21.8 C
Havana
martes, octubre 20, 2020

Medios y financiamiento en Cuba

por Alina López Hernández

La necesidad de una democratización de la política y la sociedad cubanas pasa necesariamente por un proceso similar de la esfera comunicacional. En su texto «Retos para una política pública de comunicación en Cuba», el doctor José Ramón Vidal Valdez, profesor titular de la Universidad de la Habana, considera como rasgos esenciales en el sistema comunicacional cubano a 1) la propaganda en defensa de la Revolución [gobierno] como función primera y esencial de los medios y 2) el secretismo como mecanismo de defensa ante situaciones realmente excepcionales.

Este autor demuestra que en Cuba fue penetrando hasta consolidarse el modelo de prensa soviético, en el cual se intensifica la intromisión del aparato auxiliar del Partido en la conducción cotidiana de la prensa. Como resultado, considera que: «Se produce una hipertrofia de la función propagandística, con tintes apologéticos de la obra de la Revolución, en detrimento de la función informativa, de la crítica oportuna y necesaria para cualquier proyecto político y del uso de los medios como plataformas de participación democrática de la ciudadanía en los asuntos públicos».

Por su parte, el investigador Alexei Padilla Herrera, en «Doutrinas, normas jurídicas e políticas que regem o exercício do direito à comunicação em Cuba», explica que la versión más reciente de la política de comunicación, aprobada en enero del 2018, reafirma el papel hegemónico del Partido y es guiada por el principio «dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada», enunciado por Fidel Castro en 1961. Argumenta en tal sentido, que dicho principio reproduce la noción de libertad de expresión defendida por el marxismo soviético, que refuerza el carácter instrumental atribuido a los medios y en la cual los líderes políticos tienen el poder de decidir discrecionalmente cuáles declaraciones o actos son o no subversivos o inconvenientes.

Tanto en la Constitución de 1976 (art. 53), como en la de 2019 (art. 55), «la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada»; sin embargo, a lo largo de la historia del socialismo, tanto del implosionado bloque socialista europeo como del cubano, ha quedado claro que no basta con declarar la propiedad estatal o social sobre los medios como garantía de que estos estén verdadera y totalmente al servicio del «interés de la sociedad».

La demostración más evidente de que el sistema comunicacional en general y el ejercicio profesional de los medios de comunicación no contribuyen con efectividad al interés social ni a la continuidad del proyecto revolucionario original, es la explosión de la sociedad civil cubana en medios digitales, reconocidos como alternativos a los oficiales. Ellos son la consecuencia visible de la llegada de internet a Cuba y el crecimiento del acceso a la red de redes, amén de su altísimo costo; pero también el resultado evidente de las deudas del proyecto cubano, acumuladas por décadas de inmovilismo y desconocimiento de las necesidades y exigencias de la ciudadanía.

El Partido/Gobierno no reconoce a estos nuevos actores mediáticos y los acusa en pleno de ser financiados desde el exterior en función de una agenda subversiva para derrotar al socialismo. Hay en este tema algunos aspectos a dilucidar:

¿Es coherente reprochar a medios que no son admitidos por la legislación cubana ni reconocidos por esta, que reciban financiamiento del exterior?

En mi criterio —más allá de la postura oficial, siempre prohibitiva—, se impone aquí una cuestión ética, que tiene que ver con el hecho de que algunos de esos medios se debilitan ante la propia opinión pública nacional porque reciben fondos de un gobierno que ejerce constantes e ilegales presiones extraterritoriales sobre Cuba y que fomenta vías para subvertir el sistema político, atribución que no le corresponde legítimamente.

Pero habría que sumar a esta ecuación otro elemento: que al no reconocer a esos medios en Cuba, se los aparta de poder recibir fondos por caminos internos más transparentes y autónomos, como donaciones, anunciantes del patio u otras vías tradicionales y legales para sostenerse.

¿El financiamiento en sí mismo es reprobable?

En la historia de la prensa republicana en Cuba, raros son los casos de medios que no acudieran a financiamiento desde su génesis. Según el investigador Pedro Cubas, solo la revista Social (1916-33 y 1935-38) funcionaba como una empresa con sólidos resultados y generación de ganancias. Dado el peculio personal de su creador, Conrado Massaguer,[i] este realizó inversiones para introducir el método de la fotolitografía —que convirtió a Cuba en el primer país de América Latina en disponer de esa tecnología—, unido a la utilización de buen papel, una visualidad poco común y el diseño interior y de cubiertas, donde primaba la tendencia art decó. Aun así, en sus páginas también se incluían anuncios.[ii]

La mayoría de los medios debió buscar fuentes de financiamiento para sostenerse. Cuando estas fallaron fue su fin, como ocurrió con la revista Cuba Contemporánea (1913-27).

Revista de Avance (1927-30), líder del vanguardismo en Cuba, puso en  práctica un novedoso sistema de atracción de fondos que le permitiera la mayor  independencia económica posible, apelando a varias vías: suscripción,  propaganda y patrocinios. A pesar de ello, a lo largo de sus páginas se observan comentarios que indican que tales fondos siempre resultaban insuficientes.[iii]

Ningún medio, sin embargo, fue tan ingenioso y tuvo tanto éxito en lograr fuentes de financiamiento como Noticias de Hoy, órgano oficial de los comunistas cubanos en su período legal (1938-1953). Junto al de Chile, serían los únicos de su ideología en llegar a un senado y una cámara burgueses en América, instancias en las que se mantuvo, a diferencia de su par suramericano, inclusive en el período de Guerra Fría que potenció el anticomunismo en la región.

Habiendo entrado tarde a los cauces legales de la política, se puso al día muy pronto. Tenía que lidiar con medios de ideología diversa y debía ser competitivo. Por ello no incurrió en la puritana costumbre implementada tras 1959, que consideró una blasfemia mezclar ideología y publicidad. El periódico comunista publicó, desde el primero hasta el último día de su existencia, anuncios de productos y servicios, especialmente de empresarios y profesionales cubanos, que fueron fieles y no les retiraron su apoyo a pesar de que el comunismo fue satanizado por la política macarthista luego de la Segunda Guerra Mundial.

Aquí podrán observar estos anuncios, uno corresponde al primer número de Noticias de Hoy  —fue una edición de propaganda del 30 de abril de 1938, en saludo al 1ro. de mayo, pues la salida oficial sería el 16 de mayo de 1938— y el otro es el último número, del domingo 26 de julio de 1953, día en que fueron clausurados.

Véanse estas solicitudes: a los anunciantes para que utilizaran las páginas de Noticias de Hoy, y a los lectores para que consumieran los referidos productos y servicios.

 

También fue importante, aunque en menor medida, la suscripción popular. Con el fin de motivar a los lectores se celebraban concursos, en los que se entregaban premios costeados por los propios anunciantes.

No obstante, su más importante conquista fue conseguir unos modernos talleres propios. Con ese objetivo se concibió la campaña nacional «Pro talleres para Hoy», en la que demandaron la colaboración del pueblo, de intelectuales y artistas. La suma necesaria era 30 mil pesos, cantidad enorme en aquella época. En la primera plana se publicaba todas las semanas el estado de la colecta, que fue completada finalmente.

El nuevo taller se ubicó en Desagüe números 108 y 110, apartado no. 2422, dirección telegráfica: NOTI–HOY. Noticias de Hoy salió sistemáticamente con dos ediciones y una paginación de entre ocho y doce páginas; tuvieron un suplemento dominical y, en 1940, se agregó el Magazine de Hoy.

Estas fuentes de financiamiento eran legales en una sociedad en que la prensa no era controlada férreamente por un partido político. Se puede afirmar entonces —con una terminología al uso—, que Noticias de Hoy fue una publicación «próspera y sostenible». Y lo fue sin dejar de defender su ideología y de enfrentarse y criticar a sus contendientes.

¿Y el financiamiento de los sucesores?

En mi artículo «Lo novedoso» el pasado año, me referí a los pronunciamientos del presidente Miguel Díaz-Canel en el Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), donde mencionó la necesidad de financiación de los medios, para lo que recomendó alternativas generadoras de ingresos por vía de la publicidad y el patrocinio, sin que ello significara la retirada del presupuesto estatal.

