21.8 C
Havana
martes, octubre 20, 2020

De sindicatos y huelgas

Por: Alexandra Torres

Es una realidad la pérdida del papel de los sindicatos en la Cuba actual. Sin embargo, han logrado sobrevivir. La razón para esta sobrevivencia no ha sido impuesta, sino que deriva de una larga tradición del movimiento sindical en Cuba que atesora memorables jornadas de lucha que le significaron sus mayores conquistas.

Desde las pugnas por la abolición de la esclavitud a mediados del siglo XIX, hasta las primeras manifestaciones huelguísticas de los trabajadores reclamando mejor trato económico; pasando por la celebración del Primer Congreso Obrero en fecha tan temprana como 1892, donde se acordó reclamar mediante huelga la implantación de una jornada de trabajo de 8 horas.

También la constitución del Partido Popular y del Partido Obrero en 1900 y 1904 respectivamente, representantes de los intereses de los trabajadores. No se pueden dejar de mencionar los acontecimientos ocurridos en 1925 y 1933, entre los que se pueden citar el Segundo y Tercer Congreso Obrero Nacional, ambos en 1925, la fundación de la Confederación Nacional de Obreros de Cuba el 6 de agosto del propio año y la influencia del Gobierno de los Cien Días en 1933 en estas cuestiones.

Estos años resultaron esenciales para el fortalecimiento de la clase trabajadora y para la consolidación del movimiento obrero. Y qué decir del reconocimiento constitucional a los sindicatos y del derecho a huelga en 1940.

Entonces es visto y comprobado que la conciencia del movimiento obrero cubano y de su movimiento sindical es más añeja que la postura socialista oficial, y considero que es ese precisamente el elemento que le permitió colocarse en el lugar que, al menos jurídicamente, posee.

Pero una etapa quizás menos nítida en la historia del sindicato se muestra precisamente, después del triunfo revolucionario de 1959. Los primeros años significaron un grupo de conquistas de incalculable valor para los trabajadores, como la eliminación de la cuota sindical obligatoria y la depuración y reorganización del movimiento sindical; así como la celebración del X, XI, XII y XIII Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, en los cuales se tomaron importantes decisiones sobre el futuro de la clase obrera.

Pero, con el derrumbe del campo socialista, y las consecuencias que trajo consigo en diversos ámbitos el papel de los sindicatos y de sus dirigentes, se desvirtuó. De resultas, el sindicato dejó de cumplir con sus principales funciones de tener parte en las decisiones de cada entidad en función de proteger los intereses de los trabajadores sindicados.

En primer lugar, la afiliación se convirtió en automática -más allá de que la propia ley establece que es voluntaria-, el pago de la cuota sindical en una carga pesada para el trabajador, las reuniones sindicales en lugar de debatir temas cruciales se transformaron en palabras vacías y el empleador –cuyo sindicato es el mismo que el de sus trabajadores- impone sus criterios.

Y dejaré al imaginario del lector las implicaciones de la doble y hasta triple militancia en organizaciones políticas, sociales y de masa de los dirigentes sindicales y de los trabajadores afiliados -donde ciertos criterios prevalecen-.

A todo ello, podemos sumar que los tres pilares clásicos del denominado derecho colectivo se encuentran dispersos y disminuidos. Me refiero a la negociación –y al convenio colectivo-, al derecho a huelga y a la participación de los trabajadores en las decisiones de la empresa en la que laboran.

La vigente constitución, en varias ocasiones reformada (1978, 1991 y 2002), no reconoce los derechos colectivos en el trabajo. Solamente se puede deducir de la manifestación como derecho, la huelga. Pero, sin ley que la desarrolle, corre similar suerte que las disposiciones novísimas de la otrora Constitución de 1940. Por desgracia, el proyecto del cual ya que casi concluye el proceso de consulta repite nuevamente este gazapo.

Quieren insertar al sindicato en la lógica de la disciplina partidista

Ahora el texto ha sido despojado de la palabra trabajador, sustituyéndola por la de empleado, los cuales no son sinónimos -al menos jurídicamente hablando- y por tanto el sindicato, quien debería tener la voz cantante, pasa a subordinarse a los designios de un partido -fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado- y a participar su máximo representante, por derecho propio, en las sesiones del Consejo de Ministros (artículo 129, segundo párrafo), sin mayores referencias. De alguna manera quieren insertar al sindicato en la lógica de la disciplina partidista que puede convertirse en un doble racero.

