21.8 C
Havana
martes, octubre 20, 2020

Editorial sobre el Telegram de LJC

Ejercitar públicamente el derecho a la opinión implica de manera automática aceptar el hecho de caer bajo la lupa del escrutinio. Es ya casi un hábito para La Joven Cuba, adaptada a la vigilancia constante, que cualquier falta desate un aguacero de críticas, constructivas algunas y calumniosas otras. Irónicamente, a LJC se le aplica la lupa que mencionaba Galeano haciendo referencia al proyecto socialista cubano: magnifican errores y minimizan aciertos.

En días pasados, en uno de nuestros artículos incurrimos en un error, algo que aunque es común en cualquier medio de comunicación –por ejemplo, Granma debió corregir un texto esta semana–, no es frecuente en nosotros dado el celo con el que trabajamos. Por esa equivocación ofrecimos públicamente disculpas, tanto el autor del texto en cuestión como el equipo de LJC, costumbre poco habitual en medios cubanos. También en fecha reciente, han despertado comentarios negativos en diferentes espacios sobre algunos debates ocurridos en nuestro grupo público de Telegram, LJC-Grupo de debate.

Aunque se ha descontextualizado el contenido de muchos de esos comentarios y otros se han exagerado, reconocemos que en algún momento ha fallado la moderación en ese foro de Telegram. Se tomarán las medidas pertinentes para regular el espacio, con el fin de que sea reflejo genuino del espíritu moderado, reflexivo y serio que hemos intentado imprimirle a nuestro trabajo.

Además, ofrecemos disculpas a quienes se han sentido ofendidos por dichos comentarios, marcados muchos de ellos por la ligereza. Descalificar personas o instituciones es una práctica que merece nuestra total desaprobación. La dinámica que seguimos es la de promover la confluencia de ideas y posturas, siempre que estas tiendan a buscar el mejoramiento de nuestro país.

Dicho esto, consideramos importante señalar algunos ejemplos de la manipulación a la que antes hicimos referencia. Cuando en uno de los comentarios, un forista –recordemos que es un grupo público- señaló a Cuba como una dictadura, nuestro editor lo contradijo y argumentó que tales discursos sólo provocan más radicalización. Esto fue sacado de contexto, exagerado y utilizado como una prueba en su contra. Es evidente que se trata de una campaña de descrédito –basada en la desinformación y motivada por objetivos turbios- cuando intercambios informales entre foristas se le intentan atribuir a LJC, aunque la mayoría del equipo ni siquiera es parte de ese grupo.

El uso de fragmentos de nuestro foro como herramienta descalificadora, puestos a disposición de un público que en su mayoría no está familiarizado con ese espacio, es un acto burdo de manipulación. Que se utilice un medio digital como Cubadebate para legitimar este tipo de altercados, es muestra de cuánto ha degenerado el debate público no sólo en redes sociales sino en los medios a disposición del Estado y el Partido en el país.

La adjetivación, lamentablemente, es cosa común en marcos cerrados. LJC también tiene en su poder capturas de pantalla donde quienes hoy nos denuncian en redes sociales y medios partidistas, denigran a intelectuales, artistas y diplomáticos cubanos con calificativos muy bajos. Sin embargo, nos negamos a circular esas conversaciones privadas. La espiral de las descalificaciones no lleva a nada bueno y deseamos romperla.

En los últimos cuatro años, la administración Trump ha apoyado emprendimientos digitales de origen cubano con escasos o inexistentes estándares periodísticos y a numerosos activistas en redes sociales que utilizan la descalificación y la desinformación entre sus métodos. LJC también ha sido víctima de este sector reaccionario, con repetidas amenazas a su editor.

Grupos en Cuba, impotentes ante esa marea digital y limitados en sus medios para afectar seriamente a sus atacantes foráneos bien pertrechados, han imitado algunas de estas prácticas y la han emprendido –como ahora con LJC– contra proyectos nacionales que sí se encuentran bajo su radio de acción. Es un nefasto ciclo de bullying digital en el que medios pagados por una potencia global -Estados Unidos- presionan a un país pequeño –Cuba-, y algunos funcionarios de este han decidido hacer lo mismo con los medios que le estorban, muchas veces incurriendo en la injusticia y la falta total de ética.

Regresando a nuestro espacio en Telegram, la mayoría de los foristas allí asumen términos y giros coloquiales para comunicarse entre ellos, algo que puede ser utilizado –y fabricado– contra LJC. Es responsabilidad nuestra acompañar entonces a los foristas, promoviendo una cultura que permita debatir con argumentos y no con injurias. En cierta ocasión la anterior primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas, Susely Morfa, manifestó que había que utilizar las mismas armas que el enemigo en la batalla ideológica. Era ese tipo de armas las que se estaban usando en nuestro grupo de Telegram, algo que no se repetirá, pues LJC no coincide con tales actitudes.

Agradecemos a nuestros críticos por su ejercicio. Con él, señalan deficiencias que pasamos por alto, ayudan a seguir mejorando nuestros servicios y ampliando nuestra audiencia. Reiteramos que se tomarán las medidas necesarias para que una situación de este tipo no vuelva a suceder, inspirados en la idea guevariana de “trabajar por nuestro perfeccionamiento interno como una obsesión casi, como una impulsión constante; cada día analizar, analizar honestamente qué hemos hecho, corregir nuestros errores y volver a empezar el día siguiente”.

Nuestro Telegram en seis meses tiene 900+ seguidores en su canal oficial y 200+ en su espacio de debate, es relativamente joven pero se le exige un nivel de moderación al nivel de otros medios con mayores recursos materiales. Cambiaremos lo que sea necesario y buscaremos los medios para estar a la altura. También seguiremos ejerciendo la crítica como el ejercicio del criterio que es, para intentar “desvanecer con mano piadosa la sombra que oscurece la obra bella”. A continuación, adelantamos algunas reglas que implementaremos en nuestro foro de debate de Telegram, donde la opinión de los foristas no debe ser atribuida a nuestro proyecto, pero agradeceremos la colaboración de todos en señalar cualquier violación ética.

Reglas para debatir en el foro público de Telegram LJC-Grupo de debate:

  1. Los debates en el grupo estarán enfocados en los temas políticos, sociales, económicos y culturales que son objeto de atención de La Joven Cuba y otros que sean interés de los miembros, siempre que no se alejen de esas categorías.
  2. Los foristas deberán respetar ante todo la diversidad de criterios, aun cuando estos difieran de la opinión propia. La ubicación en el espectro político, la filiación o no a cualquier tendencia, no puede ser motivo para atacar una opinión.
  3. El foro no será lugar para descalificar personas, instituciones o medios. El ejercicio de la crítica debe estar regulado por la ética y el respeto.
  4. No debe editorializarse en el foro. La exhibición exclusiva de preferencias políticas sin participar en los debates que tengan lugar y los contenidos compartidos, no será permitida.
  5. Los administradores del grupo velarán por el cumplimiento de estas reglas de convivencia. A ellos podrá dirigirse quien desee comentar o reportar algo referido a La Joven Cuba y sus espacios.

Puede acceder a nuestro canal de Telegram en el siguiente link: https://t.me/lajovencuba

51 Comentarios

  1. bueno,ante todo,quiero decir que no me molestare porque la censura caiga sobre mis comentaros,soy cubano y se que vivir censurado puede ser un modo de vida.No la censura sensata,la que puede ser manejada por el «bien comun» que,dicho sea de paso,para mi sigue siendo censura,pero al menos tiene altos ideales.Pero no,creo que se trata par los cubanos de la censura por la supervivencia de algo muy debil ante la critica.Me llamo la atencion cuando se menciono el hecho de alguien que calfico al gobierno cubano como una dictadura pueda causar una reaccion y se obvio que el gobierno de cuba posee una enorme cantidad de medios y personas para desmentir esa afirmacion.No solo en Cuba,sino en todo el mundo.Yo si creo que tener el derecho de expresar ciertas ideas,tratando de eliminar las ideas contrarias es abusivo,pero mientras todos podamos expresarnos,la verdad prevalecera.

  2. Las medidas que están tomando son correctas. Debe enfrentarse todo lo que propicie el irrespeto al honor de las personas y la intolerancia por razones políticas e ideológicas. Muchos otros medios cubanos deberían seguir su ejemplo e implementar un adecuado sistema de rectificación editorial. En cualquier caso, queda claro que LJC no tiene el derecho de equivocarse. En cambio, los medios oficiales pueden hacerlo una y otra vez, con total impunidad.

  3. En mi zona de residencia, a la cual siempre voy a pertenecer esté donde esté, hay una anécdota que alude a la reacción tardía y prácticamente inútil ante hechos ya consumados, cuyo curso es imposible, o casi, de cambiar. Dicha anécdota se resume en una frase: ¡Glitaste talde, lanita!! Nunca se debió permitir, sea cual se el nivel de privacidad, informalidad o desparpajo del sitio, la expresión de calificativos que atentaren contra la integridad moral, física o lo que fuere, de NADIE. De aquellos polvos, estos lodos.

