La gran responsabilidad de no hacer nada

Por Egor Hockyms

Debe haber algún lector a quien le parezca, no ya natural o correcta, sino al menos útil todavía, para el presente y el futuro del socialismo cubano, esa unanimidad desconcertante de nuestros legisladores a todos los niveles. Debe haberlo, aunque sea por costumbre, porque durante años se legitimó el mecanismo como esencial para la supervivencia del proyecto socialista por vía de una dictadura del proletariado férrea y vertical. Más allá de los épicos aciertos y los sonados errores, construir las bases de aquel nuevo país, donde la soberanía y la justicia social se materializaban en medio de una situación excepcional de agresión y guerra fría, dependía quizás acertadamente de una unidad extrema.

Hoy, sin embargo, pocas cosas le hacen tanto daño al carácter socialista de la Tercera República (insisto cordialmente en aunar las repúblicas representativas) como esa mentalidad remanente de la unanimidad a ultranza, de la reiteración del discurso excluyente de la burocracia y, en suma, del acatamiento. Hoy, cuando las bases de la justicia social son ya profundas en el pueblo y en las instituciones, la constante injerencia imperialista ha demostrado ser todo menos una situación excepcional. De este modo, el empeño de amaestrar la voz diversa y transgresora del pueblo con el discurso de plaza sitiada no solo es inútil a largo plazo, sino que corroe las bases mismas del socialismo nuevo con más eficiencia que cualquier bloqueo.

Para muchos es bastante claro que necesitamos ya una asamblea dinámica, que se parezca a los debates que hay en nuestras casas y en nuestros entornos de confianza. Pero pensemos, ¿será eso realmente lo que la mayoría quiere? O será tal vez que nuestro lector “unanimista” no es tan escaso después de todo… Al fin y al cabo, las asambleas que votan de forma unánime a cuanto se les pide no están ahí por fatalismo, sino que han sido votadas y ratificadas por nosotros.

Nos indigna que las leyes más polémicas se aprueben sin oposición, que los temas más calientes se eviten con frialdad, que la presión parlamentaria hacia el gobierno y los ministerios se limite a asentir en las rendiciones de cuenta. Pero de algún modo, cuando estamos nosotros mismos frente a una boleta, actuamos como si, en el mejor de los casos, no estuviéramos haciendo nada trascendental. No puede ser más falsa la impresión, porque en ese preciso momento ponemos sobre nuestros hombros la responsabilidad de todas y cada una de las veces en que esos diputados levantarán sus manos.

Bajo la dictadura del proletariado en la Revolución, el proceso electoral se consolidó a todos los niveles más como una reafirmación de apoyo al liderazgo revolucionario que como un proceso de reflexión y selección de parlamentarios. Así, tanto la nominación y la elección de delegados como la ratificación de candidatos a las diferentes asambleas se pareció más bien a un proceso de selección de revolucionarios destacados o trabajadores ejemplares. Ahí se escondió quizás la más peligrosa de todas las caras de la unanimidad, y a partir de ahí la responsabilidad ha sido solo nuestra. Cuando ratificamos con liviandad a un diputado del que no estamos seguros que es capaz de oponerse a lo que considere incorrecto o a lo que crea que sus electores no apoyarían, estamos votando por otros cinco años de unanimidad.

La unidad frente al enemigo sacrificando la pluralidad, que ha estado en la base de todo el período revolucionario gracias a un permanente estado de excepción, resulta hoy en gran medida una premisa falsa. A este punto de madurez soberana hemos ya comprendido que el enemigo estará siempre, y por tanto el único camino posible de realización nacional es el de asumir nuestra diversidad de pensamiento y convertirla en fortaleza dentro de estas circunstancias en las que siempre viviremos. Si es cierto que Cuba como país está sometida en mucho a un tratamiento injusto y absurdo, más absurdo es paralizarnos esperando a que ese tratamiento cambie un día para entonces levantar el estado de sitio.

Pero por sobre todas las cosas lo más importante ahora es saber, tener la consciencia, de que la decisión de tomar o no el camino de la pluralidad es nuestra, completamente nuestra, no del imperio, pero tampoco del gobierno; somos nosotros como pueblo quienes podemos cambiarlo todo. Y de hecho podemos comenzar muy rápidamente, bastará que tomemos en serio nuestro deber ciudadano no nominando más unanimistas en nuestra circunscripción o, en última instancia, no votándoles. De hacerlo, unas asambleas municipales con delegados que crean en la pluralidad se formaría así de simple.

