En Tiempos de Blogosfera – CENSURADO

Palabras dichas en la no presentación de un libro. Feria del libro, Sala Carpentier de La Cabaña

Por Alina B. López Hernández

Deseo, primero que todo, hacer votos por la salud del querido y respetado profesor Esteban Morales, que no puede estar acá pues se encuentra ingresado. Lo segundo, agradecer, a nombre de Mario y mío, a todas las personas que están hoy aquí. Y lo tercero, comunicar que, por razones ajenas a la voluntad de Ediciones Matanzas y de los organizadores de este espacio, En tiempos de blogosfera no será presentado como estaba previsto.

Me disculpo con todos ustedes, pero es evidente que se impone una explicación. La daré con brevedad. El texto en cuestión siguió el mecanismo requerido por la política editorial del país, dirigida desde el Instituto Cubano del Libro: ser evaluado por cinco expertos lectores que dictaminaron sobre el contenido, pasar luego a un Consejo Editorial Provincial, finalmente al Consejo Editorial Nacional y, solo entonces, ser incorporado al plan de Ediciones Matanzas. Recibió su ISBN que le permite ser comercializado y yo, en calidad de autora, firmé un contrato y recibí el cheque correspondiente a mis derechos, que ya hice efectivo.

Este libro y varios más estaban impresos desde hacía tiempo, solo esperábamos las cubiertas, que demoraron por problemas de financiamiento y transportación. Las mismas fueron trasladadas de La Habana hacia Matanzas por Albert Sopeña, nuestro Director Provincial de Cultura, persona que ha sido un gran apoyo para la editorial; sin embargo, las entregó todas excepto la de mi libro. Le dijo a Alfredo Zaldívar, director de Ediciones Matanzas,que debía consultar algo. 

Extrañada de su actitud impuse una entrevista, en la cual Albert Sopeña, avergonzado y casi sin sostener la mirada, me explicó lo que ocurría. La esencia es que recibió presiones ajenas a nuestro ministerio de Cultura, pues, según me dijo, ni el ministro ni nadie de la presidencia del Instituto del Libro conocían del hecho hasta ese momento, me refiero al pasado jueves 6 de febrero. Exigí saber de dónde venía esa decisión y admitió que había sido desde una instancia del Partido a nivel nacional. Reconoció estar consciente de la gran implicación de lo que hacía, pero dijo que lo podían dañar si entregaba las cubiertas, por lo cual entendí que lo habían amenazado. Le aconsejé que se asesorara por vías ministeriales y prometió hacerlo.

Hasta este instante nadie ha presentado una objeción, escrita o verbal, al contenido del libro que justifique el hecho de obligar a un funcionario del Estado a cometer un acto ilegal que traerá daños económicos a la Empresa del libro y que viola todos los procedimientos legales establecidos. El libro no se presenta por un problema técnico, la falta de la cubierta, pero no porque haya sido censurado abiertamente.

Se ha llegado a un punto hoy en que se echan de menos aquellos viejos censores comunistas de las primeras décadas del proceso, que, llenos de dogmas y de prejuicios, tenían el valor de oponerse, tenían ideas que oponer y una cultura sedimentada para poder hacerlo francamente. Se ha pasado de la época de Torquemada a la de Al Capone, de objetar las tesis de un texto a secuestrar su cubierta, como si se tratara de una pandilla delincuencial de quinta categoría. Es patético y decadente. 

Yo pudiera apelar a la necesidad de ver con normalidad la circulación de perspectivas diversas sobre la realidad cubana, a la importancia del respeto a la diversidad, a lo conveniente del intercambio teórico sobre las vías para construir el socialismo, pero no voy a hacerlo. Mi única apelación será el respeto a la ley, a la Constitución que en apenas doce días cumplirá su primer año, y que en cuyo artículo 53 reconoce: “Todas las personas tienen derecho a solicitar y recibir del Estado información veraz, objetiva y oportuna, y a acceder a la que se genere en los órganos del Estado y entidades, conforme a las regulaciones establecidas. Por su parte, en su artículo 54 dice que“El Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión”.

¿Somos un Estado Socialista de Derecho o somos una autocracia invisible? Denuncio públicamente este caso. Lo haré a través de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba y de la Academia de la Historia, a las que pertenezco. Pero, por sobre todas las cosas, lo haré a través de los mecanismos legales que tengo como ciudadana.