Al respecto manifesté:

[…] La situación de la prensa cubana es incoherente en muchos aspectos. Nuestra Constitución norma la existencia del PCC como Partido único; sin embargo, dada la enorme cantidad de órganos oficiales de prensa que posee el mismo, tal parece que coexistiera en un escenario interno de extrema hostilidad ideológica, lo que es desmentido a su vez por las declaraciones de los dirigentes que patentizan su confianza en el apoyo del pueblo a la Revolución. Además del periódico Granma, existe un órgano oficial del Partido en cada provincia, para un total de quince, y prefiero ser cautelosa pues ignoro si en las provincias experimentales de Artemisa y Mayabeque también se establecieron.

A todas luces es innecesaria esa abundancia de órganos oficiales, pero lo peor es que cada uno de ellos lo financia el presupuesto del Estado, es decir todos y cada uno de nosotros. ¿Es justo que un país con una situación económica tan compleja como Cuba deba derrochar en proporción semejante, a pesar de que los requerimientos al ahorro son constantes en el discurso político? […]

Han transcurrido más de dos años y no se aprecian cambios en esa dirección. Todo lo contrario, en medio de la enorme crisis estructural de la economía cubana —que la pandemia ha agudizado pero que casi paralizó el país a finales del 2019—, los periódicos comenzaron a publicarse a colores, lo que los moderniza indudablemente pero a costa de mayores inversiones.

El aparato ideológico sigue preocupándose más por el financiamiento externo que tienen los medios alternativos, sin entender que debería justificar las fuentes internas que sustentan a la prensa oficial.

Cada día se promueve una separación mayor entre lo que refleja un periódico como Granma y las opiniones de la ciudadanía. Al respecto el periodista Ariel Montenegro publicó en su página de Facebook una respuesta contundente al autor del artículo «Revictimizada mil veces», divulgado en el referido órgano oficial del PCC, y rechazado de modo contundente por muchas personas:

[…] tu texto no es sobre el femenicidio en Cuba. Lo usas solo como el macabro set para uno de los temas preferidos por esa publicación: «La prensa pagada por el imperialismo». Pero de la enorme falta de carácter y amor propio que significa destinar líneas de un medio para desacreditar a otros, no voy a hablar ahora. Ese texto vendrá más adelante. Solo diré que lo que toda la prensa no estatal diga me preocupa menos que lo que diga la estatal, puesto que sus enormes edificios, sus computadoras, su papel, su internet, sus vehículos, su combustible y el salario de sus periodistas, los pagamos todos los cubanos con el dinero que no se usa para los baches de la calle, para arreglar los salideros de agua o para construir viviendas […]

En lugar de abrir sus anquilosadas páginas a la publicidad de los empresarios cubanos, como hizo su predecesor, el Granma las abre a Carlos Luque para que provoque roces innecesarios con las nuevas formas de gestión privadas.

Si la empresa privada en el capitalismo no opuso reparo en anunciarse en la prensa comunista, considero que la prensa actual, heredera de aquella, no debe oponerse a que los cuentapropistas utilicen sus espacios.

Esto debería instrumentarse tanto en el único órgano oficial, Granma, como en los periódicos de todas las provincias, que dejarían de identificarse como órganos oficiales del Partido. En todos los casos se podría mantener un apoyo del presupuesto estatal para los mensajes y campañas de bien público, pero la mayor parte de los egresos serían asumidos por las propias publicaciones.

Todos los medios precisan fuentes de financiamiento, los alternativos también. Es necesario sufragar los salarios de los periodistas, contratar editores y diseñadores, disponer de fondos para encargar textos a expertos en campos que merecen recibir una contribución adecuada a su nivel científico, y, por supuesto, costear los altísimos precios del acceso a internet.

Por tanto, no hay que satanizar a los medios que reciban donaciones o ingresos por publicidad. Lo ideal sería que los recibieran legalmente dentro de su país, que pudieran hacer campañas similares a las de Noticias de Hoy. Pero eso es obstaculizado en Cuba. Si el Partido los reconociera podría exigir de ellos una claridad en su financiamiento, para lo cual debería, antes, darles ejemplo.

Para contactar con la autora: alinabarbara65@gmail.com

[i] Pedro Cubas Hernández: Cuba 1922- 1930. Cuatro ensayos de indagación e interpretación de nuestra cultura, Centro de Información del Instituto de Investigación y Desarrollo de la Cultura Juan Marinello (Inédito)

[ii] Alina López Hernández: «La revista Social, la generación del veinticinco y la experiencia soviética», revista Matanzas, no. 3 de 2016.

[iii] Ana Suárez Díaz: Multimedia de Revista de Avance, Ediciones Cubarte.

51 Comentarios

  1. Un primer aspecto a debatir sobre la cronica que propone la autora es la reflexion oportuna a la forma y contenido del articulo 55 que se cita en el documento. Revisando no se cita adecuadamente este precepto como recoge la carta magna. Por tanto puede estar intencionado una idea que no se corresponde con su esencia misma.
    Asimismo no se debe asegurar sobre criterios individuales intereses colectivos de forma absoluta cuando afirma que los medios no responden a intereses sociales. Tendra evidencia certera de esta afirmacacion.
    Los medios estan sujetos a realizar un periodismo que se parezcan mas a su tiempo. No tengo dudas que esa intencionalidad esta concebida y debe ser demostrable pero los informes que se transmiten se acercan a esta realidad por solo citar dos ejemplos: lo relacionado con la posible vacuna cubana y lo relacionado con la tormenta Laura asi evidencian socialmente la esencia de los reportes.
    Con relacion al financiamiento de medios no reconocidos por el Estado desearia poner la mirada a los elementos legislativos y juridicos que propone el modo de produccion que se construye en Cuba. Mas que hablar de democracia mediatica se pudiera estar debatiendo en como construir entre todos una pais mejor desde una etica periodistica. Desde un periodismo critico e innovador que en su joven integracion postula cambios que muchos agradecemos.
    Negar estos cambios es no ser consecuente con la realidad. Que debemos desarrollar temas que motiven y a su vez exige la sociedad civil es correcto pero dejar de reconocer los aspectos esteticos, eticos, filosoficos como corriente de pensamiento del periodismo cubano es no reconcer su objetividad.

    • Osvaldo, la cita es textual. Para hablar de construir entre todos un mejor país hay que empezar por darle voz a las personas, de ahí lo importante de lograr primero una democratización mediática. Finalmente, es incorrecto el término «intencionando» que usted utiliza, muy usado por la burocracia, le sugiero evitarlo.

    • Apreciado Osvaldo, no son pocas las investigaciones y tesis de grado que han demostrado el divorcio entre la agenda mediática y la agenda pública. Los trabajos de los investigadores José Raúl Gallego, que estudió el Granma y Viviana Muniz, que estudió la prensa santiaguera, demuestran mi afirmación y la de Alina: los medios estatales cubanos no responden a las necesidades informativas, expresivas y comunicativas de la sociedad cubana en su conjunto.

      Que los medios estatales hablen del candidato vacunal cubano y de los trabajos de recuperación tras el paso de Laura, no significan que sean espejos de las inquietudes, aspiraciones, demandas, insatisfacciones, satisfaciones, ect. de la sociedad. Tanto la vacuna como las tareas de recuperación, son temas relevantes pero responsabilidad de entes estatales.

      Por último, que usted se sienta representado en los medios oficiales, no significa que el resto de la sociedad sienta lo mismo. Ojalá permitiesen hacer un sondeo a nivel nacional para constatar las diferentes hipótesis.

    • Osvaldo, los ejemplos que usa para enfatizar que la prensa oficial cubana responde a intereses sociales están traídos por los pelos, difundirlos es interés en primer lugar del gobierno.
      Me atrevería a decir que su opinión es excepcional, este tema de la mala calidad de la prensa, de su triunfalismo y demás problemas son archiconocidos por todos, incluso por muchos periodistas y profesionales de diversos sectores, pero más que todos por el propio pueblo. ¿O no sabe usted que hasta existen hace años chistes para graficar este problema?
      Creo que su expresión «Mas que hablar de democracia mediatica se pudiera estar debatiendo en como construir entre todos una pais mejor desde una etica periodistica.» es contradictoria e infeliz porque ¿cómo construir entre todos un país mejor sin libertad de expresión y prensa????

  2. Gracias profesora. Como siempre un gusto leerla.
    Usted escribió:

    Si el Partido los reconociera podría exigir de ellos una claridad en su financiamiento, para lo cual debería, antes, darles ejemplo.

