La hora de las gobernadoras

Foto: Granma

Por Gretchen Sánchez Higuera

A Cuba regresaron los gobernadores y vicegobernadores, pero el movimiento feminista aún no llega. A los nuevos gobernantes no los eligió el pueblo por voto directo y tampoco tenemos un #metoo cubano, pero el país ahora cuenta con un balance de género para asumir, durante 5 años, las riendas de sus 15 provincias.

Quizás se ha logrado una paridad de género, pero sigue pendiente alcanzar un equilibrio de poder. La mayoría de las mujeres seleccionadas son segundas en el cargo y subordinadas a un hombre. Esto no singifica que no sea un avance, pero es cuanto menos parcial.

Más del 70% de las provincias cuentan con un gobernador o vicegobernador del sexo masculino, excepto Camagüey que eligió a dos mujeres. Quizás la idea es que las féminas mantengan a raya los posibles abusos de poder de sus jefes. Pero, ¿es posible hacerlo desde una posición de subordinación? Lamentablemente, este modelo de equidad no fue imitado anteriormente a nivel nacional. Hoy no tenemos una Primera Ministra, pero se nota la voluntad política en materia de género.

Resulta interesante la metodología en las boletas. Los votantes tuvieron un candidato a gobernador y uno para vicegobernador a propuesta del Presidente, la decisión era fácil. No se trató de una votación, sino de una reafirmación, porque elegir se basa en tener al menos dos opciones.

Y si en la práctica el que eligió fue el Presidente, en la ley también los puede revocar: “corresponde al Presidente de la República: proponer a los delegados de las asambleas municipales del Poder Popular que correspondan, la elección o revocación de los gobernadores y vicegobernadores provinciales”. (Art 128, inciso g.)

Cada día son menos los cargos que se eligen por voto directo en Cuba. Ahora “los ciudadanos cubanos con capacidad legal para ello, tienen derecho a proponer y ser nominado como candidato a delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular” (Ley Electoral, Cap 1, Art 5, inciso b. y c.). El pueblo acudirá menos a las urnas, ya no cada 2 años y medio para elegir a los delegados de la AMPP, ahora cada 5 años. Veamos un resumen de cómo funciona.

Cargos Quién elige?
Delegados AMPP Ciudadanos
Intendentes Delegados AMPP
Presidente y vicepresidente AMPP Delegados AMPP
Gobernador y vicegobernador Delegados AMPP (propuesta del Presidente)
Diputados ANPP Delegados AMPP
Presidente, vicepresidente y secretario ANPP Diputados ANPP
Consejo de Estado Diputados ANPP
Presidente y vicepresidente de la República Diputados ANPP
Leyenda:

AMPP- Asamblea Municipal del Poder Popular

ANPP- Asamblea Nacional del Poder Popular

Corresponde a los ciudadanos votar solamente por sus representantes en la AMPP. En cambio, la AMPP elige a su presidente y vicepresidente, respeta la propuesta del Presidente de la República a la hora de elegir a su gobernador y vicegobernador, y también elige a los intendentes en un plazo de 3 meses posterior a esta elección. Después de que el pueblo pidió elegir directamente a sus líderes, se dejó un único ejercicio de democracia popular y directa, la elección municipal. En cambio, ¿qué poderes ostenta el Presidente de la República en estos momentos?

Qué corresponde al Presidente? Funciones (elección, designación, suspensión, revocación o sustitución)
Miembros del Consejo de Ministros Elige, designa, suspende, revoca o sustituye
Primer Ministro Elige, designa, suspende, revoca o sustituye
Presidente del Tribunal Supremo Electoral Elige, designa, suspende, revoca o sustituye
Fiscal General de la República Elige, designa, suspende, revoca o sustituye
Contralor General de la República Elige, designa, suspende, revoca o sustituye
Presidente del Consejo Nacional Electoral Elige, designa, suspende, revoca o sustituye
Gobernador y vicegobernador Elige, revoca

Es decir, el Presidente controla el poder ejecutivo y el judicial, mientras puede moldear a su voluntad la rama legislativa. En un país que aspira al socialismo en estado de acoso, la separación de poderes es importante, pero no imprescindible si existieran mecanismos de rendición de cuentas y control popular directo sobre el poder.

La antigua Constitución de 1976, otorgaba la más alta autoridad a las Asambleas Proviciales (AP) para el ejercicio de las funciones estatales. La nueva Carta Magna, en ausencia de las AP, otorga la autoridad en la provincia al gobernador. Pero, si el gobernador ostenta la más alta autoridad en las demarcaciones provinciales, ¿por qué los primeros secretarios del Partido son la “última palabra” en la práctica?

Hagamos un ejercicio sencillo, escuche esta noche el noticiero nacional y de seguro habrá algún reportaje donde aparece la figura del Primer Secretario de la provincia y el nuevo Gobernador. Si presta atención a los detalles se percatará de que el Primer Secretario es nombrado primero, no por casualidad.

Reconozco el esfuerzo e interés por colocar a las mujeres en posiciones de poder cada vez más altas. Aún así, algunos tienen la percepción de que este empeño es artificial para lograr cuotas de género (53.22%-46.78%) y obtener el reconocieminto del segundo parlamento en el mundo con más participación femenina. Sería necesario que en el futuro la política de promover féminas no se limitara a llenar cuotas, sino también darles posiciones de poder que les permita desarrollar sus capacidades limitadas por mucho tiempo.

Para ser un país que se presenta como progresista, Cuba no ha tenido una sola presidenta o primera ministra en su historia nacional. Lo opuesto a esta tradición patriarcal es Finlandia, donde gobierna una mujer, hija de padres gays y con menos de 35 años de edad. La isla ya tiene una vicegobernadora en cada provincia, pero no podemos esperar a que el movimiento feminista llegue por gravedad, hay que luchar por él. Para esto son importantes dos factores: participación ciudadana y voluntad política. Veremos si logran ir de la mano.