23.9 C
Havana
jueves, octubre 22, 2020

Miami en una burbuja

Por Yassel A. Padrón Kunakbaeva

¿Quién vive en una burbuja? ¿La Habana o Miami? La pregunta adquiere relevancia, a la luz de la campaña mediática que se ha orquestado contra el actor Fernando Echevarría, primero por protagonizar un spot televisivo contra la Ley Helms-Burton, y ahora por estar de viaje en Miami. A muchos parece dolerle el simple hecho de que el gobierno cubano tenga capacidad, medios y apoyo de profesionales para articular una respuesta a las agresiones. En el fondo, late el viejo sueño de hacer las maletas para regresar a una Cuba capitalista.

Es increíble que, en la época de Internet y las telecomunicaciones, la geografía tenga tanta influencia en la manera de pensar. Una cosa se piensa en Miami y otra se piensa en La Habana. Con una diferencia, la Isla es el verdadero país, el que progresa, o se hunde, o ambos inclusive. La “otra Cuba” de Miami está construida en suelo extranjero, y por ley de la vida solo puede sustentarse en el imaginario popular. Esto puede dolerle a alguien, pero es así.

Siempre me ha sorprendido lo rápido que, quienes están fuera de Cuba, y sobre todo en Miami, cambian su manera de pensar. Es como si los abdujera la maquinaria ideológica del capitalismo. Muchos regresan considerando evidente lo que en Cuba siempre tuvieron como absurdo. Pero esa “otra” cosmovisión no penetra con éxito en la Isla. El sentido común del cubano de adentro sigue inconmovible en sus certezas, porque es un producto orgánico de la sociedad en la que vive y de la que forma parte.

Un ejemplo de ello es el bloqueo, o sea, la Ley Helms-Burton. Muchos en Miami han terminado aprobando, considerando necesaria esa medida. Parece una nueva edición de la vieja práctica de “candela al jarro hasta que suelte el fondo”. Pero en la Isla el sentido común es aplastantemente mayoritario en contra de la Helms-Burton. Todo el mundo quiere volver al camino de convivencia relativamente pacífica y de progreso económico que se entrevió durante el período Obama.

Para la mentalidad imperante ahora mismo en Cuba, el spot de Fernando Echevarría es perfectamente comprensible. Tal vez a algunos no les guste desde el punto de vista artístico. Siempre habrá quien considere altisonante alguna de sus frases. Sin embargo, serán pocos los que puedan disentir del mensaje general. Aquí casi nadie apoya el bloqueo. Y casi nadie considerará reprensible, o éticamente cuestionable, la participación de un actor cubano en ese material.

La voluntad de querer dirigir desde EEUU el proceso histórico cubano me parece, como ya lo dije en otro lugar, absurda y criminal. Y no es solo una apreciación mía: ya son muchos los que aquí se preguntan por qué esos que tanto los invitan a la rebelión, desde la otra orilla, no vienen aquí a derrocar ellos al gobierno. Es muy fácil dársela de intransigente cuando se está bien lejos del peligro.

Otra cosa que siempre me ha llamado la atención es cómo, en los últimos años, las acusaciones que se lanzan contra el gobierno cubano parecen no venir de defensores del capitalismo, sino desde una izquierda radical. Se critica que no hay comida y que las casas se están cayendo. Sin embargo, lo normal en el capitalismo es que ninguna de esas dos cosas sea un derecho. Si quieren pregúntenle a los puertorriqueños. Donde único la alimentación y la vivienda es un derecho es en el socialismo. Entonces: ¿lo que proponen es que construyamos un socialismo más perfecto?

Evidentemente, todo es demagogia e histeria.

Por supuesto, Cuba y su sistema social tienen tantas contradicciones como grietas un edificio de La Habana Vieja. Pero, si hay un motivo por el que han aflorado las desigualdades y los males sociales, es porque el gobierno ha dejado de ser ortodoxo en su igualitarismo y ha permitido un espacio para el mercado. O sea, Cuba por pragmatismo se ha acercado al capitalismo, y cuando aparecen las consecuencias sociales, ¿los defensores del capitalismo a rajatabla se rasgan las vestiduras?

La acusación favorita que tienen contra el gobierno cubano es la de totalitarismo; sin embargo, son ellos los que últimamente pretenden que, en su territorio, dígase EEUU o Miami, todos piensen como ellos. Quieren ver expulsados o censurados a los artistas que viven en la Isla. En el momento actual, al atacar a Echevarría por visitar esa ciudad, dan a entender que los que no piensen como ellos no deben tener derecho a estar allí. Al parecer, de tanto luchar contra el totalitarismo se volvieron totalitarios.