En cuanto a la asamblea nacional, sencillamente decidamos a la hora de votar no ratificar a diputados que consideremos unanimistas, o mejor, que no estemos seguros de que no lo son. Es todo; la asamblea no podrá formarse si los diputados no son ratificados y obligaremos así a las comisiones de candidatura una y otra vez a proponer candidatos hasta que estos verdaderamente nos representen, hasta que sean eco de nuestras discusiones y de nuestros disensos. Cada vez que enfrentemos una boleta debemos votar exclusivamente por quien nos convenza, eso es todo.

Eventualmente, esa presión hará que los candidatos tengan, por ejemplo, que hacer públicas sus posturas en relación a los temas más controversiales, so pena de no ser conocidos y por tanto tampoco ratificados. Tendrán además que convencer a los votantes, comprometiéndose a defender esas posturas contra la presión de la unanimidad. No es necesariamente un futuro lejano, todo eso puede pasar bajo las reglas de hoy, solo con la simple acción ciudadana de no votar nunca a un candidato que no nos convenza, a uno del que no estemos seguros.

Comenzando por nosotros mismos, podemos ayudar a establecer la conciencia ciudadana de que es preferible votar en blanco a votar por un diputado que no estemos seguros de que tenga nuestras ideas. Que votar en blanco no significa votar por el imperio ni por sus mercenarios; al contrario, significa presionar a las comisiones de candidatura para que hagan un mejor trabajo de representación democrática. Frente a candidatos unanimistas o que sencillamente no conocemos bien, el voto en blanco es el arma más revolucionaria y efectiva que tenemos para garantizar en la Tercera República la nominación de una representación parlamentaria genuina, comprometida con sus electores.

El unanimismo del parlamento no debe seguir desconcertándonos, porque es un resultado natural de las condiciones de la historia reciente y, en última instancia, el efecto de nuestro voto. Las manos que se levantan sincronizadamente en el coro de la Asamblea son en cierto modo nuestras manos, son la consecuencia de esa complicidad activa a la que venimos llamando “no hacer nada”. Para salvar la república nueva de la continuidad del unanimismo, disfrazado de única estrategia posible en un contexto de excepción que ya no es tal, la primera tarea que se impone hoy es hacer algo tan sencillo y básico como pensar el voto.

Para contactar con el autor: ehockyms@protonmail.com.

Anuncios


Comments

  1. El autor del post nos regala una oda poética del género lírico, sobre un tema harto conocido en el tema cubano, las asambleas, reuniones y debates, solo sirven para ¨respaldar¨, ¨aprobar¨, las directivas que vienen de ¨arriba¨, lo que el autor dice en su post es que las asambleas del gobierno no son realmente democráticas (no lo son), el temor implantado por la ¨dictadura del proletariado¨ autocensura a los dirigentes elegidos y a sus electores tambien.

    Yo personalmente veo como solución al problema de la dictadura del proletariado, la transformación de la burocracia partidista, en mecenas de los nuevos capitalistas (capitalistas surgidos de las filas de ex militares, ex oficiales del MININT, funcionarios del PCC, tecnócratas, hijo(a)s de Papa, etc), cuando el pastel este repartido entre las élites, en ese momento la fuerza de la ley deberá respaldar al capital, para que pueda prosperar de manera ordenada, razón por la cual, entonces, se le permitirá al pueblo elegir mejores candidatos, pues la ventaja obtenida en los sectores económicos, politicos y financieros por la nueva ¨elite criolla cubana¨, les permitirá una total apertura democrática, con leyes reales y justas, donde ellos (elite criolla cubana) mantendrán la vanguardia con o sin la necesidad de una dictadura del PCC, pues se compartirán los despojos con el resto del pueblo, ya que el pastel y la crema estará ya comprado.

    Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece, los cubanos han obtenido, lo que cosecharon en estos últimos 60 años. 😉 Saludos

    1. Tony: No soy de estar replicando mucho a comentarios pero la última parte de su reflexión no me parece atinada. No se si es usted cubano o si está dentro o fuera de Cuba pero no es la primera vez que le escucho a cubanos emigrados culpar de los males de la Patria a los que se han quedado, achacándoles una pasividad perenne hacia el Estado y su forma de gobernar y por tanto merecedores de dichos males. Ante este supuesto me pregunto igualmente si Cuba se merece que tantos de sus hijos la hayan abandonado. Desde la altura de la partida como vía de escape ante situaciones ciertamente difíciles, no me parece coherente cuestionar las actitudes de aquellos que por disímiles razones se han quedado en Cuba y no siempre por comunión de ideas con el sistema político imperante. En verdad culpables hay muchos y en las dos orillas, pero andar repartiendo culpas como serpentinas en carnaval, utilizando términos que tienden a generalizarla, desconociendo las circunstancias y lo que pueden llegar a condicionar las actitudes humanas, me parece una actitud que contribuye muy poco a la solución del problema cubano que pasa irremediablemente por la reconciliación.
      En cuanto al artículo creo que obvia un aspecto esencial y es que para lograr lo que el autor propone se necesita movilización y ello implica acceso a campañas y medios informativos. Desde el año 1976 el pueblo cubano ha estado sometido a la hegemonía de la propaganda electoral oficial que entre otras cosas nos asegura que los candidatos propuestos y no otros son los idóneos, que votar por todos es votar por la Revolución y que no votar o votar en contra es hacerle el juego al enemigo. Lograr introducir en el pueblo la noción de una alternativa no oficial que no sea necesariamente contrarrevolucionaria requiere de un gran esfuerzo informativo que bajo las «reglas del juego» actuales resulta prácticamente imposible. En las pocas ocasiones en que candidatos «extraoficiales» con perspectivas de romper la unanimidad eterna han «asomado la cabeza» el mecanismo electoral ha encontrado la manera de «sacarlo del juego». La sempiterna Comisión de Candidaturas siempre encontrará la manera de que el candidato presentado a ratificación sea el «adecuado».

  2. Agosto 15 2019
    La carrera por una mejor democracia en Cuba se ha convertido en un estilo de trabajo para algunos escritores, no es que sea malo buscar mejores formas de democracia en nuestro pais, pero existiendo problemas mas acucianes, mas importantes, mas decisorios en la vida del pueblo cubano, es dificil entender a algunos escritores democraticos y criticos del sistema de gobierno cubano, fundamentalmente nuestra asamblea nacional del poder popular.

    En Cuba existe una dictadura del proletariado que se basa en las decisiones del pueblo en todas y cada una de los problemas basicos a analizar, discutir y tomar decisiones, el estado cubano no puede ser abolido ni subestimado en lo absoluto por escritor alguno, por muy inteligente, capaz, creador, innovador y sobre todo marxistas adelantados, pues la vida es mas rica que todas las ideas juntas dentro del proceso cubano, y mucho mas cuando ese proceso lleva 60 anos y seguimos contando, con un bloqueo y una politica agresiva, terrorista, criminal y genocida contra el pueblo de la Isla por el brutal, energumeno y cavernicola gobierno de los Estados Unidos de America, diciendo esto podemos llegar a un punto en el que nos preguntamos, que es mas importante buscar mas democracia en Cuba o buscar como derrotar el bloqueo del gobierno de los Estados Unidos con trabajo productivo, eficiente, innovador y creativo y con ello mejorar las condiciones de vida de todos los ciudadanos cubanos de a pie y al mismo tiempo llevar a cabo una campana metodica, diaria, sin vacilaciones y dudas de tipo alguno contra el segundo bloqueo interno, es decir los ladrones de nuestros recursos materiales, los trapicheros, los vagos, los vandalos, los corruptos y los burocratas, pienso con seriedad, preocupacion y ocupacion de todos y para todos, que la lucha interna debe ser el centro de nuestras actividades tanto materiales como intelectuales y con ello estaremos dando o siguiendo la pauta del gobierno del companero Diaz Canel.????

