Mr. Nadie

Por: Boris Luis Alonso Pérez (Estudiante de Periodismo)

Hay una frase muy común en estos días, “nadie tiene la culpa”. La puedes escuchar en disimiles lugares, en un tumulto enfurecido que lucha por subir a una guagua, en boca de un oportunista cuya mercancía sobrepasa los límites de la especulación o hasta  en una canción de Buena Fe.

Así que imaginemos la vida de esta entidad sobrenatural o tal vez no tanto, denominada “nadie” a la cual se le achacan todos nuestros problemas. Pues nadie nació en pleno período especial, su madre era rusa, Nadieska y su padre cubano, “Nadie no cree en nadie”.

Su infancia fue tranquila y amena, Nadie comía bien, Nadie tenía juguetes, nadie tenía dinero, por eso Nadie al fin y al cabo era feliz. Ya en la secundaria Nadie sacó buenas notas, por lo que Nadie sobresalía en el grupo. En los trabajos voluntarios Nadie participaba, por lo que los profesores gritaban incesanteme, animando a Nadie.

Al llegar el año 2000, Nadie tenía otras perspectivas, la situación era difícil, pero Nadie creía en el cambio. Por eso después del PRE, ingresó a la universidad, con el objetivo de  lograr una sociedad mejor. Pero Nadie se esforzó, Nadie superó los obstáculos, Nadie pensó en los demás más que en sí mismo, por eso al concluir sus estudios “Nadie estaba preparado para lo que se avecinaba”.

El nuevo milenio no le tomó de sorpresa y “Nadie supo respetar el desarrollo tecnológico”, Nadie aceptó el internet, Nadie escuchó a las mentes jóvenes y sobretodo Nadie avanzó.

Con un currículo tan excelente ¿Nadie se merece que le achaquen todos los problemas y situaciones que tenemos hoy? No lo creo, pienso que la culpa, la tiene Todos, ese siempre fue un mal ejemplo, porque sólo en Todos está la solución de nuestros problemas.