La mesa del cubano

Por: Osmany Sánchez

Desde hace algunos años se dijo que en Cuba la producción de alimentos era un asunto de Seguridad Nacional y que los frijoles eran más importantes que los cañones, pero la idea no ha calado en algunos decisores. En muchas ocasiones el problema no radica en la producción sino en la cadena de distribución.

Nada desanima más a la población que ver la tarima vacía de un agro mercado o los altos precios en aquellos que tienen el producto. Irma hizo daño, ok, no lo discuto, pero es que antes del huracán la situación distaba de ser aceptable.

La publicación en Facebook de una noticia sobre la producción de alimentos en Rusia ha generado múltiples comentarios sobre el asunto, algunos proponiendo posibles soluciones y otros apelando solamente a la crítica. No soy un especialista en el tema de la agricultura, pero algunas cosas saltan a la vista y lo ilustro con un ejemplo.

El agromercado ubicado en Peñas Altas en la ciudad de Matanzas tiene 6 cubículos perfectamente habilitados sin embargo solo los dos primeros son utilizados, a veces uno solo.

¿Por qué no se rentan los otros cuatros para que unidades productivas acudan a vender sus productos directamente y sin intermediarios? En la Habana se subsidia el combustible a los transportistas, bueno que se haga lo mismo con aquellos productores con los que se llegue a un acuerdo para abaratar más los precios y aliviar los bolsillos de la población.

En el poblado de Guanábana, a pocos kilómetros de la ciudad de Matanzas hay un productor que tiene sembrada varias hectáreas de mangos, sin embargo, es raro encontrar un mango en el mercado y cuando aparece no es de buena calidad. He ahí un ejemplo.

¿Existe alguna ley que impida rentar esos cuatro cubículos ociosos o es sólo un problema de falta de gestión? Quien lo sepa que lo explique, pero mientras tanto el problema persiste en la mesa del cubano.

Para contactar con el autor: jimmy@umcc.cu

Anuncios