Así, el texto nos deja con una ausencia total de referencias a la negociación colectiva y la huelga, cuando la realidad cubana dicta la necesidad de tener en cuenta tales cuestiones; e impide que, desde la constitución se le otorgue al sindicato el papel que tiene que tener, de modo que rescate su funcionalidad y genere de nuevo una conciencia de clase, porque hasta algunos trabajadores se muestran apáticos frente a él.

En mi opinión, la constitución se olvidó de que en el socialismo es la clase trabajadora la que tiene el poder, por la que erige el poder y a quien se debe el poder. Si aquí también la pirámide se invierte, a mal recaudo queda nuestra nación. Esperemos que esto no sea lo que ocurra.

Tomado de: La Trinchera

17 Comentarios

  1. Queridos jóvenes:

    Les dejo a Lenin explicar EL PAPEL de los sindicatos:

    ACERCA DEL PAPEL Y DE LAS TAREAS DE LOS SINDICATOS EN LAS CONDICIONES DE LA NUEVA POLÍTICA ECONÓMICA. Lenin.

    “De lo dicho se desprende que en toda la aplicación de la dictadura del proletariado el papel de los sindicatos es esencial en extremo. Pero -Cuál es este papel- …Por una parte, al abarcar, al comprender en las filas de la organización a la totalidad de los obreros industriales’ los sindicatos son una organización de la clase dirigente, dominante, gobernante, de la clase que ejerce la dictadura, de la clase que aplica la coerción estatal. Pero no es una organización estatal’ no es una organización coercitiva, es una organización que atrae e instruye, es una escuela, escuela de gobierno, escuela de administración, escuela de comunismo. Pues bien, hablar del papel de los sindicatos sin tener en cuenta estas verdades, significa llegar inevitablemente a una serie de inexactitudes. Por el lugar que ocupan en el sistema de la dictadura del proletariado, los sindicatos están situados, si cabe expresarse así, entre el Partido y el poder del estado…

    “…Los sindicatos crean el vínculo de la vanguardia con las masas, los sindicatos, mediante su labor cotidiana, convencen a las masas, a las masas de la única clase capaz de conducirnos del capitalismo al comunismo. Esto por un lado. Por otro lado, los sindicatos son una reserva de fuerzas del poder del estado…

    “No se puede llevar a efecto la dictadura sin varias “correas de transmisión” que van de la vanguardia a las masas de la clase de avanzada, y de ésta a las masas trabajadoras…”

  2. Los sindicatos en Cuba estan para apalancar a los jefes desde la base

    ningun sindicato en Cuba puede tener la autonomia para decidir nada localmente y mucho menos para hacer demandas y protestas espontaneas que lleven a la huelga o negociar un contrato de trabajo reclamando un precio justo,llevar un proyecto la television local es imposible ,hacer declaraciones de opinion a la prensa es prohibido etc

    En fin,,,,todo esta perfecto,,,las mulas que aguanten y los corderos que sigan al pastor,,,,

    • Me interesa saber ¿quiénes son los corderos en este caso? No figura esa categoría en el Proyecto de Constitución y en cambio leo aquí muchos comentarios, desde 2010, donde unos borregos siguen al pie de la letra, lo que dicen personajes como Yoani Sánchez, cubana, Vargas Llosa, peruano y español, Marco Rubio, estadounidense, Lech Wałęsa, polaco y sindicalista, etc….