    Las discusiones y analisis toricos de todo tipo son necesario pero teniendo en cuenta que lo central y decisorio en el contexto actual son los problemas materiales que rindan beneficios de todo tipo para el pueblo cubano de a pie, las relfexiones teoricas de todo tipo se las dejamos a los cientifcos y los filosofos cubanos, que tienen suficiente tiempo para ello y que al mismo tiempo es parte de su trabajo intelectual para formar una juventud mas conciente, mas revolucionaria, mas marxista, mas martiana, mas fidelista, mas guevariana y mas maceistas y con ello lograr que el proceso revolucionario cubano continue en ascenso y fortaleciendose en el terreno politico e ideologico, que tan necesario nos es para eliminar los males habitos, malas conducta, malas actitudes y malos conceptos de como se dirige un pais en ESTADO DE SITIO TOTAL Y ABSOLUTO COMO ESTA CUBA EN ESTOS MOMENTOS, cualquier distraccion o tratar de hacer abstraccion de esta situacion, no es admisible y mucho menos aceptable por parte de nosotros los cubanos de a pie, esos que sufrimos a diario las consecuencias de las policas cavernicolas, retrogradas, criminales, genocidas y terroristas del gobierno de los Estados Unidos y sus socios del negocio de la contrarrevolucion internacional.

    Por tanto le sugiero a los intelectuales y teoricos cubanos que centren sus esfuerzos y neuronas en lo que es prioritario y vital para la salud del pueblo cubano de a pie, el fortalecimiento de la economia y la finanzas y con ello mejorar sustancialmente el nivel de vida de todo el pueblo de Cuba y por otra parte ocuparse de lo que sucede en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros paises del area y escribir articulos de solidaridad, analisis, historia y cultura con el fin de ayudar a frenar los ataques de los gringos contra nuestros pueblos de America.

    Gracias y que tengan un buen dia en esta maravillosa y exhuberante isla de la libertad, la independencia y la soberania en nuestras tierras de america

    1. Elpidio; yo propongo un referendo en Cuba que pregunte; ¿ quiere usted la permanencia del gobierno revolucionario ?.
      Supervisión de la ONU, UE, OEA, OTAN, UNESCO.
      Resultados vinculantes.
      El ganador se lo lleva todo.