  4. Me parece muy correcta la politica que esta reafirmando LJC. No es establecer una censura, sino poner reglas claras que enfaticen en la etica del debate. Con ello LJC esta dando un ejemplo, que sin dejar de permitir, e incluso de favorecer opiniones criticas, promueve el ejercicio de un periodismo sano en nuestro Pais.

  5. Nunca se debió permitir pero se permitió, Orlando. Y ahora lo que queda es corregirlo y seguir adelante. Y se permitió, asumo, porque la descalificación ha sido una trama recurrente y sistemática en la cual los cubanos nacemos, crecemos, nos desarrollamos y morimos, y ya es tan cotidiana que ni cuenta nos damos a veces. Porque también los que formamos parte de LJC hemos sido educados en escuelas donde se para a una estudiante delante de todo un alumnado porque estaba noviando con un profesor, por ejemplo. (Lo viví en el IPVCE de Bayamo, nadie me lo contó) .
    Sin embargo, las descalificaciones del forum de LJC no han provocado jamás que una masa enardecida le lance huevos a ningun cubano porque decida emigrar. El forum de Telegram de LJC no ha provocado que expulsen a nadie de una Universidad por pensar distinto a la oficialidad y expresarlo. No ha provocado que una niña de 11 años, mi hija, llegue a casa dando gritos porque «de casualidad» escuchó a la salida de una competencia de esgrima que había ganado: «¿Viste como botaron de la emisora a Giordan Rodríguez Milanés por trabajar para la CIA?» Jamás nadie alrededor de LJC ha propiciado algo así.
    Pero nosotros queremos y podemos ser mejores. Y podemos y queremos contribuir a romper ese círculo vicioso de intolerancia que se ha enseñoreado en Cuba como resultado del manejo ideopolitico del PCC. Por eso el editorial, y por eso las medidas internas que hemos tomado y que nos arogamos el derecho de hacer públicas o no.
    Allá los que crean que sembrando odios le hacen algun favor a la Patria. Alla ellos.

  6. Soy de los que piensan que las ideas se combaten, no se matan. Los sucesos relacionados con LJC en su grupo de debate de Telegram son lamentables. Lo importante es que enmenden esta situación cuanto antes. Por su parte, el compañero Marcos, que administra dicho grupo ha de moderarse y reservar sus preferencias políticas si no desea herir sensibilidades. Tratar a Fidel como «perro» es una ofensa a un país que admira la figura del líder de la Revolución cubana. Espero que el blog encauce sus derroteros y muestre un pensamiento crítico. Hacer leña del árbol caído no es la solución, de los errores debe aprenderse la lección. Expongo humildemente mi criterio. Gracias.

    • De acuerdo con ud. en que se respete a todos, sin excepcion, pero vale la pena recordar que nadie ha hecho mas que el difunto por atizar el fuego del insulto y la descalificacion a ultranza del contrario. Una muestra pequeña de los adjetivos repetidos por el desde tribunas, ante camaras y con la nacion entera mirando y escuchando:

      «Gusanos, Escorias, Lumpens, Vendepatrias, Traidores, Comevacas y Cuatreros (usado contra los que lucharon contra Batista en el Escambray) Homosexuales (usado como insulto, especialmete durante «El Mariel»), Prostitutas (tambien muy usado en el 80), «elementos afeminados con pantaloncitos apretados» (para referirse despectivamente a rockeros y otros en los 60′), Vagos (usado contra los pequeños propietarios alla por el 68′); todo ello contra gente, en su mayoria, solo culpables de no estar de acuerdo con el.

      Reitero, me parece muy bien no tolerar la bajeza, venga de donde venga, pero en el caso especifico que ud. cito debemos recordar el refran, «donde las dan, las toman»

  7. Difícil la tarea para LJC, ahora leo un artículo de opinión suscripto por Carlos Luque zayas Bazán (http://www.cubadebate.cu/opinion/2020/09/28/las-dos-caras-de-la-joven-cuba-y-el-telegram-de-los-cuchillos-largos/), que cuestiona muy seriamente el blog. Se acercan tiempos de tormenta, muy a tono con el ecosistema político ideológico que se desarrolla en en el Atlántico y Mar Caribe, tendremos suerte si el anticiclón del Pacífico y un organismo sin desarrollo en Europa, ayudan a cotrarrestar las bajas presiones y las altas temperaturas imperantes. Considero que los cambios que se avizoran en la nuestro sistema socioeconómico agudizarán aún más, las ya sempiternas tres tendencias en que se ha tenido que forjar y crecer la nacionalidad cubana.

  8. En este mundo de Internet, ese escrutinio con lupa lo sufre todo el mundo. Hay que vivir con ello. Y es mejor no quejarse.

  9. Ayer Cubadebate, un medio financiado por el Estado cubano, se tomó la molestia de reproducir un post que apareció en el Facebook del profesor Ernesto Estévez Rams, divulgador de un meme que solo él y sus acólitos no consideran racistas. Hoy, Cubadebate, reproduce un texto de ataque a la Joven Cuba, publicado por Carlos Luque, en el sitio de Cubasí. Inleíble por cierto. Cada vez que veo un texto de ese paisano, hago un esfuerzo para llegar al final y no considerar que perdí mi tiempo.

    Tal vez. Dije tal vez, en las próximas horas los compañeros Javier y Karima también brinden su apoyo a tan noble causa. Mientras tanto, el blog La Pupile Insomne y su editor se han tomado un descanso para refrescar el punto, pues ya estaba muy quemado. Iroel está enfocado en combatir las centenas de directas y programa en youtube que pululan en el ciberespacio. Caramba, qué falta le hace un poquito de carisma para poder pagar sus directas. No es simpático ni armonioso con la cámara.

    Hay otras iniciativas en las redes, como la creación de un grupo en Facebook, llamado La Ciberclaria. Sobre los tropiezos de LJC se ha conversado mucho allí. Sobre ese sitio solo decir a los que se creen muy pillos que La Habana y Cuba son un pañuelo, y que hay mucha gente por ahí especialista en análisis del discurso.

    Yo no sé se reírme o llorar al ver tanto chisme y brete en las redes. Hay una falta de orginalidad. A el chismoso de la Florida le han respondido en la misma onda, pero al parecer, los chismes del miamero consiguen más seguidores que los del Guerrero y la muchacha del Martillo.

    Qué pasa en Cuba? Ya no hay periodistas profesionales que puedan plantarle cara a LJC? No hay no les interesa compartir las cloacas del brete con la pandillita nucleada alrededor del mencionado blog.

    En donde, felizmente vivo, estallan escándalos y políticos de todo tipo. Pero las cosas se manejan con tal profesionalidad que lo más banal se hace leíble y, a veces, hasta disfrutable.

    De los pupilosos poco se puede aprovechar. Pero tienen suerte. Sin ser poetas, publican poemas en Granma. Sin ser especialista en cuestiones de género, publican artículos en Granma. Sin ser especialistas en medios y comunicación, especulan sin dar pruebas de lo que afirnam, desde las páginas del Granma. Sin ser economistas, publican un bodrio para atacar a quienes sí lo son, y luego resulta ser que el gobierno adopta medidas recomendadas por los especialistas criticados.

    Y así está el órgano oficial del PCC: a merced de algo peor que la mediocridad y el mimimí.

    Unas palabras su Fidel. Aunque ni siempre estuve de acuerdo con las totalidad de sus ideas. Aunque muchos de sus proyectos me parecieron faraónicos e incompatible con nuestras posibilidades. Aunque la distancia histórica hoy nos permite observar mejor sus erroros y realizaciones, respeto su estatura de estadista y revolucionario. No lo idolatro porque no idolatro a nadie, ni tampoco soy él o como él. Fidel es Fidel. Yo soy yo. Ando por está vida con mis valores y mis principios, no con estampitas de santos ni de héroes.

    Así que esa gente adicta al chisme, al brete y las cloacas, deberían mirarse en un espejo, analizar lo que hacen y luego preguntarse si se acercan al talón de Fidel Castro para que perciban la reverenda estupidez que comenten. Usted puede admirar a Fidel, pero ser como Fidel, o peor, ser Fidel, por favor.

    Ay la pandillita del trabajo sucio…

    • Coincido contigo Alexei, creo que lo ocurrido en el grupo de jóvenes de Telegram nos alerta de lo mucho que se ha perdido en la formación cívica en Cuba y en la posibilidad de un intercambio de ideas, y eso es, en última instancia, responsabilidad de un sistema educativo y de un ecosistema mediático deformado por décadas de arrogancia, dogmatismo e imposición de ideas, por una actitud instrumental de la información respecto a la ciudadanía. Por eso nuestro rol no será nunca prestarnos al juego sórdido de poner capturas de pantalla o revelar conversaciones privadas, de ofender y denigrar; nuestra función como intelectuales seguirá siendo participar activamente en la rex pública. Allá los que pierdan el sentido y la perspectiva. Allá los que como el infeliz de Luque reciclen un viejo artículo que me ofende en su muro de facebook para lograr la admirable suma de ningún comentario y un solitario like, eso indica el enorme apoyo con que cuentan y explica la desesperación, digna de mejor causa, con que diseñan campañas contra LJC, es difícil ver cómo los que nos siguen y apoyan se multiplican cada día al ver sus problemas y preocupaciones reflejadas aquí, por el contrario, esos espacios desde donde nos atacan se van empobreciendo en la misma medida en que lo hacen su postura ética y la calidad de sus textos.