      • Sr. Calvet o cualquiera de los tantos nickname que utiliza, pero todos sabemos que es usted, seguiré su consejo y tratare que mi mala leche crónica en contra del partido único y lo que ello representa no me complique mi vida, a mí se me pasa porque solo entro en el tema Cuba por etapas, pero Sr. usted debería verse su mala leche crónica contra la Sr. Yoani Sánchez porque siempre la tiene en la mente y nos las recuerda en cada comentario suyo, vamos interiorice, que tiene que ver esos tres personajes con los sindicatos y las huelgas o la disciplina partidista, usted hablando de corderos y borregos cuestión de ciencia ficción para los cubanos que no ven la carne ni por equivocación, creo sus hábitos complican más que a mí su mala leche.
        Por cierto, un compañero de trabajo Brasileño me escribió para que supiera que el gobierno de Brasil dijo hoy que acogerá a todos los cooperantes Cubanos que decidan permanecer trabajando en territorio de Brasil, porque al ser Cuba la que se retira del contrato ellos pueden ofrecerle esas posiciones de trabajo ahora en nuevas condiciones, inclusive ofrecerán reunificación familiar para esposos e hijos que estén en Cuba u decidan salir hacia Brasil y esperan un compromiso del gobierno Cubano de no entorpecer ese proceso de reunificación familiar que les daría estabilidad a esos tan preciados profesionales de la salud que atienden a poblaciones sensibles en sus lugares de servicio, que al final es lo importante. Nada que quien esta asesorando al Sr. extrema derecha nuevo presidente electo está muy bien enfocado en ponérsela bien difícil al gobierno de Cuba en esta encrucijada, justificar en este mundo el despojo del 70% del salario de esos profesionales es prácticamente imposible, hasta en el capitalismo del primer mundo que usted y yo vivimos las empresas empleadoras en las que es común estas practicas tienen sus limites legales.
        Le prometo que no lo interferiré mas por el resto del fin de semana, tenga usted un buen dia.

      • Sr.Delgado, usted no interfiere ni molesta ni nada parecido o eso pienso. Puede usted seguir mostrando una y otra vez esa sintonía con la marranada que trata de hacer el nuevo gobierno brasileño, motivado por un odio anticomunista como ha mostrado ese ultraderechista en todo momento. Veo que le parece muy bien ese intento de que médicos cubanos se queden en Brasil, y de esa forma tratar de dejar en evidencia al gobierno cubano. Como usted sabe, los EEUU tenían o tienen todo un programa para tratar de que profesionales cubanos en terceros países se acojan a una oferta parecida, es decir el Cuban Medical Professional Parole.

        No sé si usted conoce un dicho hispano que dice que a todo cerdo le llega su San Martín… Pues eso…. ¡ya veremos ¡

        Tome nota que una vez más, cuando he hablado de borregos es porque previamente «uno de ustedes» ha usado la ofensiva frase «los corderos que sigan al pastor,,,,» ¡»Ustedes» no tienen remedio !

        Respecto a la señora Sánchez, que dispone de todo un equipo de personas para tocar las narices, decirle que no tengo a estas alturas mucho interés en perder el tiempo, pero sí es un tema que me interesa y que muchas veces no lo busco. Hoy mismo y no comprendo por qué, me llega un correo de Linkedin y me informa que la mercenaria cubana está utilizando esa red social que en principio se centra en cuestiones laborales, para publicitar precisamente el tema de los médicos cubanos en Brasil. Como verá, está todo muy bien organizado.

        Esto ha llegado a mi correo procedente de la mercenaria cubana «El gobierno de #Cuba da el portazo al programa ‘Mais Medicos’ en #Brasil. Jair Bolsonaro condicionó la permanencia del proyecto a que los galenos recibieran….»

        Que tenga usted un buen fin de semana, de mes y de año….y dele recuerdos a sus compañeros, a esos que cita cuando dice… «todos sabemos que ….» 😆

  3. Los sindicatos en Cuba perdieron su rol cuándo se aliaron al PCC y siguieron sus directivas,el primer secretario es miembro del buró politico del PCC,los sindicatos tienen que se independientes,el ejemplo más claro es la contratación de mano de obra extranjera,la justificación fue que los indios eran más productivos,claro,con esos salarios,los cubanos también hubieran sido igual de productivos,tambien dijeron que estaban mejor preparados,no me lo creo,Cuba tiene brigadas de construcción en otros países,en Cuba hay científicos creando medicamentos novedosos y equipos médicos que se exportan hay médicos que pueden transplantar un corazón,van a decir que no hay albañiles que sepan poner bien un ladrillo,o repellar,cuando esto paso,el sindicato débio organizar una huelga y detener las obras,pero no,el sindicato siguió las directivas de PCC.