Todavía confío en que este asunto se le haya ido de las manos a un funcionario intermedio que no concibió el alcance de su violación y actuó sin medir consecuencias. Todavía están a tiempo de devolver la cubierta. El libro está programado para presentarse en el evento nacional de la Sección de Literatura Histórico-social de la Uneac y en la feria de Matanzas. Esperaré ese momento, si no recibo respuesta presentaré una denuncia formal y me sentiré libre de poner el texto en plataformas digitales para que sea descargado por los lectores. 

Muchas gracias

La Habana, 12 de febrero de 2020

Anuncios


Comments

  1. El está siendo retenido en su publicación. Quizás por la agudeza de sus textos, quizás mi prólogo no ayuda o sea porque reúne artículos publicados aquí en La Joven Cuba. Censurar un libro en Cuba no es nuevo pero siempre es estúpido. Contrasta el tratamiento que se le da a otros textos de funcionarios de gobierno que recopilan lo que escriben en sus bitácoras con este, quizás el primer libro sobre textos de la Blogosfera publicado por alguien ajeno a un buró. Espero alguien tenga el sentido común de solucionar esto pronto.
    Harold

    1. Dos cosas: la primera que censurar un libro, a unas personas en un chat, etc. no siempre es estúpido. Está muy bien ser abanderado de la libertad de expresión, pero ésta tiene sus límites.

      La segunda cosa a comentar, es que me parece propio de la Inquisición, censurar éste libro porque los textos, publicados con anterioridad en este blog, son texto correctos, atractivos y discutibles si se quiere pero dentro de las reglas del juego.

      Me gustaría saber, conocer, que se publicara, ese prólogo que señala Harold y conocer un poco el rasero que está usando alguien respecto de lo que hoy en día «se puede» decir en Cuba.

      1. Jorge Fernando, hace unos días una persona que se dedica a componer canciones y se presentó como defensor a ultranza de la Revolución cubana – nunca ha puesto un pie en Cuba ni ha ayudado materialmente a mi país pudiendo hacerlo – me dijo que él aceptaría la censura de su propia obra si esta se desviaba de las ideas del Partido.

        Más que limitar la libertad de expresión, lo que muchos países establecen es la responsabilidad ulterior. De esta forma se evita la censura previa.

        1. La pregunta que yo me hago es quién es el que decide qué se censura. A quien le daríamos ese poder?Que tal si ese poder cambiase hacia otra persona y de pronto los censurados seamos los que abogamos por la censura? Por supuesto, los que defienden la censura nunca piensan en que el mundo es redondo y da vueltas, ellos piensan que siempre van a estar en la parte de arriba.

    1. Lo siento mucho Alina. De veras que se lo qué se siente pues mi padre lo vivió. De todas maneras veo muy valiente la manera que usted a enfrentado la situación.

      Para los incrédulos, esto es un ejemplo más de la censura qué existe en la Cuba actual.

      Sin más.

  2. Cuente con mi solidaridad y mi enojo ante la ilegal y condenable arbitrariedad que sufre, pero que a la vez demuestra, sin duda alguna, que la revolucioaria es usted. Y más aún en esta hora que nos reclama luz larga, y nutrirnos en las hondas raíces humanistas de la Historia de nuestra Nación. Nadie puede, estimada doctora, salvar a un ignorante de sí mismo. Con saludos.

  3. Ay vecino !…………Querida Alina lo que hace la censura es increible…..si te censuran , tu libro sera elevado a la categoria de ……La biblia , 1984 , Los versos satanicos , Lo que el viento se llevo ,Alicia en el Pais de las Maravillas , Bellesa negra , El cantar de los cantares , Los cuentos de canterbury , La naranja mecanica ,La materia oscura , Las uvas de la ira , Lolita , La metamorfosis , Mein Kamph , etc………los libros , mejor dicho sus contenidos hacen temblar poderes ,ese pensamiento propio tuyo es un grave problema frente a la burocracia politica en la Cuba socialista.
    Un burocrata intermedio temblando por las amenasas de otro burocrata intermedio ?
    NO lo creo personalmente , ese burocrata que no entrega las caratulas recibio una amenaza de uno o unos burocratas mayores.
    Recibio una amenaza de un o unos de los poderes centrales del estado cubano .
    Que puntualidad de peligrosidad le habran dado a tu libro ?
    Cuales son los valores en tus escritos que no juegan con los valores del estado cubano ?
    Parece que mas que una Republica democratica socialista vivimos en un Reynado, donde los Reyes en calidad de autoridad maxima dan su aprobacion o veto a los contenidos leidos por sus -subditos-
    Esa pasion por silenciar desde el estado el entusisamo de una historiadora y omitir su presencia es condenable y a la vez es un acicate para que UD siga buscando la equidad de la veracidad en la historia cubana.