    Eso será bien difícil. No se permite en Cuba la libertad de expresión y por consiguiente la de prensa. Un sistema/modelo como el implantado en Cuba necesita imperativamente de silenciar cualquier medio informativo que los señores del Dpto. Ideológico del partido único no puedan controlar.
    Es un juego macabro de evitar toda crítica en contra del poder. Para esos señores mantener el monopolio informativo es un tema de seguridad personal. Tienen mucho que esconder dado lo pésimo de su gestión de tantos años y su proverbial falta de transparencia.
    Una prensa libre dentro de Cuba haría añicos a la ridícula prensa oficial en cosa de días porque el cubano de la isla tiene tanta hambre informativa que leería esos medios con verdadera avidez. Sería la mejor manera de evadir la cansina propaganda partidista del Granma y sus diarios espejo en las provincias.
    No, no lo van a permitir. Por el contrario, seguiran arreciando sus constantes campañas en contra de esa posibilidad. Todo el que escriba en un medio diferente al oficial seguirá siendo considerado un … (escriba usted todo calificativo negativo en este espacio). Es es lo ‘normal’ en los sistemas de partido único.
    So pena de que no me publiquen el comentario no puedo dejar de insistir en lo que siempre digo: Cuba está urgida de democracia participativa, esa en la que el pueblo elige a sus gobernantes y el rumbo que desea. Se le podrá criticar a ese modelo socio/político todo lo que alguien quiera, pero es infinitamente más justo que el Frankestein disfuncional y totalitario que hoy vemos en nuestro destruido país.
    Los cubanos somos un pueblo al que le han robado ese derecho desde el año 1952 cuando Fulgencio Batista sacó a Cuba de la senda democrática, aquella en que no se acusaba a los escritores contestatarios u opositores de «mercenarios al servicio de las fuerzas del mal» y sus medios podían financiarse con el dinero de los anunciantes locales y contribuyentes sin sufrir persecución por ello. Cuando los comunistas no tenían el poder bien que aprovecharon la coyuntura democrática de Cuba para sus publicaciones y programas, pero una vez que lo toman penalizan a la prensa opositora de manera cruel y sin el más mínimo atisbo de vergüenza y memoria.
    Gracias otra vez, profesora Alina.

  3. Otra excelente entrega de Alina. Esta vez en un tema del que hay mucha tela cortada, con la diferencia de que no la han cortado los cubanos sino el PCC y por eso nos han dejado a los cubanos «en cueros».
    Y es que la prensa cubana actual no refleja ni representa «los intereses del pueblo» como gustan decir aquellos que defienden el modelo «revolucionario». Representa los intereses del PCC que es diferente y la prueba está en la enorme desconexión entre sus contenidos y estilo informativo y la realidad cubana. Al punto que ha servido de material para montones de monólogos humorísticos y frases cotidianas que ya hemos aceptado como «normales». La prensa escrita, la televisión y la radio, salvó contadas y temporales excepciones, se hacen eco de una visión partidista y sintética de la realidad y sociedad cubana en la que los buenos son buenos buenísimos y los malos malos malísimos. El pueblo por supuesto, es sólo un espectador de las épicas confrontaciones ideológicas y la prensa cubana le muestra que su sacrificio hace posible que los buenos buenísimos ganen siempre.
    Los medios digitales vienen a romper ese esquema al que ya nos habíamos acostumbrado, por cierto. Por eso los guardianes de la verdad y la razón que por años se han sentido y reconocido como sagrados, se sienten ultrajados. No tanto por los claramente opuestos a su posición, esos son fácilmente clasficables como los malos malísimos, sino por los que muestran que la realidad no es binaria, por los que muestran que hay muchas otras maneras de pensar y lo peor… ¡Qué hay gente pensando! Y no están bajo su control…

  4. El Granma, por ejemplo, es el diario oficial del partido comunista. Es el partido único quien lo financia y a ese partido le debe su existencia. No puede el Granma criticar a su patrón. Pero lo mismo ocurre en cualquier parte del mundo. El día que alguien vea en el New York Times una crítica fuerte de verdad a Jeff Bezos, su dueño y accionista mayoritario, que por favor nos lo cuente.
    Pero, a diferencia de Cuba, en los Estados Unidos y resto del mundo democrático hay prensa de todo tipo y esa posibilidad es respaldada por la Constitución. Hay en Estados Unidos, por ejemplo, medios que atacan a Mr. Bezos por tierra, mar y aire. No hay vacas sagradas aquí. Hace poco tiempo el sistema sentó al presidente en el banquillo de los acusados cuando fue sometido a un proceso de impeachment.
    Entonces me parece muy tonto exigir al Granma y sus diarios espejo en las provincias que informen con objetividad. Insistir en eso es perder el tiempo miserablemente. El partido único no va a usar sus medios para atacarse a sí mismo.
    La vía es luchar por la necesaria pluralidad política en Cuba y por la libertad de prensa. Y que sea la persona quien escoja dónde informarse. Ese sería un ejercicio simple de libertad y democracia a la que los cubanos también tienen derecho.

  5. Al menos se admite públicamente que la prensa oficial es financiada con fondos del presupuesto del Estado. El descaro es que se oculte la fuente de financiación de organizaciones supuestamente «no gubernamentales» como la ANAP, la UNEAC, la CTC, la FMC, la ACRC y tantas otras uniones y organizaciones que está bien claro no pueden sostener el abultado aparato burocrático exclusivamente con las cuotas que pagan sus miembros.Para mayor evidencia ostentan en sus vehículos las matrículas (chapas) con la banda azul que identifica la pertenencia al Estado. Recuerdo que en ocasión del encuentro de organizaciones no gubernamentales hace unos años en Panamá un periodista le preguntó a una de las participantes por Cuba si había pagado el pasaje con los ahorros de su exiguo salario, No se requiere ser Nostradamus para saber la respuesta. Saludos.

  6. La presa como todo lo demás, cae bajo la bota opresora del PCC, que por las características del régimen cubano no es solo partido político único, sino también es estado y gobierno. La apropiación que hace el PCC, de los fondos públicos, para su funcionamiento debería ser ilegal, mantienen todo un aparato paralelo al estado y al gobierno y con sus medios propios de propaganda, que solo responden a sus intereses partidistas con dinero público. Nótese que en cualquier lugar del mundo, excepto China, Vietnam y Corea del Norte, los partidos son sostenidos con la aportación que hacen sus miembros, y solo reciben fondos públicos aquellos miembros del partido que logren ocupar cargos públicos. La desventaja en que este sistema deja a toda esa parte de la sociedad, que no pertenece ni piensa como el partido comunista, es causante de que muchas veces las fuentes que usan para existir no sean claras y transparentes. Recordemos que la membresía oficial del PCC es algo menos de 800 mil habitantes, en un país de más de 11 millones dentro y casi 3 millones fuera, por lo que me pregunto. Es legal y legítimo que una sola organización, que representa los intereses de menos del 1% de la población general, funcione con fondos públicos y prohíba por ley la participación de todos los demás?

  7. En Cuba no se abrirá ni una rendija por donde pueda colarse la más mínima opinión divergente. Desde el centro de poder se sabe muy bien lo que puede ocurrir si se permite que salgan otros gladiadores a la arena. En la década de 1950 del pasado siglo, la estructura social existente en Cuba pudo ponerle diques a la probada ferocidad de la tiranía de Batista, la cual estuvo obligada a ser suficientemente permeable para permitir voces y acciones opositoras de diversa fuentes e intensidad variada. Fidel Castro fue hábil para explotar las limitadas libertades; pudo presentar un recurso ante tribunales, realizó labor de proselitismo en medios de prensa, organizó su movimiento, asaltó el Moncada, se defendió en el juicio por tales hechos; escribió su alegato, fue liberado como resultado de un movimiento popular, escribió en el periódico La Calle y se exilió. En todo el proceso tuvo amplia cobertura mediática. Por otra parte, existieron entidades y organizaciones que en diverso grado y de variada forma pudieron expresarse contra el gobierno imperante. El mencionado periódico La Calle, El Mundo, Bohemia y hasta el reaccionario Diario de la Marina fueron críticos con el gobierno a pesar de la censura. La FEU, las mujeres martianas y otras organizaciones se manifestaron y pudieron organizar hasta el sepelio de Frank País. A alguien se le ocurre que se permita alguna voz discordante. Saludos.

