Javier Gómez Sánchez: la revelación de un Judas

Por: Osmany Sánchez Roque

Hay una delgada línea entre responder a un insulto con dignidad y cometer aquellos errores que se pretende criticar, así que tendré cuidado. Con el tiempo aprendimos a ignorar las reuniones de capacitación a cuadros políticos, o a jóvenes, donde se menciona a La Joven Cuba (LJC) como blog contrarrevolucionario. incluso los más aventurados han acusado a sus integrantes de agentes de la CIA.

No es que no moleste, o no le de importancia porque sí la tiene, pero lo asumo como mediocridad de alguien que no está bien preparado para esas actividades y además se siente libre para hacer lo que quiera sin necesidad de dar explicaciones.

Soy militante del PCC desde hace muchos años e incluso fui cuadro profesional de la UJC. Hasta ahora no he tenido el menor problema por escribir y administrar LJC, lo que quiere decir que aún se impone el sentido común. A veces sin embargo la copa rebosa y no hay más remedio que responder.

Ayer en el sitio La Pupila Insomne salió publicado otro artículo de Javier Gómez Sánchez sobre LJC con su respectiva revelación de correos que en su momento intercambió con nosotros. No voy a hablar del post punto por punto, solo haré referencia a dos cosas:

  1. Dice Javier: “Las discusiones internas para que LJC asumiera su función revolucionara en la batalla de ideas que se comenzaba a dar en Internet fueron intensas, pues esto chocaba con la posición de su editor principal, aun cuando por mayoría estábamos de acuerdo en que se debía combatir.”

El párrafo da a entender que todos estábamos de acuerdo menos Harold y eso no es cierto. La objeción de Harold era la misma que teníamos Roberto y yo. No nos gustaba la idea de escribir post dirigidos a personas o grupos. Desde que empezamos LJC siempre hemos tratado de escribir sobre las ideas que otros promueven, dando nuestros criterios sobre los mismos, pero no convertirlo en un chanchullo que es lo que a veces sucede.

  1. Para ese entonces, aunque yo lo desconocía -y considero que los demás integrantes también-, el proyecto había sido puesto al servicio de la estrategia del gobierno de Barack Obama de crear un circuito de medios de comunicación digitales que respondiera a las intenciones de ¨obtención de resultados por otros métodos¨ respecto a la Revolución Cubana. Durante la participación de su editor principal en varios eventos organizados para esto en Estados Unidos y Europa se articularon los vínculos con otros medios digitales, también reclutados por ser ya existentes como LJC o creados especialmente como Cuba Posible.

¿Qué evidencias tiene Javier de que LJC fuera “reclutada” por la CIA, por el Departamento de Estado o alguien que represente a los Estados Unidos? ¿Podemos demandarlo por difamación? Él gusta de utilizar una foto de Harold Cárdenas en un evento en Washington para desacreditarlo (su conferencia allí pueden leerla aquí), resulta fácil descontextualizar una imagen, suponemos que si un día se le ocurre pueda hacer lo mismo con Raúl por darle la mano a Obama y decir que es un hombre honesto, sin contexto todo parece otra cosa.

  1. “Las intenciones de su editor principal de cumplir con los compromisos contraídos y poner a La Joven Cuba al servicio de la neo contrarrevolución, de lo que dependían sus planes personales y perspectivas de vida- que finalmente cuajaron con la recompensa de una beca en la Universidad de Columbia-, llevó a una fuerte ruptura interna entre sus integrantes.”

Sobre esto solo decir que en LJC no hay “editor principal”. Es un proyecto que administramos los tres y el tiempo dedicado al mismo está en dependencia del tiempo y las condiciones que tenga cada uno. Lo de “neo contrarrevolución” es solo un término que Javier quiere acuñar desde hace tiempo. Eso le gusta.

Harold fue mi alumno y desde entonces nació una amistad que dura hasta hoy y no ha hecho más que fortalecerse con el tiempo. Con Roberto compartí la responsabilidad, como cuadros profesionales de la UJC, de dirigir la organización en la Universidad de Matanzas. ¿De dónde saca Javier que hubo una “una fuerte ruptura interna entre sus integrantes”? De su cabeza, y de la irresponsabilidad de hacer afirmaciones de este tipo sin necesidad de demostrar algo.

Javier no fue nunca parte de LJC porque desde el principio no confiamos en él, por eso nunca tuvo la clave de la administración de la página. No confiamos en él porque le aplicáramos el polígrafo o algo así, sino porque desde la primera conversación caminando por La Habana Vieja, nos dimos cuenta de su ansia de protagonismo traducidos en acciones mediáticas. Esa ansia de protagonismo lo llevó a insistir que LJC publicara la referida “Declaración para dejar clara su posición ideológica y sus principios revolucionarios”, a esas alturas no teníamos nada que demostrar.

