Exigen a Estados Unidos revelar secretos sobre “ataques acústicos”

Foto: Sputnik

Por: Tracey Eaton

El Proyecto James Madison y la revista New Yorker están demandando al Departamento de Estado por la divulgación de información sobre los “ataques acústicos” en La Habana.

La demanda se presentó el jueves en virtud de la Ley de Libertad de Información (FOIA) y busca un informe de la Junta de Revisión de Responsabilidad del Departamento de Estado, que aborde “las circunstancias relacionadas con los problemas médicos y de salud informados por los funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos que trabajan en Cuba”.
La queja dice:

Esta demanda de la FOIA busca la divulgación del Informe ARB, así como los esfuerzos del Estado para abordar sus recomendaciones, a fin de informar mejor al público sobre el impacto que estos “ataques acústicos” tuvieron en el personal del Gobierno de los Estados Unidos, las deficiencias en la respuesta inicial del Gobierno de los Estados Unidos al problema, y qué esfuerzos se están haciendo para rectificar el asunto.

Mark S. Zaid, un abogado altamente calificado en Washington DC que presentó la demanda. Dijo en Twitter:

Nos encontramos en un punto en el que estamos descontentos e insatisfechos con la cantidad de información que proviene de los Estados Unidos y este es el primer paso para asegurarnos de recopilar información adicional sobre lo que realmente sucedió en Cuba y, en última instancia, también en China.

Zaid encabeza el Proyecto James Madison en Washington, DC. Organización que comenzó en 1998 “para promover la responsabilidad gubernamental y reducir el secretismo, así como educar al público sobre temas relacionados con inteligencia y seguridad nacional a través de la investigación, la promoción y la diseminación de información.”

Zaid se especializa en casos relacionados con la seguridad nacional, la soberanía extranjera y la inmunidad diplomática, la Ley de Libertad de Información y otras áreas. Su biografía dice:

A través de su práctica, el Sr. Zaid a menudo representa a empleados federales anteriores y actuales, oficiales de inteligencia y militares, denunciantes y otros que tienen quejas o han sido perjudicados por agencias del Gobierno de los Estados Unidos o gobiernos extranjeros, así como miembros de los medios de comunicación.

Adam Entous, un escritor del New Yorker, también es un demandante en la demanda. En noviembre, Entous y su compañero de redacción Jon Lee Anderson escribieron un artículo titulado “El misterio del síndrome de La Habana”. Entous cubre asuntos exteriores, seguridad nacional e inteligencia. Según su biografía:

Mientras trabajaba en el Washington Post, Adam compartió un Premio Pulitzer y un Premio Polk especial por historias que llevaron al despido del primer Asesor de Seguridad Nacional del Presidente Trump y al nombramiento de un fiscal especial para investigar el papel de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016. En 2017, Adam fue finalista de un Premio Pulitzer en la redacción de una historia sobre un diplomático estadounidense acusado erróneamente de espiar.

La Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos ha criticado el manejo del Departamento de Estado de los supuestos ataques sonoros. Funcionarios cubanos han dicho que no son responsables de las lesiones al personal extranjero. Aun así, funcionarios estadounidenses han utilizado los incidentes para justificar una postura cada vez más hostil hacia Cuba.

Jason Poblete, un abogado que apoya la línea dura contra Cuba, aplaudió la demanda de la FOIA, tuiteando: “Buen suceso, @JMadisonProject presenta la primera demanda para ayudar a los ciudadanos estadounidenses ubicados en @USEmbCuba que resultaron heridos mientras servían en la nación”.

Jason Poblete

Poblete aludió al informe ARB del Departamento de Estado durante su testimonio ante el Subcomité de Seguridad Nacional del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes el 20 de junio de 2018. Declaró:

Cuba nunca será la China o Vietnam de las Américas. Es una isla de 10 millones de personas manejadas por planificadores centrales que son malos y corruptos. No es un paraíso. Es un gulag. Es un pueblo de Potemkin. Cuando los estadounidenses visitan, solo ven lo que el estado policial quiere que vean. Al Partido Comunista no le gustan los estadounidenses, los mercados libres, la propiedad privada o el estado de derecho. Los estadounidenses que ellos perciban como una amenaza estarán bajo peligro, como han hecho desde 1959.
Es por eso que fue extremadamente desconcertante pero no sorprendente, cuando me enteré que el Departamento de Estado estaba investigando a través de una junta de revisión exigida por la ley, los supuestos ataques contra estadounidenses estacionados en la Habana.
La justicia para las víctimas del derribo de los Hermanos al Rescate es un caso clave para otros estadounidenses que buscan justicia por una amplia gama de delitos cometidos por los cubanos. Los abogados de Estados Unidos necesitan acceso completo a toda la información. El proceso de desclasificación debe comenzar rápidamente. La seguridad de los estadounidenses depende de ello.

