Razones

"Vivamos como hasta aquí; no nos ha ido mal" han pensado nuestros políticos. Y no puede negarse que desde la mira de las conveniencias personales —única eminencia avizora de nuestra política— tienen plena razón. Por gran fortuna parece que el pueblo empieza a creer que también a él le asisten sus razones. (“Directrices”, Revista Avance, 15/7/1930)