Ahora, todos aman a Mandela.

Juventud Rebelde

Por: Eduardo

Al celebrarse este domingo el Día de Mandela, establecido por la ONU, para homenajear la vida y obra de uno de los imprescindibles al decir de Berthold Brecht, resulta chocante para muchos revolucionarios, la apropiación de la figura de Nelson Mandela para manipularla acorde a las conveniencias de los amos del mundo. El Revolucionario con mayúsculas ha tratado de ser convertido en una especie de Santo Redentor, en innumerables documentales, filmes y escritos de prensa, despojándole en casi todos los casos del pensamiento radical del líder antiapartheid.

En un documental de History Channel transmitido por la Mesa Redonda, se relataba la vida del prócer desde que hace 92 años vio la luz en una lejana aldea del Transkei Sudafricano. Sin embargo ni una sola referencia al papel de Cuba en la Revolución Cubana y sus combatientes en el desmoronamiento del oprobioso régimen del Apartheid. En un fotograma del documental, donde se hacía referencia a la actividad de Mandela en otros países, aparecía el héroe en compañía de la Reina de Gran Bretaña, Isabel II, de William Clinton, presidente de EEUU, de John Major, entonces Primer Ministro británico, sin embargo, ni un solo líder del Tercer Mundo en el documental. Principalmente se notaba la ausencia de Fidel, a quien Mandela considera más que un amigo, un hermano.

A pesar de estar acostumbrado al fariseísmo de la derecha, de apropiarse hasta de los símbolos más sagrados de los pobres de este mundo, para usarlos en su propio beneficio, no pude menos que sorprenderme. Y también me puse a recordar cuáles fueron las acciones de esos mismos poderosos durante la existencia del Apartheid en Sudáfrica y su actitud ante el encarcelamiento en Robben Island de Mandela y sus compañeros.

Los EEUU que son tan dados a aplicar bloqueos a los países de izquierda, y gobiernos revolucionarios, seguían comerciando y negociando con los Boers. Hasta un grupo de artistas norteamericanos, se encargaron de protestar de esta actitud hipócrita en la canción Sun City. Además de ello abastecían de armamentos ultramodernos a la UNITA (Reagan le llegó a entregar a Savimbi los cohetes Stinger, aun cuando no habían sido puesto en servicio en el propio ejército yanqui). Eso sin contar con las informaciones de inteligencia a las SADF acerca de los movimientos de las tropas cubanas, las FAPLA y la SWAPO en el sur de Angola.

El colmo de los descaros, es que los yanquis e Israel le entregaron 10 armas atómicas a los Afrikaners para que las emplearan contra la Agrupación de Tropas del Sur de las FAR. Estaban loquitos porque nos sonaran el bombazo, pero el Supremo Arquitecto del Universo, quiso proteger a los hijos de Shangó que habían regresado a la tierra de sus ancestros a liberar a sus hermanos, y los racistas blancos no tiraron las bombas.

La motivación de este post está dada por el ocultamiento perversamente ejecutado del papel de nuestro país en el derrocamiento del apartheid en Sudáfrica. Si las tropas de la SADF, no se hubieran roto los dientes contras las defensas de Cuito Cuanavale, y en buen cubano echado un pie delante de la Agrupación de Tropas del Sur, las FAPLA y la SWAPO, a Mandela le hubiese esperado a triste suerte de morir en prisión. El sacrificio de más de 2000 cubanos en tierras angolanas, garantizó que se cumpliera la Resolución de la ONU que garantizaba la independencia de Namibia, que Angola preservara su independencia y que lograra la paz para emprender su camino al desarrollo, y sobre todo, removió las bases del régimen del Apartheid con un golpe demoledor del que nunca más se repuso la Sudáfrica Racista.

Y como yo quizás no sea el más indicado para hablar en nombre de nuestros muertos gloriosos, reproduzco en Joven Cuba de manera íntegra, el discurso que pronunció aquí en Matanzas el querido líder sudafricano Nelson Mandela el 26 de julio de 1991. Ese día en la plaza XI Festival agradeció al pueblo de Cuba por su enorme sacrificio. Yo estaba en ese acto, y para mí es uno de los recuerdos imborrables.

Ese fue un día muy lindo para el que escribe. Yo era dirigente de la UJC, y me avisaron que Mandela visitaría nuestra Universidad, en horas de la mañana. Salí disparado como bala por tronera, y en bicicleta viajé de mi barrio a la UMCC, rompiendo todos mis records de velocidad. Llegué a tiempo; no solo pude participar de la visita, sino que recibí uno de los premios mayores de mi existencia. Mandela se acercó a los estudiantes y trabajadores que disciplinadamente nos manteníamos detrás de una cuerda de seguridad, y entre muchos me estrechó la mano. Yo me puedo morir tranquilo, cuando niño abracé a Fidel, y de hombre estreché la mano de Nelson Mandela.

Próximamente se celebrará en Sudáfrica el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. La juventud progresista del mundo ha decidido dedicar este evento a dos personalidades que representan los ideales más puros de la raza humana, a Mandela y a Fidel, dos hombres cuya historia se entrelazó para siempre, y que a pesar de su avanzada edad continúan hermanados en los ideales y la lucha.

Discurso de Nelson Mandela el 26 de julio de 1991.
Discurso de Nelson Mandela pronunciado el 26 de julio de 1991 en el acto central por el 38 Aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, celebrado en la provincia de Matanzas.