  10. El debate entre los dos sectores cubanos rivales, tal y como hemos ido anunciando en foros anteriores, se va radicalizando, no veo manera que pueda aminorarse, porque son contradicciones antagónicas, irreconciliables. El sector que representa LJC es un sector burgués que ha ido ganando fuerza dentro de la Isla, propiciado por el propio gobierno cubano que lo ha dejado nacer, está en todas partes, no solo entre el empresariado cubano del sector privado (que busca que no le llamen cuentapropistas, una palabra que les suena a «pordioseros» y reclaman por ello que se le reconozca por los menos como PYMES), tambien esta en las universidades cubanas, entre los artistas, ,en la intelectualidad, en fin en todos los sitios, hasta en las filas del Partido Comunista, para que nadie se equivoque, es un grupo heterogéneo, solo ha conocido el capitalismo que camina por sus calles (turistas occidentales con dinero, ropa de marca y gustos horteras, pero son los que marcan los rumbos de la cultura y la moda mundial, y cuando viajan al exterior, por su cuenta o sufragado por el propio gobierno cubano), a veces son hasta ingenuos y «tontos», pero otros son muy inteligentes y liberales a ultranza. Sin embargo, no tiene el poder político, y no han podido penetrar el poderoso Partido Comunista en su instancia más alta. El foro que apoya a este grupo en LJC es básicamente extranjero (Miami, España, México, etc) liberal también, anti castrista y anticomunista, y no hay manera de controlarlos, son viscerales. Así que con ese «cuadro» la lucha será más intensa, que nadie se engañe.
    El otro grupo es el del Partido Comunista, el empresariado vinculado al sector estatal, que también es liberal, aunque gobiernen empresas estatales, una cosa no niega la otra, tienen pocos principios, hasta morales (son «puteros» como el grupo anteriormente caracterizado, en esto no se «escapan» ninguno de los dos, aunque critiquen la prostitución, son corruptos, nunca han sentido la crisis, JAMÁS!!! al sentarse a la mesa, etc, etc) pero tienen el poder político, militar, mediático, controlan el relato ideológico, y aún muchos de sus miembros cuentan con cierta aureola de la historia (incluso por haber combatido con un símbolo de la altura del Che Guevara) y sobre todo, controlan la poderosa empresa estatal cubana, fuente de su elevado nivel de vida, de cuyo destino depende su reproducción. No van a entregar nada de lo que controlan, si no es necesario, se desprenderán solo de aquello que no sea tan productivo, o no les cueste más remedio deshacerse de ello.
    Ninguno de los dos grupos se plantea ya para Cuba un socialismo, esta palabra ambos la utilizan retóricamente, pero sin intención de realizarla, ni hoy ni mañana, ni nunca. Un sector anticapitalista no se ve con representación por parte alguna. Y en las condiciones descritas es muy difícil que surja en los barrios pobres (la mayoría) porque, y en esto Cuba no es la excepción, LA MAYORÍA DE LAS LUCHAS SOCIALES EN ESTE MUNDO SON LUCHAS POR EL ACCESO A LA RIQUEZA CAPITALISTA, SIN CUESTIONAR LOS FUNDAMENTOS DE DICHA RIQUEZA.
    Descrito este panorama, que hemos querido sintetizar, lo que auguramos en el futuro por ambos grupos es más lucha, con mayor intensidad si se quiere, que no va a amainar con nada, por el contrario se va a recrudecer, pese a los llamados que se hagan por ambos grupos a encauzarla por senderos civilizados.
    Así que veremos en el futuro «encendidos» artículos de «boxeo» de opinión de Alina Bárbara López, Pedro Monreal, Julio Cesar Guanche, Pavel Vidal, Omar Everleny, Humberto Pérez, Julio Carranza, Manuel Enrique Lagarde, Iroel Sánchez, Carlos Luque Zayas Bazán, Karima Oliva, Javier Gómez, Randy Alonso, etc, etc etc, etc, y muchos editoriales de Granma….y la Ciberclaria y otras de su tipo que surgirán.
    No mencioné a El Estornudo, ni a 14 y. Medio porque son más que anexionistas, su nivel de putrefacción es tanto que jamás encontrarán algún espacio significativo dentro del pueblo cubano.
    Un saludo y gracias por publicarlo.

    • Si no entendí mal a Ramón izquierdo, que se nos ha presentado ya como un hombre de «gran experiencia con las inversiones privadas» pero que jura y perjura que es el último comunista planetario, con matices evidentemente trostskistas dada su insistencia en la revolución mundial anticapitalista; una persona, además, que no vive en Cuba pero cree saber de ella lo suficiente como para diagnosticar que los debates entre LJC y los medios oficiales no son más que la lucha entre dos facciones de la burguesía, una de ellas ubicada en el Partido Comunista. Nada Ramón, que usted como analista político debería, al menos, darse una vueltecita por Cuba en cuanto la pandemia lo permita, tiene mucha práctica de campo que hacer antes de divulgar tales teorías. Aunque sí coincido en que en el gobierno cubano hay una clase burocrática establecida con tendencia a aliarse al capital internacional.

      • Señora Alina
        Usted es libre de creer o no mis valoraciones sobre la realidad cubana, pero no soy ni trostkista, ni comunista, no he tenido jamás una empresa dedicada a la obtención de beneficio y jamás he explotado trabajo asalariado, pero como no le gusta, algunas de mis opiniones, ES BUENO RESALTARLO, trata de atacarme a la moral más que con ideas.
        Sin embargo, veo que hay una parte de lo que digo que si le conviene, aquello relacionado al Partido Comunista de Cuba, en cambio, discrepa de lo que planteo, por cierto muy respetuosamente, pero sin dobleces de ningún tipo, sobre el grupo de liberales y ultraliberales que escriben y debaten en el foro de LJC, tan pro burgueses y procapitalistas, aunque con evidentes matices, como los del grupo del Partido Comunista.
        Para conocimiento suyo, antes que hable de lo que no sabe, le diré que he visitado a Cuba en varias oportunidades, y la he recorrido en todo tipo de transporte, incluyendo el ferrocarril y los autobuses de línea, me he hospedado en casas de renta autorizadas y no autorizadas, y también en hoteles. Aún así no me considero el que más se de la isla, no soy tan inmodesto, pero cuando le he dado mi opinión es porque tengo algunos criterios de lo que he visto.
        Por otra parte me asombra por como se refiere a mi visión sobre la clase burguesa asociada al Partido Comunista muy vinculada, como usted dice, al capital internacional, cuando el grupo que usted representa también haría lo mismo, y desde mi visión se entregaría todavía más plenamente a los designios de ese capital internacional, porque como le he dicho el suyo y el del Partido Comunista son dos grupos burgueses, pero evidentemente hay matices entre ambos, no son exactamente iguales, hay un grupo que es más cínico que el otro, más abiertamente procapitalista, con menos sentido social y responsabilidad ciudadana, porque Alina en política como en los colores siempre hay tonalidades, y estás a veces importa y mucho, y usted lo sabe.
        Que tenga usted un feliz día.
        PD: quería hacerle una aclaración necesaria, cuando me refiero a la orientación burguesa y liberal del Partido Comunista, es en relación a su cúpula alta y al empresariado vinculado al sector estatal, porque en relación a la mayoría de la base social (las personas y los ciudadanos) que forman parte del Partido Comunista, creo que son, por lo que he conocido personalmente, de lo mejor de la sociedad cubana.

    • Ramón, su análisis no está exento de buenos indicios pero termina mezclando conceptos y categorías que no se corresponden con la realidad de Cuba. Cuando usted habla de burgueses y liberales, se refiere a personas, segmentos poblacionales, grupos, profesiones que por principios no pueden ser burgueses de facto, porque no son propietarios de medios de producción que, movidos por trabajadores que venden su fuerza de trabajo, generan plusvalía de la que los propietarios se apropian.

      Gramsci ya cuestionó el mecanicismo que defiende que la superestructura es resultado directo e inequívoco de la base. Un obrero puede ser más liberal que el hijo de un industrial, y el hijo de un oligarca puede ser más comunista que el hijo de un cortador de caña.

      Sorprende que en su análisis la lista de los burgueses no está encabezada por la elite política del país. Podría usted argumentar un poco mejor, las conexiones que ve entre LJC y los sectores burgueses?

      Podría explicar qué entiende usted por liberalismo democrático y si los modelos de corte soviético significaron la superación positiva de los principios de la democracia liberal?