En fin, son demasiados sinsentidos para mi humilde entendimiento. La actitud más sensata de todas a la larga ha sido la Fernando Echevarría, que ha hecho caso omiso de las jaurías mediáticas. Y para los que siguen enfrascados en imponerle su manera de ver el mundo a una nación completa, solo me queda desearles suerte en su misión imposible.

Para contactar con el autor: yasselpadron1@riseup.net

(Tomado del original)

15 Comentarios

  1. Yassel, Feliz año nuevo en primer lugar.
    Me ha hecho dudar nuevamente de su honestidad intelectual. Usted toma argumentos de un grupo de trolls cubano americanos que se dedican a escribir porquerías en las redes sociales sobre lo bueno del bloqueo y que la gente debería salir a la calle o hasta fajarse a tiros, y lo hace ver cómo si fuera el pensamiento de «muchos» y por momentos hasta pareciera que es la mentalidad de todos los que viven fuera de Cuba. Fábrica un hombre de paja para hacer más fácil la consiguiente tarea de excusar o distraer el real problema, que es un sistema de gobierno que en nada satisface las necesidades de un pueblo. El discurso de que la vivienda y el alimento son derechos es una maniobra sicológica que desvía la atención sobre la falta de calidad y la escasez y la corrupción que siempre han estado asociadas a la manera en que el gobier o cubano implementa sus logros sociales. Y sobre todo devía la atención sobre el hecho real que se limita a las personas a realizar actividades económicasy sociales sin otra justificación que un supuesto igualitarismo muyyy mal entendido y ejecutado.
    Pero no se preocupe, desdichadamente los que dicen oponerse aquí en Cuba y allá en miami y en otro lugares del mundo, realmente no tienen ningún mérito moral ni práctico. Ellos por lo general, solo persiguen dinero o beneficios y en el mejor de los casos, solo quieren importar a Cuba las ventajas de un sistema económico dónde la abundancia y las oportunidades no son un derecho, pero son la piedra angular de la sociedad.
    De nuevo le insisto, trate de quitarse los lentes bifocales esos que usa para hacer sus artículos y empiece a mirar la realidad con ojos desnudos. Es muy fácil atacar posturas extremas, y por ese motivo usteded siempre tendrá artículos de este corte dónde ataca solo posturas extremas para defender o distraer los problemas de otra postura extrema. Cómo aquellos que critica hacen lo mismo, pues tiene palabras y verborrea aseguradas por años y siglos.
    Triste que dentro de todo eso, los verdaderos problemas de los cubanos(dentro y fuera) quedan relegados a un segundo plano en esta Isla dónde el sistema social y político es tan mestizo como sus habitantes. Desdichadamente para nosotros, solo beneficia a quienes tienen la doble moral de «trabajar? por un socialismo próspero y sustentable» pero viven como capitalistas

    • El objetivo de las sanciones económicas jamás ha sido lograr que el gobierno cubano abandone, digamos, como abandona un ciclista una carrera: bajándose de la bicicleta. Eso jamás va a suceder. Entonces la única alternativa es crear las condiciones que conduzcan a una rebelión. Ahí están los documentos que lo prueban. Hay que recordar que cuando en Cuba se vivía lo más terrible del Periodo Especial, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley Torricelli, apoyada por la crema y nata del exilio cubano. La falta de humanidad es clara, y aunque yo sé que a mucha gente le resbala esa falta de humanidad, que entiende que en una guerra se vale todo, porque, al fin y al cabo, es una guerra, dentro de Cuba hay mucha gente que lo tiene claro: es mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer, sobre todo cuando «lo bueno» deja tanto que desear. Así tenemos a Yassel.

      Mi posición ideológica no compagina con el gobierno cubano y me opongo a muchísimas de las cosas que ha hecho ese gobierno en los 61 años que ha estado en el poder. Pero eso no me lleva a caer en contradicciones o comportamientos carentes de toda ética, como depender del gobierno de Estados Unidos para que resuelva los problemas de Cuba, de la misma forma que encontraría inadmisible que se intentaran resolver los problemas de Estados Unidos dependiendo de cualquier otro gobierno; o me opongo a la intervención del gobierno de Cuba en Venezuela y el intento del gobierno de Estados Unidos de intervenir allí, porque para empezar yo ya no confío en ningún gobierno.