Primer secretario del Partido Comunista, Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de Cuba, Presidente de la República Socialista de Cuba, Comandante en Jefe Fidel Castro;
Internacionalistas cubanos que tanto han hecho por la liberación de nuestro continente;
Pueblo cubano; camaradas y amigos:
Para mí es un gran placer y un honor encontrarme hoy aquí, especialmente en un día tan importante en la historia revolucionaria del pueblo cubano. Hoy Cuba conmemora el trigésimo octavo aniversario del asalto al cuartel Moncada. Sin el Moncada, la expedición del Granma, la lucha en la Sierra Maestra y la extraordinaria victoria del 1ro de Enero de 1959 nunca habrían tenido lugar.
Hoy esta es la Cuba revolucionaria, la Cuba internacionalista, el país que tanto ha hecho por los pueblos de África.
Hace mucho tiempo que queríamos visitar su país y expresarles nuestros sentimientos acerca de la Revolución Cubana, y el papel desempeñado por Cuba en África, en el África austral y en el mundo.
El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan.
Desde sus días iníciales, la Revolución Cubana ha sido una fuente de inspiración para todos los pueblos amantes de la libertad.
Admiramos los sacrificios del pueblo cubano por mantener su independencia y soberanía ante la pérfida campaña imperialista orquestada para destruir los impresionantes logros alcanzados por la Revolución Cubana.
Nosotros también queremos ser dueños de nuestro propio destino. Estamos decididos a lograr que el pueblo de Sudáfrica forje su futuro y que continúe ejerciendo sus derechos democráticos a plenitud después de la liberación del apartheid. No queremos que la participación popular cese cuando el apartheid haya desaparecido. Queremos que el momento mismo de la liberación abra el camino a una democracia cada vez mayor.
Admiramos los logros de la Revolución Cubana en la esfera de la asistencia social. Apreciamos cómo se ha transformado de un país al que se le había impuesto el atraso a uno de cultura universal. Reconocemos los avances en los campos de la salud, la educación y la ciencia.
Es mucho lo que podemos aprender de su experiencia. De modo particular nos conmueve la afirmación del vínculo histórico con el continente africano y sus pueblos. Su invariable compromiso con la erradicación sistemática del racismo no tiene paralelo.
Pero la lección más importante que ustedes pueden ofrecemos es que no importa cuáles sean las adversidades, no importa cuáles sean las dificultades contra las que haya que luchar, ¡no puede haber jamás claudicación!
¡Es un caso de libertad o muerte!
Yo sé que su país atraviesa actualmente muchas dificultades, pero tenemos confianza en que el indoblegable pueblo cubano las vencerá en la misma forma en que ha ayudado a otros pueblos a vencer las que afrontaban.
Sabemos que el espíritu revolucionario de hoy se inició hace mucho, y que ese espíritu se fue nutriendo del esfuerzo de los primeros combatientes por la libertad de Cuba y de hecho por la libertad de todos aquellos que sufren bajo el dominio imperialista.
Nosotros también hallamos inspiración en la vida y ejemplo de José Martí, quien no es solo un héroe cubano y latinoamericano sino una figura justamente venerada por todos los que luchan por la libertad.
También honramos al gran Che Guevara, cuyas hazañas revolucionarias —incluso en nuestro continente— fueron de tal magnitud que ningún encargado de censura en la prisión nos las pudo ocultar. La vida del Che es una inspiración para todo ser humano que ame la libertad. Siempre honraremos su memoria.
África tiene una gran deuda con Cuba
Hemos venido aquí con gran humildad. Hemos venido aquí con gran emoción. Hemos venido aquí conscientes de la gran deuda que hay con el pueblo de Cuba. ¿Qué otro país puede mostrar una historia de mayor desinterés que la que ha exhibido Cuba en sus relaciones con África?
¿Cuántos países del mundo se benefician de la obra de los trabajadores de la salud y los educadores cubanos?
¿Cuántos de ellos se encuentran en África?
¿Dónde está el país que haya solicitado la ayuda de Cuba y que le haya sido negada?
¿Cuántos países amenazados por el imperialismo o que luchan por su liberación nacional han podido contar con el apoyo de Cuba?
Yo me encontraba en prisión cuando por primera vez me enteré de la ayuda masiva que las fuerzas internacionalistas cubanas le estaban dando al pueblo de Angola —en una escala tal que nos era difícil creerlo— cuando los angolanos se vieron atacados en forma combinada por las tropas sudafricanas, el FNLA financiado por la CIA, los mercenarios y las fuerzas de la UNITA y de Zaire en 1975.
Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo que se haya alzado en defensa de uno de nosotros.
Sabemos también que esta fue una acción popular en Cuba. Sabemos que aquellos que lucharon y murieron en Angola fueron solo una pequeña parte de los que se ofrecieron como voluntarios. Para el pueblo cubano, el internacionalismo no es simplemente una palabra, sino algo que hemos visto puesto en práctica en beneficio de grandes sectores de la humanidad.
Sabemos que las fuerzas cubanas estaban dispuestas a retirarse poco después de repeler la invasión de 1975, pero las continuas agresiones de Pretoria hicieron que esto fuera imposible.
La presencia de ustedes y el refuerzo enviado para la batalla de Cuito Cuanavale tienen una importancia verdaderamente histórica.
¡La aplastante derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale constituyó una victoria para toda África!
¡Esa contundente derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale dio la posibilidad a Angola de disfrutar de la paz y consolidar su propia soberanía!
¡La derrota del ejército racista le permitió al pueblo combatiente de Namibia alcanzar finalmente su independencia!
¡La decisiva derrota de las fuerzas agresoras del apartheid destruyó el mito de la invencibilidad del opresor blanco!
¡La derrota del ejército del apartheid sirvió de inspiración al pueblo combatiente de Sudáfrica!
¡Sin la derrota infligida en Cuito Cuanavale nuestras organizaciones no hubieran sido legalizadas!
¡La derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale hizo posible que hoy yo pueda estar aquí con ustedes!
¡Cuito Cuanavale marca un hito en la historia de la lucha por la liberación del África austral!
¡Cuito Cuanavale marca el viraje en la lucha para librar al continente y a nuestro país del azote del apartheid!
Visión del ANC de la situación en Sudáfrica
El apartheid no es algo que haya comenzado ayer. Los orígenes de la dominación racista blanca se remontan tres siglos y medio, al momento en que los primeros colonos blancos iniciaron el proceso de división y posterior conquista de los Khoi, los San y otros pueblos africanos: los habitantes originarios de nuestro país.
El proceso de conquista, desde su comienzo, engendró una serie de guerras de resistencia, las que a su vez generaron nuestra guerra de liberación nacional. Luchando con grandes desventajas, los pueblos africanos trataron de defender sus tierras. Pero la base material y la resultante fuerza militar de los agresores coloniales llevaron a los divididos reinos y jefes tribales a la derrota.
