Cinco respuestas a una Declaración

Bueno, me doy cuenta de que algunos artículos de René Fidel los leí y creo que incluso publiqué (así que debo estar en llamas, menos mal que no soy catedrático)… (Silvio Rodríguez, Segunda Cita)

Esto confirma las acusaciones del profesor y el enquistamiento de las autoridades. Quienes ven en la incondicionalidad una virtud en lugar de la muerte de las revoluciones, no han estudiado historia ni están a la altura de ella. ¿Mandarlo a una biblioteca? ¿En serio? Como a los intelectuales depurados en los 70? Provoca vergüenza ajena este intento de sofocar un reclamo ciudadano, pero no funcionará y habrá René para rato. El tiempo juzgará como hizo con el Quinquenio Gris (Harold Cárdenas Lema, Facebook)

Esto, lejos de mostrar evidencia de causas suficientes para la retirada de la categoría docente y la sanción a plazas de menor nivel, no es más que lo dicho siempre: cuando el derecho a debatir o disentir de manera profesional es limitado por un estado, caemos en un monopolio ilegítimo de la censura. El marxismo señala que el desarrollo y la superación de los estadios precedentes sólo eran posibles cuando el sistema entraba en contradicciones insuperables. Así ocurre ahora. La democracia, término tan mal estudiado en Cuba, no concluye en el voto ciudadano. Tampoco en la prensa nacional. Qué lástima por la universidad de Oriente aunque no le queda de otra a su consejo directivo que seguir los postulados del MES. Mella debe estar revolviéndose cuando ve fracasada la libertad de cátedra, la autonomía universitaria y el derecho a la opinión sincera. (Leduan Ramírez, Facebook)

Declaración de la Universidad de Oriente sobre la invalidación docente del doctor René Fidel González García, provoca que decenas de revolucionarios, luchadores antimperialistas y patriotas cubanos y latinoamericanos, se interesen por los artículos publicados por René Fidel en La Joven Cuba, Rebelión, entre otros sitios (…) Ahora los artículos de René Fidel, por los que la Universidad de Oriente le invalidara su condición de profesor, están circulando en la blogosfera y las redes sociales entre académicos, profesores, e intelectuales de formaciones ideológicas diversas. Probablemente, se está produciendo con mayor fuerza que nunca el movimiento de pensamiento crítico y debate que los represores ideológicos de René Fidel quisieron evitar al expulsarlo de su claustro y proponerle una plaza de acomodador de libros en una biblioteca, más o menos como le hicieron a Ambrosio Fornet hace unos 40 años durante el denominado Quinquenio Gris. Y que la gente piense, aunque discrepe entre sí, ya es una gran victoria del doctor en Ciencias Jurídicas cubano, más allá de que el gobierno le de una respuesta a sus reclamaciones, o no, o respete la letra constitucional o no. (Giordan Rodríguez Milanés, Facebook)

Me gusta mucho una frase de Memorias del subdesarrollo que dice así: “Yo he visto demasiado para ser inocente, ellos tienen demasiada oscuridad en la cabeza para ser culpables”. La reciente respuesta de la UO a René Fidel deja mucho que pensar. Por supuesto que una universidad tiene derecho a quitarle la categoría a un profesor que incurra en conductas dañinas. Pero que estas personas consideren los artículos de René Fidel como una conducta dañina e irresponsable solo habla de su falta de capacidad para la tolerancia y el enfrentamiento civilizado de las ideas.

El estalinismo tiene un nombre errado, habría que llamarle autoritarismo mediocrático, porque una de sus principales características es el empoderamiento de tremenda cantidad de gente bruta. Estoy convencido de que solo personas mediocres pueden creer que una ideología se defiende guardándola con celo en un lugar alto, a salvo de toda duda, crítica o cuestionamiento. Cuando una persona ha leído y ha bebido de las más variadas fuentes de la historia universal, o al menos ha sido educada en el respeto y la claridad mental, ve las diferencias del pensamiento como algo natural y necesario, y sabe que una idea se defiende en el debate, en el discurso, no apartando al que te cuestiona.

La declaración de paso ofende a Rebelión y Sin Permiso, medios que subsisten como valladares de la izquierda internacional. ¿Por qué el claustro de la UO no rebatió a René Fidel en esas mismas tribunas, si su pensamiento era tan contradictorio y confuso? ¿Acaso las consideran tan sucias?

Durante muchos años, hemos vivido en la imposición de un pensamiento único, reforzado por una mentalidad de colmena que abarca a toda la institucionalidad. Es cierto que no siempre las diferencias y choques llegan a situaciones como la de René Fidel. Pero esta respuesta muestra que no podemos conformarnos con pedir un poco más de tolerancia o el ataque a ciertos intolerantes. Debemos forzar un nuevo paradigma de sociedad abierta a la diversidad de pensamiento, que promueva el pensamiento libre e independiente, sin que nos detenga la existencia del conflicto con los EE.UU. (Yassel Padron Kunakbaeva, Facebook)

Anuncios