    • Lo cierto es que la «visión» del Sr. Kunakbaeva sobre estos asuntos es bastante infantil, Luis Enrique. Se reduce a «ellos son malos y nosotros los buenos». Es la constante en todos sus escritos en este blog.
      Saludos.

    • #Vaya gente… ¡¡¡¡¡
      No voy a empezar el año, insultando y descalificando como se merecen los personajes que tratan de ofender al autor del post diciendo uno de ellos, otra vez, que se duda de la honestidad intelectual de Yassel y el otro, incapaz de discutir, ofende tachando al autor del texto de escribir como un niño…

      En fin… es lo que hay y en el pecado está la penitencia. Ustedes no cuentan en el futuro de la nación cubana, lo saben, y solo les queda venir a LJC a ofender cuando un autor escribe cosas que no les gustan. Ustedes tienen un concepto del respeto a la opinión ajena que da pena…

      Sigan así y vean cómo parece que se está consiguiendo algo muy sencillo: una caída espectacular de la audiencia global (según Alexa) de LJC… que ha pasado de un mal dato en octubre pasado por ejemplo, a un pésimo dato en estos momentos… un Rank Global cercano al 1.000.000 ¡¡¡¡¡ ¡Felicidades¡¡¡

      Fuente: https://www.alexa.com/siteinfo/jovencuba.com#trafficstats

  2. Yassel, tienes una visión bastante cómica de Miami. Esa ciudad no es la que el gobierno cubano les vende a ustedes los que están en la isla. Allí hay de todo; desde los que califican como extrema derecha hasta públicos simpatizantes del sistema cubano. Los hay que quieren que el embargo no termine y quienes están totalmente en contra del embargo. Hay de todo allí.
    Pero le pusiste la tapa al pomo cuando afirmas a todo pulmón que «Donde único la alimentación y la vivienda es un derecho es en el socialismo.»
    Se te fue la mano, Yassel. Miami está lleno de cubanos, entre otras cosas, porque en Cuba no hay na, ni lo uno ni lo otro que dices es un «derecho en el socialismo».
    Recibe un saludo.

  3. No es que cambien su manera de pensar, es que buena parte de ellos se van al otro extremo, convirtiéndose en seres abyectos, miserables, nauseabundos no solo en su forma de pensar sobre Cuba, sino también sobre los Estados Unidos. Más que capitalismo, es fascismo lo que quieren para Cuba, no en vano Pinochet tuvo siempre en Miami una fuente inagotable de admiradores. ¡Cuidado! Yo digo que, viendo lo que ha pasado en Cuba, para alguien que ha emigrado o se ha exiliado, ser anticomunista es lógico y aceptable, pero eso no conlleva esa conversión en ratas humanas.

    Eso en cuanto a ideología, porque a cuanto comportamiento son unos oportunistas y unos inmorales. Para nadie es un secreto que Cuba es un negocio en Miami, desde agencias de envío a programas de televisión, y las correspondientes simbiosis. Y entonces están los inmorales, como el Otaola y el Willie Chirino, que le exigen a otros que hagan lo que nunca han estado ellos dispuesto a hacer, teniendo en cuenta además que para ellos no habría mejor golpe publicitario que pasar por las dependencias de la Seguridad del Estado, o ser expulsados desde el mismo aereopuerto. Porque, vamos, no seamos tontos, que para tener credibilidad, no basta con hablar, también hace falta lo que arrastran los hombres entre las dos piernas, y eso en Miami siempre ha sido la excepción, no la regla.

    • Pedro, Cuba es un negocio en Miami y un monopolio latifundista para los dirigentes comunistas y la familia Castro, están muy jodidos los isleños. Saludos desde Queenstown Nueva Zelanda 🇳🇿

  4. Como me cuesta entenderle men. Ud es otro dogmático más y en sus artículos no encuentro un ápice de análisis psico-social ni económico que trayecte el comportamiento natural de las personas. Hablar del exilio cubano de ese modo es renegar las consecuencias político-económico-social que ha devenido el enfrentamiento de una isla a un mundo prácticamente capitalista y precisamente con un sistema que no lo supera. Pero las consecuencias de ese enfrentamiento no se puede seguir midiendo por el exilio si antes no se antienden todos los reclamos de la sociedad cubana! En definitiva, este se ha ido conformando a partir de enemigos, renegados, insatisfechos y decepcionados que abandonan el camino al prometido paraíso.