  4. Estoy indignada.Estoy llorando.No entiendo nada.Es inadmisible.Amiga tus palabras como siempre lúcidas, sensatas,mesuradas.Haz lo que tengas que hacer.Nada podrá detener la marcha de la historia.

  5. «¿Somos un Estado Socialista de Derecho o somos una autocracia invisible?» Respuesta: somos una autocracia invisible.
    Me pregunto, una vez que ya confirmamos eso ¿qué nos queda hacer?

  6. Recuerden cierto artículo de la constitución, que establece qué ente es la fuerza dirigente superior del estado y la sociedad. Queda tristemente claro que una instancia nacional de ese ente puede hacer lo que quiera con el libro de la profesora.

  7. Somos una autocracia activa. Desde los 60 ocurren esas cosas, recordar historia Padilla. En el antiguo ICL, cuando estaba en Belascoain, vi una circular en los años 70 donde habían situado a García Márquez en lista de docenas de escritores debían vetarse, después lo quitaron de la lista. Que lo desmientan quienes estaban en esa época al frente de dicho Instituto. Los tiempos no cambian; ilusos los que lo creen.

  8. Estimada alina.como dice una entrañable amiga
    Cuando ocurren estas cosas SE VE POR DETRAS
    LA MANO DE CHEO EL MANCO.
    Saludos

  9. Hoy pasé el día en la Feria del Libro, y pude asistir al lanzamiento del libro del Dr. Mario J. Valdés Navia, «El manto del Rey». Presentó el libro Rafael Hernández, Director de la Revista TEMAS y una de nuestras voces más autorizadas en cuanto a los análisis de nuestras realidades. Y también conocí de primera mano la denuncia de la Dra. Alina Bárbara López Hernández sobre el problema con su libro. Francamente, me sentí avergonzada de que aún en nuestro país se tratara de marginar y silenciar de forma burda las voces que, con responsabilidad y ética, analizan nuestros problemas, con enfoque crítico pero constructivamente. Increíble….no hay otra palabra. Pero presumo que eso va a traer cola…sino, vivir para ver.

  10. Aplausos para Alina…
    Y para el, o los funcionarios que secuestraron la cubierta del libro: siento pena por ustedes.
    Y prepárense, no saben con quién se metieron.

  11. Impresionante lo que relata Alina. Una pena… Estoy seguro que el contenido del libro es valiosísimo e interesante. ¿Sería posible realizar una edición digital?

    1. Gracias a todos los comentaristas por su apoyo, fue un momento difícil, dividida entre mi indignación y mi tristeza, preocupada por no hacer daño a personas que han sido obligadas a convertirse en verdugos cuando son víctimas también, pero si no hubiera denunciado públicamente este hecho, nunca hubiera podido perdonarme, hoy dormiré con la conciencia tranquila. Saludos.

      1. Profesora Alina, recuerde que la noche es más oscura cuando está por amanecer. Su libro será leído por miles, eso es lo que siempre ha hecho la censura, multiplicar los asistentes a la función.

    2. Para qué hace falta una cubierta! Una editorial con verguenza lo hubiera publicado asi mismo (cubierta en blanco en papel gaceta) Hasta un pequeño descuento en el precio hubiera sido eleccionador

  12. Querida Alina, siento vergüenza ajena, así actúan los DECIDORES, irrespetandomls leyes y hasta la joven Constitución.
    Y encima se erigen como defensores de la Patria.
    Aunque semejante actuación no es de sabios, espero rectifiquen a tiempo.
    A Esteban Morales, le deseo una pronta recuperación, él es de los imprescindibles!!!