Esta tradición de resistencia aún pervive y sirve de inspiración a nuestra lucha actual. Nosotros honramos la figura del gran profeta y guerrero Makana, que murió tratando de escapar de la prisión de la Isla Robben en 1819; de Hintsa, Sekhukhune, Dingane, Moshoeshoe, Bambatha y otros héroes de la resistencia ante la conquista colonial.
Fue con estos antecedentes de captura de territorios y conquistas que se creó la Unión Sudafricana en 1910. Para apariencias externas, Sudáfrica se convirtió en un estado independiente, pero en realidad los conquistadores británicos entregaron el poder a los blancos que se habían establecido en el país. Así la nueva Unión Sudafricana pudo formalizar la opresión racial y la explotación económica de los negros.
Después de creada la Unión, la adopción de la Ley de Territorios —encaminada a legalizar las apropiaciones del siglo XIX— aceleró el proceso que conduciría a la constitución del Congreso Nacional Africano el 8 de junio de 1912.
No voy a recontarles la historia del ANC. Baste decir que los 80 años de nuestra existencia han sido testigos de la evolución del ANC desde sus inicios, cuando procuraba unir a los pueblos africanos, hasta convertirse en la fuerza principal en la lucha de las masas oprimidas por acabar con el racismo y fundar un estado no racial, no sexista y democrático.
Su militancia se ha transformado de un pequeño grupo inicial de profesionales y jefes, etcétera, a una verdadera organización de masas populares.
Sus objetivos han evolucionado de la simple búsqueda de mejoras para la población africana, a buscar en cambio la transformación fundamental de toda Sudáfrica en un estado democrático para todos.
Los métodos para lograr sus objetivos de mayor alcance han adquirido a través de los años un mayor carácter de masas, lo que se refleja en la creciente participación popular dentro del ANC y en las campañas encabezadas por el ANC.
En ocasiones, algunos señalan que los propósitos iniciales del ANC y su composición original eran los de una organización reformista. La verdad es que desde su nacimiento el ANC era portador de profundas implicaciones revolucionarias. La formación del ANC fue el primer paso hacia la creación de una nueva nación sudafricana. Con el tiempo ese concepto se desarrolló hasta encontrar una clara expresión hace 36 años en la declaración de la Carta de la Libertad, donde se expresa que «Sudáfrica pertenece a todos los que en ella viven, tanto negros como blancos». Esta constituyó un rechazo inequívoco al estado racista que existía y la afirmación de la única alternativa que nos resulta aceptable, una donde el racismo y sus estructuras sean finalmente liquidados.
Es bien sabido que la respuesta del estado a nuestras legítimas demandas democráticas fue, entre otras, la de acusar a nuestra dirigencia de traición y realizar a comienzos de los años 60 masacres indiscriminadas. Estos hechos y la proscripción de nuestra organización nos dejó sin otro camino que el de hacer lo que ha hecho cualquier pueblo que se respete a sí mismo —incluido el cubano—, es decir, levantarnos en armas para reconquistar nuestro país de manos de los racistas.
Debo decir que cuando quisimos alzamos en armas nos acercamos a numerosos gobiernos occidentales en busca de ayuda y solo obtuvimos audiencia con ministros de muy bajo rango. Cuando visitamos Cuba fuimos recibidos por los más altos funcionarios, quienes de inmediato nos ofrecieron todo lo que queríamos y necesitábamos. Esa fue nuestra primera experiencia con el internacionalismo de Cuba.
Aunque nos alzamos en armas, no fue esa la opción de nuestra preferencia. Fue el régimen del apartheid el que nos obligó a tomar las armas. Nuestra opción preferida siempre ha sido la de encontrar una solución pacífica al conflicto del apartheid.
La lucha combinada de nuestro pueblo dentro del país, así como la creciente batalla internacional contra el apartheid durante la década del 80 abrieron la posibilidad de una solución negociada a dicho conflicto. La decisiva derrota infligida en Cuito Cuanavale alteró la correlación de fuerzas en la región y redujo considerablemente la capacidad del régimen de Pretoria de desestabilizar a sus vecinos. Este hecho, conjuntamente con la lucha de nuestro pueblo dentro del país, fue crucial para hacer entender a Pretoria que tenía que sentarse a la mesa de negociaciones.
El ANC obligó al régimen a negociar
Fue el ANC el que inició el actual proceso de paz que esperamos conduzca a una transferencia negociada del poder al pueblo.
No hemos iniciado este proceso con objetivos distintos de los que buscábamos obtener mediante la lucha armada. Nuestras metas continúan siendo las de alcanzar las demandas contenidas en la Carta de la Libertad y no nos vamos a conformar con menos.
Ningún proceso de negociación puede tener éxito hasta que el régimen del apartheid comprenda que no habrá paz a menos que haya libertad y que no vamos a ceder en una sola de nuestras justas demandas. Deben comprender que no aceptaremos ningún proyecto constitucional que pretenda mantener los privilegios de los blancos.
Tenemos motivos para pensar que aún no hemos logrado que el gobierno entienda esta posición y les advertimos que si no escuchan tendremos que usar nuestra fuerza para convencerlos.
Esa fuerza es la fuerza del pueblo y en última instancia sabemos que las masas no solo exigirán sino que ganarán sus plenos derechos en una Sudáfrica no racista, no sexista y democrática.
Pero nosotros no buscamos solamente una meta en particular, proponemos una vía específica para lograr esa meta, una vía que supone la participación del pueblo en todo momento. No queremos un proceso que conduzca a un acuerdo ajeno al pueblo y donde su papel sea meramente el de aplaudir.
El gobierno resiste esto a toda costa porque la cuestión de cómo se hace una constitución y cómo se llevan a cabo las negociaciones está íntimamente vinculada a si el resultado es o no es democrático.
El actual gobierno quiere permanecer en el poder durante todo el proceso de transición. Nuestra opinión es que eso es inaceptable. Los propósitos del gobierno en las negociaciones son claros. No podemos permitirle que utilice sus poderes como gobierno para favorecer su propia causa y la de sus aliados ni que utilice esos mismos poderes para debilitar al ANC.
Y esto es exactamente lo que están haciendo. Legalizaron al ANC, pero tenemos que trabajar en condiciones muy diferentes a las de otras organizaciones. No disfrutamos de la misma libertad de organizaciones como el Inkatha y otras organizaciones aliadas al régimen del apartheid. Nuestros miembros se ven hostigados y son incluso asesinados. A menudo se nos impide efectuar reuniones y manifestaciones.
Creemos que el proceso de transición debe ser controlado por un gobierno capaz y que tenga además la voluntad de crear y mantener las condiciones propicias para la libre actividad política. Un gobierno que actúe con vistas a asegurar que la transición sea para crear una verdadera democracia y nada menos.
El actual gobierno se ha mostrado bastante renuente o incapaz de crear un clima propicio para las negociaciones. Se retracta de los acuerdos tomados para la liberación de los prisioneros políticos y para permitir el regreso de los exiliados. Recientemente ha permitido que se dé una situación en la que un verdadero reino de terror y violencia se desata contra las comunidades africanas y contra el ANC como organización.
