Cuba y el Mundo Multipolar

Por: Pedro Armada

Nos encontramos ante un escenario internacional complejo, ante una creciente sensación de que la hegemonía económica y política de EE.UU. va rumbo hacia un inevitable declive. El mundo es cada vez más “multipolar”–en lo que concierne relaciones internacionales–donde el antiguo poderío de EE.UU. se enfrenta con otras potencias, como Rusia y China, con las cuales ahora debe compartir poder e influencia. Basta con leer algo de la prensa de EE.UU. para palpar la preocupación de este país ante, por ejemplo, la creciente influencia de China en América Latina y el Caribe.

Para nosotros los habitantes de lo que José Martí llamaba “Nuestra América”, este escenario internacional ofrece la posibilidad de equilibrar (o contrarrestar un poco) los siglos de hegemonía hemisférica norteamericana. En el caso particular de Cuba, su apertura a relaciones comerciales y estratégicas con socios estratégicos como China y Rusia presentan oportunidades para contrarrestar la agresividad del actual gobierno de Estados Unidos. Los principios que imperan en esta estrategia son los mismos que José Martí percibió con tanta perspicacia para los 1890s. En aquella época, El Apóstol, al mando del Partido Revolucionario Cubano, se esforzaba por asegurar la libertad de Cuba buscando la unidad de las Antillas hispanas al igual que el apoyo de Argentina, Alemania e Inglaterra, precisamente para detener la expansión de Estados Unidos en el Caribe.

Apertura Migratoria

Amén del posicionamiento geoestratégico anterior, las nuevas medidas de apertura migratoria anunciadas por el gobierno cubano el año pasado también presentan oportunidades estratégicas para Cuba. Estas medidas evidencian que Cuba se abre mientras EE.UU., bajo el gobierno de Donald Trump, pareciera ceñirse a una política exterior de aislamiento y hostilidad.

Recordemos que esto sucede ante un escenario global donde el Bloqueo ha sufrido un rechazo rotundo nuevamente en la ONU. Es más, la mayoría de los estadounidenses y losmiembros del partido Republicano, prefieren una apertura de su país hacia Cuba. La postura de los mismos cubano-americanos, sobre todo de las últimas generaciones, también favorece una apertura de las relaciones entre EE.UU. y Cuba.

La apertura migratoria de Cuba posibilita una gran cantidad de ciudadanos cubanos “en potencia”. Ante semejante terreno fecundo, Cuba podría buscar hacer ventaja de sus representaciones diplomáticas, asociaciones de cubanos residentes en el exterior, y otras asociaciones solidarias para fomentar el diálogo y los vínculos con los hijos de cubanos que residen en el exterior así buscando abrir camino en la “batalla de ideas” sobre temas como el Bloqueo.

Anuncios