  5. Miami en una burbuja y Angola? hableme de Angola, donde hasta el ex esta en arresto domiciliario. Eso se sabe en Cuba? Y no ha sido arrestado por la derecha , si no por el que fuera su mano derecha durante sus infinitos siglos de gobierno.
    Se conoce eso en Cuba?

  6. Realmente el problema está en Cuba, sino, como explicar, que en Ciego de Ávila por navidades pintaron carteles de “Abajo la Revolución” y ahora en La Habana, le tiran pintura roja a los bustos de José Martí, esas son las reacciones del hombre nuevo, ningún miembro del Alpha-66, CID, FNCA, etc se les ocurriría semejante cosa, pues todos lucharon contra la dictadura de Batista y después se enfrentaron a la tiranía de Fidel Castro, para muchos la Revolución fue traicionada y Marti es el apóstol de Cuba y todos los cubanos.

    Se equivoca el rúsito cuando dice que los capitalistas critican la desaparición del igualitarismo, lo que criticamos es que nunca existió, y uds lo dan por cosa cierta, el avance de la sociedad requiere líderes, el éxito no llega a todos al mismo tiempo, los de arriba tienen que preocuparse por los de abajo y lo malo en Cuba, es lo rústico, chabacano, torpe, forzado, etc en la manera de actuar de la élite cubana, en esa dirección están dirigidas las sanciones contra el régimen cubano, obligarlos a negociar un pacto social con los cubanos o desaparecerlos del mapa político y económico.

    La Coca Cola del olvido solo se puede tomar en el extranjero, porque los cubanos de intramuros no pueden pagarlas, a diferencia de los dirigentes comunistas cubanos, que si la pueden beber a menudo y por eso se olvidan de los once millones que no la tienen. Saludos desde Queenstown en Nueva Zelanda 🇳🇿

  7. Tuíts que le pongo a Díaz-Canel en su Twitter cuando se queja de «el bloqueo» norteamericano. Por supuesto, no puede darle respuesta de valor y no le da alguna; pero no elimina mis tuíts, lo que me parece positivo.

    // PRIMERO: ¿Quién se apropió de todo en Cuba descaradamente? ¿Quién controla al País y lo asfixia sin siquiera permitir un minimo de actividad de gobernación democrática? ¿Quién perjudicó a EEUU y se ganó siempre su animadversión y hostilidad? //
    ¡EL CASTRISMO!!!
    // SEGUNDO: ¿Quién es responsable por las dificultades económicas y sociales ADICIONALES que tendrá la población en Cuba producto de este endurecimiento de la acción norteamericana? //
    ¡EL CASTRISMO!!!
    // TERCERO: ¿Quién podría resolver esta y otras muchas situaciones perjudiciales para Cuba (porque muy lamentablemente no tenemos activismo social y político efectivo)? //
    ¡EL CASTRISMO!!!

  8. Copiado del articulo:

    «El sentido común del cubano de adentro sigue inconmovible en sus certezas, porque es un producto orgánico de la sociedad en la que vive y de la que forma parte.»

    En efecto. El sentido comun del cubano sigue inconmovible, lease mantener una doble cara y doble moral todo el tiempo, hurtar o comprarle a uno que lo hace lo que se va a poner en la mesa diariamente, mendigarle a los familiares exiliados y tener claro que eso no hay quien lo arregle es una buena parte de ese sentido comun inconmovible del cubano de adentro.
    Ah! y eso de ser parte de la sociedad es un disparate. Ser un poblador de un lugar no significa formar parte de la sociedad.

    Buen anno.

  9. Pues es verdad que el sitio ha estado perdiendo lugares en el ranking de Alexa.
    ¿Las causas?
    Pues creo que ante todo la calidad del contenido. Con posts como este mejor me leo el Granma. Y hay otros que son sumamente abstractos. Si como norma la cantidad de comentarios en un post rara vez pasa de 50 y disminuye pues también disminuirá la cantidad de lectores. Esos que no comentan y que son mayoría de los que venimos al blog.
    También es cierto que tienen una fuerte competencia en Internet en youtubers muy dinámicos, pero creo que se puede hacer mejor.
    Creo que una mayoría de lectores venimos al blog mas por las opiniones sobre el tema en cuestion, que por el mismo artículo en si.
    Sin que se ofenda nadie, pero cualquiera leyendo en blog en 3 meses ya se lleva una idea de como piensa cada uno de los columnistas. Si encima solo opinan un grupo de personas que suelen ser las mismas con temas recurrentes, ¿para que voy a re-leer lo que ya sé de sobra?
    Es mi opinión desde el respeto.

Comments are closed.