      • Muy buenas Alexei
        Le respondo sus preguntas, teniendo en cuenta que es un foro, así que, por favor, tenerlo en cuenta.
        En la “lista” que usted habla no hay por qué poner ni agotar la lista de todos los intelectuales que representan a los diferentes sectores burgueses cubanos (el de las altas instancias del Partido Comunista y el empresariado estatal, y los de la empresa privada y la intelectualidad liberal-burguesa), es un “botón”, una “muestra”, pero pueden estar todos los que usted esta pensando seguramente y que yo no he puesto (el Sr Canel, por ejemplo).
        Las conexiones que me pide: Los artículos que pueden leerse en LJC defienden los intereses de los sectores liberales-burgueses que han ido surgiendo (y que siempre han estado en Cuba y en su exilio), si usted no se da cuenta de ello, yo no puedo hacer nada por usted, es como le demuestre que es la tierra la que da vuelta alrededor del Sol, tiene que usted darse cuenta y constatarlo. Lo cierto es que los escribidores de LJC no defienden los intereses del pueblo pobre cubano (mayoría en el país) por mucho que apelen a él. Y en cuanto a la defensa que hacen de la democracia, debo decirle que la democracia es la forma óptima y no la dictadura para que el capitalismo (que es un sistema explotador, excluyente, racista, que privilegia la desigual distribución de los ingreso, que no le importa el ser humano para nada, sino la valoración incesante del capital) funcione bien; bueno usted lo vio en las protestas sociales en los países ricos cuando decían “le dicen democracia y no lo es”, así que la democracia que piden los escribidores de LJC no tiene nada de nuevo de liberador. Unos liberales-burgueses no les interesarán nunca la verdadera democracia.
        En cuanto a su segunda pregunta la contestaré muy concisa: ¿qué entiendo por liberalismo democrático? Si lee la LJC es eso liberalismo democrático, para no teorizar que como le dije esto es un foro y debemos respetarlo. Y en cuanto a “si los modelos de corte soviético significaron la superación positiva de los principios de la democracia liberal” le respondo NO EN ABSOLUTO, el modelo soviético, cubano y todos cuanto han existido con el nombre de “socialismo” no han sido más que una variante de la sociedad mercantil capitalista (aunque con sus peculiaridades) donde las categorías del capitalismo de valor, ganancia, trabajo abstracto, mercancía y dinero, no solo se mantuvieron sino que en algunos casos se llevaron al paroxismo.
        Gracias y saludos

  11. No estoy seguro si publicarán mi comentario, ya que estoy bloqueado de comentar en la página de LJC y en las cuentas de los principales jefes. Sin embargo, voy a intentarlo: hace un par de días ingresé al grupo de Telegram de LJC porque leí un comentario de uno de sus miembros (Sánchez Láncara) que preguntaba: «¿Por qué ellos no tienen la decencia profesional o ciudadana de debatir en este grupo?» Obviamente cuando se refería a «ellos» me sentí incluído, por tener un blog independiente y revolucionario, de gestión propia -sin recibir financiamiento ni del estado cubano ni de ninguna fundación internacional como la Open Society Foundation (por citar a una) y porque sostengo perspectivas distintas a la editorial de LJC. Pensé que podría ser la posibilidad de participar en un debate respetuoso. No obstante, no alcancé a participar, porque Harold, uno de sus jefes me bloqueó y me expulsó del grupo. Yo ni siquiera había alcanzado a opinar. Al parecer existe mucho miedo al debate y odio a los que pensamos distintos. En el grupo se había hablado de mi, con mentiras y difamaciones. Incluso se había mencionado la amenaza que he recibido en forma reiterada de una posible golpiza por parte de uno de los colaboradores de LJC: Giordan Rodriguez (desde hace meses espero su visita en «mi supuesto restaurante» para que este sujeto me golpeé por solicitar transparencia en las finanzas de los jefes de LJC). Ahora, las reglas me parecen bien pensadas, se habla de respeto y aunque yo haya sido víctima de la mentira y el irrespeto por parte de un administrador – no un simple forista, podría ignorar el incidente y pensar que eso ya pasó y quizá pensar que solo fue una rabieta de un muchachito que no me conoce, tal cual como la amenaza recibida por el muchacho de Manzanillo. Está bien, la puedo pasar. Pero estas reglas significan que yo no tengo decencia profesional o ciudadana para debatir en su grupo? Si la tengo. Co-administro en FB el grupo Blogueros Revolucionarios de casi 9 mil miembros y nunca he bloqueado a nadie de LJC, Incluso cuando Harold decidió alejarse de la co-adiministración del grupo, nunca fue bloqueado ni expulsado ¿Por qué la LJC me bloquea? ¿Es esa la doble cara? Por un lado se llama al debate y por otro se censura a quien desea participar de ese debate? ¿Se ataca el dogmatismo y las prácticas estalinistas y luego se implementan éstas mismas en su grupo? «ofrecemos disculpas a quienes se han sentido ofendidos por dichos comentarios, marcados muchos de ellos por la ligereza. Descalificar personas o instituciones es una práctica que merece nuestra total desaprobación. La dinámica que seguimos es la de promover la confluencia de ideas y posturas, siempre que estas tiendan a buscar el mejoramiento de nuestro país.» Es esto en serio? Les puedo creer y esperar que me desbloqueen? o son disculpas vacias? Acepto las disculpas si la LJC me da la oportunidad de participar en sus discussiones asumiendo las reglas apriori; de lo contrario todo el texto sería simple demagogia o quizás es cierto lo que afirma Manuel Henriquez Lagarde en un posteo reciente: «los editores de LJC, que radican en EEUU, pasaron un curso de pedir perdón en el Pentágono». Ojalá que sea un error y sus disculpa impliquen coherencia con su praxis. Ya saben donde estoy, mi debate es sin bloqueo.

    • Rodrigo, algunas precisiones:
      1.- No soy un muchacho. Voy a cumplir 48 años. Casi nunca -no es bueno ser absoluto- actúo por impulsos emocionales por mucho que me provoquen o pongan algun aparato de desestabilización a lograr. Conozco los métodos y, a estas alturas, tú y quienes -a lo mejor, no puedo asegurarlo- saben que conozco los métodos, ya deberían saberlo o no han hecho bien la tarea, que lo dudo.
      2.- Mi contradicción contigo -con Rodrigo Huamachi, no contra la ideopolítica que defiendes-, no es por tu manera de pensar, o pir tu defensa de lo que crees justo, ni es por odio. Yo ni siquiera odio a los que acosaron a mi hija y a mi padre cuando me expulsaron de la UNEAC, que sé perfectamente quienes son y por qué lo hicieron (Un par de ellos luego pidieron perdón, y los abracé). Mi problema contigo es personal. Somos tú y yo, ahí. Ni LJC contra los blogs que tu coordinas, ni LJC contra quienes con todo derecho comulgan con tus creencias. Y mi problema contigo fue -es-, por un hecho concreto: acusaste a LJC de ser un blog mercenario, acusaste a Harold de lo mismo. Te pedí pruebas. Seguiste ofendiendo. Ya lo habias hecho antes con Alina que es, además, una mujer y merece doble respeto. Y donde yo nací, los hombres -es un rezago machista, lo reconozco y no me siento orgulloso de ello- cuando caemos en el primer insulto lo resolvemos a piñazos en igualdad de condiciones. Y el que termina más o menos de pié, al final de la pelea, le da la mano al otro para que se levante, y si tiene que cargarlo hasta el policlínico, lo hace. Así me educaron a mi.
      3.- He dicho, y sostengo, que si tú o cualquiera presenta una sola prueba de que LJC se financia con dinero imperialista, o que a Harold le pagan por desestabilizar a Cuba, yo no publico más aquí y lo digo públicamente. Pero han sido mil insultos tuyos -ahora hablamos de ti, ni siquiera de quienes simpatizan con tus ideas-, y ni una sola prueba o evidencia.
      4.- Yo no voy a estar de acuerdo con descalificaciones y las diatribas vengan de quienes vengan. No soy perfecto, y puedo caer en ellas, como cualquiera, pero no es una práctica personal como no lo es en LJC. Critiqué duramente al chico que adninistraba nuestro grupo de Telegran sin siquiera detenerme a analizar que solo tiene 20 años, y que el y los otros del grupo son un resultado de nuestro propio sistema educacional.
      5.- Ahora hay COVID, no me puedo mover. Pero vas a tener tu oportunidad de decirme presencialmente aquello que escribiste en aquellos comentarios sobre Harold, este blog y Alina. Si lo puedes probar, si al menos me siembras la duda -lo cual es muy fácil pues dudo de casi todo constantemente-, me disculpo contigo y agacho mi cabeza. Nunca le he temido a equivocarme y asumir las consecuencias. Si no puedes probarlo pero escuchas mis argumentos y te retractas -no públicamente, no aspiro a tanto-, sino conmigo, entonces te extiendo mi mano y se acabó el problema. Pero piensa tú, fríamente, sin pasión: ¿Qué hace un cubano -imagino que cualquiera, de cualquier nacionalidad- con alguien que persiste en insultar e insultar si no tiene ni siquiera la opción de llevarlo ante los tribunales? Respóndete honradamente.

      Dicho lo anterior:

      Quieres debate civilizado? Si es eso lo que quieres ven a este forum y da tus argumentos filosóficos, doctrinales, históricos, académicos, clasistas, incluso emocionales. Pero no hay por qué permitirte ni a ti ni a nadie acusaciones que en un pais que respete el Estado de Derecho, serían consideradas injurias o difamación.