  13. Sólo voy a repetir lo que he dicho en este sitio tantas veces:

    «Cuando no hay libertad de expresión para todos, acaba por no haber libertad de expresión para nadie.»

  14. Profesora a su pregunta sobre ¿Somos un Estado Socialista de Derecho o somos una autocracia invisible? Y utilizando el significado aceptado que viene desde el griego antiguo.

    “Una autocracia (del griego «autokrateia») es un sistema de gobierno que concentra el poder en una sola figura (a veces divinizada) cuyas acciones y decisiones no están sujetas ni a restricciones legales externas, ni a mecanismos regulativos de control popular “ “La monarquía absoluta y la dictadura son las principales formas históricas de autocracia.”

    Desgraciadamente cada día es menos invisible, y creo que definitivamente más invivible, y como casi siempre ocurre cuando nos pisan los callos es que entonces la echamos a ver que de la dictadura del proletariado hoy sin proletarios en el poder no se puede esperar otra cosa, ojalá su abierta critica le devuelva sus derechos, y los decisores acepten que día a día la bancarrota económica los acerca más al fracaso político de un acuerdo social condenado por persistir en ser continuidad y no revolución.

    1. Gracias Ernesto, por eso lo valoro a usted que tiene la honestidad de discrepar cara a cara y de apoyar también, como ahora, saludos.

  15. Muy vergonzoso todo eso. Fuerza Alina. De una forma u otra ansío leer su libro. Espero que rectifiquen y se publique por Ediciones Matanzas.

  16. Alina, quiero mostrarte mi solidaridad. Aunque bien pensado podrías publicar el libro en el extranjero, donde tendría la magnífica carta de presentación de haber sido censurado en Cuba.

    Ah! y no te olvides de solidarizarte en el futuro con todos los que pasen por lo mismo.

    1. Manuel, gracias por el consejo, si quisiera publicarlo fuera de Cuba ya lo hubiera hecho, pero prefiero luchar primero mi derecho a publicarlo aquí, sobre la parte final de su comentario no vale la pena que responda, los textos que he publicado aquí durante tanto tiempo son mi mejor respuesta a su insinuación de que vivo alejada de la realidad que me rodea.

  17. Alina, siento vergüenza ajena, tristeza e indignación, todo eso a la vez. Recibe mi solidaridad más comprometida.
    Sinceramente, al ver esto he deseado 2 cosas:
    Una, que estuvieras equivocada en las causas de la no publicación. Pero conociendo tu ética, valentía y responsabilidad como intelectual revolucionaria, sé que no es así.
    La otra -que es posible si se encara todo esto con espíritu autocrítico, honestidad y responsabilidad ante las consecuencias- que se rectifique tal desatino con urgencia y salga la obra para presentarla y que circule ampliamente, en primerísimo lugar en CUBA.
    Muchos, como tú, hemos renunciado al éxito de una buena edición, promoción y comercialización de nuestras obras en otros países, para privilegiar a Cuba, con todo y el vía crucis que sufrimos para lograrlo. Así debe ser, al menos en primera instancia y mientras se pueda.
    Celebro tu decisión de reclamar por las vias legales, y viendo lo que narras, recurriría yo también a las politicas y asociativas que corresponden.
    CUBA es más grande que todo, y que todos. Muchísimo más que quienes desde cualquier instancia o autoridad abogan, practican o son cómplices, da igual, de métodos estalinistas como este, que ya han fracasado tantas veces, dejando heridas profundísimas en muchas partes, en mucha gente valiosa, en varias generaciones y en muchos sueños. Por eso no vale el silencio.
    Un abrazo, Ivette

    1. Gracias amiga, claro que lucharé por mi derecho a que el libro circule en mi país, cuento contigo y seguiré todas las vías que existen, un abrazo

      1. Cuentas con muchos amiga, puedes estar segura. Yo, que tan activa y peleadora sido siempre, me estreno en las redes ahora y contigo. Se van cerrando caminos
        Tengo muchos problemas ahora mismo, por eso no pude ir a lo tuyo ni lo de Mario. Disculpen y felicita a Mario de mi parte, por favor. Lo supe por Alzugaray enseguida y lo busqué en LJC, que reviso a diario. Cuídate. Cariños

Comments are closed.