Paul Manafort viajó a Cuba

Foto: Carolyn Caster/AP

La investigación del Fiscal Especial estadounidense Robert Mueller sobre una posible conspiración entre el presidente Donald Trump y el gobierno ruso, así como una posible obstrucción de la justicia, llegó a su fin con la entrega de un informe en dos tomos de 448 páginas. Y por supuesto, Cuba no está ausente.

Paul John Manafort Jr. es un consultor político estadounidense, cabildero, ex abogado y actualmente delincuente convicto. Durante años fue consultor del Partido Republicano hasta unirse al equipo de Donald Trump en marzo de 2016, donde fue presidente de campaña de junio a agosto de 2016. En octubre de 2017 fue procesado por el tribunal del Distrito de Columbia por múltiples cargos derivados de su consultoría para el gobierno pro-ruso de Ucrania en 2014. La acusación fue solicitada durante la investigación de Robert Mueller.

En el informe puede leerse en la página 141: «Trump fue elegido presidente el 8 de noviembre de 2016. Manafort le dijo a la Oficina que, tras la victoria de Trump, no estaba interesado en un puesto en la Administración. En cambio, Manafort prefirió permanecer en el «exterior» y monetizar su posición en la campaña para generar negocios dada su familiaridad y relación con Trump y la Administración entrante. Manafort parecía seguir ese plan, mientras viajaba al Medio Oriente, Cuba, Sur Corea, Japón y China, y se le pagó para explicar lo que implicaría la presidencia de Trump.

El 15 de enero de 2017, tres días después de su regreso de Madrid, Manafort le envió un correo electrónico a K.T. McFarland, que en ese momento era designado Asesor Adjunto de Seguridad Nacional y asumió formalmente esa posición el 20 de enero de 2017. El correo electrónico del 15 de enero de Manafort a McFarland declara: «Tengo cierta información importante que quiero compartir que recogí en mi viaje durante el último mes «. Manafort le dijo a la Oficina que el correo electrónico se refería a un problema relacionado con Cuba, no con Rusia o Ucrania, Manafort había viajado a Cuba en el último mes. De cualquier manera, McFarland, a quien Flynn aconsejó no responder a las preguntas sobre Manafort, parece no haberle respondido a Manafort.»

Fiscal Especial Robert Mueller y Donald J. Trump. Foto: NBC News / Getty Photo

Hasta el momento no se ha profundizado en los detalles del viaje de Manafort a la isla, pero sus actividades contrastan con el actual incremento de las hostilidades de la administración Trump hacia Cuba. La exploración de oportunidades económicas también fue una iniciativa del inquilino de la Casa Blanca, que en 1998  gastó $68,000 a través de una consultora, para explorar oportunidades de inversión en la isla. Esto ocurrió en violación de las estrictas prohibiciones comerciales que aplicaba Estados Unidos en su momento, y que el propio Trump busca reinstalar en los últimos meses.

Por el efecto que tiene la investigación sobre las actividades de asesores cercanos al presidente Trump en la política doméstica de Estados Unidos, valdría la pena indagar en el paradero tropical de Paul Manafort.

Anuncios