  4. Queridos jóvenes:

    CARLOS JAVIER BUGALLO SALOMÓN
    Licenciado en Geografía e Historia; Diplomado en Estudios Avanzados en Economía publicó este compendio de citas de lo expresado por:

    LENIN Y LOS SINDICATOS

    Todos los comentarios de más abajo proceden de la pluma de Lenin, excepto los encabezamientos.
    Estos comentarios los hemos compilado y trascrito con leves modificaciones estilísticas, y proceden el libro “ACERCA DE LOS SINDICATOS”, publicado por la editorial Progreso en 1979. Las cursivas y entrecomillados pertenecen a Lenin, mientras que las cifras entre paréntesis se corresponden con las páginas de las que se han extraído los textos.

    1.
    ¿CUÁL ES LA LABOR DE LOS SINDICATOS?
    – La lucha económica es una lucha colectiva de los obreros contra los patronos por conseguir ventajosas condiciones de venta de su fuerza de trabajo, por mejorar las condiciones de trabajo y de vida de los obreros. Esta lucha es, por necesidad, una lucha sindical. Dar a la ‘lucha económica misma un carácter político’ significa asegurar esas reivindicaciones profesionales, ese mejoramiento de las condiciones de trabajo en los oficios, mediante ‘medidas legislativas y administrativas’. Esto es precisamente lo que hacen y han hecho siempre todos los sindicatos obreros. (81 y s.)
    – Los sindicatos son verdaderos únicamente cuando agrupan a sectores muy amplios de obreros sin partido. (500)
    – Sólo la lucha educa a la clase explotada, sólo la lucha le descubre la magnitud de su fuerza, amplía sus horizontes, eleva su capacidad, aclara su inteligencia y forja su voluntad. (300)
    – La lucha sindical es una de las manifestaciones de todo el movimiento obrero permanentes, siempre necesarias bajo el capitalismo y obligatorias en todos los momentos. (142)
    – El marxismo ha reconocido siempre la lucha económica como una de las partes integrantes de la lucha de clase de los trabajadores. (167)
    – La política sindical de la clase obrera es cabalmente la política burguesa de la clase obrera.
    – La burguesía quiere constreñir el proletariado al solo movimiento sindical. (135)

    2.
    LOS MARXISTAS Y LOS SINDICATOS

    – Las organizaciones obreras para la lucha económica han de ser organizaciones sindicales. Todo obrero marxista debe, dentro de lo posible, apoyar a estas organizaciones y actuar intensamente en ellas. (113)
    – La lucha económica de los obreros en Inglaterra adquirió también un carácter político sin participación alguna de los socialistas. Ahora bien, la tarea de los marxistas no se limita a la agitación política en el terreno económico: su tarea es transformar esa política sindical en lucha política marxista, aprovechar los destellos de conciencia política que la lucha económica ha hecho penetrar en los obreros para elevar a estos al nivel de conciencia política marxista. (91)
    – El carácter político de los sindicatos debe ser logrado exclusivamente por la labor de los marxistas en el seno de los mismos, y que los marxistas deben formar células cohesionadas dentro de los sindicatos. (186 y s.)
    – La actividad del partido marxista debe consistir en coadyuvar a la lucha de clase de los obreros. La tarea del partido no consiste en discurrir medios de moda para ayudar a los obreros, sino en adherirse al movimiento obrero, en alumbrarle el camino y en ayudar a los obreros en esta lucha que ellos han iniciado. (24)
    – La emancipación de los obreros debe ser obra de los obreros mismos. (10)
    – Es misión del partido marxista cooperar en la lucha de la clase obrera por su emancipación, desarrollando la conciencia de clase de los obreros, contribuyendo a su organización y señalando las tareas y los objetivos de la lucha. (9)
    – Los marxistas dentro de cada sindicato, se subordinan con lealtad a la mayoría de los obreros pero luchan por ampliar la influencia de sus ideas. (263)
    – El desarrollo de la conciencia de clase de los obreros debe hacerse mediante la contribución a su lucha por sus necesidades más esenciales. (28)
    – Las tareas de los sindicatos consisten en ser los artífices de la nueva vida, en ser educadores de nuevos millones y decenas de millones de seres que aprendan por propia experiencia a no cometer errores u a desechar los viejos prejuicios, que aprendan por propia experiencia a dirigir el estado y la producción: sólo en esto reside la garantía infalible de que la causa del socialismo venza por completo, excluyendo toda posibilidad de retroceso. (339)