El Proyecto James Madison es una organización no partidista que ha investigado una variedad de problemas.

En 2007, el grupo presentó una demanda para obtener “copias de todos los documentos internos del Departamento de Defensa (“DOD”) relacionados con las discusiones sobre el centro de detención en la Estación Naval de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo, Cuba (“Guantánamo”)”.” En el 2000, la organización demandó al FBI, la DEA y el Servicio Secreto por su uso de los exámenes de polígrafo para interrogar a solicitantes de empleo sobre el uso de drogas en el pasado. La demanda declaró:

Hay muchos ejemplos de la falta de fiabilidad de los exámenes de polígrafo y su posible abuso. Aldrich Ames, el ex funcionario de la CIA que se convirtió en espía, convenció a un examinador de polígrafo al menos en dos ocasiones de que las lecturas engañosas que supuestamente estaba mostrando se explicaban fácilmente. Como resultado, Ames “pasó” el polígrafo.

Aldrich Ames
Aldrich Ames

De hecho, es una simple hazaña derrotar al polígrafo, que socava el propósito de utilizarlo para determinar la verdad. Las personas con más probabilidades de ser objeto de un examen de polígrafo pueden utilizar cualquier número de técnicas para mentir “sinceramente”. Varias instrucciones sobre cómo derrotar al polígrafo están disponibles públicamente en libros y en Internet. Según la información y la creencia, durante la década de 1980, aproximadamente treinta cubanos que sirvieron como agentes (es decir, espías) para la CIA pasaron extensos exámenes de polígrafo. Tras la deserción de un oficial de inteligencia cubano y su informe, se reveló que todos los “agentes cubanos” de la CIA eran en realidad agentes dobles que trabajaban para el gobierno cubano. Todos y cada uno de ellos habían derrotado el examen de polígrafo de la CIA.

Como parte de la demanda del jueves, el tribunal emitió citaciones al Departamento de Estado, al Fiscal General y al Secretario del Proceso Civil en la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos. Dentro de los 30 días posteriores a la recepción, deben responder a los demandantes y presentar su respuesta ante el tribunal.

Los funcionarios del Departamento de Estado a menudo son lentos para responder a las solicitudes de la FOIA. Las demandas pueden obligar a los funcionarios a cumplir con la ley. El Departamento de Estado probablemente citará la necesidad de proteger la privacidad de los empleados como una justificación para retener información. La agencia también aludirá a la seguridad nacional si la divulgación de documentos revelaría demasiado sobre las operaciones de inteligencia de los Estados Unidos en Cuba.

Muchas preguntas clave permanecen sin respuesta:

  • ¿Qué causó lesiones a los diplomáticos de los Estados Unidos?
  • ¿Quién lo hizo y por qué?
  • ¿Se justifica que funcionarios de Estados Unidos usen el episodio para aumentar la hostilidad contra Cuba?

Es demasiado pronto para decir si la demanda responderá a esas preguntas, pero es casi seguro que aprenderemos algo nuevo como resultado de la demanda.

La Jueza del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Amy Berman Jackson, ha sido asignada al caso. El ex presidente Barack Obama la nombró en 1981. Egresada de la Facultad de Derecho de Harvard, ha presidido muchos casos de connotación política, incluidos los de Paul Manafort, Roger Stone y los 12 espías rusos acusados ​​de piratear los archivos de  demócratas.

Jueza Amy Berman Jackson. Foto: CNN

En un artículo de 2017, Quartz dijo:

…como muchos jueces federales, tiene una larga historia que es difícil de caracterizar como “liberal” o “conservadora”. De hecho, en uno de los casos más significativos de su carrera legal antes de convertirse en juez, argumentó con éxito que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) había sobrepasado sus límites en la investigación de una figura pública.
Como juez, las decisiones de Jackson han sido acogidas alternativamente por conservadores y liberales por igual.
Jackson ha sido una jueza “muy concienzuda y justa”, dijo Robert P. Trout, socio de Trout, Cacheris y Janis, una firma de abogados de Washington DC. De las decisiones de Jackson, él dijo que ella “no tiene pelos en la lengua”.