    • Rodrigo, usted no es capaz de debatir ni de respetar a nadie, primero que todo porque no le interesa hacerlo, le dije en una ocasión que es una persona mentirosa, lo sostengo aquí. En cada foro, muro de fb o lugar en que habla de LJC afirma que tiene pruebas de que somos financiados por Open Society, mientras no presente esas pruebas seguirá siendo un mero alfil a mis ojos, una persona sin verdadero interés para que le dedique tiempo. Por mí que no lo bloqueen jamás, haré siempre la misma pregunta: ¿dónde están las pruebas? Cuando a Chibás le preguntaron lo mismo durante semanas en 1952 y no pudo demostrar sus acusaciones contra Aureliano Sánchez Arango, decidió suicidarse, pero en aquella época había ética, de la que usted carece evidentemente.

    • Parece que corrió usted con suerte, dado que ha sido publicado. Aquellos a los que critica han tenido la decencia de hacerlo.
      Confieso que por más respetuosos que sean mis comentarios, nunca he gozado de la misma suerte ni en Cubadebate ni en Granma.
      A pesar de la existencia de cualquier error, La Joven Cuba gozará del respeto de todo aquel que haya conocido el foro, y se interese en la participación en un debate inteligente y respetuoso.
      Doy gracias a LJC y a todo aquel que ha publicado aquí, sea cual sea su posición política, sea militante del PCC o disidente. Ustedes son una muestra de lo que significa respeto.
      Cuando un gobierno cuenta solo con la descalificación sin argumentos para invalidar a quienes muestran su inconformidad, y aportan posibles soluciones a muchos de los problemas que nos conciernen como cubanos, entonces quien debe cambiar su postura es el gobierno.
      Gracias LJC

  12. El nivel creciente de atencion que esta recibiendo LJC, de parte de los medios «oficiales» y de otros de su entorno, me indica dos cosas:
    1- Que su trabajo y la acogida que recibe, preocupan y mucho.
    2- Que es muy posible que esten preparando el terreno para intensificar el conflicto.

    • Alex, es correcto lo que planteas. Están escalando la falacia del falso dilema contra LJC que no es ni por mucho el mayor problema ideopolítico que tiene este país. El mayor problema ideopolítico que tiene este país es una agudización de antivalores, y un aumento de valoraciones ajenas a la postura oficial, que no pueden resolver sin hacer, precisamente, los cambios que desde aquí hemos estado proponiendo.
      Así de simple.
      Ellos lo tienen todo a favor de derrotarnos. Tienen el aparato represivo y pueden tomar cuando quieran la decisión de usarlo. Tienen toda el sistema de medios tradicionales y digitales estatales a su disposición. Saben que los medios de la derecha o de la llamada oposición no se van a solidarizar con nosotros -ni nosotros queremos que lo hagan.
      Derrotarnos y maniatarnos a nosotros es muy fácil. Pero los ideólogos de verdad en el Partido, los revolucionarios de verdad, no los oportunistas y arribistas, saben perfectamente que reprimir mediante la descalificación y el linchamiento a LJC no resuelve el problema verdadero.
      En lo personal, soy plenamente consciente que lo único que me separa del linchamiento más brutal es una decisión que tomen o no porque decencia, han estado demostrando que no tienen. Contra mi lo tienen todo, incluyendo mis propios errores, menos un detalle no menor: La Realidad.
      La insoslayable realidad de la cual forma parte una juventud cada vez menos iconoclasta y cada vez menos determinada por la narrativa totalitaria.
      Ahora no sé quien dijo que no hay nada más poderoso que una idea a la cual le ha llegado su momento. Y la idea del cambio en Cuba, ya no la para nada ni nadie. Con LJC o sin LJC. Ojalá ses para más y mejor Revolución y no para apuntalar esta caricatura de la buena obra a la cual se aferran.

      • «si se preparan para intensificar el conflicto nos encontrarán sin temor»
        Sra Alina, es que me está dando la razón de lo que escribí más arriba, con lo que usted dice siento que no estoy tan desfasado de lo que he conocido en el terreno en Cuba, y de lo que los dos grupos en pugna escenifican en las redes sociales: puro «boxeo» de opinión, mientras el pobre pueblo cubano, al que ninguno de los dos grupos en pugna (ni el suyo ni el de la cúpula del Partido Comunista y el empresariado estatal) representa, sigue en las mismas condiciones que le ha asignado su ubicación en los intersticios más bajos de la división internacional del trabajo capitalista, caracterizados por la poca producción de valor, la savia del sistema capitalista.
        Saludos

    • Alex, desde hacía más de dos semanas, cuando ví los gráficos que muestran el incremento de lectores de LJC y el desplome de otros blogs y medios oficialistas, esperaba algo así, no sabía en qué basarían la campaña pero estaba segura de que no tardaría. Sí te digo algo, si se preparan para intensificar el conflicto nos encontrarán sin temor, dedicados por entero a hacer de este medio una plataforma para el análisis y el debate de nuestra realidad, no violamos ley alguna y la Constitución nos protege, si quieren violentarla que se preparen bien ellos.

  13. Alina: Aferrense a su linea de trabajo, a la seriedad, la honestidad, a los argumentos solidos, al debate abierto y democratico con todos (solo exigiendo que se respeten las normas basicas de civismo y las buenas maneras). Contra eso, los defensores de lo insostenible carecen de argumentos. A todos en LJC les recomiendo que no intenten pelear en el lodazal, mantengase por encima de eso, a los anonimos, a los difamadores y otra gente de esa ralea, respuestas cortas y precisas, si acaso.

    Giordan: Los retos a duelo carecen de sentido cuando enfrente no se tiene a un caballero. Datos, cifras, argumentos solidamente fundamentados en la Historia, con eso basta. Como ultimo recurso yo siempre invito a esa gente a darnos un paseo por cualquier municipio de su eleccion, siempre rehusan, porque no ha ya nada mas testarudo que la realidad.

  14. Ramón Izquierdo, se equivoca en algo, nosotros no somos el pueblo, ni hablamos por el pueblo, bastante demagogo y burócrata lo hace ya. Aquí se escriben artículos de opinión que generan debates para una construcción colectiva que pretende generar atención y propuestas a muchos problemas de la sociedad cubana. Participan en el foro, o leen los textos, personas muy diversas, recibimos muchos mensajes privados que nos retroalimentan, por ello su opinión peyorativa sobre nosotros jamás me ha intranquilizado. ¿Y usted a quién representa?

    • No representó a nadie específicamente, le doy mi opinión desde el punto de vista de lo que he observado y observo de la realidad cubana.
      Saludos