    3.
    CONTRA EL SECTARISMO

    – Es preciso no quedar al margen de los sindicatos y, por encima de todo, no dar motivo para pensar que hay que quedar al margen, sino esforzarse por participar, por influir, etc. (145)
    – Cuanto más amplias sean las organizaciones sindicales más amplia será nuestra influencia en ellas. (113)
    – No es cosa nuestra cultivar el trigo en pequeños tiestos. (115)
    – Durante toda una serie de años, Engels insistió tenazmente en que los marxistas ingleses cometían un error al actuar de modo sectario, al no saber sumarse al instinto de clase de las Trade Unions (sindicato inconsciente, pero poderoso), al transformar el marxismo en un ‘dogma’ cuando lo que debe ser es ‘una guía para la acción’. Cuando existen condiciones objetivas que frenan el desarrollo de la conciencia política y de la independencia de clase de las masas obreras, hay que saber trabajar mano a mano con ellas pacientemente, con firmeza, sin hacer concesiones en los principios, pero sin renunciar a actuar en el centro mismo de las masas obreras. (206)
    – Los marxistas no son huéspedes casuales en el movimiento obrero. Saben que tarde o temprano todos los sindicatos adoptarán su posición sobre la base del marxismo. Están convencidos de que el futuro pertenece a sus ideas y, en consecuencia, no fuerzan los acontecimientos, no aguijonean a los sindicatos, no les cuelgan rótulos ni los dividen. (264)
    – Tampoco puede dejar de parecernos un absurdo ridículo y pueril las disquisiciones pomposas, muy sabias y terriblemente revolucionarias de los izquierdistas alemanes, quienes afirman que los marxistas no pueden ni deben actuar en los sindicatos reaccionarios, que es permisible renunciar a semejante actividad, que es preciso abandonar los sindicatos y organizar sin falta una ‘unión obrera’, completamente nueva y pura, inventada por comunistas muy simpáticos (y en la mayoría de los casos, probablemente, muy jóvenes), etc, etc. (359)
    – Pero es tal, precisamente, la estupidez en que incurren los comunistas alemanes ‘de izquierda’, los cuales deducen del carácter reaccionario de los cabecillas sindicales la conclusión de que es preciso… ¡salir de los sindicatos!!, ¡¡renunciar a actuar en ellos!!, ¡¡crear formas de organización obrera nuevas, inventadas!! Una estupidez tan imperdonable que equivale al mejor servicio que los comunistas pueden prestar a la burguesía. (362 y s.)
    – Para saber ayudar a ‘las masas’ y conquistar su simpatía, su adhesión y su apoyo no hay que temer las dificultades, las cicatrices, las zancadillas, los insultos y las persecuciones por ‘los jefes’ y se debe actuar sin falta allá donde estén las masas. Hay que saber hacer toda clase de sacrificios y vencer los mayores obstáculos para efectuar una propaganda y una agitación sistemáticas, tenaces, perseverantes y pacientes precisamente en las instituciones, sociedades y asociaciones, por reaccionarias que sean, donde haya masas proletarias o semiproletarias. Y los sindicatos son cabalmente las organizaciones donde están las masas. (363)
    – Podemos (y debemos) emprender la edificación del socialismo no con un material humano fantástico ni especialmente creado por nosotros, sino con el que nos ha dejado como herencia el capitalismo. Esto es, sin duda, muy ‘difícil’; pero cualquier otro modo de enfocar el problema es tan poco serio que no merece la pena hablar de ello. (360).