  3. El post de Egor es un post que trata un tema de altura, es movilizador de la conciencia ciudadana para un mejor país y por todo ello, es merecedor de elogio.
    Es históricamente cierto lo que afirma de que “…el proceso electoral se consolidó a todos los niveles más como una reafirmación de apoyo al liderazgo revolucionario que como un proceso de reflexión y selección de parlamentarios…”
    Sin embargo, me parece que no es objetivo cuando afirma que: “…La unidad frente al enemigo sacrificando la pluralidad, que ha estado en la base de todo el período revolucionario gracias a un permanente estado de excepción, resulta hoy en gran medida una premisa falsa…” porque seguimos sometidos a un acrecentrado estado de excepción porque continúa la amenaza creciente y estrechándose el cerco estadounidense para estrangular a la Revolución Cubana y muestra de ello, han sido las presiones recientes para impedir que el petróleo venezolano llegue a nuestras costas (lo que nos puede poner al borde de un nuevo período especial), por no hablar ya de la puesta en vigor, como nunca antes, del Título III de la macabra Ley Helms-Burton. Sí, seguimos siendo una plaza sitiada porque NO NOS ENTENDEMOS y el fascista y no tan loco, Trump necesita una acción militar contundente –como la que quieren hacer contra Venezuela primero y luego, Cuba- para aspirar a ser reelecto para un segundo período de mandato.
    Para contrarrestar esa agresividad del imperialismo norteamericano, que además cuenta con el apoyo extra de la reverdecida derecha latinoamericana, sólo tenemos un arma: la unidad de nuestro pueblo en torno a la Revolución y es por ello fundamentalmente que nuestro pueblo, que sabiamente conoce cuanto se escribe en ese post, sigue optando por no ofrecer resquebrajamiento en bandeja de plata –que “justifique” una acción humanitaria militar contra nuestro país- que acabaría con todo vestigio de justicia social e individual que ha logrado nuestro pueblo y proceso revolucionario, además de la expropiación de nuestras posesiones, tanto estatales, como las particulares y peor, el exterminio masivo de personas que se opongan a sus designios imperiales, creando un estado de guerra permanente como ha sucedido en Irak, Libia, Afganistan, etc. Eso lo sabe muy bien nuestro pueblo y por eso, no por aguantones, cobardes o rebaño de imbéciles, es por lo que, a pesar de cuanto nos pueden disgustar los defectos y errores que se enuncian en el post, sigue optando por el apoyo a nuestro proceso, aunque estemos “bordeando el abismo”.
    Concuerdo cuando afirma que “…el único camino posible de realización nacional es el de asumir nuestra diversidad de pensamiento y convertirla en fortaleza dentro de estas circunstancias…” pero el autor obvia en todo su artículo, un sujeto muy importante y es el que constituye, no sólo legalmente según nuestra constitución que lo ratifica, sino por el apoyo de la mayoría del pueblo, a la fuerza principal de dirección del país que es el Partido Comunista de Cuba.
    Esa es la fuerza que puede –siempre que quiera y tenga convicciones para ello- labrar la conciencia, en primer lugar de su propia militancia asentando la democracia interna del partido en primerísimo lugar, hoy totalmente ausente, y luego, y con su ejemplo, admitir la pluralidad de pensamiento en un debate abierto en lo que sería verdaderamente la “Batalla de Ideas” que no puede ser el “Monólogo de Ideas” como hasta hoy ha sido y expresión de ello, son los medios oficiales de prensa y de comunicación social que ingenuamente actúan y piensan como si no existieran las redes sociales e internet y tuvieran el control monopólico de difusión del pensamiento y las ideas.
    ¡Ah!, pero para ello, tendrían que cambiar el centralismo burocrático existente, por el centralismo democrático que definió Lenin, como la piedra angular del partido de nuevo tipo que fuera la vanguardia del proletariado en la lucha ideológica por la conquista del socialismo y el comunismo. Sin ese modo de accionar del Partido, se está distanciando peligrosamente de las masas y cedería su puesto de vanguardia a otras fuerzas, quien sabe cuáles y con qué propósitos, pero el único verdaderamente dañado sería nuestro sacrificado pueblo.
    La Ley Electoral recién aprobada adolece de los males que el autor apunta en su post y propicia la “teledirección electoral” con las famosas “comisiones electorales” y para que tenga éxito esa orquestación, se necesita una masa “acrítica” que ciega e irresponsablemente deposite su voto por los nominados, muchas veces como “voto único” que refrende “…la reafirmación de apoyo al liderazgo revolucionario…” sólo a base de trayectoria política de fidelidad revolucionaria de los candidatos en la etapa de las elecciones y más tarde, en el desempeño de su condición de Delegado o Diputado a la Asamblea Nacional, en la cual, el acto de discrepar puede ser motivo de cuestionamiento de su condición de revolucionario y luego aparezca la “carta de renuncia” que no de revocación de su condición de Diputado. Bajo ese contexto, ¿cómo puede haber la normal discrepancia que la hay hasta entre los miembros de una pequeña familia y peor en un órgano tan numeroso como puede ser la Asamblea Nacional?
    Todo este escenario puede ser peor si se toma en cuenta la verdadera capacidad legislativa que deben tener los que harán, comúnmente, el ejercicio de aprobar las normas jurídicas que reflejen el espíritu de la Constitución y que regirán por un largo período de tiempo, las conductas de las personas en nuestro país.
    El cambio, necesariamente debe empezar por la fuerza dirigente superior de la sociedad. Esperar o buscar el cambio a partir del accionar de otras fuerzas, puede conducir peligrosamente a la pérdida de lo más valioso que nuestro pueblo ha conquistado y realización parcial de los sueños de nuestro José Martí como cuando discursó “con todos y para el bien de todos”…
    Pido disculpas por lo extenso del comentario, pero por la complejidad del tema, no puede ser de otro modo.
    Gracias!

    1. Jagger Zayas….

      Lo leo y no lo puedo ubicar….una de cal y una de arena……mientras escribe su largo comentario(usted mismo lo reconoce), 14;000 cubanos jovenes que “ya votaron”, esperan impacientes en la frontera mexicana-gringa

  4. A raíz del tan críticado articulo del Granma donde el autor proponía dejar de reírnos de los dirigentes, puedo usar un caso donde el humor y la parodia reflejan la realidad de la Asamblea Nacional, me refiero a Intemezzo, un corto de la serie Nicanor.

