Mensaje irónico de fin de año

Por: Isabel Cristina Lopez Hamze

Cuando se está acabando el año, la gente reflexiona sobre los acontecimientos más importantes y casi siempre lo condena a una simple frase: “un año bueno” o “un año malo”. Agunos más existencialistas dicen: “un año más”… Y los optimistas decimos: “El año que viene va a ser la tiza!!!!”

Este año se murió mi papá, este año me han engañado, me han traicionado. Este año he corrido más que nunca detrás de las guaguas. Este año, como ya saben, Trump su puso “contra el tráfico” y nos jodió a todos. Este año la gente preguntó en su muro de Facebook: “¿Dónde está Santiago?” y ya nadie se pregunta nada más. Este año ha proliferado la música mala. Este año pasó un ciclón. Este año ha habido corrupción, crímenes, accidentes, muertes, terremotos, conflictos bélicos, atentados terroristas, mentiras, epidemias y salarios bajos.

Sin embargo, muchos seguimos sonriendo y amando y creando y confiando y preguntando y jugando a vivir en un mundo mejor. Muchos seguimos intentando cambiar las cosas y nos alegramos con la noticia de una nueva ruta de guaguas: la A-44 que irá de Barbosa hasta la Calle G, atravesando Alturas de La Lisa, Pogolotti y Puentes Grandes.

Tal vez saquen un nuevo sabor de helados en Coppelia o nos expliquen el misterio de la doble moneda. Tal vez las gallinas se relajen y vuelvan los huevos a nuestros refrigeradores y con ellos las tortillas, los revoltillos, los fritos, los duros y los pasados por agua, variedades imprescindibles en nuestra culinaria proletaria.

Hay optimismo, compañeros!!

Optimismo para comer y para llevar aunque sea envuelto en papel de periódico.

Anuncios