deben al pueblo y si el pueblo no está bien hay que procurar por todos los medios que lo esté. Todo lo demás es justificación para no cambiar nada, para seguir en el poder cueste lo que cueste.

  20. El recuerdo de la Reconcentración se relativizo porque la Republica trajo nuevas realidades que atender. Pero creo que nadie ha olvidado lo que ha pasado en estos 60 años porque tampoco ha habido ni cambio ni descanso. Hemos cumplido la meta de traspasar la historia a las nuevas generaciones y sobrecumpliendo, hemos traspasado el odio tambien. Por lo que se ve la cadena sigue.
    No veo futuro. Soy muy pesimista sobre Cuba.

  21. Hay odio y odio. Se puede odiar desde Miami gritando, opinando e intentando poner trabas, pero no se puede dar palos, ni botar a nadie de su trabajo por su odio, ni meterlo preso por gritar abajo Trump en la calle, ni expulsar a periodistas de un medio de prensa por sus ideas, ni pintarle con excrementos la fachada a un disidente, ni arrastrar a simples mujeres vestidas de blanco, ni tratar de taparle la boca a alguien que grite cosas que no gustan. Acaso es el mismo odio del otro lado?. Odio en una comunidad que mantiene a flote al 40% de la familia cubana?

  22. Creo que resolver el odio existente. Ese que se sembro y creció. Empezaría a crear una cultura civica que fomentará la union en las diferencias. La verdadera nación cubana es de todos.

  23. La importancia del odio es relativa. Como sentimiento humano es susceptible a quedar matizado por el tiempo, si de origen los motivos fueron muy fuertes puede quedar rondando en los pensamientos pero generalmente el correr de los años merma la voluntad de materializarlo. Por otra parte, poco daño puede hacer el odio si quien lo expresa no cuenta con el valor o carece de los medios para convertirse en agresor.
    El odio debe ser objeto de apreciación de sus variables para calcular sus efectos y ajustar el modo y los métodos de enfrentarlo. Los mecanismos que se encargan en Cuba de la esfera del enfrentamiento a las políticas hostiles del adversario demostraron en el pasado ser capaces de lidiar con éxito notorio con el odio expresado en acciones armadas serias o terroristas.
    Tales mecanismos saben que la emigración cubana en los EU no representa para los partidos de allá mucho más que una fuente de votos que intentan motivar con argumentos sobre Cuba según suponen les interesan. Error de los políticos, los emigrantes piensan en materia de sus intereses directos, economía, empleo, impuestos y en otros temas que repercuten sobre SU vida y la de sus allegados … ALLÁ. De irles bien, el dinerito de una remesa es condición necesaria y suficiente para apoyarlos con ello se satisface la responsabilidad familiar con los de aquí. El cambio de régimen la libertad, los derechos humanos y otras categorías filosóficas generalmente no entran en sus cálculos
    El odio originado en la otra orilla del estrecho no es numeroso, está bien concentrado e identificado. A través del interés de que mejore la vida de sus familiares en Cuba (y, de paso, quitarse un rollo de arriba) pueden existir más coincidencias que divergencias con el gobierno en la Isla. No aprovechar esto es un error estratégico
    El tiempo que nuestros medios le dedican a la batalla pírrica de estar lidiando con cualquier odio de procedencia exterior o interior podría dedicarse a investigar y señalar dentro de fronteras los problemas que son de nuestra responsabilidad (comenzando por la dirección del país hasta los niveles más bajos) por malas decisiones, triunfalismo y sabérnoslas todas sin tener que preguntar lo que el pueblo desea. Errores que sumamos como fortalezas mientras nos carcomen desde el interior. Para solucionar los problemas el primer paso es reconocerlos; identificarlos por lo regular proviene de otros. La autocrítica es un giro literario en los manuales.
    Termino con refranes de la sabiduría popular. El tiempo todo lo borra. Al bagazo poco caso. A palabras necias oídos sordos. Perro que ladra no muerde. Cuando el río suena es porque agua trae. No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír, Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Saludos.

  24. ahora? tras 60 annos sembrando odios por doquier? creo que ya es un poquito tarde, que por mucho tiempo se denigro, se vejo a todo aquel que no comulgara con las ideas del senor castro como para de un plumazo olvidar todo lo que le hizo a la parte que no estaba con su idea de comunismo.

  25. “ y no podemos olvidar que aquí en Cuba también se fomentó y se fomenta el odio, aunque en el presente los matices sean tal vez más sutiles“

    Claro que nadie lo puede olvidar, es más la gente no se puede olvidar de que parte comenzó ese odio, en todo el artículo se invierte ese orden, la revolución, fue tan radical desde el primer día, que no permitió un proceso normal de reacción a un cambio de este tipo, cómo lo es la oposición y la resistencia. Todo cambio radical, lleva consigo este tipo de reacción. Entonces en su afán de creerse liberadora y llena de una nueva verdad, desde ese mismo primer día arremetió con toda violencia en contra de todo, y todos los que la negaran o cuestionaran, no escatimó en métodos, la mayoría de violencia y de odio, porque se venía de un proceso de guerra y violencia, no de una lucha pacífica y política.

    Los gritos y acusaciones de traidores y paredón, y otras expresiones de odio se hicieron comunes incluso para aquellos que participaron en el proceso pensando que iba a ser sólo para devolver las libertades y la democracia constitucional, como le escuché decir a alguien que participó en la lucha y después al ver en esos primeros años lo que pasaba dijo que era como tomar un vuelo a un lugar determinado y al aterrizar ver qué te habían llevado a otro lugar diferente. En fin a partir de ahí, y para proteger ese proceso y poder imponerlo, se fomentó el odio y por lo tanto se generó odio del otro lado como reacción y repuesta, esto se intensificó por muchos años llegando a ser política del estado, formando parte del discurso oficial de el Maximo Líder y de sus más altos dirigentes, incluyendo todos los medios de comunicación en manis del PCC. El proceso revolucionario, además de radical, ha sido tan cerrado, y ha querido navegar sin oposición, y fricción con las ideas, pensamientos y acción de otras partes de esa sociedad plural que siempre fue y es Cuba, qué para proteger eso, destiló odio en muchas formas incluyendo la verbal de la cual se quejan hoy, por venir desde el otro lado, sin darse cuenta que eso que se les regresa hoy, viene de la misma gente, que se formó escuchando y viviendo ese odio, la mayoría de los que hoy usamos las redes para abordar el tema Cuba, hemos sido formados en espíritu y conciencia por esa revolución y por lo tanto somos resultado de todo lo bueno y lo malo que ha hecho ella. Ojalá y superemos todo ese daño y muchas cosas más que ya son antropológicos, no pierdo la fe porque merecemos todos una mejor Cuba.

Comments are closed.