  5. Bueno según el Cro. Elpidio debemos hacernos los de la vista gorda con la política interna y ocuparnos de la de otros lares, mientras invita a que el cambio provenga del PCC cuando ellos estimen. Pensamiento así no lo puedo esperar de alguien se considera cubano de a pie, martiano y maceista…que sí fueron cubanos! El no entender que en nuestro país todo depende de las decisiones políticas y sólo apuntar a los que diariamente deben doblar el lomo, para que luego los administradores de la riqueza creada mal gasten, inviertan o delinquen con ella es cosa del diablo mismo. Mire chen, léase los lineamientos y la conceptualización de nuevo y haga un balance de todo lo aceptado por el pueblo trabajador e ignorado luego…entonces no me hable más del Trump ni bloqueo recrudecido hasta que algo de lo que ahí incluso yo aprobé, no camine. Pues mire, las políticas cavernícolas del gobierno para la economía y las relaciones laborales también han lastrado la innovación, motivación y productividad del cubano. Y para desgracia nuestra, se toman medidas impopulares y no pasa nada…entonces viene un escritor de avanzada marxista a hablar de una de las causas de todos los problemas y Ud lo manda a hacer otra cosa!
    Que torpe Sr.

  6. Agosto 15 2019
    Estimado Dayron lo dicho por ti en tu comentario es tu derecho, pero no lo has combatido con argumentos solidos, con detalles de tus opiniones, con evidencia de que yo estoy equivocado en toda la linea, simplemente has asumido el papel de critico sin basamento alguno y si basado en tus deseos personales, tu voluntarismo politico y tu odio y frustracion concentrado contra el pais, el pueblo, el gobierno, el partido y los cubanos de a pie.

    No te estoy atacando estoy dando argumentos sobre tus opiniones, pues lo del bloqueo de los norteamericanos, sus politicas agresivas, cavernicolas, retrogradas, terroristas y daninas para los cubanos de a pie como el que escribe esta respuesta no puede ser negada por ti u otros como tu, pues los efectos de esas medidas terroristas gringas todos los cubanos de a pie la sufrimos dia a dia, o es que tu no vives en Cuba o vives de lo que te envia tu familia desde el exterior, o vives de algun negocio legal o ilegal que te da mucho dinero, pues yo vivo de un retiro, no recibo remesas, no compro lo robado, no participo en chanchullos de tipo alguno y mi retiro no me alcanza para llegar a fin de mes y sigo luchando por el socialismo en Cuba, me fajo por lograr la honradez y la honestidad, denunciando a los que nos provocan el segundo bloqueo, es decir los ladrones, los trapicheros, los vagos, los vandalos, los corruptos que con sus negocios particulares y sus negocios ilegales, nos hacen la vida casi imposible, los burocratas que responden en toda la linea a toda esa lacra mencionada, por lo tanto si tu vives en Cuba y tienes las mismas condiciones o similares a las mias y te lanzan con dientes y garras contra mi comentario, mi amigo tu tienes otros ingresos que no son del trabajo honrado y decente, pues los que padecemos las situaciones creadas por todo lo anterior no pueden pensar como tu.

    Debate conmigo lo que no es cierto, debate conmigo que el bloqueo no existe, debate conmigo que los ladrones y delincuentes de todo tipo no existen, menciona con nombres y apellidos a los que tu conoces que son ladrones, inmorales, deshonesto y depredadores de todo lo que es nuestro, no vengas con charlas verborreicas y desinformativas, debate con evidencias, con hechos con pruebas y entonces estaremos en condiciones de evaluarte como elemento forista de este sitio digital, mientras no lo hagas sera siendo el mismo charlatan verborreico y desinformador, como otros que hacen lo mismo.

    Te reto a entrar en un debate honesto, honrado y digno no a emitir criterios que no tiene fundamentos logicos, creibles y sobre todo verificables como los que yo expongo, que tengas una buena noche y que descanses pues lo necesitas despues de tu descarga estomacal en este sitio.