  5. He estado un buen rato, tratando de suplir mi ignorancia, al decir de un comentarista faltón, leyendo por encima, mejor dicho buscando en los dos textos constitucionales, al vigente y el que se debate, lo que se dice sobre sindicatos.. no aparece la palabra ni una sola vez en ninguno de los dos textos y sí se menciona la importancia de la Central de Trabajadores de Cuba., lo que se dice sobre trabajo y trabajadores, tratando de entender por qué en un artículo publicado en Rebelión, un autor se plantea si ¿Es necesario el sindicalismo en el socialismo?

    texto citado: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=67769

    Pues bien, he llegado a alguna conclusión, leyendo que Cuba, según la actual Constitución es un Estado socialista de trabajadores, fórmula que desaparece en el redactado a debate pero se mantiene el carácter fundamental del trabajo y se reconocen una serie de derechos de los colectivos de trabajadores, derechos constitucionales, más allá de una ley de Trabajo, de menor rango, como tiene España con su Ley del Estatuto de Trabajadores. No es comparable, un país que se mueve en el entorno de países capitalistas, España, con Cuba, que se declara en el proyecto de reforma constitucional, como » Cuba es un Estado socialista de derecho, democrático, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república unitaria e indivisible, fundada en el trabajo, la dignidad y la ética de sus ciudadanos, »

    Son dos mundos y dos mundos muy distintos son los sindicatos obreros en el capitalismo y una Central de Trabajadores en Cuba que está por derecho constitucional nada más y nada menos que en el Consejo de Ministros.. «En las sesiones del Consejo de Ministros participa, por derecho propio, el Secretario General de la Central de Trabajadores de Cuba. »

    Dos mundos, dos formas de enfocar los derechos de los trabajadores y lo que hay que ver es dónde esos derechos están mejor protegidos.

    Curiosamente, Cuba, ofrece protección y acogida a personas perseguidas por sus ideas políticas, por su activismo a favor de los DDHH o por ver lesionados sus derechos laborales…

    ARTÍCULO 19. La República de Cuba concede asilo a los perseguidos por sus ideales o luchas por los derechos democráticos, contra el imperialismo, el fascismo, el colonialismo, el neocolonialismo y cualquier otra forma de dominación, la discriminación y el racismo; por la liberación nacional; por los derechos y reivindicaciones de los trabajadores, campesinos, mujeres, estudiantes, indígenas y ambientalistas; por sus actividades políticas, científicas, artísticas y literarias progresistas y por el socialismo y la paz.

    Es muy difícil que un país que recoge ese derecho de asilo en los casos señalados, no resuelva de la mejor manera posible, los derechos laborales de sus propios ciudadanos. Que «la fórmula» no gusta a los sabiondos de turno (los no ignorantes) es lógico porque a esas personas no les gusta nada que lleve el made in Cuba a partir del 1 de enero de 1959: posiblemente ni un ron medio, un Havana Club de siete años… que en España está en todas partes….

    • Calvet:

      Te remito al Marxismo-Leninismo. Sin profundizar en él y sin mutilar, o sacar de contexto las citas, hace falta más que solidaridad internacional para hacer la FES Comunista Etapa por Etapa.

      Tenemos que salir de la cuneta y acabar de subirnos a la carretera que nos lleva a la FES Comunista.

    • Calvet:

      Te reitero la cita de libro de Lenin “ACERCA DE LOS SINDICATOS”, publicado por la editorial Progreso en 1979,
      de su página 360:

      «Podemos (y debemos) emprender la edificación del socialismo no con un material humano fantástico ni especialmente creado por nosotros, sino con el que nos ha dejado como herencia el capitalismo. Esto es, sin duda, muy ‘difícil’; pero cualquier otro modo de enfocar el problema es tan poco serio que no merece la pena hablar de ello.»

    • Calvet:

      ¡TODOS, izquierda y derecha!, les apesta que la propiedad sea directa de los trabajadores… Y mientras no lo sea, se seguirá en los incumplimientos y errores, en as corrupciones y abusos de poder de los funcionarios INFUNCIONALES.

      Partiendo de la experiencia de la Comuna de París es que Marx, Engels y Lenin trazaron que el Estado Proletario tiene que estructurar el PODER DE ABAJO HACIA ARRIBA, con la propiedad DE TODOS LOS CENTROS LABORALES directamente en manos directa de sus trabajadores.