En esa ola de violencia han sido asesinadas 10 mil personas desde 1984, 2 mil de ellas solo en lo que va del año. Siempre hemos dicho que este gobierno que se vanagloria de sus fuerzas policiales profesionales es perfectamente capaz de poner fin a la violencia y juzgar a los culpables. Pero no solo no muestra ninguna voluntad de hacerlo sino que ahora tenemos pruebas irrefutables —que han sido publicadas en la prensa independiente— de su complicidad con la violencia.
La violencia se ha utilizado en un intento sistemático de fortalecer a Inkatha como un aliado potencial del Partido Nacional. Ahora contamos con pruebas que evidencian la entrega de fondos por el gobierno a Inkatha, dinero que proviene de los contribuyentes.
Todo esto indica la necesidad de crear un gobierno interino de unidad nacional que presida la transición. Necesitamos un gobierno que goce de la confianza de amplios sectores populares para que gobierne durante ese delicado período, para asegurar que los contrarrevolucionarios no puedan alterar el proceso y garantizar que la elaboración de la constitución se lleve adelante en un clima libre de represión, intimidación y miedo.
Creemos que la constitución misma debe ser elaborada en la forma más democrática posible. En nuestra opinión la mejor forma de lograrlo es a través de la elección de representantes a una asamblea constituyente con mandato para elaborar un proyecto de constitución. Hay organizaciones que retan al ANC cuando afirma ser la organización más representativa del país. Si no es cierto, que demuestren su apoyo popular en las urnas electorales.
Para asegurar que las masas populares queden incluidas en este proceso estamos distribuyendo y discutiendo nuestras propias propuestas constitucionales y un proyecto de carta de derechos. Queremos que estas sean discutidas en todas las estructuras de nuestra alianza, es decir, el ANC, el Partido Comunista Sudafricano y el Congreso de Sindicatos Sudafricanos, así como por el pueblo en general. De ese modo cuando el pueblo vote por el ANC para que lo represente en una asamblea constituyente, sabrá no solo lo que el ANC defiende en líneas generales, sino qué tipo de constitución queremos. Naturalmente estas propuestas constitucionales están sujetas a revisión sobre la base de consultas con nuestros miembros, con el resto de la alianza y con el pueblo en general. Queremos lograr una constitución que reciba amplio apoyo, lealtad y respeto. Eso solo puede lograrse si vamos realmente a las masas populares.
A fin de impedir estas justas demandas, se han hecho varios intentos para minar y desestabilizar al ANC. La violencia es el más grave de esos intentos, pero hay otros métodos más insidiosos. En la actualidad, tanto en la prensa como entre nuestros adversarios políticos y muchos gobiernos occidentales, existe una obsesión con nuestra alianza al Partido Comunista Sudafricano.
La prensa constantemente publica especulaciones sobre el número de comunistas que integran nuestro ejecutiva nacional y aducen que estamos siendo dirigidos por el Partido Comunista.
El ANC no es un partido comunista sino un amplio movimiento de liberación que entre sus miembros incluye a comunistas y a otros que no lo son. Cualquier persona que sea miembro leal del ANC, y que acepte la disciplina y los principios de la organización, tiene el derecho de pertenecer a sus filas.
Nuestra relación con el Partido Comunista Sudafricano como organización se basa en el respeto mutuo. Nos unimos con el Partido Comunista Sudafricano en torno a aquellos objetivos que nos son comunes, pero respetamos la independencia de cada uno y su identidad individual. No ha habido intento alguno por parte del Partido Comunista Sudafricano de subvertir al ANC. Por el contrario, derivamos fuerza de esa alianza.
No tenemos la más mínima intención de hacerles caso a aquellos que nos sugieren y aconsejan que rompamos esa alianza. ¿Quiénes son los que ofrecen estos consejos no solicitados? Provienen mayormente de los que nunca nos han dado ayuda alguna. Ninguno de esos consejeros ha hecho jamás los sacrificios que han hecho los comunistas por nuestra lucha. Esa alianza nos ha fortalecido y la haremos aún más estrecha.
Nos encontramos en una fase de nuestra lucha en la que ya se avizora la victoria. Pero tenemos que asegurar que esa victoria no nos sea arrebatada. Tenemos que asegurar que el régimen racista sienta el máximo de presión hasta el final para que comprenda que tiene que ceder, que el camino hacia la paz, la libertad y la democracia es irresistible.
Por eso deben mantenerse las sanciones. No es este el momento de premiar al régimen del apartheid. ¿Por qué habría de premiársele por derogar leyes reconocidas como un delito internacional? El apartheid aún existe. Hay que obligar al régimen a que lo elimine. Y solo cuando ese proceso sea irreversible podremos comenzar a pensar en disminuir las presiones.
Estamos hondamente preocupados por la actitud que la administración Bush ha adoptado con respecto a este asunto. Ese fue uno de los pocos gobiernos que estuvo en contacto habitual con nosotros para examinar la cuestión de las sanciones y le hicimos ver claramente que eliminar las sanciones sería prematuro. Sin embargo esa administración, sin siquiera consultarnos, sencillamente nos informó que las sanciones norteamericanas iban a ser anuladas. Consideramos que eso es totalmente inaceptable.
Es en este contexto que valoramos muy, muy hondamente nuestra amistad con Cuba. Cuando usted, compañero Fidel, dijo ayer que nuestra causa es la causa de ustedes, yo sé que ese sentimiento surge del fondo de su corazón y que es el sentimiento de todo el pueblo de Cuba revolucionaria.
Estamos unidos porque nuestras organizaciones, el Partido Comunista de Cuba y el ANC, luchan en defensa de las masas oprimidas, para que aquellos que crean las riquezas obtengan sus frutos. Su gran apóstol José Martí dijo: «Con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar».
Nosotros en el ANC siempre estaremos del lado de los pobres y sin derechos. No solamente estaremos junto a ellos. Vamos a asegurarnos de que más temprano que tarde los pobres y sin derechos rijan la tierra en que nacieron y que —como expresa la Carta de la Libertad— sea el pueblo el que gobierne. Y cuando ese momento llegue, habrá llegado no solamente por nuestros propios esfuerzos, sino también gracias a la solidaridad, al apoyo y al estímulo del gran pueblo cubano.
Debo concluir mis palabras refiriéndome a un hecho del cual todos ustedes son testigos. El Comandante Fidel Castro me impuso a mí la orden más alta que este país puede conceder. Me siento indigno de esta condecoración porque pienso que no la merezco.
Es un premio que debe otorgársele a aquellos que ya han logrado la independencia de su pueblo. Pero es fuente de inspiración y de renovada fuerza el ver que esta condecoración se confiere al pueblo de Sudáfrica como reconocimiento de que está erguido y lucha por su libertad.
Esperamos sinceramente que en los días venideros seamos dignos de la confianza en nosotros que se ve expresada en esta condecoración.
¡Viva la Revolución Cubana!
¡Viva el compañero Fidel Castro!

