Destino «seguro» en tiempos de pandemia

Foto: Ramon Espinosa/AP

Por: José Leandro Garbey Castillo

Crece a pasos nunca antes vistos. Hace tan solo dos meses y medio pocos conocían de que se trataba. Hoy es el titular de todos los medios de comunicación en el mundo. Todo es vulnerable ante él. Cuba no es la excepción. Así es la COVID-19, la enfermedad infecciosa que a pesar de ostentar la mayor tasa de proliferación durante los últimos años, no ha cambiado la visión del Estado cubano de abrir la isla al turismo.

El pasado 11 de marzo, el gobierno antillano informó que tres turistas italianos habían dado positivo a la COVID-19. Tan solo una semana después, el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, señaló que hasta la fecha se habían confirmado once casos, con una defunción; además, 356 pacientes se encontraban ingresados bajo seguimiento, de ellos 101 extranjeros y 255 cubanos; mientras que estaban en vigilancia por la atención primaria de salud 26 mil 415 personas.

Hasta el momento las autoridades cubanas no han informado casos de contagio en territorio nacional, o lo que es igual, todos los infectados han traído la enfermedad desde el exterior. A raíz de ello, una parte significativa de la población cubana ha manifestado la necesidad del cierre de las operaciones aéreas internacionales.

Sin embargo, a pesar del aumento de casos confirmados en la isla, se insiste en transmitir al mundo el mensaje de ser un «destino seguro» para el turismo internacional.

Grisel López, directora de calidad del Ministerio de Turismo (Mintur), ratificó en conferencia de prensa celebrada el 14 de marzo que gracias a la puesta en práctica de un plan desarrollado por el organismo, la isla es un destino seguro para los turistas.

«Hay trazada una estrategia para contener la entrada de la enfermedad y en caso de que se presentase algún caso sospechoso, están dispuestos los protocolos necesarios para evitar la diseminación. Es un plan flexible que se ajusta a las características de cada institución con más de 80 medidas, de ellas 26 generales y que cuenta con el aval de las autoridades sanitarias pertinentes», reflejó la agencia de noticias Prensa Latina.

Personal de salud cubano labora en el control de los viajeros que arriban al Aeropuerto Internacional
Personal de salud cubano labora en el control de los viajeros que arriban al Aeropuerto Internacional «José Martí». (Foto: PL)

La agencia de viajes Habanatur publicó en sus perfiles de las redes sociales Facebook y Twitter información que resaltaba a Cuba como destino idóneo para vacacionar. Sin embargo, su contenido restaba importancia a la pandemia y asociaba a las altas temperaturas del país con la no propagación del virus que garantizaría la seguridad de los viajeros.

Captura de pantalla de una publicación en la página oficial de facebook de la agencia de viajes Habanatur.

 

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aclaró que las altas temperaturas no evitaban la propagación del COVID-19.

El sitio web del organismo afirma que según las evidencias hasta ahora el virus que causa COVID-19 puede ser transmitido en todas las zonas, incluyendo las áreas con clima cálido y húmedo. Independientemente del clima, adopta medidas de protección si vive o viaja a un área que reporta COVID-19. La mejor manera de protegerse contra el COVID-19 es limpiarse las manos con frecuencia.

ENTRE CORONAVIRUS Y CIFRAS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la actual situación global respecto al coronavirus como pandemia. La enfermedad, originada en la región China de Wuhan, al día de hoy se ha reportado en 162 países, con 210 000 casos confirmados. Cada día es peor. Cada día hay más muertes. Ya suman más de 8 000.

El diario español El País publicó, el pasado 17 de marzo, el reportaje: El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país, en el mismo resaltaba que en Italia «los casos diarios empezaron siendo unos 70 al inicio del brote, pasaron de 500 la segunda semana y alcanzaron los 1700 en la tercera»; en estos momentos poseen el mayor índice de infecciones del mundo. Se menciona, además, que «Francia, España o Alemania crecen a un ritmo parecido al italiano, pero parecen ir unos días por detrás».

Mapa mundial con el alcance de la infección del COVID-19. (Fuente: OMS)

Las mencionadas naciones europeas se encuentran situadas entre los mayores emisores de turistas hacia Cuba, pero en concordancia con la emergencia sanitaria global que representa el coronavirus, han limitado los viajes de sus ciudadanos al extranjero, lo que restringe la entrada de divisas a la nación caribeña.

En este sentido, los indicadores económicos de la isla no resultan favorables, en parte por la constante hostilidad del gobierno de Donald Trump. No obstante, a pesar de esta y otras dificultades, se pretende un crecimiento de 1 % del PIB del país.

En el cuarto período ordinario de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en su IX Legislatura, celebrada en diciembre de 2019, Alejandro Gil Fernández, titular de Economía y Planificación (MEP), aseguró que a pesar del fortalecimiento del bloqueo, para 2020 se planifica el arribo de 4.5 millones de visitantes, para un crecimiento de 4.7% en comparación al año precedente.

Este renglón económico contribuye en un 10 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) del país, por lo que la paralización del mismo, ocasionaría pérdidas difíciles de suplantar en medio de su compleja situación económica. De ahí que Cuba se encuentra en medio de una encrucijada: o mantiene abiertas las puertas al turismo, a expensas la entrada del virus a la isla; o imposibilita la llegada de los vacacionistas y colapsa su débil economía. Ante lo obvio, no resulta difícil encontrar una respuesta.