  15. Giordan
    Sobre sus precisiones:
    1. A ver señor, para mi usted es un muchacho, no solo por la abismal diferencia que tenemos en experiencias de vidas y años, sino también porque sin conocerlo personalmente cuando leo lo que escribe me pareciera estar leyendo a un muchachito, y me da la impresión que usted actúa como tal. Por ahi tengo las amenazas y los insultos que parecían venir de un adolescente, lo cito cuando usted responde a un comentario donde establezco mi opinión sobre LJC y la defino como un medio que beneficia a la contrarrevolución y por lo tanto contrarrevolucionario: “Tu eres eso solo un oportunista mierdero y cobarde, hablador de mierda y difamador, que si en este país se respetara el Estado de Derecho, como se preconiza, ya hubieras sido enjuiciado”, esa reacción es típica de una persona con corta madurez o con serios problemas afectivos y emocionales. Por eso, por respeto, prefiero referirme a usted como un muchacho. Sobre el asunto de los métodos, la verdad es que no le entendí nada, pero no importa; es irrelevante al comentario que le escribí al Consejo Editorial de LJC que según Marcos Paz Sablón (si, si, el mismo que quiere fusilar a sus oponentes y ofende a Fidel) dice que son Harold, Alina, Mario, Yasser y usted Giordan. Pero al parecer usted solo me responde a nivel personal.
    2. Interesante como ha cambiado su lenguaje, ahora las reiteradas amenazas de darme una golpiza se han transformado en una “contradicción” que tiene conmigo…. mmmhhh… le refresco su memoria, usted escribió públicamente refiriéndose a mí como: “¿Dueño de un restaurante? ¿Patrón capitalista y defensor de nuestra Revolución? ¿Atún? ¿Venden atún al por mayor en alguna tienda de La Habana o al señor se lo permiten importar?” Así fue como usted, junto con su otro compinche (si, si ese mismo un tal Ramón Garcií) comenzaron atacarme con mentiras fabricadas en su imaginación, para luego amenazarme en forma reiterada ¿Acaso no recuerda que le envió la ubicación de mi casa para arreglar cuentas?. Esos fueron los comienzos de sus “argumentos” sobre mi afirmación (que ahora sostengo con mucho más claridad) cuando me referí que LJC es un medio que favorece a la contrarrevolución. ¿Es ese el punto de inflexión sobre la supuesta contradicción que tiene conmigo? ¿Así usted debate con alguien que tiene una opinion distinta sobre LJC? Sobre sus problemas en la UNEAC y sus abrazos la verdad es que son irrelevantes con respecto a mi comentario. Cuando dice que “MI problema es contigo es personal. Somos tu y yo, ahí. ni LJC contra los blogs que tu coordinas, ni LJC contra quienes con todo derecho comulgan con tus creencias” pienso primero, que me parece una actitud egocéntrica solo pensar que el problema de la transparencia que tiene LJC se puede simplificar y reducir a un problema entre usted y yo. La verdad, es que no me interesa tener problemas con usted y mucho menos pienso que tengo un problema con usted. El problema aquí es LJC, su financiamiento, su falta de transparencia, su falta de tolerancia a distintas perspectivas, su dogmatismo, su anhelos de protagonismo, su revoltillo ideológico y manipulador, entre otras cosas. Usted me dice que donde usted nació resuelve los problemas a piñazos, lamento que lo hayan educado así, a mí no me educaron así, y tampoco he educado a mi familia con esa mentalidad machista y bárbara. Afortunadamente somos distintos, yo no necesito aparentar hacerme el “machito” y amenazar con piñazos. Ojo, como le he respondido en otras ocasiones a sus amenazas (que ahora intenta suavizar como un asunto de que “Así me educaron a mi”): Sus amenazas no me producen ni una pizca de miedo, sus fallidos intentos por agredirme físicamente se resuelven en los tribunales competentes. La violencia la reservo como una última opción y solo para los enemigos de Cuba que estén a la altura de aquellos que la defendemos. Me da la impresión que usted nunca ha estado en una guerra fuera de las redes.
    3. Lamento que usted no me responda las sencillas preguntas de un curso básico de Ciencias Políticas: ¿Quién financia LJC? Esa primordial pregunta nos puede llevar a decenas de otras interrogantes como: ¿Quién ha financiado los pagos del hosting desde 2013 hasta la fecha? ¿Por qué el hosting está en los EEUU y no en otro país, como por ejemplo México? ¿Por qué el dominio está registrado como privado? ¿De quién o quiénes son las tarjetas de créditos con que hacen los pagos? LJC busca “representar la diversidad en la izquierda. Por ese motivo, puede publicar textos con distintas posturas sobre un mismo tema”. ¿En serio? ¿Bloqueando a quienes disienten? Si la LJC es un medio comprometido con la verdad lo reto a usted a que demuestre su transparencia financiera. Me imagino que usted no paga el hosting, me imagino que usted tampoco paga de su bolsillo el costo de vida de su jefe en una de la ciudades más caras del planeta, me imagino que usted tampoco paga el trabajo de diseño, edición, corrección, ilustración, revisión de fuentes o fact-checking (bueno, en esta parte al parecer no invierten mucho dinero 😃😃), producción de contenido, montaje, etc. ¿Será todo esto el resultado del trabajo abnegado y voluntario de sus dueños? A lo mejor, pero es LJC y usted como miembro, quienes tienen la responsabilidad ética de hacer pública esta información. Hay otros medios sobre Cuba que se “declaran independientes” y han decidido hacer público sus fuentes de ingreso, desglosando incluso sus altos gastos de “producción de contenido”. Aquí nadie ha insultado a nadie, al menos que estas preguntas usted las considere un insulto. Y si usted me acusa de haber insultado y difamado sobre LJC ¿Por qué con sus supuestas pruebas no me denuncia en los tribunales? Lo invito hacerlo, no tenga miedo, no todo lo va a resolver con golpes en su vida. Quizás sería interesante que usted entreviste a Harold sobre su participación en Los Diálogos Atlánticos el 2015 y 2016, auspiciados por el Fondo Marshal 😱😱, sobre el evento en Marruecos sobre Cambio de mapas mentales: Estrategias para un Atlántico en transición, creo que sería muy bueno que sus lectores conocieran los diálogos que sostuvo con la derecha internacional…¿Usted ha viajado a Marruecos?
    4. Entonces afirma que “Critiqué duramente al chico que administraba nuestro grupo de Telegram sin siquiera detenerme a analizar que solo tiene 20 años” Tengo entendido que Yasser Padrón tiene 30 años, ya es un adulto, no “un chico” y me parece que las ofensas y mentiras que escribió sobre mí las escuchó de usted, no es el que habla de las amenazas y supuestos restaurantes? Justificar no lo hace más revolucionario.
    5. Mire, yo no estoy interesado en hablar “presencialmente” con usted, y mucho menos con sus antecedentes de “porque así me educaron”, creo que terminaríamos en los tribunales, y la verdad es que no vale la pena. Tengo cosas más importantes y trascendentales para dedicar mi tiempo. Busque pelea en otro lado. Pero le aconsejo que use argumentos coherentes, no se rebaje como la señora Alina cuando afirma que soy un mentiroso, sin tener el más mínimo argumento que sostenga su acusación pública. Eso se llama desesperación.
    6. Usted termina con una pregunta sobre si quiero un debate civilizado, usted me va a desbloquear del grupo de Telegram? Lo dudo, conozco a su jefe Harold, él no llega tan lejos. Lo conocí cuando se auto-definía como un activista político, pero ahora según sus propias palabras ya no lo es, se ha transformado (o lo han transformado) “en un analista político”. Recuerdo cuando co-administrábamos el grupo de Bloqueos Revolucionarios y este señor se rehusaba a eliminar del grupo a usuarios que se dedicaban a mofarse, a difamar y atacar al pueblo de Cuba y a sus líderes, me decía que teníamos que tener un alcance amplio….desde entonces me di cuenta de su doble cara. ¿Por qué no los eliminaba a ellos y a mi me bloquea? ¿Cuál es el miedo?
    Lamento que nadie de la editorial o administración del grupo de Telegram haya respondido tan solo una mis preguntas que formulé en mi comentario anterior. Agradezco que lo hayan publicado, espero que publiques éste también, ya sería otro modesto avance.
    Y por último ¿Usted autorizaría que La Ciberclaria haga un meme de nuestros comentarios? Me gusta el humor inteligente y respetuoso y hasta con alguna dosis de ironía. Quizás nos podamos reír juntos y eso podría ser otro avance. Lamento que Gretchen no haya respondido a mi propuesta de los memes, quizás usted tiene un mejor sentido del humor, quién sabe. Estaré al tanto para ver la transparencia financiera y poder leer respuestas y no amenazas, todos conocemos que los medios de difusión profesionales deben ser transparentes, espero que LJC no sea la excepción. Saludos cordiales. 👉🏼🇨🇺👉🏼🇨🇺👉🏼🇨🇺

    • …» El problema aquí es LJC, su financiamiento»……Aporte pruebas, documentales no habladurias, de que existe un problema con el financiamiento de LJC.
      …..»lo reto a usted a que demuestre su transparencia financiera»…. Para que los lectores podamos tomarnoslo en serio, empiece por mostrar la suya.

    • Rodrigo Huamachi. Las acusaciones son suyas, haga usted el trabajo detectivesco, ¿dónde están sus famosas pruebas, las mismas que jura tener bajo la manga?
      LJC claro que tiene gastos, modestos pero los tiene, de hecho necesitamos un editor por eso a veces sale alguna errata, y no hemos engañado a nadie, tenemos publicidad y la publicidad genera ingresos, mientras más lectores acceden esos ingresos aumentan, pero eso lo saben ustedes muy bien, deberían hacer lo mismo para que no se sigan pagando con dinero público los medios y blogs oficialistas donde publican… ah, disculpe, es que ustedes no podrían autofinanciarse, cada vez tienen menos lectores 😎
      En el último congreso de la Upec el presidente Díaz-Canel llamó a que la prensa cubana se autofinanciara y acudiera a la publicidad, nosotros, bien visto así, hemos sido receptivos a esa exhortación, ustedes, sin embargo, no han sido capaces ni de hacer que la gente pague por anunciarse, no los veo ser continuidad compañeros censores, vamos, den el ejemplo, a trabajar que las finanzas del Estado no pueden seguir desangrándose. Saludos a todos.

      • Sra Alina
        Me asombra verla a usted aceptando una sugerencia del Sr Canel, aceptar la publicidad en la prensa.

