Las muertes tontas

Muchos personajes famosos han perdido la vida en condiciones y situaciones tan extrañas como inverosímiles. Ésta es una selección:

  • Enrique I de Castilla: murió de una pedrada jugando con sus amigos.
  • Arquímedes: un soldado romano le atravesó con su espada al ser recriminado insistentemente por el sabio griego para que no pisara unos dibujos científicos que había hecho en la playa.

  • Jean Baptiste Lully, compositor francés: falleció por una gangrena al clavarse la batuta en el pie.

  • Alejandro I de Grecia: su mascota, un mono, le propinó un mordisco y le contagió la rabia.

  • Francis Bacon, filósofo y escritor inglés: falleció de frío mientras rellenaba con nieve de las montañas el interior del cuerpo de una gallina muerta, para un experimento sobre la conservación de los alimentos.

  • Agatocles, tirano de Siracusa: se atragantó con un palillo.

  • Esquilo, dramaturgo griego: murió golpeado por una tortuga que se desprendió de las garras de un águila que sobrevolaba su cabeza.

  • Isadora Duncan, bailarina estadounidense: murió por una fractura en las cervicales debida a que su echarpe se enganchó en las ruedas del coche en el que acababa de subir.

  • Maximiliano de Austria: una indigestión de melones le quitó la vida.

  • Allan Pinkerton, fundador de la agencia americana de detectives que lleva su nombre: murió por una gangrena tras morderse la lengua.

Al parecer nadie está a salvo de decir adiós en forma poco decorosa. Con ese pensamiento feliz, les deseamos buen domingo a todos.

(Con información de Muy Historia)

Anuncios