AMLO y el voto suicida

Por: Osmany Sánchez

Después de dos intentos y otros tantos despojos Andrés Manuel López Obrador (AMLO) gana la presidencia en México. Esta vez era más difícil robarle las elecciones por varias razones. La inmensa ventaja en las encuestas, un pueblo cansado de gobiernos corruptos y al suavizar su discurso, esta vez Estados Unidos no adoptó una posición frontalmente hostil contra su candidatura, quizás con un presidente demasiado ocupado construyendo un muro. La llegada de AMLO a la presidencia sin dudas es una buena noticia para la América Latina y sobre todo para el pueblo mexicano, pero no es ese hecho lo que me motiva a escribir sino la reacción de algunas personas, antes, durante y después de las elecciones mexicanas.

Ojalá algún sociólogo -psicólogo o psiquiatra- me explicara qué puede llevar a una persona a defender los intereses de una clase social a la que ni remotamente pertenecen, aún en contra de los suyos. Es comprensible que los más acomodados critiquen a los gobiernos de izquierda y apoyen a los de derecha, pero es difícil de entenderlo cuando lo hacen aquellos que no pertenecen a ese estrato social.

Algunos reproducían en las redes sociales las matrices de opinión creadas por aquellos que son enemigos acérrimos de todo gobierno que pretenda poner los recursos de un país en manos del pueblo. En este caso repetían una y otra vez que si elegían a AMLO entonces México se destruiría y quedaría igual que Venezuela. El país azteca es hoy poco menos que un estado fallido. Corrupción generalizada, violencia incontrolable, fosas comunes, miles de desaparecidos, sin embargo, los críticos de la izquierda jamás han cuestionado ese país y mucho menos asociado al gobierno o su sistema político con esos problemas. Todo lo contrario a lo que ocurre cuando se trata de Venezuela.

Es muy fácil criticar a los gobiernos de izquierda mientras viven en un país desarrollado. Sería interesante saber qué pensarían de esos gobiernos de derecha que defienden si vivieran en uno de esos países del tercer mundo.

¿Cómo puede ser que apoyen al candidato derechista en Colombia en lugar del progresista que propone un gobierno más preocupado por los problemas del pueblo? ¿Cómo apoyar al candidato que está en contra de la paz lograda en ese país después de décadas de violencia? Difícil de entender. Hace poco uno de mis amigos me eliminó de Facebook porque no estuve de acuerdo con una opinión suya. Es lo que generalmente ocurre, los críticos más acérrimos de los gobiernos de izquierda son a menudo los más intolerantes, pero les encanta denunciarnos de lo que ellos practican. Al parecer lo tendrán más difícil ahora en México, por suerte, por la lucha del pueblo mexicano y porque existe AMLO.