    • Rodrigo:
      1.- Este es el forum de la LJC. Mis contradicciones con usted no son las de LJC con usted, son las mías. ¿Por qué involucra a LJC? Lo que le dije, el reto que le lancé, los insultos que le hice respondiendo a los suyos, son de Giordan -un «muchacho con problemas afectivos»- contra Rodrigo; no de LJC contra Rodrigo. No involucre a LJC en un rollo, contradicción, contencioso, conflicto, bronca o como quiera llamarle, que es suya y mia. Mire, yo puedo dejar de escribir en LJC ahora mismo, si quiero. Porque tampoco Harold es mi jefe, ni jefe de nadie en LJC. Puedo dejar de escribir en LJC y hacer público que no escribo mas en este sitio.¿Y qué?
      Eso no cambia la opinión que tengo suya. Eso no cambiaria absolutamente nada el hecho de que si un hombre acusa a otro de contrarrevolucionario o de prestarse para la contrarrevolución, con una patente de corso para hacerlo, protegido por las autoridades, ese hombre esté insultando impunemente.
      2.- Usted no tiene argumentos o, si los tiene o cree tenerlos, no los da. Si usted cree que LJC está financiada por un gobierno extranjero o una organizacion hostil a Cuba, es usted el que tiene que probar eso, no LJC. Si no lo puede probar, es difamación en cualquier tribunal que se respete. De modo que, lo mismo que usted se pregunta: «¿Quién financia LJC?» Yo me pregunto: «¿Dónde adquiere Rodrigo los atunes que vende en su restaurante?» ¿Ah, que Rodrigo no tiene restaurante donde se vendan atunes? Y lo puede demostrar, perfecto. Una pregunta tonta de Giordan, propia de quien tiene «problemas afectivos». LJC tampoco es financiada por ninguna organización hostil.
      3.- Adonde viaje Harold es un problema de Harold. Con quien se entreviste Harold es un problema de Harold. Lo que resulte Harold o no en el futuro, es asunto de él y de quienes corresponde dilucidar si sus actividades son dañinas o no para Cuba. Yo evalúo a Harold por lo que escribe, por como se proyecta como intelectual, por como me trata a mi y veo que trata a los demás.
      4.- El conflicto entre usted y yo termina como usted quiera que termine, y en el momento que usted lo desee. A mi me da lo mismo. ¿No quiere que nos miremos a los ojos y darme sus argumentos de por qué asegura que Harold le hace el juego a la contrarrevolución o somos contrarrevolucionarios? Pues yo respeto su decisión. Yo jamás lo invadiría. Yo no fui quien le escribió a ud. por messenger en franca provocación. (Tengo las capturas antes de que usted borrara los mensajes). ¿Qué quería? ¿Mas argumentos de que soy violento para descalificar LJC a través de mi? Usted, Rodrigo, no significa nada para mi en lo personal, nada. Yo mismo no significo nada para mi, creame. Uno está hoy, mañana no está. Entender eso también forma parte de mi precaria educación.
      4.- Si el objetivo de este intercambio no es encontrar posturas comunes, como evidentemente no lo es. ¿Por qué usted, Rodrigo, insiste en venir aquí y sacar un problema que es entre usted y yo, y no entre LJC y usted? Yo le voy a responder: porque usted es un instrumento de los que quieren desacreditar este blog porque este blog cada vez tiene más seguidores, más colaboradores y mas argumentos que ustedes no pueden rebatir, y como no pueden rebatir los argumentos, descalifican a Giordan en otro blog por allá, en el muro de FB de fulano, en el de sultano, porque Giordan «pertenece a LJC». Y después que terminen conmigo, irán por Yasser, y luego por el otro y el otro. Pero no se dan cuenta que por cada 40 post que Giordan pone en su muro de FB, publica solo uno en LJC; o sea, ni yo necesito LJC para ser lo poco que soy ni LJC me necesita a mi. Y de lo que menos se dan cuenta es que cada vez hay más Giordan, y mas Yasser, y mas Alina, y mas Mario, y mas Ivette, y mas Gabriela, y mas Mauricio, y más y más. Que mañana podremos no estar ninguno de nosotros ni LJC y eso no significa que vayan a desaparecer los problemas que nosotros señalamos, ni que la parte de la historia que nosotros contamos, y que a algunos les molesta, vaya a cambiar.
      5.- Rodrigo, usted y los que piensan como usted, ya perdieron. Ya la realidad los ha negado. Las nuevas generaciones de cubanos no creen en sujetos como usted -tampoco probablemente en sujetos como yo, pero a mi no me interesa para nada que nadie crea en mi-, esos miles de niños y jóvenes que transitan nuestras calles sólo creen en otros como ellos mismos, que andan con sus teléfonos y sus latops, que escuchan su propia música y hablan sus propios códigos, ¿que muchos de ellos han aprendido a decir lo que sujetos como usted quieren oir? , ed verdad. Pero igual que la generación de Guiteras negó a quienes les antecedieron, igual que la Generación del Centenario negó el autenticismo, la ortodoxia, incluso el comunismo pro-estalininista, ybse desmarcó de todo eso e hizo lo suyo. La generación de ese Telegram al cual tanto desea usted entrar, también se desmarcó de sujetos como usted, y de sujetos como yo. Y van a hacer lo suyo con o sin LJC. Algunos, la mayoría, si aspiran a vivir en un pais mejor, en un pais sin sobresaltos ni odios mutuos, un pais cuyo sustento ideológico no tenga que ser defendido en las redes por unos cuantos extremistas, algunos ni siquiera cubanos, y puede ser defendido por todos, en toda su diversidad, sobre la base del concilio y el respeto mutuo. No aspiro a que usted lo entienda. No aspiro absolutamente a nada de usted y de los que piensan como usted, más allá de sus descalificaciones y linchamientos.
      Sigo abierto al debate.

  16. Señora Alina
    Al referirme a usted y a LJC y por extensión a las altas esferas del Partido Comunista cubano y del empresariado estatal, NUNCA he utilizado apelativos despectivos, despreciativos ni ofensivos, simplemente he dicho y ratifico que ambos grupos son burgueses, liberales, que buscan una integración plena a la economía capitalista mundial, que no les interesa para nada el pueblo pobre y trabajador de Cuba, aunque tengan que atraer su apoyo para lograr sus intereses.
    Eso no es ser peyorativo, eso es ser sincero, y es bueno que ustedes también lo sepan, que hay personas fuera de Cuba (y me imagino también que en Cuba, aunque sean minoritarios, pero me consta que los hay) que tiene una visión de ustedes diferente.
    O es que no le gusta que le diga que usted representa intereses liberales y burgueses?? Acaso eso es una ofensa??
    Solo comentarle que el pensamiento liberal burgués ha llegado con tanto éxito hasta nuestros días, gracias a que no ha cumplido fielmente nunca lo que ha prometido, entre su discurso y su praxis siempre ha mediado un abismo.
    Saludos

    • Pues estamos a la par, señor Izquierdo, usted no nos ofende, yo tampoco lo hago al decirle que es alguien lleno de contradicciones de la manera en que va ofreciendo datos sobre sí mismo, y respecto a que represento intereses liberales, dependiendo de qué liberalismo se trate, porque ha derivado en corrientes disímiles a lo largo de la historia de las ideas políticas, claro que tampoco me ofendo, usted nunca ha llegado a ofenderme, se lo aseguro.

      • Era Alina
        Cuando encuentre contradicciones en mi me lo expresa. Tal vez su error fue cuando en una exposición dije «por mi experiencia» la inversión privada etc, etc, no quise decir que era un empresario capitalista, usted entendió mal. Trabajo en una empresa privada capitalista, y mi experiencia dentro de ella, de sus prácticas, formas de gestión, relaciones con clientes y otras empresas, me permite decirle por experiencia propia (pero desde mi puesto como obrero, no como capitalista) que el capitalismo es peor que lo que Marx dijo de él, la realidad capitalista Sra Alina supera con creces lo que Marx dijo de ella.
        Y ustedes los cubanos conocen el capitalismo que les «venden» las novelas de folletín que les llegan en discos desde el exterior y que el propio Ministerio de Cultura les proyecta en la TV, un capitalismo melodramático de clases medias y media alta ante el que se quedan boquiabiertos de asombro y admiración, conocen el capitalismo de los cubanos que los visitan desde La Florida y Europa, muchos sumidos en una esclavitud por deudas, con trabajos precarios, o el capitalismo que los europeos les pasean por sus calles, y muchos de ustedes (aunque me consta que no todos) como vulgares paletos se quedan vislumbrados y obnubilados ante el modo de vida occidental que, es bueno recordar, solo disfrutan el15% de la población del planeta y, ni siquiera todos los que viven en EE UU, Europa, Japón, Australia, etc.
        Ustedes en Cuba llegan tarde a un modelo caduco, enfermo y que esta de salida, en crisis estructural desde hace décadas, pero ahora entrando en zona de caos.
        No se si se ha dado cuenta que Cuba no cuenta hoy con ninguna ventaja comparativa que le permita competir con éxito en la SELVA que constituye la división internacional del trabajo capitalista, con su implacable ley del valor mundializada.
        Un saludo y feliz día para usted

    • Ramón, no es que me ofenda en lo personal que usted diga que LJC representa intereses liberales y burgueses. Ni mucho menos me ofende tanto como otros epítetos y calificativos que constantemente nos ponen, y que no queda otro remedio que soportar pues no hay donde acudir para denunciarlos.
      Pero me gustaría que usted señalara una sola línea de lo que haya publicado aquí, una sola, que esté defendiendo una postura clasista burguesa en Cuba, o una postura liberal asociada a la hegemonía clasista burguesa. Una sola línea, señor Ramón, exponga aquí. Y le doy la razón.