      Por ello los sindicatos son la cantera de los militantes del Partido y los dirigentes de SU ESTADO.

      Otra cosa, la práctica ha demostrado que es REVISIONISMO Y OPORTUNISMO PEQUEÑOBURGUÉS.

    • Calvet:

      Hasta el pensamiento de José Martí concuerda con ello, te pongo como ejemplo la fuente fundamental de bienestar:

      Martí y la AGRICULTURA

      LA ÚNICA RIQUEZA INACABABLE DE UN PAÍS CONSISTE EN IGUALAR SU PRODUCCIÓN AGRÍCOLA A SU CONSUMO (1875)

      TIERRA, CUANTA HAYA DEBE CULTIVARSE Y CON VARIOS CULTIVOS, JAMÁS CON UNO SOLO.
      LA POSIBILIDAD DE LA EXPORTACIÓN DESPIERTA EL APETITO DEL AGRICULTOR: LA IMPOSIBILIDAD O DIFICULTAD, LO HACE DESCONFIADO Y PEREZOSO (1878)

      EL CAMBIO DE TIERRAS ESTÉRILES EN TIERRAS PRODUCTIVAS, AUNQUE LASTIME PREOCUPACIONES DE PARTIDO Y AÑOSOS INTERESES TRADICIONALES, ES CAUSA INMEDIATA DE LA RIQUEZA DEL PAÍS, LOGRABLE FÁCILMENTE CON LA CREACIÓN DE MUCHOS PEQUEÑOS PROPIETARIOS (1878)

      VENTUROSA ES LA TIERRA EN QUE CADA HOMBRE POSEE Y CULTIVA UN PEDAZO DE TERRENO (1878)

      LA INSTRUCCIÓN ACABA LO QUE LA AGRICULTURA EMPIEZA (1878)

      EL MEJOR CIUDADANO ES EL QUE CULTIVA UNA EXTENSIÓN MAYOR DE TIERRA.
      DEBIERA SER CAPÍTULO DE NUESTRO EVANGELIO AGRÍCOLA LA DIVERSIDAD Y ABUNDANCIA DE LOS CULTIVOS MENORES (1883)

      LOS CULTIVOS NUMEROSOS DE DIVERSAS RAMAS AGRÍCOLAS Y SUS INDUSTRIAS CORRESPONDIENTES, MANTIENEN EN EQUILIBRIO A LOS PUEBLOS DADOS A CULTIVOS MAYORES EXCLUSIVOS: CAFÉ, CAÑA DE AZÚCAR, ETC. HAN VENIDO A SER ESTOS CULTIVOS, CON LAS GRANDES OPERACIONES BURSÁTILES, VERDADEROS JUEGOS DE AZAR, Y COMO POMPAS MÁGICAS, QUE YA SON DE ORO, YA DE JABÓN (1883)

      DIVORCIAR AL HOMBRE DE LA TIERRA ES UN ATENTADO MONSTRUOSO (1883)

      DEBE VERSE CON MIEDO ESTE MAL HÁBITO DE ENTREGARSE A UN CULTIVO EXCLUSIVO (1883)

      EN AGRICULTURA, COMO EN TODO, PREPARAR BIEN AHORRA TIEMPO, DESENGAÑOS Y RIESGOS (1883)

      EL MAL NO ESTÁ EN SEMBRAR EN RAZÓN DEL AUMENTO DE CONSUMO PROBABLE; SINO EN SEMBRAR CON EXCESO CON CIEGA DESATENCIÓN A LOS REQUERIMIENTOS POSIBLES DEL CONSUMO (1883)

      COMARCA SIN ÁRBOLES, ES POBRE. CIUDAD SIN ÁRBOLES ES MALSANA. TERRENO SIN ÁRBOLES, LLAMA POCA LLUVIA Y DA FRUTOS VIOLENTOS (1883)

      LOS CAMPESINOS SON LA MEJOR MASA NACIONAL Y LA MÁS SANA Y JUGOSA, PORQUE RECIBE DE CERCA Y DE LLENO LOS EFLUVIOS Y LA AMABLE CORRESPONDENCIA DE LA TIERRA, EN CUYO TRATO VIVEN (1884)

