Aquí tampoco se rinde nadie

Foto: MES

Por: Giordan Rodríguez Milanés

Ya lo esperaba. Justo cuando la mayoría de los cubanos cerramos filas ante la agresión, cuando hay ejemplos de solidaridad, cuando la gente reconoce con admiración a los que cumplen con su deber a pesar de la escasez, cuando hasta algunos de los pagados por la USAID niegan que se alegran de las vicisitudes que pasan sus compatriotas. Justo entonces, el Ministro de Educación Superior da un espaldarazo en la Mesa Redonda a las declaraciones de su Vice-Ministra.

¿Será que cree que vamos a confundir caracoles con babosas? ¿Nos cree tan cobardes que piensa amedrentarnos con el artículo 5 de la Constitución? Para colmo, echa mano a una frase de Fidel para sostener sus ideas, ¿tendrá argumentos propios? ¿Creerá José Ramón Saborido que me asusta al reducir a «cubanólogos» y contrarrevolucionarios, la crítica al discurso excluyente de su viceministra? Cientos de cubanos, algunos de ellos profesores universitarios y militantes del PCC, ejercieron tal crítica en el mismo Cubadebate.

El Ministro reduce las declaraciones de la Vice-Ministra al caso específico de una profesora. En lo personal, no conozco a esa profesora y no puedo opinar sobre ella. Nadie me ha demostrado los delitos contra la seguridad del Estado Socialista de Derecho que haya podido cometer esa profesora a la que se refirió el Ministro. Nadie ha tenido la decencia política de hacer públicos los análisis que ese claustro, supuestamente, hizo con esa profesora para demostrar que le está haciendo daño al país, o que está poniendo a Cuba a merced del imperialismo, o está poniendo en peligro con sus clases la sobrevivencia de la Revolución. Haga eso, ministro, y yo podré opinar.

El ministro del MES esgrime el argumento de una profesora de la que sólo conozco lo que dicen de ella los dos extremos de la contienda. Supongamos que yo decida depositar mi fe en él, y creerle que esa profesora es nociva para Cuba, o para la Revolución… ¿Y el profesor René Fidel González García también? ¿El doctor René Fidel también? ¿El exfiscal que no ha renegado de su condición de revolucionario a pesar de que su Vice-Ministra primera le quitó su condición docente y lo expulsó de la Universidad? ¿Esa decisión también la pidió el claustro? ¿La pidieron los estudiantes en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oriente, señor ministro? ¿Por qué ni la mismísima Presidencia de la República le ha dado una respuesta a René Fidel?

Porque esa Constitución que usted esgrime para justificar las declaraciones de su Vice-Ministra, señor, esa misma Constitución que yo, como ciudadano de este país refrendé, tiene un montón de artículos más que lo obligan a usted, al Fiscal General de la República y al Presidente del Consejo de Estado, a darle una respuesta a René Fidel.

Una respuesta, tal como establece la Constitución, señor Ministro. ¿O es que se esgrime el artículo 5 para soslayar el resto de la Carta Magna? No espero que me responda, sé que alguien le hará llegar su «versión» de mis preguntas. Sepa que donde está este cubano, TAMPOCO SE RINDE NADIE.

Cuando quiera debatimos frente a frente.

Anuncios