      • Muy buenas
        En primer lugar usted no puede denunciarme por decir que los escribidores de LJC son de corte liberal-burgués, porque eso no es una ofensa de ningún tipo ni denigra a nadie. Si pudiera denunciarme y lo hiciera estaría comportándose como el otro sector liberal burgués cubano (el del partido Comunista en sus instancias altas) lo cual me sigue corroborando que tanto usted como ellos son del mismo grupo liberal-burgués diferenciándose solo de matices en muchos aspectos, como este caso de querer denunciarme y hasta encarcelarme o cobrarme una multa después del «debido proceso».
        Voy a decirle que no son ustedes (los escribidores y la mayor parte del foro de LJC): no son anticapitalistas, no estan en contra de la explotación del hombre por el hombre, no estan a favor de que TODOS los ingresos de los ciudadanos provengan de su trabajo y no del trabajo de los demás, no estan en contra de la propiedad privada (insisto privada) causante de la desigualdad y el mantenimiento de las clases sociales, etc, etc., pero le insisto, no es que los escribidores y los liberales cubano digan que estan a favor de la explotación del hombre por el hombre, porque eso no lo dice nadie, si lo dijeran el capitalismo no hubiese llegado hasta nuestros días, el colmo es que lo dijeran, pero si usted ve lo que proponen se da cuenta que son y que no son. ¿Sabe que pasaría que si cada capitalista le dijera a los consumidores cuanto ganan con la mercancía que le han vendido?
        Y si no defiende estos principios que le he enumerado, pues lea lo que los escribidores dicen para que se de cuenta que son y por qué son liberales-burgueses.
        Y para ser liberal burgués no hay que ser hijo de un potentado capitalista, se puede ser hijo de un obrero, y viceversa, para ser un anticapitalista no hay que ser hijo de un obrero, se puede provenir de una familia burguesa, son cosas diferentes.
        Un saludo y gracias

      • Ramón o Elpidio, o como se llame. ¿Quién habló de denunciarlo a usted? ¿Usted no pasó por la gramática española donde enseñan a diferenciar las unidades semánticas llamadas «oraciones psicológicas».
        Por otro lado, su respuesta sólo califica. No da un solo argumento. No hace una sola argumentación.
        Yo le pregunto ¿Por qué?
        Usted no puede responder.

  17. Volví de nuevo y me encuentro que realmente es «Difícil la tarea para LJC,…» y ahora se suman comentarios sobre «…, las ya sempiternas tres tendencias en que se ha tenido que forjar y crecer la nacionalidad cubana». Ojalá pase algo… (Silvio, caramba!) bueno que este blog pueda continuar serio, confiable, capaz de alentar a la razón. Qué fácil es sumarse a a las ventanas rotas. Por suerte Segunda Cita está ahí. Ojalá pueda LJC seguir siendo La Joven Cuba, el blog que seguimos!

    • Criollov, si nosotros no.podemos. Si alguno de nosotros se pierde o nos perdemos todos, podrán otros. Me atrevo a decirle que de eso puede estar seguro.

  18. Ramón Izquierdo, su ingenuidad ofende, le ofrecería con gusto venir a vivir a Cuba, incluso con la ventaja de darle un apartamento en Alamar, San Agustín o la Güinera y un trabajo de obrero en lo mismo que hace dónde vive ahora y con todas las ventajas de salud, seguro social y libreta de abastecimiento, pasado unos meses le invitaría a conversar en este blog o en cualquier parque de la Habana.

    • Raúl lamento ofenderlo, no es mi propósito. En cuanto a lo que me dice: yo soy un obrero, y comentarle que hay muchos en el mundo (centenares de millones) que quisieran tener un trabajo de obrero, porque Raúl la cuestión del capitalismo hoy en día ya ni siquiera es que EXPLOTA, sino que te EXCLUYE, sobras para el sistema capitalista, y ya le digo son centenares de millones los que sobran, algunos dicen que hasta cerca de 2 mil millones sobran en el mundo.
      Por su comentario a usted le asquean los obreros, y esta incómodo por las ventajas de salud que ofrece Cuba a todos sus ciudadanos (a los que tienen mucho, pero muchísimo dinero también, porque en Cuba hay muchos con muchísimo dinero y no son solo los de las altas esferas del Partido Comunista ni del empresariado estatal, usted lo sabe, y los foristas y escribidores de LJC lo saben muy bien), ventajas de salud que miles de millones, repito MILES DE MILLONES, carecen de ellas en el mundo, y usted las asquea también. Hay muchos en Europa y EE UU carentes de de las atenciones médicas de los cubanos, aún cuando hay algunos medicamentos que no los tienen ¡aún con ello! Raúl, y usted asquea ello.
      No haga esa oferta que usted hace pensando en que nadie la va a aceptar, que le repito en el mundo hay millones y millones (por decenas y centenas, ¡¡¡y miles inclusive!!!) que no han visto NUNCA un médico, no saben lo que es un estetoscopio, no pueden ver porque la técnica descubierta por el oftalmólogo cubano ya fallecido Orfilio Peláez y que Cuba ofreció al mundo gratis no hay dinero para operar los millones que en el mundo recuperarían la visión que Cuba por el contrario realiza gratis a sus ciudadanos.
      ¡Me asombra la oferta que hace usted!, porque muchos irían para Cuba hoy mismo: hay millones de personas que no tienen un pedazo de tierra para labrarla. Hay muchos que irían para Cuba.
      Así que no se que usted está diciendo, ¡por favor!, lea lo que ha puesto, yo creo que sinceramente se ha equivocado.
      Y ahora le pregunto: ¿Cuántos ciudadanos en el mundo pueden hacer la oferta que me hace usted para Cuba? ¿Cuántos ciudadanos pueden invitar a otros en el mundo a que vayan para su país, que tendrán en él un empleo y salud pública garantizada?, pero además, tendrán un colegio gratuito para sus hijos, y si alguno de ellos su capacidad e inteligencia le da para ello, pueden ¡hasta hacerse médicos sin gastarse los padres un céntimo!, cuando estudiar medicina en Europa o EE UU cuesta decenas y decenas de miles de dólares y euros, que un hijo de un obrero seguramente no podrá estudiar, aunque las capacidades de su hijo si lo permitan. ¡Viva Cuba por ello Raúl, dígalo a todo pulmón conmigo y en nombre de miles de millones que no pueden tenerlo en este mundo!.
      Un saludo

  19. Ramón Izquierdo, usted no entendió mi comentario porque es evidente su limitada capacidad, es además grosero y mal educado.
    No sé de dónde ha sacado que a mí me asquean los obreros, el ejemplo lo puse porque usted dice ser obrero y solo intentaba que se pusiera en el lugar de un cubano al ver su entusiasmo desmedido con que describe un país que no conoce.
    Usted ofende también cuando dice que la única referencia del capitalismo que tenemos son las telenovelas que reflejan lo bueno del capitalismo, eso también demuestra su ignorancia y falta de conocimiento sobre los cubanos.

    • Raúl, no se incomode con el camarada izquierdo, ya tuvimos acá en una ocasión a un alter ego suyo que se auto nombraba Elpidio Valdés, llegó el momento en que se retiró.

    • Podría Raúl explicarse mejor, aun hace la oferta de ir a Cuba, o se lo ha pensado mejor. Le aseguro que se le llenaría el país de extranjeros, pero su gobierno seguro no lo permitirá. Hasta el gobierno de los «Cien días» en el que estuvo involucrado el fundador de la organización que lleva de nombre del Blog LJC, limitó según he podido leer, la contratación de extranjeros en Cuba en aquel entonces a un determinado por ciento, para favorecer a la fuerza de trabajo nativa (cubana) respecto a jamaicanos y haitianos, que los azucareros cubanos traían para abaratar la fuerza de trabajo en los cultivos de caña, los mismos azucareros que se marcharon para La Florida para un día regresar cuando la revolución cayera. Es decir, hasta en el nacionalismo respecto a la defensa de la fuerza de trabajo nativa en relación a la extranjera, los gobiernos de izquierda se han parecido a los de derecha. Hasta la historia hay que revisarla Raúl, hasta la historia!!!.
      Le invito a ir a una oficina de extranjería cubana para que pregunte sobre la oferta que usted esta haciendo en la revista LJC, para que vea que el gobierno cubano actual hará los mismo que hizo el mencionado de los Cien Días en la década de 1930 (y tal vez vean que en ese sentido entre Guiteras y Fidel Castro hay más continuidad de lo que tal vez pensaron los que ven en LJC muchas diferencias con el actual gobierno de la Isla, como inspiración de nombre para esta revista), lo mismo que hacen en políticas restrictivas en inmigración los europeos y el propio Trump. En esa materia todos hacen lo mismo Raúl, aunque todos dicen que es el otro país el que no acepta inmigrantes.
      Pero vaya y pregunte a un funcionario de inmigración cubano para que vea que va a tener que retirar su oferta de que vayan las personas para Cuba, pruebe y ya me dirá, a lo mejor me entusiasmo y voy para Cuba a vivir, de todas formas he vivido en varios sitios, Cuba no me desagrada, se lo digo sinceramente.
      Le dejo mi correo para si su oferta es en serio.
      izquierdodelgado1925@gmail.com

  20. El señor Ramon Izquierdo realmente es un ciudadano mexicano ? ñooo ¡ .Posiblemente si salimos a la calle a preguntarle a los mexicanos por los 100 dias en Cuba ni sepan que contestar . ¡ Esta escapaooo ! Ja ja ja .

Comments are closed.