Datos vs Paquete

Algunos podrían pensar que el celular con Internet va a adelantar al disco duro en la carrera por la distribución de contenidos en Cuba. Yo no diría tanto.

Por: Alberto C. Toppin

La telco cubana ETECSA ha insertado en la televisión nacional varios consejos para aprovechar al máximo la telefonía de tercera generación, la tan sonada 3G, que ya está desplegada por buena parte del país. Vale aclarar que esa red, hasta ahora, no permite navegar por Internet.

No obstante, en la prensa se ha dicho que el cubano pronto podrá comprar paquetes de datos para estar online desde su móvil. Y sin necesidad de hacer cola en las Oficinas Comerciales 😌.

Todas estas “bolas”, oficiales y extraoficiales, indican que el día 0 de Internet celular en Cuba se acerca.

Con Internet en el móvil, muchas de las necesidades de los cubanos respecto a la información podrían satisfacerse. Hacer videollamadas desde el hogar, chatear con amigos y familiares del exterior, interactuar en redes sociales y hacer búsquedas son sólo algunas de las posibilidades que brindaría esta conexión.

Como contraparte, deben conocer las estrategias que los cubanos hemos creado para recopilar el contenido que otros se descargan o disfrutan online con mucha facilidad. Una de esas iniciativas es el Paquete Semanal.

Con la anunciada masificación del acceso a Internet, ¿qué pasará con el Paquete Semanal? La respuesta es sencilla: El Paquete Semanal no va a morir. Y te explico por qué

Cinco razones por las que el Paquete no desaparecerá con la llegada de Internet móvil:

1. “Los megas no alcanzan”. Eso me suena…

En toda Cuba se sabe que el Paquete Semanal contiene 1 Terabyte de información, y que 1 TB=1000 Gigabytes. Pues, en el mundo es común que las telco brinden a sus usuarios paquetes de algunos GB. En el mejor de los casos, los datos son ilimitados, pero honestamente no creo que ETECSA ponga tan fácil la cosa.

Con una selección de algunos Gigabytes, sólo podríamos descargar una pequeña parte de lo que consumimos cada semana, y el costo evidentemente siempre sería mayor que el del Paquete.

Como decimos los cubanos, es matemática de bodega. La cuenta no es fácil de sacar desconociendo aún la tarifa de los paquetes móviles, pero la intuición me dice que no vas a poder ver un filme online desde tu celular.

2. ¿Dónde descargué mi música la última vez? Uff, qué pereza

Con el transcurso del tiempo, cada usuario se especializa en encontrar los contenidos que le interesan dentro de la treintena de carpetas del Paquete. Igualito a como ocurre con Internet, con la salvedad de que no se busca en sitios web sino en carpetas, y en lugar de usar recursos para lograr posicionamiento como etiquetas y palabras clave, son los símbolos de exclamación quienes ubican en posición TOP a los contenidos.

Esta captura muestra la carpeta (o Home) del Paquete. Notar cómo los elementos del principio se ubicaron en posición destacada gracias al empleo del símbolo “!”

Como hace tiempo hemos delegado en los proveedores de contenido del Paquete las “tediosas” tareas de búsqueda y descarga de información, es lógico que durante los primeros momentos de la llegada de Internet por datos móviles alguien se sienta desubicado, sin saber a dónde ir o cómo obtener lo que quiere en Internet.

En otras palabras, habrá siempre quien prefiera no sustituir la búsqueda en el Explorador de Windows por Firefox, Chrome, Edge o cualquier otro navegador.

3. La memoria USB, mucho más veloz que la velocidad de descarga

Esta es la más notable de las razones. Por un lado, los dispositivos externos de almacenamiento alcanzan velocidades de copiado con picos de hasta 300 MB/s en versiones USB 3.0.

En cambio, la variante de 3G implementada por ETECSA augura, en teoría, unos 42 Mbps (haciendo las conversiones, alrededor de 5 Mb/s). Esta cifra es el máximo permitido y no es permanente, por lo tanto no resulta la más indicada para descargar gigantescos volúmenes de información.

Además, la conexión por datos móviles genera un mayor gasto de batería, lo cual disminuye a largo plazo la vida útil del celular.

La conexión “por cable” es mucho más rápida en este caso para conseguir tus películas o series favoritas

4. ¡Cómo pesa! Actualización e instalación de apps

Una de las costumbres que se adquiere con el Paquete Semanal es obtener aplicaciones actualizadas. Incluso, en algunos casos permite obtener la máxima experiencia en juegos de pago cuando trae bases de datos provenientes de algún usuario Pro. Para ello, sólo es cuestión de dirigirse a la carpeta de las apk.

Sin embargo, la cosa cambia con el Internet móvil: a menudo las restricciones de copyright impiden que muchos sitios web dispongan de cracks para obtener un software propietario de manera gratuita, lo cual convierte la captura de dichas soluciones en una odisea de horas perdidas y megas malgastados.

5. Siempre se socializa un poco si compartes. ¡Y ahorras!

Por mucho que sea necesario gastar entre 1 y 3 CUC (25 y 75 pesos cubanos) para adquirirlo, tenemos la opción de conseguir el Paquete mediante un amigo y sin pagar. A decir verdad, es una variante bastante extendida: muchos aprovechamos ese momento de socialización para comentar canciones, series, películas, revistas, videos e intercambiar recomendaciones.

Esta posibilidad desaparece cuando te pasas información por Internet, donde sólo es posible compartir enlaces con el contenido. Esto supone que, para obtener algún archivo, ambos usuarios gasten de sus paquetes de datos.

Bueno, a menos que uno de ellos decida descargar el contenido y compartirlo por los tradicionales Zapya, Bluetooth, Xender u otra aplicaciones útiles para enviar archivos localmente. De esta manera, el Paquete Semanal tiene un carácter, además de barato y abarcador, “socialmente interactivo”.

¿Crees el Paquete Semanal no desaparecerá con la expansión de Internet en Cuba? Déjanos saber

Tomado de: Fonoma