    • Me encantó su comentario, Sr. Antonio.
      Fidel Castro fue un pésimo administrador, pero sí muy hábil. Nadie como él para saber el valor y poder de la información y los medios de prensa, que como bien usted dijo usó en el período capitalista de nuestra historia aún bajo la dictadura de Fulgencio Batista tras su infame golpe de estado del 10 de Marzo/1952 en beneficio de sus ideas.
      Fue por eso que destruyó toda prensa opositora y en no muy pocos casos a los periodistas que se opusieron a él. Ese fue su golpe maestro y el que mejor dejó en claro cuáles eran sus verdaderas intenciones.
      Desde el mismo comienzo de su revolución Fidel Castro demostró sus ansias de poder ilimitadas y poco a poco neutralizó a sus contrarios y traicionó todo y a todos. No convocó a elecciones en 18 meses y no restituyó la Constitución de 1940. Quería el poder absoluto y lo logró engañando a un pueblo que creyó en él. Se hizo un país a su medida y sus discípulos políticos aún no pueden zafarse de esa forma de gobierno. Ni creo que quieran por todas las ventajas que ofrece para el reducido grupito de acomodados «revolucionarios» el no tener competencia política. Gobernar Cuba les ha sido relativamente fácil a esos señores que no tienen que dar cuentas de nada a un pueblo que no los eligió para sus cargos.
      El presidente actual, designado por el anterior, creó expectativas por su juventud y por pertenecer a una generación que no es la llamada «histórica», pero bien pronto dejó colgados de la brocha a todo el mundo cuando afirmó que #SomosContinuidad, un verdadero cubo de agua fría a los esperanzados que todavía no comprenden cómo funciona el sistema/modelo implantado en Cuba.
      No habrá espacios para una prensa libre en Cuba mientras exista un solo partido político en u a población de 11.34 millones de cubanos, de los cuáles solo el 8% pertenecen al partido comunista.
      Después de tomarse todo el tiempo del mundo, y a regañadientes, el gobierno cubano permitió la internet y con ella la llegada de las redes sociales. Mientras en el mundo los precios de los datos para navegar bajan y bajan, esos señores a través del monopolio ETECSA mantienen los precios escandalosamente altos con dos objetivos fundamentales: seguir esquilmando el dinero que haya en el pueblo para
      co seguir algunos dólares, y evitar que el cubanito de a pie se ponga a gastar datos navegando en busca de información.
      Pero así y todo el formidable muro de silencio informativo que construyeron se les está resquebrajando en sus propias narices y el pueblo cubano, despertando poco a poco como el dragón dormido de la leyenda, se las está poniendo difícil en su empeño por ocultar la verdad. Ellos ya perdieron esa guerra.
      Reciba un saludo.

      • No creo que «el cubanito de a pie» pueda encontrar alguna información de valor, que sirva para su verdadera liberación en los medios fuera de Cuba.
        Ni siquiera (¡y esto ya es el colmo!) los medios de comunicación occidentales han dado información sobre las más de 4 decenas de brigadas de médicos cubanos que han apoyado a varios países del mundo en la lucha contra la Covid-19, algunos lo han hecho muy «de pasada» y en páginas interiores para no revelar la proeza del país que más ha hecho por el mundo en la lucha contra la Covid-19. Y ninguno ha resaltado que en Cuba ningún personal de la salud ha muerto contagiado por el Covid-19 debido al ejercicio de su labor profesional, a diferencia de todo el mundo, un éxito de sus protocolos de atención.
        Sí los cubanos salen a buscar información en los medios de EE UU, qué se van a encontrar: silencio sobre lo bien que el país funciona en muchos aspectos (porque no todo en Cuba funciona mal, hay muchas cosas que hay que aprender de los cubanos), se van a encontrar mucho odio y calumnia; y no solo se van a encontrar esto en medios norteamericanos, sino en medios europeos también. De Cuba pocos hablan bien, y repito: Cuba puede dar lecciones al mundo occidental (aun estando en la periferia pobre de la división internacional del trabajo capitalista) en muchos aspectos.
        Hay que caminar por muchos países latinoamericanos para que vean cuántos niños y jóvenes no van a la escuela, cuántos se ven obligados a trabajar, ¡en ocasiones hasta en minas!, cuantos personas descalzas de todas las edades hay en las calles de sus pueblos y ciudades, cuántos mendigando en la calle para comer. Porque en Cuba ¡hasta los mendigos y pedigüeños tiene sentido de la justicia!; en una ocasión visitando la ciudad de Bayamo en su arteria peatonal principal un mendigo pidió una limosna y le dimos una moneda de 50 céntimos de CUC (igual a 0.50 centavos de dólar) y sabe lo que nos dijo el muy inteligente y digno «mendigo»: «yo esa mierda no quiero», él quería por lo menos el equivalente a un dólar, era desde luego un mendigo «digno», que no «vendía» su «miseria» por tan poco dinero, hasta en eso se diferencian los mendigos cubanos, criados en un ambiente social distinto al mendigo occidental. Aquel mendigo cubano no tenía mucha necesidad de comida ese día, ya que consideraba que su «salario» pidiendo en la calle «valía» más que aquellos 0.50 centavos de CUC, equivalentes como dije a .50 centavos de dólar, que ¡¡¡en aquel momento era la mitad aproximada del salario de un trabajador estatal cubano!!!. Este enfoque no lo verán los cubanos en los medios occidentales y mucho menos en los medios de comunicación de EE UU.
        Gracias

      • Señor Izquierdo, en toda sociedad siempre hay algo que funciona bien. En la cubana, por ejemplo, los mendigos son «dignos» y los médicos no se infectan de COVID-19.
        ¡Bravo!

  8. Nunca hubiera querido afirmar esto, tal era mi confianza en el Partido, pero hace tiempo que comprobe que el Partido no era lo que decía ser.
    Con el paso de los años, se ha demostrado que la causa mas profunda del desastre económico de nuestro pais reside en la dirección omnímoda del Partido, el cual tiene dogmáticamente estrangulada nustran economía con su ideología de desarrollo económico fracasada y con ella, todo el desarrollo político y social.
    Para ello, necesita invariablemente el monopolio de la comunicación social de «su propiedad» que no de todo el pueblo, para manipular las conciencias y arrastrar a las masas al despeñadero de su idealismo destructivo de la sociedad, en la cual no se reproduce la fuerza de trabajo, el costo de la vida en constante aumento, las mejores tierras del país infestadas de marabu y los frecuentisimos»llamados» y «exhortaciones» que nadie atiende y que inundan el NTV.
    Eso, bajo la batuta del Partido, nunca tendra solución hasta que un día, se quiten las máscaras y aparezcan los nuevos dueños, casi todos familiares de la cúspide como pasó en la defenestrada URSS.

  9. Sra Alina
    A mi me parece bien que los medios de comunicación de Cuba mejoren, sean más eficaces, no creo tampoco que haya nadie en contra de eso, pero lo que no quisiera que los lectores cubanos de este artículo suyo, y del comentario mío, vayan a pensar que los medios de prensa cubanos son los que más problemas de democracia comunicacional tengan.
    Todos los medios de prensa mundial están puestos al servicio de intereses económicos y políticos, sin excepción alguna, no hay medios de prensa imparciales, eso no existe Alina en ningún lugar del mundo.
    Pongo algunos ejemplos: En México, el grupo Reforma, Excelsior, El Financiero, El Universal, Televisa, TV Azteca, etc., TODOS están contra el presidente Andrés Manuel López Obrador, y con ello quiero aclararle que no soy del grupo que apoya a Obrador, soy más bien zapatista; los medios comunicacionales anteriormente citados defienden todos el régimen corrupto del PRI, PAN y Partido de la Revolución Democrática, que han gobernado o apoyado a los gobiernos anteriores a López. A López Obrador lo apoyan las redes sociales, no los medios hegemónicos.
    ¿Usted cree que el The New York Times es un medio imparcial?, ¡para nada!, responde a los intereses del poder económico financiero en EE. UU., sobre todo vinculado al Partido Demócrata.
    ¿Cree usted que en España hay libertad de prensa? Sí cree que si es una ingenua. Lea, por favor, El País, El Mundo, La Vanguardia, ABC, La Razón, y ya me dirá que diferencias hay entre ellos, pues NINGUNA, pero dos diferencias se las voy a anunciar yo, son anticatalanistas (anti independentistas) y las diferencias cuando las aprecia es en la defensa que los diferentes enfoques de las distintas facciones de la burguesía española escenifican en la prensa radial, escrita o televisiva. El pueblo español no esta representado en esos medios.
    ¿Qué quiero decir con esto? Que los medios de comunicación de Cuba no son una excepción de la regla, o acaso cree que el Nuevo Herald de Miami es ejemplo de algo digno de defender para hacerlo extensivo a los demás medios de comunicación del mundo.
    Sin embargo, hay algo que distinguen a los medios de comunicación cubanos: no hay anuncios de prostitución ni anuncios comerciales asquerosos que tanto mienten, creando muchas veces necesidades, aspiraciones y gustos que la mayoría de los que lo leen o tal vez ni leen (solo llegan a ver los titulares en los estancos de venta de los mismos, porque no tienen dinero para comprarlos) la única forma que tienen para alcanzar lo que dichos medios les anuncian es tomar una pistola en mano y obtenerlo a la fuerza, como ocurre en muchas y extensas regiones regiones de México y del mundo. En ese sentido, Cuba y sus medios, son un logro.
    Otra cosa es que haga falta mejorarlos.
    Y debo decirle algo: en ocasiones se tiene la idea de que los medios alternativos cubanos son los abanderados de tres grandes derechos: el matrimonio entre personas del mismo sexo, la violencia contra las mujeres y contra el maltrato animal, pero debo decirle que muchos grupos que apoyan esas demandas legitimas en los medios de comunicación alternativos cubanos (dentro y fuera de Cuba), no creen en las mismas, las usan y las apoyan porque para derribar al gobierno cubano todo vale para muchos de esos grupos.
    Los más activos y poderosos grupos de cubanos en La Florida jamás les ha interesado el feminismo, ni el bien de los animales, y son bastante homófobos para verlos defendiendo el amor de personas del mismo sexo, son muy hipócritas Sra Alina.
    Así que mis votos a favor de la mejora de los medios de comunicación cubanos, pero sin ingenuidades de ningún tipo, porque en Cuba hay tan poca democracia en los medios de comunicación como en cualquier parte del mundo.
    Basta ya ese discurso de que los medios de comunicación occidentales son los espejos en los que hay que mirarse: Reuters, Prisa, AFP, DPA, ANSA, AP, UPI, EFE, Europa Press, CNN, FOX, Univisión, O Globo, etc., etc., TODOS, Sra Alina están al servicio de los grandes grupos del poder financiero que gobiernan el mundo.
    Un saludo

