La proyección de la NEP en la construcción socialista

Por Nyls Gustavo Ponce Seoane

“A la antigua URSS… a Cuba”

Como se estima por muchos, La Nueva Política Económica (NEP) (Ruso: Новая экономическая политика, НЭП, Nóvaya Ekonomícheskaya Polítika), fue la medida necesaria que se aplicó y salvó a la URSS en las condiciones que se encontraba en sus inicios, permitiendo: 1) el establecimiento de algunas empresas y comercios privados y de la inversión extranjera; 2) que el Estado controlara el comercio exterior, la banca y la industria.

Lenin, a pesar de ser su creador,  la llamó sin tapujos CAPITALISMO DE ESTADO. Tuvo sus detractores en la llamada oposición de izquierda, entre los que se encontraba Trotsky.

Sin embargo, más allá de la política de los planes quinquenales llevada a cabo por Stalin para eliminar la NEP, esta fue la que sentó las bases del monopolio estatal socialista, que no solo se mantuvo, sino que aumentó y creció, eliminado casi totalmente a las pequeñas industrias y comercios privados que fueron permitidos durante la propia medida, lo que hizo que el dominio y el control estatal prácticamente se absolutizara en la URSS.

¿Fue positivo para el Socialismo que el Capitalismo de Estado se exacerbara y se extremizara  durante la construcción socialista?

Creo que la vida misma demostró que NO, pues quizá fue la principal causa del desmoronamiento de la URSS, por los factores e instrumentos que se crearon a partir de Ella.

Entonces, se tuvo que haber eliminado ese mecanismo monopolista de Estado también creado durante la NEP. Algo que no se hizo a pesar de los planes quinquenales que se convirtieron en rígidos y dogmáticos, y por momentos hasta absurdos; convertidos en Ley por obra y gracia del Supremo y eliminando de esta forma la ductilidad y maleabilidad necesarias.

Más para acá, el Che discrepó de Lenin por la implantación de la  NEP. Pero la NEP no fue solo la introducción de elementos de la economía privada capitalista —que es al aspecto que más se le presta atención—, en un Socialismo Monopolista de Estado, que en definitiva, también se originó durante la NEP.

La construcción socialista se inició en el primer país que realizó una revolución con esos fines llena de contradicciones, porque se derivaron del propio sistema capitalista que se reprodujo en él, el CAPITALISMO DE ESTADO; pero dichas contradicciones nunca se reconocieron como antagónicas por los Maestros de la Ley; todo lo contrario, establecieron por Dictamen y/o por Decreto,  que en el Socialismo no había contradicciones antagónicas y así lo enseñaban en los niveles de educación medio y superior. Sin contar los medios de propaganda.

Si no existían contradicciones antagónicas, entonces, ¿por qué se desmoronó el socialismo en la URSS? Por su importancia y las más que estrechas relaciones que tuvimos con Ella, es un tema al cual  en Cuba se debe  volver una y otra vez desde diferentes aristas, para derivar las correspondientes lecciones.

Con todo, sin embargo, allí se olvidó hasta su posteridad, uno de los mayores preceptos dejados escritos por Lenin antes de morir: “que la propiedad cooperativa de trabajadores cultos era la propiedad socialista per se” —no  cito literalmente, aunque sí el contenido de su idea—, y que bien podría considerarse como su testamento económico sobre la propiedad socialista fundamental, entendiéndose por trabajadores cultos, en este caso, aquellos trabajadores especializados, conscientes, ordenados y disciplinados que trabajen con calidad. Quizás la introducción de estas cooperativas industriales y de servicios, no agropecuarias, hubiera conllevado al tan cacareado incremento de la producción y la productividad en el socialismo, al dar a los trabajadores el sentí-pensamiento de verdaderos poseedores de sus medios de producción, estimulándolos a la concreta efectividad en el trabajo. Esta es la premisa que requiere el socialismo para vencer al capitalismo.

Cuba debe cuidarse ahora, pues aquí no solo está en juego el sistema, sino el país mismo; por lo que la pregunta de cómo construir el socialismo, en nuestras condiciones, con elementos de la NEP, o sin ellos, es más que actual. Y aunque nadie ha dejado dicho o escrito cómo hacerlo, sí hay establecidos  conceptos económicos, políticos y sociales para el mismo, legados por los clásicos y por los no tan clásicos, generadores de ideas socialistas, que se deben tener en cuenta para implementar e introducir en las bases de su nueva construcción.

Estos son o deben ser:

—Socialización de la propiedad.

—Hacer de los trabajadores auténticos dueños de sus Medios de

Producción.

—Flexibilidad de la Planificación.

—Solidaridad humana como base del Humanismo socialista

—Aceptación de la Diversidad dentro de la Unidad Analógica

Simplemente: que sea con todos, de todos, y para todos.