  7. Elpidio, tiene Ud unos deseos inmensos de desenmascarar mi ID…más que una persona mayor, con experiencia de vida, que vive de una pensión Ud parece que tiene otro trabajo!
    Se la voy a poner sencillo: soy graduado universitario, en los 30 de vida, devenido cuentapropista en el sector del transporte hace 4 años (demás está decirte la razón de esto último…ahh y legal Sr), hijo de una honesta familia, vivo en Cuba y gracias a Dios no padezco enfermedad alguna.
    Pero Sr.: Acaso no se le ocurre que hoy en día cualquier persona puede vivir y pensar la revolución del modo en que la esté percibiendo y no del modo en que Ud la sueñe? Le cuesta tanto trabajo, en su retiro, ver todas las problemáticas acumuladas por años y la repercusión que está teniendo en la sociedad, principalmente en los jóvenes y los que aún tienen vínculos laborales?
    Ciertamente ya no soy un asalariado, lamentablemente ya no ocupo una plaza de nivel superior en una empresa del Estado (esto si me resulta doloroso en lo personal), mis ingresos se basan en lo que produzca y con ello además de mantener a mi familia, pago impuestos y seguridad social. Sepa que como yo, habemos casi 700 000 cubanos.
    Primero asalariado y ahora TCP…puedes determinar mínimamente mi experiencia con los burócratas? Se lo dejo a su conciencia porque yo no vivo con fantasmas men

  8. Agosto 17 2019
    Dayron no me interesa tu identidad ni lo que haces, pero pasar de graduado universitatio a cuenta propista no es un delito, es un sintoma de asintonia con el proceso actual, es decir de aquellos que dicen yo no trabajo para el gobierno cubano, pero bueno esa es su decision y nadie se la puede cuestionar al menos a mi no me interesa, siempre que esa actitud no choque con lo que yo combato y combatire siempre, algunos han chocado y no han salido bien parado, no por mi sino por ellos.

    Sobre su familia yo no pregunte y usted la menciona, no se por que, pero bueno cada cual habla lo que puede y a veces no lo que quiere, le dire que no tengo otra actividad laboral, si una revolucionaria y directa, DENUNCIAR A LOS QUE NOS ROBAN Y NOS HACEN DANO, A LOS MERCENARIOS Y SUS SOCIOS DEL NEGOCIO DE LA CONTRA, A LOS QUE NOS TRATAN DE DESINFORMAR Y NOS QUIEREN LLEVAR A LA CONFUNSION POLITICA E IDEOLOGICA, A LOS QUE CON SUS DURAS CARAS SE DICEN REVOLUCIONARIOS Y NO SON MAS QUE OPORTUNISTAS Y DESCARADOS QUE VIVEN DEL NEGOCIO ILICITO Y DEL TRAPICHEO Y PORQUE NO DEL DINERO QUE LE PAGA EL ENEMIGO POR SUS ACTIVIDADES CONTRA EL PAIS Y EL PUEBLO CUBANO DE A PIE.

    Como veras Dayron estas equivocado por completo conmigo, pues sigo la linea que me trace hace mucho anos , defender mi pais, poner los problemas del pais por encima de los personales, no dejarme llevar por el egoismo y las personalidades egolatras y difamantes, por tanto sigo la linea que me dicta mi conciencia y mi formacion politica e ideologica, no comulgo con los que se dicen intelectuales de izquierda y no son mas que trapicheros de palabras y malabaristas de las ideas, buscando solo sus intereses personales y que el enemigo los identifique para pasar a sus nominas en dolares, resumiendolos en avaros por el dinero y el poder sin importar a quien sirven, por lo tanto pienso que tu y yo estamos en estamentos diferentes, tu por resolver tus problemas personales por encima de los de la sociedad y el pueblo, es tu derecho, y yo por resolver o tratar de resolver los del pueblo, dentro de mis posibilidades y siempre denunciando a los que nos agreden en todas las formas posibles y existentes, por eso tengo muchos amigos y cooperantes y algunos enemigos que me desean la muerte, pero aun estoy aqui y no retrocedo ni un milimetro en mis principios revolucionarios, pues hay que tener coraje y valor para enfrentar las porquerias y las maquinaciones que se crean y manifiestan para tratar de destruirnos, muchos han terminado en el exilio, la carcel o la muerte, por sus propias manos e ideas, en sus malabares contrarrevolucionarias y otros han hecho mutis por el foro y hoy no se sabe donde estan.

    Que la vida te de lo que tu pretendes y que esa misma vida no te pase cuentas por lo no hecho o lo mal hecho para con el proceso revolucionario cubano, yo duermo todas las noches como nino pequeno despues de ser amamantado por su madre, pues no creo en fantasma de tipoi alguno como no creo en religion alguna que es la base de lo fantasmagorico.

Comments are closed.