      EN LOS LUGARES PUROS Y APARTADOS DEL CAMPO, SE CRÍAN LAS GRANDES FUERZAS (1885)

      TODO TRABAJADOR ES SANTO Y CADA PRODUCTOR ES UNA RAÍZ; Y AL QUE TRAIGA TRABAJO ÚTIL Y CARIÑO, VENGA DE TIERRA FRÍA O CALIENTE, SE LE HA DE ABRIR UN HUECO ANCHO, COMO A UN ÁRBOL NUEVO (1894)

  6. Alexis
    Lo que apesta no que la propiedad sea de los trabajadores,lo que apesta es que se expropie para darle la propiedad a los que no se han sacrificado,los trabajadores también pueden crear sus propias empresas y competir para ser mejores, pero si te fijas,en China,la propiedad privada ha sacado de la pobreza a 800 millones de chinos,en Cuba también pasara,supongo que Díaz Canal debe estar impresionado en su gira asiática,un país no puede garantizar salud publica universal y educación y al mismo tiempo ocuparse del pan con croquetas de la cafetería o el helado del Coppelia.

  7. Este Estado “socialista” lejos de aplastar la resistencia de las clases derrotadas, lo que ha hecho, con el mantenimiento del trabajo asalariado de las grandes masas de la población sin participación real en el proceso de conducción y dirección de la economía y la sociedad, es mantener el trabajo asalariado como forma principal de las relaciones de producción (capitalistas) y si bien, la propiedad no es privada, porque es estatal, los funcionarios del Estado-Partido son los que (mal) administran los recursos y con ello, adoptan decisiones de “obligatorio cumplimiento” que incluyen lesiones a las masas trabajadoras y adoptan formas jurídicas y normativas que conducen al amordazamiento de los trabajadores, haciendo retoñar las contradicciones entre los trabajadores y el patrón, en este caso, el Estado y con ello, la necesidad de reforzar el papel represor de esa institución que nació con la familia y la propiedad privada y por supuesto, no transitar hacia la abolición del estado como órgano de represión de una clase social sobre las demás en la sociedad.
    Estos sindicatos, de defensores de los intereses de los trabajadores, no sólo los económicos o tradeunionistas, sino tambien los políticos y los sociales, han pasado a ser los voceros y defensores de las políticas que ese Estado traza para mantener el status quo de dominación política e ideológica en el cual, las discrepancias y diferendos son tomados como actividad subversiva, y con ello, haciendo de la democracia un ejercicio demagógico en la sociedad y la libertad sólo para los que oficialistas, que piensan igual (al decir de Rosa Luxemburgo, la libertad es para los que piensan diferente, no igual).
    Si en verdad, el estado fuera de obreros y campesinos, qué necesidad habría de los sindicatos en el socialismo?
    Si las relaciones de producción fueran las de la asociación libre de los productores (sin el empleo de fuerza de trabajo asalariada no perteneciente a esa asociación), en las cuales los trabajadores a la vez que fuerza de trabajo, fueran los propietarios colectivos de los medios de producción, qué sentido podría tener la existencia de los sindicatos bajo ese socialismo en el cual el patron y el obrero son la misma persona y no es el falso “sentido de pertenencia”? Qué reclamaciones económicas, políticas o sociales podrían hacer uno contra otro, si son la misma persona? Tendría sentido la convocatoria a huelga del obrero contra el patrón que es el mismo?
    Por supuesto que no!
    En ese escenario, el trabajador habría dejado de ser un asalariado productor de plusvalía de la que se aprovecharía en su nombre propio por ser el propietario un dueño privado o en nombre del estado aquellos funcionarios que lo representan como dueño de los medios de producción y por tanto con derecho a que se le entregue la mayor parte de las utilidades (no de los impuestos que necesariamente hay que aportar para sufragar las necesidades colectivas y sociales de ese Estado) y con ello, la plusvalía que se ha obtenido por el empleo de esa fuerza de trabajo asalariada. Nadie se aprovecharía privadamente de la riqueza creada en virtud de la propiedad de los medios de producción y por tanto, sería un verdadero estado de obreros y campesinos en el cual florecerían la democracia y la libertad más plena.

Comments are closed.