    • Ramón Izquierdo, deberá leer de nuevo el artículo para que compruebe q no hay una sola mención a medios extranjeros occidentales como los citados por usted, si algún modelo de financiamiento he elogiado es precisamente el de los comunistas cubanos, ¿también le molesta? 😎

      • Muy de acuerdo con los comentarios de Ramón Izquierdo. Y precisamente, no hablar de lo que él habla y debate tan agudamente, es todo un problema si de lo que se va a hablar es del derecho a la comunicación democrática y participativa (antes que de la liberal y mistica «libertad de expresión»). Es imposible hablar de ello para Cuba aislándola del contexto, como si en este mundo neoliberalmente globalizado fuera posible hablar pais por pais de forma aislada, no teniendo en cuenta el lugar que ocupa en la división internacional del trabajo y del poder. Y olvidando que la comunicación es un despiadado campo de batalla, aunque nos pese: eso es lo que está pasando en el mundo real ahora mismo! No un idilico intercambio de opiniones bajo una mítica «libertad de expresión». Por otro lado, la comunicación alternativa a la oficial en Cuba ya es un hecho, se trata de defenderla, protegerla y ampliarla. Asi como de luchar porque la comunicación oficial se democratice lo más posible

    • Sr. Izquierdo, la imparcialidad en los medios no existe. Como bien dice usted todo medio responde a sus dueños. Por lo tanto, nadie en su sano juicio puede pedir al Granma y sus periódicos provinciales espejo que sean objetivos.
      Y lo vuelvo a repetir: el Granma responde a sus patrones, a saber, el partido único y el gobierno cubanos.
      Pero a diferencia de Cuba en los países que usted menciona hay muchos tipos de prensa, la que dice una cosa y la que dice lo contrario.
      Usted como ciudadano escoge cuál se acerca más a sus intereses por conceptos ideológicos o culturales.
      La prensa en Cuba está controlada, en su totalidad, por el partido comunista.
      ¿Nota usted la diferencia entre aquellos países donde toda tendencia tiene sus medios y Cuba, donde los señores del poder reprimen cualquier otra alternativa?
      Saludos.

      • Perdone que veo una diferencia, en los países Occidentales, las llamadas democracia Occidentales, hay periódico y medio se comunicación que defienden tendencias racistas homófobas, defienden en el intercambio desigual entre países etc, y eso no lo verá en los medios cubanos, qué insisto necesita mejorarse también.
        y usted sabrá mejor que nadie muchos medios de comunicación de Estados Unidos y de otras democracia del accidente, a lo que se llama libertad expresiones también mucho atropello en el lenguaje, burla del pobre y necesitado.
        Si usted defiende esas tendencia nefastas en los medios de comunicación, habría que preguntar que usted aspira para Cuba. Además no es muy elegante ni saludable socialmente defender medios de comunicación que transmitan esas barbaridades sociales como la homofobia el racismo etcétera que ya sabe han traído sangrientas consecuencias para la humanidad el tiempo pasados

      • «Hay medios de prensa occidentales que «defienden tendencias racistas y el intercambio desigual. Eso no lo verá en medios cubanos. Por lo tanto, es mejor un solo tipo de prensa controlada por el único partido legal en Cuba que la pluralidad de medios que hay en Occidente».
        ¡Bravo señor Izquierdo!

      • A usted lo que lo carcome es que no tenga el poder en Cuba la clase social a la que representa, y entonces todo vale para hacerse del poder. Con tal que no haya partido único y por ello sus acólitos entonces no puedan acceder al poder, pues no puede aplaudir que la prensa cubana no sea racista, homófoba, que no difunda pornografía ni anuncios donde la mujer es un objeto más que un sujeto, algo que es muy propio de la prensa «libre» que usted defiende. No se da cuenta que con su posición no ya política, sino ciudadana, usted solo contará con el apoyo de tres gatos (ni siquiera los conocidos cuatro gatos del dicho) tanto en Cuba como en La Florida. Le argumento más, conozco muchas personas del exilio cubano en Miami, La Florida en general y New York que tiene un punto muy sensato de lo cruel que es el capitalismo norteamericano, porque Sr no las tiene todas con usted, ni siquiera en los propios EE UU. Los emigrados cubanos, en gran parte, saben que ganan más dinero en EE UU, pero saben que el sistema capitalista en EE UU (y en todas partes es cruel), no se de donde viene la adoración que usted hace del mismo.
        La prensa cubana es de un partido único, y le voy a decir: la norteamericana es la misma pero de dos partidos políticos que son iguales. Trump es el malo, porque hace el muro con México, BURDA MENTIRA, el muro lo comenzó Bill Clinton y lo continuó Bush hijo y lo siguió Obama. ¿Por qué echarle la culpa a Trump? la prensa norteamericana debiera reflejar eso, ya que es tan libre, por qué no lo hace.
        No olvide que tenemos argumentos contra los ultraliberales como usted que no quiere partido único, a usted y a esos ultraliberales lo que les interesa es el poder, porque el liberalismo es «varios partidos políticos que son la misma cosa», defendiendo al gran capital, vaya como decían los manifestantes de Ocupa Wall Strett «le dicen democracia y no lo es». ¿Lo recuerda? ¿O aquellos eran también infiltrados de Fidel Castro que querían hacer la Revolución Mundial? ¿O es que el capitalismo les ha dado la espalda? A lo mejor me dice que eran niñatos ricos vagos, drogadictos que querían vivir aún mejor, de los ultraliberales y anticomunistas como usted se puede esperar cualquier cosa.
        Dicho sea de paso no me respondió porque Chad, Camerún, Guatemala, Belice, Honduras no se desarrollan y como ellos el 90 por ciento de los países. Responda mis preguntas, por favor, no se vaya por Corea del Sur o Taiwán que la gepolítica siempre los ha ayudado después de 1945, y los demás que mencionó jamás fueron «subdesarrollados» (término que no me gusta porque denota que un día se desarrollarán cuando es mentira).
        saludos

    • Señor Izquierdo, uno lee su comentario y se pregunta para qué entonces dedicar tantos años al estudio de los sistemas mediáticos en el mundo, y especialmente en Cuba, si con decir que todos lados es lo mismo ya no hace falta expresar más nada. No llegué aquí para responder a cada uno de los argumentos que ha dado usted, por falta de tiempo y porque hay suficiente investigación científica para sostener algunos de sus juicios y para contradecirlos.