Me preguntaba si podíamos demandar en los tribunales a Javier por difamación y acusaciones tales como que nosotros habíamos sido reclutados por el gobierno de los Estados Unidos para actuar contra Cuba. Con esa pregunta recuerdo su insistencia por demandar en los tribunales a Iroel Sánchez por tomar una conversación de Harold en Facebook y convertirla en un texto de 72 páginas. No apelamos a vías legales a pesar de su insistencia.

En el post publicado por Javier bajo el título La cosecha del coqueteo me invita a publicar un correo que a estas alturas no conservo pero sí tengo guardado el que nos envió insistiendo que Harold demandara a Iroel Sánchez en los tribunales. Jamás lo habría hecho público, pero Javier no deja otra opción. A diferencia de él, cuando digo que no confiamos en él porque desde el principio notamos su ansia de protagonismo, puedo demostrarlo. No le cambio una coma ni pongo una tilde:

De: Javier gomez Sanchez <javiergosanchez09@gmail.com>
Fecha: 12 de septiembre de 2016, 21:14
Asunto: de javier sobre tema legal
Para: Harold Cardenas <haroldcardenaslema@gmail.com>, jimmy <jimmy@umcc.cu>, Roberto Peralo <roberto.peralo@gmail.com>

Hola amigos y compañeros

Aqui hemos tenido una reunion de Harold, Jimmy (por telefono) y yo.
Sobre el tema de que hacer ante la situacion creada por Iroel Sanchez.

Iroel traspaso limites inadmisisbles.
Tomo una conversación del FB de Harold y la hizo publica para toda la
web. El FB de cada cual es personal, cada cual mantiene en el a la
persona que desea. Si Harold hizo bien o mal en vanear a un apersona,
quien fuera de su FB personal, y no tiene importancia, aunque siempre
es algo personal.

Pero se ha pasado a otro nivel. Iroel se tomo el trabajo de recopilar,
copiando y pegando 72 paginas de conversación de Harold con sus
amigos. Resalto los comentarios de Harold en amarillo. Y lo publico en
La Pupila insomne.

Eso es una violación de la privacidad de las comunicaciones de una
persona, pues Harold no pone eso ahí para que sea leído por personas
que no conoce, si no solo por aquellas que el acepta en su FB. Una
persona que haga lo que Iroel hizo incurre en el delito de Violación
de Correspondencia, Abuso de Confianza, y Difamación. Con un daño
intencionado a la imagen personal de Harold.

Ya en este punto de las cosas, se trata de algo que incumbe a La Joven
Cuba. No podemos como organización (y debemos ya comenzar a pensar como tal) permitir que uno de nuestros miembros sea ultrajado de esa
manera. Agredido, con toda la humillación que implicaría dejar impune
el acto. Pues mucha, mucha gente está mirando, está leyendo, está
atento.

Además de que ante un abuso como ese no podemos dar esa imagen, dejando las cosas así.

Si nosotros mismos, como organización, no somos capaces de salir ante una cosa así, ¿Quién lo hará?

Ese individuo hizo eso porque ha perdido el sentido de los límites de
la decencia, ha perdido la perspectiva de la vida, y ha utilizado a La
Pupila Insomne, para eso. Él y otros más, se han fanatizado creyendo
que están haciendo un favor a la Revolución, que están defendiéndola,
y se han creído que son más revolucionarios que nadie.

Mi propuesta personal es la siguiente:

1-Reunir todo los elementos publicados e imprimirlos. Ponerlos en un file.

2-Presentarnos con ellos en una Fiscalia y presentar una querella
legal contra Iroel Sanchez.

3-Una vez encaminado el proceso. Publicar un editorial explicándolo.

Fíjense, no importan cuan avance o no el proceso legal, si se llega a
los tribunales o no, solo el hecho de que hayamos ido a utilizar las leyes y la institucionalidad, que hayamos sabido defendernos como debe ser, es una lección contra la supuesta impunidad que ellos en su mente se han creado.

La Joven Cuba no debe desperdiciar ni dejar pasar la oportunidad que la vida le ha impuesto de madurar política y socialmente.

No creo que sea como correr tras la falda de nadie, al contrario es accionar como debe ser, es usar las instituciones, las leyes, saberse defender con ellas. Y hacerse respetar.

Creo que no se debe publicar por ahora más nada al respecto, ni comentar más nada. Mi idea es que se debe ir a la Fiscalía primero, y poner la querella. Y luego publicar. No al revés, pues ya eso sería un chanchullo. Ni estar anunciando nada.
Hay que evitar caer en ningún chuchuchu, ni brete, ni nada de eso.

Propongo que el próximo paso sea que Harold y yo vayamos a la Fiscalía.

Continuar con los post sobre temas generales que tenemos programados.

Creo que a modo general, ya Harold, Jimmy y yo, estamos de acuerdo. Faltaría Roberto por dar su opinión.

Nos dimos un plazo de 24 horas para reflexionar.

Creo que esto no debe dejarse pasar más de 7 días para hacerlo.

Un abrazo

Javier