Textos relacionados

Aunque naciera en la luna

¿De dónde son los miembros de la Comisión Nacional de Beisbol?

El Colimador y el dinosario

30 comentarios

EL INAGOTABLE ORLANDO 21 julio 2010 - 4:47 PM
Ya que sacan el temita de la guerra en Angola. ?Serian los de Jovencuba tan "abiertos al debate" como para no borrar este terrible testimonio de uno de sus propios internacionalistas que le hace un nudo en la garganta al mas duro? Agarrense: Copio un pedazo: Los “rusos” perdieron su armamento y prestigio bélico en aquella guerra que se ganó mas como guerrilla de monte que como grandes batallas de la II Guerra Mundial, en las que los rusos estaban acostumbrados a mandar y ganar. Los cubanos perdieron su gente, su tiempo, sus pocos recursos y su fe. Africa sigue su curso, retrocediendo siglos en la política, llena de guerras y conflictos étnicos, golpes de estado, desastres ecológicos y corrupción, de muerte, hambre y enfermedades, exportando asilados de guerra o políticos y “balseros del Mediterraneo” hacia Europa, cosas que todo el mundo sabe. ¿Qué sacó Cuba de todo esto? Un tema para dos peliculas, experiencia militar en otras tierras, un cementerio gigante e incompleto que hubo que transplantar de regreso, una deuda más grande, no solo con los otros países sino con su propia gente que jamás ha sido indemnizada de sus pérdidas personales, familiares, económicas o morales. Un tema para discursos o mesas redondas. Un trauma histórico insuperable en las mentes de los que estuvimos allí como simples mortales, jugándonos el pellejo por un ideal en el que creímos en aquel momento, como peones de un ajedrez que no entendíamos, mientras torres, afiles y caballos vivieron la vida a costa de nosotros. (Testimonio del lector Supermario)
Tony 21 julio 2010 - 8:38 PM
El comentario de Orlando, recoge tantos y veridicos aspectos, que me deja sin palabras. Saludos
rodolfo 21 julio 2010 - 5:37 PM
SEGUNDA PARTE ................................... Por eso,despues de haber leido esta cronica tuya,Edu,el flash back fue inevitable.Me transporte a aquellos dias amargos en que muchisimos cubanos fuimos objeto de un juego geopolitico macabro que satisfizo al imperio sovietico y al"compa~ero Fidel". Me satisface enormemente leer que ya te puedes morir tranquilo porque alguien te abrazo y alguien te dio la mano.Yo no puedo decir lo mismo.Ni siquiera aspiro,como Marti,a"tener en mi tumba un ramo de flores y una bandera".No,no aspiro a tanto.Solo me conformo con la primera parte de su sue~o:"yo quiero cuando me muera,sin patria PERO SIN AMO..." Si,espero el dia en que Cuba sea libre de personas que creen que Cuba es de ellos,y que los cubanos somos su propiedad particular.Espero el dia en que tu,yo y todos,seamos realmente libres para determinar nuestro futuro. Como ves no aspiro a mucho,Edu,pero como lo que quiero aun no ha llegado,le pido a tu SHANGO que me deje vivir tan solo un tiempecito mas,pues ya es inevitable ese dia.
EL INAGOTABLE ORLANDO 21 julio 2010 - 5:38 PM
Ji Ji Felicidades a Joven Cuba. Aguantan bombas atomicas.
PEPITOGRILLO 21 julio 2010 - 7:35 PM
Me asombra la falta de respeto con que estos jovencitos como Eduardo tratan a Mandela. Mandela fué y sigue siendo un verdadero luchador contra cualquier tiranía, y no se deja manipular por cualquier gobierno. Cosa que no puede decirse de ciertos REVOLUCIONARIOS DE PACOTILLA que abundan por el mundo, ...y principalmente en Cuba.
jorge alejandro 21 julio 2010 - 10:44 PM
Dejando a un lado la parte de la baba, que lo ùnico novedoso que tiene es un nuevo elemento santero-masònico, que me resulta muy simpàtico, serìa bueno recordar a cuàntos jòvenes se les obligò a ir a esa guerra y no regresaron; a cuàntos cubanos mataron las balas fabricadas por sos mismos chinos que ahora prestan dinero y son aliados de la dictadura. Yo mismo tuve que aguantar la mala cara y una mirada de esas que, de ser un rayo, de mì no hubieran quedado ni las raspas, de parte de un funcionario del comitè militar, cuando dije (con 17 años) que no estaba dispuesto ir a Angola. Quizàs gracias a eso hoy estoy vivo, en libertad y disfrutando a mi hijo que estarà lejos de dictaduras y no serà carne de cañon gratuita por obra y gracia de ningùn loco.
Cesar Rodríguez 21 julio 2010 - 10:45 PM
Dicen que hasta Dios y el diablo en un momento tuvieron algo en común. Me parece un dislate comparar a ambos personajes. Para Mandela el aparheid era un asunto de vida o muerte. Para Fidel una estrategia en nombre del socialismo que exportaba. Es un oportunismo y un cinismo comparar al paladín de la paz y la democracia en el mundo que supo perdonar los horrores del racismo y lejos de aprovecharse y atizar el odio luchó y lucha aun por la reconciliación nacional y la hermandad entre afrikaners y las etnias de Sudáfrica. Fidel por medio siglo dividió por todas las maneras que pudo a un pueblo que siempre estuvo unido y lo convirtió en dos bandos enemigos. Mandela la paz y el amor, Fidel el odio y la guerra. El bien y el mal que una vez coincidieron en algo que Mandela como un caballero sabe agradecer y cuya sombra uds quieren utilizar para limpiar la imagen del dictador.
rodolfo 22 julio 2010 - 9:59 AM
Cesar,amen!
rodolfo 22 julio 2010 - 1:42 AM
TERCERA PARTE .................................. Y que tenemos hoy,muchos a~os despues de la aventura africana del "comandante en jefe"? Bueno,tenemos de todo,menos a nuestros muertos.Esos viven en el corazon de sus seres queridos y de sus amigos de trincheras. Ya se habla poco de ellos,tal vez en algun programa de radio o tv,o en algun rincon de algun periodicucho,un gris periodista recuerde los sucesos cuando se cumplan aniversarios cerrados.Ya nadie habla de Rolandito,aquel jovencito pinare~o que cayo a mi lado con el cuello destrozado,o de "el Tronco",el guantanamero a quien una mina despedazo con una brutalidad que nos hizo llorar a todos.Ya esos amigos mios no tienen nombre para el publico.Son simplemente"los que cayeron"en Angola. Les escribo estas cosas con un nudo en la garganta,aunque para nada soy un hombre sentimentaloide,pero si tengo duras memorias viviendo conmigo. Son esos recuerdos los que ninguno de ustedes me podra quitar con discursitos de pacotilla,tan viejos como la gerontocracia que hoy mal gobierna a nuestro pais con mano de hierro. Y a ti,Edu,te debo decir algo:una cosa es con guitarra y otra con violin.Desde una paginita de un blog se puede ser muy bravo,muy"revolucionario",incluso,llamarle a otros gusanos y rajaos,mercenarios y lamebotas.No voy esta vez a defender algo de lo que estoy muy seguro de ser y de no ser.Solo quiero contarte una peque~a anecdota que yo vivi personalmente,si quieres la crees,si no,me da igual: El secretario de la juventud de mi unidad era un primer teniente de tropas.El tipo era un verdadero"comecandela".Habia que oirlo hablar de valor,de patriotismo,del"maximo lider",bueno,aquello era una pelicula.Pues bien,en una accion combativa en la que la ca~a se puso a tres trozos,el susodicho recibio una rozadura de bala en un brazo.Parecia