      Solo comento que comete usted un grave error al decir que los medios españoles contrarios a la independencia de Cataluña son anticatalanes. Eso es una falacia suya y muy fácil de desmontar. Para empezar, hablemos de la legalidad del Procés, hablamos de las fuerzas motrices de ese movimiento separatista. No nos venga a decir que es movimiento surgido desde las bases de la sociedad catalana y que es de izquierda. No me venga a decir que la totalidad de los catalanes apoyan la separación. No me diga que el movimiento nacionalista catalán tiene como foco la mejoría del nivel de vida de los sectores medios y humildes de la región.

      El resto de los que usted dice, son opiniones muy suyas que pueden coincidir o no con la realidad. Muchas, de hecho, están más cerca de convicciones ideológicas particulares que de hechos probados.

  10. Excelente análisis Alina, como siempre. Felicitaciones.
    Creo que es un tema muy importante que debería preocuparnos a todos y que estos esclarecimientos hacen mucha falta.
    En cualquier sistema la reducción del universo de los medios a la oficialidad directa o indirecta, sería cuestionada sin dudas.
    El poder debe tener contrapartes porque el poder por sí mismo corrompe y porque el pueblo tiene dereho al escrutinio y a decidir..
    Donde existen varios partidos, la función de contraparte se la alternan en dependencia de quienes gobiernan. !Y de todas maneras la prensa juega iun papel importantísimo!
    ¿Cómo desconocerlo en Cuba donde hay un solo partido y está por encima del Estado?
    Cualquiera puede ayudar a financiar a un medio, que es lo mismo que ayudarlo a sostenerse, siempre que eso no condicione la línea editorial del mismo. Pero en Cuba, si es uno alternativo se le acusa inmediatamente de mercenario. Sin embargo ese financiamiento externo puede ser muy diverso, no necesariamente de un gobierno extranjero, lo que sí sería censurable. Y por otro lado, ¿quién paga a los medios oficiales o permitidos? ¿no determinan ellos la línea editorial de estos????? ¿Cómo pensar entonces que en esos medios está todo lo que necesita y representa al pueblo? ¿Tendrá alguna relación esto con el hecho de que los delitos que se divulgan en esos medios siempre son solamente los de los de la gente de abajo?
    El tema del financiamiento externo a medios no oficiales, al menos en el modelo nuestro, sigue la misma lógica de las críticas y epítetos contra todo el que disiente. Es una trampa para asegurar la inercia y el inmovilismo, y también para estimular la autocensura, porque cuando ella existe ya la censura no hace falta.

    • Excelente su comentario, Doña Ivette.
      Y otra vez aunque nos sangren los ojos y oídos: el pueblo cubano no elije a su presidente desde el año 1948. No nos permiten elegir a nuestras máximas figuras desde 1952 hasta la fecha. Batista, Fidel, Raúl y Díaz Canel no estuvieron/están en sus puestos por la voluntad popular de los cubanos. ¿Hay alguna razón para que respondan a nosotros, el pueblo? Ninguna.
      Ya son 68 años sin poder ejercer nuestros derechos, 68 años ninguneados, manipulados y burlados por todo aquél que llegó al poder.
      Negra noche la nuestra.
      Saludos.

      • Que no le sangren mucho los ojos, elecciones de segundo grado (como las de Cuba) la tienen muchos países que se consideran democráticos y forman parte del primer mundo, como España por ejemplo, donde el jefe de estado no es electo en las urnas, y muy pocos fuera de España critican eso. Hay muchos países por los cuales llorar, además de por los cubanos, y eso se olvida muchas veces Isaías.

      • «España tiene elecciones de segundo grado y es un país democrático. Cuba tiene elecciones de segundo grado igual que España, por lo tanto Cuba es un país democrático».
        ¡Bravo señor Izquierdo!

      • Ahora resulta que las elecciones de segundo grado son democráticas en un país pero no democráticas en otro. Que el jefe de Estado español no sea electo por nadie y reciba decenas de millones de euros en financiación es bueno, pero que Fidel Castro lo haga es malo. 2×2 es igual a 4 en Cuba pero en España 2×2 es igual a 5, y para la matemática de la política suya todo vale. Da risa sus argumentos.
        Yo admiro sinceramente a aquellos que dicen que el capitalismo es bueno porque explotando trabajo asalariado hacen dinero a mansalva, porque les gusta explotar las mujeres en un prostíbulo etc etc, pero por lo menos dicen la verdad de lo que piensan, lo patético en usted es que quiere convencer a los demás de cosas irracionales.

      • Señor Izquierdo, usted parece no entender la idea central de lo que planteo. Probablemente sea mi culpa, quién sabe.
        España es un país democrático porque los españoles tienen un sistema parlamentario en el que están representados muchos partidos políticos. ¿Ha visto usted una sesión del parlamento español? Seguro que si. Compárela con una sesión de la ANPP.
        Que en Cuba haya «elecciones» de segundo grado no cambia el hecho de que el país es monopartidista y que la discrepancia política está penalizada. Los cubanos no cuentan con libertad de expresión, asociación y movimiento. Los españoles si. Los cubanos no cuentan con libertad de prensa, los españoles si.
        Entonces, Sr Izquierdo, ¿qué es lo que sigue usted sin entender?

      • ¿Qué sigo sin entender?, y no es su culpa es que usted no tiene argumentos para que las personas le entiendan, porque además, no dice la verdad:
        1. En España Pablo Hasél un rapero es 2014 condenado a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo, debido al contenido de la letra de sus canciones. ¿Ha entendido?
        2. En España el rapero Valtonyc ha sido condenado por el Tribunal Supremo a tres años y medio de prisión por el contenido de sus canciones, por frases como esta «puta policía puta monarquía», y esta en el exilio.
        3. En España el jefe de Estado no es electo por los ciudadanos en elecciones. ¿Ha entendido?
        4. En España no hay libertad de prensa: usted puede comprar en los estancos de periódicos o leer en internet: El País, El Mundo, La Vanguardia, La Razón, ABC, que son los periódicos de alcance más nacional, ya que en las comunidades autónomas y provincias los periódicos son filiales de estos medios nacionales, como en Cuba Tribuna de la Habana es filial de Granma, entonces es igual que en Cuba. ¿Ha entendido?
        Yo NUNCA he dicho que en Cuba hay libertad de prensa, yo lo que digo es que NO la hay en parte alguna, entonces el «pataleo» de usted y de algunos cubanos es justo, porque ya le dije en Cuba NO hay libertad de prensa, en lo que NO estoy de acuerdo y tengo argumentos para demostrarlo es que NO hay liberta de prensa en ninguna parte del mundo. Y ustedes y usted, trata y tratan de edulcorar el proceso como si fueran a convencer a alguien que hay libertad de prensa en EE UU y en España, o en cualquier otro país. Puede leer El País, El Mundo y La Razón, por ejemplo, y cuando lea las noticias internacionales me dice si hay diferencia es un coge y pega. ¿Ha entendido?
        ¿Usted es ciego o no quiere ver? ¿O usted no ha leído estos periódicos nunca en su vida?.
        5. Otra cosa importante: en España en 2011 ganó las elecciones el partido Pupular (Mariano Rajoy) y tuvo mayoría absoluta, es decir más del 50 % de los parlamentarios electos con solo el 31 % por ciento de la población con edad electoral votó por él. ¿Usted llama eso democracia? 31 por ciento de las personas con derecho a votar le dan la mayoría de diputados, es decir, más del 50% de los parlamentarios, ¿usted sabe algo de matemática? Pues si sabe algo de matemática ya me dirá. ¿Ha entendido?
        Entonces, lo de Cuba no es una democracia, pero lo de España qué es: UNA PLUTOCRACIA. ¿Ha entendido?
        Acepte esto y estaremos de acuerdo. Si no lo acepta, por favor, siga luchando por la democracia en Cuba (y lo veo bien) pero no diga, por favor, porque sino sería un lacayo, por decencia política, ética e intelectual que en el resto del mundo occidental la hay.
        Gracias y un saludo.
        ¿Ha entendido o todavía no?

  11. Estimada Alina ante todo gracias por sus observaciones.
    Le reproduzco textualmente al articulo 55 de la constitucion de 2019.
    Se reconoce a las personad la libertaf de prensa. Este derecho se ejerce de conformidad con la ley y los fines de la sociedad.
    Los medios fundamentales de comunicacion social, en cualquiera de sus manifestaciones y soportes, son de propiedad socialista de todo el pueblo o de las organizaciones politicas; y no pueden ser objeto de otro tipo de propiedad.
    El Estado establece los principios de organizacion y funcionamiento para todos los medios de comunicacion social.
    Hasta aqui lo que textualmente recoge el articulo 55 de la constitucion de 2019 que no coincide con lo citado por usted.

