Cuba: ricos y pobres

Foto: Trabajadores

Por: Marcos Aguilera

En días pasados La Joven Cuba publicó una reflexión de Yassel Padrón sobre la ideología, su relación con un cuentapropismo emergente y los cambios económicos en el país. Escrito interesante, pero sigo creyendo que asociar el dinero o la propiedad a la traición, no es del todo cierto.

Siempre hubo gentes ricas y gentes pobres; algunos basaron sus riquezas en la traición, el robo y el engaño, pero otros lo hicieron gracias a su trabajo, su inteligencia y sacrificio mientras que otros fueron pobres o desposeídos, gracias a la inequidad, la falta de oportunidades y el egoísmo de una sociedad que muchas veces premia a delincuentes y a bandidos.

También hay que tener en cuenta que muchos no tienen nada o son pobres, por su vagancia congénita, su poca predisposición al sacrificio y al trabajo honrado. Decía el Poeta: “Que tener no es signo de malvado y no tener tampoco es prueba de que te acompañe la virtud”.

Miserables he visto con dinero y miserables he visto sin el, y lo que más me duele, son los miserables sin dinero, a quien el Estado Revolucionario hizo persona y hoy son sus principales enemigos. Que muchos quieren borrar el ejemplo de una profunda Revolución Social que inspiró e inspira a millones de personas en en mundo; eso es sabido y es precisamente el reto, no dejar jamás que esto ocurra. Mucho pudiera decir pero por hoy no lo creo necesario.

A la Generación Histórica no le queda otro camino que confiar en un Pueblo donde ellos se han multiplicado por millones. Si lo dudan, perdieron el tiempo y la batalla.

Anuncios