Diplomáticos de EEUU reciben aumento de salario en la Habana

Foto: ADALBERTO ROQUE/AFP/GETTY IMAGES

Por: Tracey Eaton

Los empleados del gobierno de EE.UU. asignados a La Habana reciben un aumento automático del 35% en su salario. Esto se conoce como “diferencia de dificultades”, y se otorga cuando su ubicación en el extranjero “implica condiciones de vida extraordinariamente difíciles, dificultades físicas excesivas o condiciones especialmente poco saludables que afectan a la mayoría de los empleados oficialmente asignados o ubicados en ese lugar”.

Según la Oficina de Asignaciones del Departamento de Estado, en solo otras 12 naciones del mundo los empleados estadounidenses reciben un 35% de pago por dificultades económicas. Esos países son:

Afganistán
Bangladesh
República Centroafricana
Irak
Libia
Níger
Nigeria
Pakistán
Papúa Nueva Guinea
Sierra Leona
Somalia
Siria

La “diferencia por dificultades” van del 5% al 35%. La tasa de La Habana ha fluctuado entre el 20 y el 30% desde los años 90. La tasa aumentó de 25% a 35% el 5 de agosto de 2018.

La Oficina de Asignaciones dice:

La diferencia de dificultades está diseñada para proporcionar compensación adicional a los empleados por su servicio en el extranjero donde las condiciones difieren sustancialmente del ambiente en Estados Unidos y justifican una compensación adicional como incentivo de reclutamiento y retención. Los costos de vida no se consideran al determinar la diferencia.

Las condiciones en los puestos con diferencias se revisan periódicamente, al menos cada dos años, para asegurar que el pago de la diferencia por dificultades continúe solo bajo condiciones que justifiquen dicho pago. Como las revisiones periódicas indican cambios en las condiciones de vida, las tasas de diferencias de pago pueden aumentar o disminuir. Las mejoras graduales que se observan en una ubicación durante estas revisiones pueden ser insuficientes para justificar una disminución inmediata pero pueden servir de base para dicha disminución posteriormente. Esta puede tener efecto mientras un empleado está en camino a su puesto o poco después de su llegada. A la inversa, el empeoramiento de las condiciones en una ubicación puede dar como resultado un aumento en la diferencia de dificultades que beneficiaría a un empleado a pesar de que él / ella acaba de llegar.

Aquí estoy agregando una nueva placa a mi Jeep en Cuba. No tengo dudas de que los extranjeros que viven en la isla enfrentaron muchas menos dificultades que los cubanos mientras estuve allí del 2000 al 2005

Los empleados de los Estados Unidos en La Habana también obtienen un ajuste del costo de vida del 20%. Según la Oficina de Asignaciones:

“Asignación por ubicación” significa una asignación por costo de vida otorgada a empleados ubicados oficialmente en puestos en territorio extranjero donde el costo de vida, sin incluir los costos de los trimestres, es sustancialmente más alto que en Washington, D.C.
La asignación por ubicación es un factor de equilibrio diseñado para permitir que los empleados gasten lo mismo que en Washington, DC, sin reducir su nivel de vida debido a los mayores costos de bienes y servicios en dicha ubicación.

Entrevistando a un hombre en Baracoa, Cuba, después de que la Guardia Costera de los Estados Unidos lo sorprendió tratando de llegar a Florida con un camión que había convertido en barco. Los pantalones cortos y las sandalias eran parte esencial de mis “dificultades” mientras vivía en Cuba

Las tablas de pago por asignación de ubicación (Sección 229) representan un aumento porcentual sobre el costo de vida de Washington, aplicado al “ingreso utilizable”, es decir, la porción de su compensación básica que está disponible para el desembolso después de deducir impuestos, donaciones y contribuciones, ahorros (incluido seguro y jubilación) y gastos de vivienda y servicios públicos en los Estados Unidos. Además de los precios locales, el costo de vida comparativo considera los gastos normales de un empleado promedio del Gobierno en su ubicación (incluidas las importaciones y otras compras pagadas en dólares) y los costos adicionales resultantes de las condiciones climáticas y de salud locales y las aduanas, como relacionados a los costos por los mismos artículos o similares  condiciones a las que tienen empleados del Gobierno en el área de Washington, DC. La educación y otros costos propios del personal en una ubicación, no se consideran. La cantidad pagada es una tarifa plana que varía solo según el salario básico, el tamaño de la familia y su ubicación, independientemente de sus gastos individuales.

Los subsidios federales para los hijos de empleados varían de $12,900 a $55,350. La asignación diaria del gobierno federal a los empleados que viajan a La Habana es de $316, incluye alojamiento, comidas y otros gastos.
La Oficina de Asignaciones dice:

La parte del alojamiento en la asignación se basa en costos promedio para una habitación individual, incluido cargos de servicio e impuestos obligatorios. La dieta de comida se basa en los costos promedio de un desayuno, almuerzo y cena, que normalmente utilizan los empleados en dicho lugar, incluidos los impuestos, los cargos por servicio y las propinas habituales. La tarifa de M&IE se basa en estos costos de comida más un monto adicional, equivalente al 10% de los costos combinados de alojamiento y comida, para cubrir gastos imprevistos del viaje.
Para que el Departamento de Estado mantenga tarifas de viaje apropiadas en ubicaciones extranjeras, se recomienda a empleados del Gobierno Federal que notifiquen a sus empleadores si creen que dicha tarifa diaria para un área en particular no es apropiada para gastos cotidianos mientras están en servicio.