mas un ara~azo de una mujer que un balazo.Nada mas que le rompio la tela de la camisa y lo quemo la alta temperatura de la bala.Pues bien,el"super revolucionario"lloraba y gritaba mas que una magdalena,pidiendole a todos los santos del cielo no"morir" porque habia dejado un nene en Cuba.El sanitario,cuando le vio la"herida",se cago de la risa y me se~alo con el dedo para que el me viera,pues yo estaba con una pierna que parecia un jamon despues que una 7.62 se me alojo en el muslo izquierdo.El tipo se miro pal brazo y ahi mismo se le acabo el llanto.De mas esta decirte que el dolor que yo sentia casi me desmaya,pero no pude evitar reirme un poco en medio de mi drama, de aquel payaso con infulas de cubanazo.Bueno,de mas esta decirte que el"Rambo"se quedo a partir de ese momento mas tranquilito que una foto,y que mas nunca pronuncio uno de aquellos encendidos discursos con que nos arengaba al combate.Incluso,despues tuvo acciones realmente valerosas.Lo que pasa es que en la guerra,amiguito,se siente un miedo del cara'.Eso no tiene nada que ver con domingo de la defensa ni nada de eso.Ok?Yo mismo no queria ni mirarme para la pierna,y no dejaba de pensar como seria mi vida de cojo. Yo siempre he sospechado de los"muy-muy".Angola me ense~o que la gente de mas valor,habla poco y es menos "guataca" de los jefes.Por eso,cuando los veo a ustedes despotricar contra nosotros(en este caso quiero hablar solo de mi)lo que siento es deseos de reirme. Ahora anda por ahi hasta el se~or Josep Calvet diciendole "gusano" a los cubanos que participan en este blog,pero que son criticos del gobierno. A esos"turistas revolucionarios" o miembros de la "izquierda caviar",lo unico que se me ocurre es cerrarle el hocico de una buena trompada,mandarlo pa Cuba,meterlo en una barbacoa en la Habana Vieja,darle una hermosa libreta de abastecimiento,pagarle 225 pesitos y mucha mesa redonda y al cabo de 10 a~os,si aun sigue con vida,preguntarle si desea viajar a Espa~a. Por lo demas,Edu,tu post no esta mal,solo que le das tu enfoque,lo cual desde tu punto de vista me parece logico. Otra cosa:no desees morirte despues de recibir un abrazo del"comandante en jefe" ni la mano del Gran Mandela.Segun tengo entendido tienes 43 a~os.A esa edad todavia te faltan muchas cosas por ver.De hecho,te prometo que veras cosas muy sorprendentes cuando menos los esperes.
Napo 22 julio 2010 - 10:06 AM
Rodo, verdades como templos, hermano. Saludos
EL INAGOTABLE ORLANDO-Un par de dudas 22 julio 2010 - 4:30 AM
?Es el Supremo Arquitecto del Universo, del que ahora se habla en este comentario, el mismo individuo al cual se refiere Edu en otro comentario? Hace poco salta a la publicidad qus Sudafrica poseia bombas atomicas. ?Cual seria el discurso oficial, como se justificaria historicamente esa aventura si las tropas cubanas en Angola hubieran sido objeto de un ataque tan devastador? A los que nos gusta la vida. Y creo que a todos nos agrada ese concepto, pues vivir viene programado en nuestros genes... Esa frase del comentarista de "Nuestros heroicos muertos" suena perfecta... cuando son otros los que ponen el cadaver.
EL INAGOTABLE ORLANDO-Mas preguntas 22 julio 2010 - 6:35 AM
Una: Y si eran tan malvados los sudafricanos, Por que no le lanzaron a las tropas cubanas una de esas bombas atomicas que poseian? Dos: Y si las FAR hubieran estado en posesion de unos cuantos kilotones de semejante arma letal, con esa letania de creerse los salvadores de la humanidad y de tener la verdad absoluta, la razon y la justicia de su parte, ?Hubieran, ustedes, inefables guerreros por la justicia, la paz y la salvacion del continete africano por los siglos de los siglos , vacilado un segundo antes de arrojar la primera piedra?
Tatu 22 julio 2010 - 9:57 AM
Rodolfo la historia del teniente de la juventud, parece sacada de una guía de trabajo para anticomunistas, no digo que no sea cierta, lo que me parece traída por los pelos ¿no conociste a algún "come candela" que fuera guapo de verdad? ¿por qué pones sólo ese ejemplo entonces?
rodolfo 22 julio 2010 - 10:34 AM
Tatu,yo no tengo "guias de trabajo anticomunistas"por las que me guio.El ejemplo,que como dije me da igual que crean o no,grafica la diferencia entre el dicho y el hecho de algunos papagayos del regimen,especializados en cacarear un valor que cuando es puesto a prueba solo los deja en ridiculo.Si lees bien veras que dije que el susodicho despues tuvo acciones en las que demostro valor.Tambien vi comunistas guapos y gente que no lo era"apendejaos".La diferencia es que este"comecandela" cantaba mas que un sinsonte las loas al valor y al"comandante",para despues estar llorando como una magdalena por una simple rozadura de bala.Eso fue lo que mas llamo la atencion de la tropa,amiguito.
Tatu 22 julio 2010 - 11:36 AM
Este tema es complicado, muy complicado porque estamos analizando un hecho que se desarrolló en un contexto diferente por completo al actual. he leído que generales norteamericanos reconocieron que la actitud de los militares cubanos en Angola fue una fuerza disuasoria para los USA, eso lo leí en una entrevista que lamentablemente no encuentro ahora. la explicación de la participación de los cubanos en esa campaña, está en la solidaridad, no tiene que ver nada con aspiraciones personales.
rodolfo 22 julio 2010 - 12:19 PM
Tatu, Yo no pongo en duda la opinion de ese general norteamericano.Pero sobre lo segundo que dices debo decirte que estas completamente equivocado.Esa afirmacion solo puedes hacerla si prefieres seguir ignorando olimpicamente la personalidad de tu querido"comandante en jefe",quien ha gobernado Cuba como si fuera una finca o un campamento militar para satisfacer su ego.Ejemplos sobran para demostrar que la pretendida"solidaridad"de que hablas es solo una falacia de tu parte.Eres muy pobre analista si sacas la presencia de tropas cubanas en Africa del contexto geopolitico del momento,cuando aun estaba la guerra fria y las dos superpotencias luchaban por esferas de influencia en el mundo de entonces.
Raudelis 22 julio 2010 - 2:49 PM
Admiro Nelson Mandela, por su lucha por la libertad y por su sencilles y falta de rencor y de sentimientos revanchista contra quienes de el abusaron. La grandeza de Nelson Mandela no radica tanto en su lucha como en su capacidad para comenzar de nuevo, no dejandose llevar por todas aquellos que pedian la revancha contra los blancos una vez tomado el poder. En esto fue sabio mandela cuando le dijo a su propia gente que el siempre habia visto correr la sangre negra y que si se lanzaban a la venganza seria otra vez la sangre negra la que correria. Mandela es un ejemplo para todos los fanaticos que piden revanchas de un lado y del otro y como hombre tambien cometió muchos errores que nunca negó. En los ultimos tiempos se le cuestionó muy duramente por su silencio ante el genocidio que cometia su amigo Mugabe y todos se preguntaban "¿Por que calla Mandela?" Por ultimo el gran mandela condenó a Mugabe por sus acciones Les copio aqui un fragmento sobre ese silencio de Mandela pues como hombre que es tambien tuiene sus crisis y sus dudas y todo el honor que merece no impide que se cuestuionen sus acciones hasta que las rectifica. Sirva este ejemplo de Mandela a otros: ... El silencio de Mandela BBC 26 Jul 2008 Todos parecen tener algo que decir sobre Zimbabue. El lunes, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se pronunció sobre la crisis política creada por el gobierno de Robert Mugabe. Mientras que los líderes regionales del sur de África discrepan sobre que hacer con Mugabe, hubo un silencio que creó un eco más poderoso que el discurso más inflamatorio. El de Nelson Mandela. Durante meses, el icónico ex presidente sudafricano no dijo una sola palabra sobre la crisis en Zimbabue, y muchos se preguntaban por qué. Finalmente, este miércoles en la noche, Mandela hizo un breve pero contundente pronunciamiento, lamentando "la trágica falta de liderazgo" del presidente de Zimbabue, Robert Mugabe
