Recuperación caribeña ante el desastre

Donald Trump lanza papel sanitario a un grupo de boricuas tras el huracán

Por: Joe Michel López

Como cubanos con derechos, hablamos de lo mucho que debemos seguir arreglando políticamente pero creo es meritorio además reconocer lo que se logra gracias a la autonomía e independencia nacional. Logros que debemos mantener a toda costa en nuestro camino hacia el desarrollo económico sostenible.

Me motivé a escribir luego de hacerle la siguiente pregunta a una vecina mía: “¿Qué tal tu hija por la Isla San Martin?, ¡me imagino que ya todo está nuevo por allá! no?” Mi afirmación no era en tono sarcástico, pensé que una isla perteneciente a un gobierno de primer mundo como Francia tendría un poder de recuperación más eficaz que el de nuestra isla bloqueada y necesitada de cambios en política económica interna.

Pero, y para mi sorpresa, la mujer con rostro triste me describe un panorama muy diferente a mi afirmación. Cuenta que aún hoy, gran número de familias continúan sin hogar y otro porciento de estos isleños franceses han decidido emigrar hacia las tierras de su poderoso europeo anfitrión, duro golpe para la rica cultura de esta Isla.

San Martin no es un triste caso aislado, otras islas caribeñas asociadas a países ricos también presentan serios problemas de recuperación, entre estos nuestro hermano Puerto Rico, que aún hoy continúa recobrando su infraestructura y al cual el gobierno de EE.UU considera como aquel hijo adulto insostenible. Sin analizar que si esa tierra no se rige por políticas económicas de desarrollo tecnológico autóctono y sigue siendo un medio consumidor de productos fabricados por países ricos, no puede estar hoy en posición mas aventajada.