    • Osvaldo tiene razón, tomé textualmente el artículo 55 del proyecto de Constitución que se debatió en la consulta, los tenía ambos digitalizados, pero como lo cita él fue como quedó plasmado por la Comisión Redactora en la versión definitiva.
      Ahora, analicemos entonces si mi error cambia la esencia de lo que se plantea.
      En el artículo 55 definitivo se dice: «medios fundamentales de comunicación social en cualquiera de sus manifestaciones y soportes»; lo que resulta más abarcador q como planteaba el proyecto, es decir: «la prensa, la radio, la televisión, el cine y otros medios de difusión masiva», porque incluye todo tipo de soportes, incluso los digitales.
      La otra parte del artículo 55 definitivo dice que: «son de propiedad socialista de todo
      el pueblo o de las organizaciones políticas, sociales y de masas; y no pueden ser objeto de otro tipo de propiedad».
      En el proyecto se decía, que es lo que cito: «son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada»
      Véase que en el proyecto se negaba que pudieran ser medios privados, pero como existen otras formas de propiedad, por ejemplo la propiedad cooperativa, eso dejaba abierto un resquicio. Sin embargo, en la redacción final se niega cualquier tipo de propiedad que no sea «la socialista de todo el pueblo» (entiéndase estatal) y la de las organizaciones «políticas, sociales y de masas», que son, como es sabido, las que autoriza el sistema político, cuya ley de Asociaciones no permite a la sociedad civil crear nuevas.
      Vista así, esta versión definitiva que con razón reclama Osvaldo, es mucho más prohibitiva que el proyecto original que erróneamente cité yo, a la posibilidad de que el Partido/Estado deje de ejercer el control absoluto de los medios. Porque les recuerdo a todos que en esta Constitución del 2019 se dice, en su artículo 22, que el tipo de propiedad socialista de todo el pueblo es aquella: «en la que el Estado actúa en representación y beneficio de aquel como propietario». Esta es una diferencia con su predecesora, que no le daba al Estado el carácter de intermediario o representante entre los medios y el pueblo.
      Entonces agradezco a Osvaldo que me haya hecho notar que la situación es mucho peor que lo que analizo en mi artículo. Saludos.

  12. Con artículos como este se irá creando la conciencia que conduzca a los cambios necesarios.

    Creo que sería mayor su impacto si no fuera acompañado del odio ideológico de aquellos que se parecen tanto a lo que critican.

    Pareciera que por fuerza de la reiteración de sus opiniones quisieran que cualquiera que no concuerde con su ideología renuncie a sus creencias.

    Es mi opinión que si queremos debates constructivos debemos pelear porque se cree el marco legal, los espacios y los canales para ello. Ya allí cada cual que haga y defienda su propuesta.

  13. No creo que cambie mucho las cosas pero ciertamente el texto que descargué, no tengo mi texto impreso, dice lo referido por Osvaldo.

  14. Aunque en desacuerdo con sus opiniones, me alegra mucho que el Sr. Izquierdo se lance a polemizar con sus argumentos a favor de los monocromáticos medios de comunicación oficiales en Cuba. Cada medio responde a intereses de los propietarios y por supuesto quienes mediante aquellos se expresan pueden ser despedidos si no se atienen a lo que de ellos se espera. Salvo excepciones notorias como China, Corea del Norte, Irán y nuestra amada isla, lo que ocurre en otros países es que ningún funcionario público está exento de ser cuestionado públicamente por sus acciones a pesar de los intereses de los círculos de poder. Ni Presidentes ni Reyes son excepciones, lo corrobora una mirada actual a Chile o a España. En el caso de Estados Unidos donde hay tantos intereses concentrados, el Presidente Nixon fue obligado a renunciar debido a la publicación de sus malos manejos en el caso Watergate, Clinton tuvo lo suyo y el actual Presidente Trump no vive precisamente una luna de miel con los medios. Lo mejor de todo es que a pesar del inmenso poder del criticado, ninguno de sus cuestionadores vivió o vive actualmente en ascuas temiendo represalias. Cuando los medios fallan queda el recurso de la protesta pública como vemos en el propio Chile, Estados Unidos o Francia y tampoco hay miedo a no estar de acuerdo.
    Parecería que Cuba es una nueva edición corregida y aumentada del Paraíso; todo lo que se hace va más allá de lo perfecto debido a la Trinidad: Dios Hijo en conexión directa con Dios Padre, el Espíritu Santo y amen. Existe una sociedad donde dirigentes y dirigidos coexisten en armonía perfecta. La telepatía permite a los Sumos Sacerdotes de nuestra grey conocer los deseos y aspiraciones de sus feligreses. Por tanto, no existen opiniones, discrepancias ni disensos, hasta el diálogo es obsoleto, Con la mesa redonda es suficiente para saber y entender que el mundo está muy jodido pero nosotros seguimos firmes, transitamos por la vía de privaciones y sacrificios que nos permitirá arribar a la vida eterna de los justos. Las dificultades provienen por las malas intenciones de los enemigos, lo perverso del clima o la mala fe de un agente pagado por Lucifer. No se requiere pensamiento propio que puede desviarnos hacia el mal camino. Somos continuidad, puede prescindirse entonces de los medios de información y ahorrar recursos que bien se necesitan para prioridades más terrenales. Saludos.

  15. Estimados: aunque sigo con mucha atención LJC desde hace más de un año, esta es mi primera “participación directa” en alguno de sus foros (no había tenido tiempo ni posibilidades hasta ahora). Permítanme, entonces, este –por su extensión- “ligero sobresalto” (Lezama dixit). Gracias! Y bueno, no creo que sea una agradable coincidencia el hecho de que la mayoría de los comentarios derivados de este excelente artículo se refieran, de una u otra manera, a la presencia avasalladora, paralizante y –lo peor de todo– legal que ejerce el PCC en la vida política y social del país. No podría ser de otro modo, sobre todo cuando pende sobre nuestras cabezas un artículo constitucional como el 5. Todos sabemos que en todas las constituciones del mundo el orden de sus artículos es directamente proporcional con su importancia. En la nuestra también lo es, y no es una casualidad que luego de los cuatro primeros de rigor, aparezca este, que proclama, en primer lugar, su condición de UNICO (excluyendo así, “legalmente”, la imposibilidad de existencia de cualquier otro); alquímicamente mixtificado y confuso (martiano, fidelista, marxista y leninista en la misma probeta!), y por si fuera poco, autoproclamado “fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”. Es decir, algo que está POR ENCIMA DE TODO LO DEMÁS. Después de “eso”, los 225 artículos restantes más las disposiciones especiales y transitorias dejan de tener sentido, pues todo deberá pasar por este “tamiz” o ukase de obligatoria observancia ideológica y política. ¿Cómo fue posible entonces que millones d personas no hayan reparado en esto en los debates de discusión del anteproyecto?, pudieran preguntarse muchos aún, y lo que es peor, que luego fueran a ratificarlo en referendo vinculante. Es aquí donde entra lo que considero el quid de la cosa, el pollo del arroz con pollo de este plato perverso. Uno: no sé si ustedes lo recuerdan, yo lo recuerdo perfectamente: cuando en la televisión, al final de la transmisión de la ceremonia de toma de posesión presidencial de Diaz Canel, ya al funal, y como en sorna, “informalmente”, Raúl exhortó a que “ahora, vamos a discutir el proyecto de Constitución. Eso es lo más importante en este momento (…) se puede discutir sobre cualquier cosa, ¿cualquier cosa!, menos sobre el papel dirigente del Partido en nuestro país…” etc. Es decir, “ya eso estaba cantao”. Por si esto no fuese suficiente, días antes de su aprobación en la Asamblea Nacional, el Secretario de Estado tuvo una comparecencia televisiva a propósito del proceso constitucional donde, entre otras cosas, manejó varias estadísticas: una de ellas, terrorífica a mi modo de ver, aludía al hecho de que, de los aproximadamente dos millones de “opiniones válidas” (una vez descartados los “actos de reafirmación”), solo se había aceptado el 50% de ellas, es decir, LA MITAD. Sin detallar, por supuesto, qué contenía esa otra mitad DESECHADA. Si no recuerdan, creen, o están seguros de esto, es fácil consultarlo. ¿Para qué, entonces, una “asamblea constituyente de todo un pueblo” si al final un pequeño grupo de decisores políticos se podía abrogar ese derecho fundamental? Esta es una de las más grotescas burlas de nuestra política reciente. Después de ello, muy pocas posibilidades pueden quedar.