Jorge alejandro 22 julio 2010 - 3:44 PM
Rodolfo: Nada hay que añadir a lo que has dicho. has resumido lo que sentimos todos a los que nos duele la aventura castrista en apoyo al imperialismo soviético: ese que, como mantenía al régimen, pues no era imperialista, sino "internaxcionalista"
Edu 23 julio 2010 - 12:30 PM
Voy por partes, pepitogrillo, yo no soy un chama, tengo 44 años, y como siempre digo, soy el temba de La Joven Cuba.
Edu 23 julio 2010 - 12:35 PM
Jorge Alejandro, eres la prueba de que nadie te podía obligar a ir a Angola. Tú sabrás las razones por la que dijiste que no. Mira a mí que estaba dispuesto a ir me bajaron del barco, con la excusa de que los reservistas que éramos profesores debíamos quedar como primera fuerza movilizativa, en caso de agresión directa a Cuba. Después miraba con sana envidia a los que regresaban cargados de medallas.
rodolfo 25 julio 2010 - 12:44 PM
Pero no te olvides,Edu,de los que regresaron dentro de un ataud de una guerra que en realidad no era nuestra.
Edu 23 julio 2010 - 12:46 PM
Orlando, el testimonio del tal supermario no coincide para nada con miles de otros cubanos que sienten su misión en Angola como parte esencial de sus leyenda personal. Te hago una historia. Casi todas las semanas en el Agro en que compro los víveres me acerco a un quiosco del organopónico del barrio, porque venden verduras, condimentos y otras cositas a muy buen precio. Como mi vía para reducir el estrés en las colas es llevar un libro y ponerme a leer, me recosté al mostrador del quiosco mientras leía el libro Fronteras, que son las memorias del General Enrique Acevedo acerca de sus dos misiones en Angola. Pues resulta que el palcitero, un hombre de unos 50 años con estampa de Quijote me dice, - Mi amigo,¿Me permites ver el libro? Se lo facilité, y en ese momento me dice, compadre, yo soy capitán jubilado de los Avispas Negras del Frente Sur, y estuve en Cuito, el día que atacaron los Olifant, los Ratel, y los Unimog (tanques sudafricanos), y después nos mandaron en la Compañía que exterminó a los Sudafricanos en Donguena. Mira compadre, ahí mismo empezó a contarme historias de aquellos días, y yo que estaba con el niño le dije, papi, escucha lo que dice el amigo. Esa son nuestra gente, y por eso somos tan peligrosos para los yanquis, porque en Cuba cualquiera es capaz del más supremo sacrificio sin reclamar nada a cambio. Y es por eso que vivo tan orgulloso de nuestra gesta.
Edu 23 julio 2010 - 1:33 PM
Orlando, ningún cubano viene programado para moririse. Si fuera por nosotros duraríamos mil años, porque por suerte a diferencia de otros pueblos pensamos en tiempo de conga, y por la sangre de algunos de nosostros corre ron en vez de sangre, pero eso no quita que de vez en cuando seamos más heroicos que el más pinto de la paloma. Mira si algún día llegas a ver las películas Kangamba, Caravana, o te lees el libro Fronteras, verás que retratan la misión en Angola, en toda su humanidad, los cubanos en las Candongas, las gonorreas que cogían con las paisanas, los tumbes. Te pongo un caso, Acevedo relata que un día unos angolanos vinieron reclamando acerca de unos angolanos por la mala calidad del jabón que le habían vendido unos reclutas cubanos, que en realidad resultaron ser pastillas de TNT. U otro caso en que había un grupo de negros bañándose en un río, y el General Furry reconoció un negro cubano que se hacía pasar por angolano por la forma en que acariciaba, o mejor dicho manoseaba a dos angolanas. Resultó que en relaidad en hombrín ya estaba hasta establecido en un quimbo con cuatro mujeres. Esa es nuestra humanidad. Sin embargo a pesar de nuestras características negativas como pueblo, tenemos otras tantas virtudes que el balance siempre es positivo.
Edu 23 julio 2010 - 3:00 PM
Ahora para dedicarme a otro post, y dejando a un lado la disquisición de Raudelis de referirse a Robert Mugabe, cuando no viene al caso, ratificando la idea de que no es lo mismo la gimnasia que la magnesia, les pido que se refieran a la interpretación de Mandela acerca del papel de nuestro país en la guerra en África. Comenten sus palabras, que no tienen que ver con ninguna de las versiones derrotistas que manifiestan en casi todos los casos. Una última cosa, nuestro mártires en esa guerra no están ni olvidados ni muertos. Hace ya 20 años, que camino todos los 7 de diciembre conjuntamente con mi esposa, y miles de matanceros en peregrinación hasta la tumba de los internacionalistas de mi provincia. Ese acto se realiza en todos los pueblos de nuestra patria que guardan los restos de al menos un cubano caído en Angola, Etiopía y otras tierras africanas. Ya no somos solo los veteranos, ahora marchan con nosotros los niños y los jóvenes nacidos después que ellos dieron su contribución a la derrota del Apartheid. Cuba no tenía que sacar ningún provecho de su gesta, la independencia de Namibia, y Angola, así como el fin del racismo en Sudáfrica es el justo premio a la entrega de miles de compatriotas.
rodolfo 24 julio 2010 - 7:40 AM
Edu,oye solo te falto "la internacional"de fondo para apoyar musicalmente tus palabras.jaja!