  16. Tengo el presentimiento que un viejo comentador de este blog, ahora comenta con un nuevo seudónimo. Si así fuera, porque el hombre no da la cara. A qué le teme?

  17. Estimado Ramón(Entrada 17):
    – A Lopez Obrador lo siguen en las redes sociales pero no solo para decirle lo que está bien sino para cantarles las verdades en su cara.
    -Televisa y TV Azteca hacen negocios con el Gobierno y Estado para las tele clases por lo del COVID.
    -El Excelsior hoy saca un artículo de investigación sobre corrupción del Director de Pemex en el gobierno de Peña Nieto y mañana saca un reportaje sobre el hermano de Lopez Obrador recibiendo paquetes de dinero.
    – El financiero habla de los programas sociales a determinados sectores y mañana saca un artículo sobre el alejamiento de inversores extranjeros por la mala decisión de cerrar la inversión del Aeropuerto de Texcoco…

    etc, etc, no me venga con generalidades mencionando simplemente periódicos de varios países. No somos «tan» ingenuos

    Saludos

  18. No, estimado Alexei, le garantizo que es la primera vez que comento un artículo de LJC, aunque los lea todos, algunos con cierta voracidad. Y mi nombre es Jorge Caballero, no es un seudónimo, y vivo en Cuba. Y por supuesto, no le temo a mi propia identidad, y mucho menos a mis opiniones.

  19. Interesantísimo artículo, Alina. Temas que para la mayoría de la población cubana son desconocidos precisamente por no tener a dónde referirse.
    La Historia de Cuba no trata solamente de las guerras de independencia, la de la Sierra y la que el pueblo cubano ha protagonizado en estas últimas seis décadas. Hay muchos detalles que parecen insignificantes ante el complejo contexto en el que vivimos, pero debemos tenerlos en cuenta para entender mejor dónde estamos parados: la deficiencia de los medios cubanos de información es también historia por lo que significa. No es tema secundario ni siquiera cuando el económico está poniendo en peligro a la nación.
    De la ausencia de información parte la oscura estrategia del gobierno desde su inicio para poder conducir científicamente al país y perpetuar la dirigencia del Partido en el poder.
    ¿Cuándo en Cuba pudo cualquier ciudadano hacer una crítica constructiva, no digamos en Granma, sino en cualquier medio oficial a partir de 1959?
    No es necesaria una respuesta.

  20. También es este artículo Alina, acertadamente, compara las estrategias de supervivencia de los medios de información del Partido Comunista antes de 1959 y el Partido posterior. Luego de esa fecha cita: «(…) que consideró una blasfemia mezclar ideología y publicidad.»
    El gobierno eliminó la publicidad y mezcló en esos espacios la ideología con propaganda política… y más ideología con propaganda política. Hizo de su propiedad privada de medios exclusivos de información un Frente Único de Pensamiento Rígido sin derecho a réplica.
    Cierto que este sistema de información o desinformación se aceptó como «normal», como leí más arriba, pero por desconocimiento, debido precisamente al no acceso del pueblo a las noticias. Imposible dar a conocer un mundo exterior que incomodara al sistema o que lo aventajara, ya fuera enemigo o amigo.
    Después de tantos años donde la información fue ejercida únicamente por el Partido -sacando a la luz la información conveniente-, podemos estar seguros de que los ocultamientos no son sanos ni eficientes para ningún propósito, porque ni asi eliminaron las imperfecciones y vicios arrastrados del pasado, incrementados hoy por tanta carencia material y de todo tipo, y todavía estamos combatiendo la corrupción en todos los ámbitos sociales y económicos, según palabras expresadas por los mismos dirigentes del país.

  21. Por otro lado, en la República burguesa el PSP podia tener prensa porque no era una fuerza revolucionaria. Cuando una fuerza era revolucionaria, un tiro y ya (como a Tony Guiteras). Como todos sabemos, el PSP tildaba de fascista a Tony. Y a Fidel de aventurero. En más de una ocasión negoció y se alió con Batista. Eso también es historia.

    El otro dia, por ej, en Cubavisión dieron un bello telefilme sobre amor lésbico entre adolescentes («Luna mia»). Que sepa, no hay materiales promocionando los discursos evangélicos reaccionarios y homofóbicos en los medios oficiales. Esos también son hechos. Pequeños y parciales todavía, pero hechos. Y si unos extremistas quieren aprovechar estos debates para caerle al activismo revolucionario no oficialista, habrá que resistir y no cederles.

    Como decía aqui mismo Yassel Padrón, el Gobierno no es una campana de bronce (artículo «Lo que merece ser defendido).

    • Diego, coincido con usted en que el Partido Comunista llegó a convertirse en un partido reformista que no entendió después la vía revolucionaria para reaccionar ante la dictadura batistiana, pero ideológicamente fue siempre muy fiel al movimiento comunista internacional con centro en Moscú, defendieron a capa y espada puntos de vista que los alejaron muchas veces de las posturas más acertadas. Propugnaban y defendían al socialismo como sistema dentro de un sistema capitalista. Visto así, disfrutaron del derecho a la comunicación, y no solo en la prensa, sino también en la radio, el cine, las editoriales…
      No obstante pudieran ponerse otros ejemplos de medios que disfrutaron de esas libertades, sabe usted que el periodista Enrique de la Osa tenía una sección en Bohemia que denunciaba la corrupción y los asesinatos políticos? Sabía que Bohemia prefería dejar de salir que salir censurada? Están los casos de Prensa Libre y otros muchos, o ignora que Fidel pudo publicar una firme condena al golpe de Estado de Batista bajo el título: «Revolución no, zarpazo»? El derecho a comunicar libremente las opiniones y ser respetados es una deuda pendiente de la Revolución cubana. Compárece con quien se le compare no hay justificación alguna para ello.

  22. Los medios de comunicación son un servicio público donde el consumidor debe de disfrutar de la mayor oferta posible para poder elegir el producto que más le gusta.

    Si alguien financia un medio de comunicación en Cuba, le está haciendo un favor a los cubanos al suministrarle un producto más donde elegir. Lo único que podríamos objetar es que se financiase con dinero de todos los cubanos un medio de comunicación que no le gustase a todos los cubanos, ya que entonces tendríamos cubanos financiando contra su voluntad un producto que no les gusta.

    Se objetará que los medios de comunicación tienen un sesgo político. Esa no es una objeción válida ya que los cubanos tienen derecho a consumir el medio de comunicación con el sesgo político que más les guste.

  23. Agradezco al amigo e historiador Newton Briones esta información que me hizo llegar, corresponde a su libro «Víctima o culpable. La delación de Humbolt 7», a la venta en Amazon y que les recomiendo:

    «Ordoqui tuvo también a su cargo la campaña Pro Talleres para el periódico HOY. La dirección del Partido llegó a la conclusión de que solo con talleres propios estaría garantizada la salida e independencia de Hoy. La iniciativa fue de Ordoqui, quien insistía: «debemos comprar los talleres». A algunos compañeros les pareció aquello un imposible. Si no había ni para atender las más perentorias necesidades de la organización, cómo se iba a pensar en semejantes gastos. Blas le dijo a Joaquín que hiciera un plan y lo presentara a la consideración del Buró Político. Los técnicos gráficos consideraban que con 40 o 50,000 pesos se montaban los talleres. Aprobado el plan, se designó la Comisión Talleres para HOY, bajo la presidencia de Joaquín, Aníbal Escalante Beatón como tesorero, y Nicolás Guillén responsable de la publicidad. La Comisión instaló sus oficinas en la Manzana de Gómez y comenzó a trabajar. Las gestiones iníciales fueron encaminadas a la adquisición de equipos y maquinarias dentro de Cuba, pero las ofertas resultaron muy desventajosas, pues el costo de los equipos más indispensables sobrepasaban los 100 000 pesos. Joaquín sugirió escribirle a Gelt (O’Hara) a New York, para que allá hiciera los tanteos necesarios. A los tres días se recibió un cable suyo en el cual comunicaba que se subastaban unos magníficos talleres pero que era necesario, para obtener la opción, el envío inmediatamente de 10,000 pesos. Se le mandaron, y a vuelta de correos se recibió la lista de todos los equipos con los que se podía contar. El 20 de mayo de 1941 se inauguraron los talleres con una gran fiesta popular. En un acto simbólico le entregaron la obra a Aníbal Escalante, designado para dirigir el periódico».

Comments are closed.