(es solo una broma). Mira,tu pides comentarios sobre el papel del ejercito cubano en Africa.Ok,esta es mi opinion: La primera valoracion que hago,pasados tantos a~os,es que alli no tuvimos que estar ni un solo segundo.Ni una sola gota de sangre cubana debio caer en aquellas tierras.Yo observo en ti que eres fanatico a las cosas belicas,siento que cuando hablas de la guerra lo haces con una emocion que me deja anonadado.Claro,no la conoces.Pero bueno,no me quiero salir del tema. Mira,el ejercito cubano en Africa(Angola y Etiopia,fundamentalmente)formaba parte de una estrategia del bloque sovietico durante la guerra fria.Eran los tiempos en que rusos y americanos luchaban por controlar el mayor espacio posible de la geografia mundial. Cuba formaba parte del bloque sovietico,y aunque tu gobierno no te lo diga,estabamos subordinados a una politica que desbordaba nuestras fronteras y que tenia a Moscu como centro. Cuando en el a~o 75 los sudafricanos le meten ca~a a Angola,A.Neto comprendio que con su MPLA no duraria mucho.La inteligencia militar sovietica se dio cuenta que no seria suficiente darle armas al MPLA para frenar el ataque sudafricano.Es entonces que el gobierno sovietico"sugiere"a Neto una peticion de ayuda formal,que contaria con la presencia de tropas cubanas y asesores y armamento sovieticos.Por que Angola?Es muy obvia la respuesta:MPLA era un movimiento de liberacion nacional,habia que apoyarlo!,no se podia permitir que cayera en manos del bloque contrario,liderado por USA.Para los sudafricanos Angola era apetecida por sus recursos.La instalacion de un gobierno que respondiera al otro bloque era una cuestion estrategica. Fue asi que un dia,en el ya lejano 1975,los primeros cubanos partieron para Angola.La mision?:Ayudar al MPLA a combatir la invasion sudafricana. Pero el objetivo mayor no fue ese,estimado Edu.De eso estare hablandote en otro comentario aqui mismo.No importa que sigan apareciendo nuevos posts,yo me quedare por aqui comentandote algunas cosas que se que no sabes y que de ninguna manera salen en los libros publicados por generales cubanos.De hecho,algunas de las cosas que te comentare cambiaron mi vida y mis ideas para siempre.
EL INAGOTABLE ORLANDO-Edu 23 julio 2010 - 4:32 PM
Mira si algún día llegas a ver las películas Kangamba, Caravana, o te lees el libro Fronteras,
EL INAGOTABLE ORLANDO-Edu 23 julio 2010 - 4:37 PM
Edu. Dices: Mira si algún día llegas a ver las películas Kangamba, Caravana, o te lees el libro Fronteras, -- Vi un pedazo de Kangamba. No me gusta la musiquita edulcorada que le ponen, los dialogos me parecen forzados.
Amel Rodriguez 23 julio 2010 - 10:29 PM
Mientras Cuba luchaba en Angola, a la vez se extraían maderas preciosas de las selvas y se envió a la flota pesquera de Cuba a explotar los bancos de camarón y otras especies. Cuba si saco alguito en lo económico.
rodolfo 24 julio 2010 - 9:33 AM
SEGUNDA PARTE ......................... "Ser internacionalistas es saldar nuestra propia deuda con la humanidad" Por todas partes,en aquellos tiempos,aparecio esa consigna,muchas veces acompa~ada por la imagen del"maximo lider"en poses heroicas.Habia surgido la base moral para tener y mantener a nuestros jovenes soldados tan lejos de casa. Los reclutamientos no se hicieron esperar.Algunos jovenes emocionados,llenos de fervor revolucionario,nunca supieron que estaban siendo parte de un juego macabro que sobrepasaba su entendimiento.Muchos de ellos nunca mas verian a sus seres queridos.El"comandante en jefe"estaba mas feliz que nunca"dirigiendo las operaciones" desde la Habana.Una arista importante de su caracter estaba en plena accion:SU GUERRERISMO!! Desde los tiempos de giron,el ejercito cubano no ponia a prueba su capacidad combativa.Angola seria el teatro de operaciones ideal para eso y ,ademas,dejaria bien claras las dotes de "gran estratega militar del comandante en jefe".Desde el punto de vista politico seria una buena suma de puntos ante Moscu,desde donde los camaradas sovieticos veian con buenos ojos el aventurerismo del" hermano "gobierno revolucionario cubano.La ayuda economica estaba garantizada! Pero en las trincheras angolanas la fiesta no era tan simpatica.Los sudafricanos estaban demostrando ser guapos y la UNITA no era precisamente un"jamon". Habia llegado el momento de considerar el envio de mas tropas y mas armamentos.Comenzaba asi,un resquebrajamiento de la economia cubana que hasta ahora no termina.A los sovieticos tambien comenzaron a vaciarseles sus arcas.La cosa se estaba poniendo "fea",pero ya estabamos embarcados en la aventura,no se podia retroceder. Llama la atencion,Edu,que despues de 4 a~os sin aparecer publicamente,"el comandante en jefe"hace su debut con un tema que sorprendio a todos:LA GUERRA!!!.Solo que esta vez se trata de una supuesta guerra nuclear que no acaba de comenzar sugun sus pronosticos y que el propio ministro de relaciones exteriores de Iran se encargo de desmentir personalmente. El viejo guerrillero no ha cambiado mucho y su vision apocaliptica del mundo se mantiene intacta.Pero lo que sorprende de su reaparicion publica es que no haya hablado absolutamente nada de la delicada situacion por la que atraviesa nuestro pais.Como en los tiempos africanos y sus otras aventuras en America Latina y Asia,"el maximo lider"apuesta por la guerra,por llamar la atencion sobre su persona y por el olvido de los temas mas candentes hacia el interior del pais. Su presencia publica,una vez mas,ha caido como un cubo de agua fria sobre los que esperaban las tan necesarias reformas de las que no se puede seguir prescindiendo. (continuare)
rodolfo 25 julio 2010 - 1:33 PM
TERCERA PARTE ................................... Como ya dije en el comentario anterior,la cosa se estaba poniendo fea.Para algunos,Angola fue literalmente un paseo.Estaban en Luanda y solo"oian"hablar de la guerra o la"veian"cuando hiban de visita a los diferentes frentes en que estaban nuestras unidades.Es el caso de muchos que ahora escriben libros sobre esa etapa,como algunos actuales generales, para los cuales estaban reservadas las flamantes medallas de internacionalistas de primera clase,servicio distinguido,medallas al"valor",etc.Los"jefes"vivian en la mision,lejos del tronar de las bazukas y ca~ones, del calor de las trincheras,de los golpes de la aviacion sudafricana.Sus barrigas aumentaron de tama~o,vivian algunos con sus esposas y de vez en cuando se daban un"saltico"hasta la Habana para recibir orientaciones del "alto mando". Pero en el frente sur estaban los verdaderos protagonistas de aquella locura:oficiales de bajo rango,reservistas y soldados del servicio militar.Eramos una gran familia unida por un momento historico al que nos vimos abocados sin saber muy bien por que.Muchos eran jovenes revolucionarios que habian dado el paso por las mismas razones de la consigna de:"pa lo que sea Fidel,pa lo que sea".Uno de esos jovencitos fui yo.Estando aun en mi unidad en Cuba un buen dia el jefe de la misma,cuando todos fuimos formados,no informo solemnemente:"a prepararse que tenemos que cumplir una mision"(palabras aproximadas).Poco tiempo despues,luego de un cortisimo entrenamiento,quien les habla estaba a bordo de un barco sovietico rumbo a la lejana y desconocida Angola.En ese momento yo no podia imaginar lo que ese viaje significaria para mi y muchisimos otros.Tampoco imaginaba los horrores que veria,los amigos que perderia para siempre por una bala contraria,una mina o una municion de ca~on o bazuka.No podia ni imaginar cuantas veces estaria bien cerquita de la muerte,con la mente llena de recuerdos para mi familia en Cuba si ese hubiese sido mi triste final.Sin embargo,fue en las trincheras y misiones en Angola donde comence a comprender que todo no era mas que un juego geopolitico al que se habia prestado gustoso nuestro"comandante en jefe",la cual justificaba con aquello de que:"ser internacionalistas es saldar nuestra propia deuda con la humanidad". (continuare)

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario