Israel Rojas: creo en la osadía

Por: Heydy Montes de Oca Alvarez (estudiante de Periodismo)

Dijo Martí: “Hay dos clases de triunfo: el uno aparente, brillante y temporal; el otro esencial, invisible y perdurable. La virtud, vencida siempre en apariencia triunfa permanentemente de este segundo modo.”

Tal es el caso de Buena Fe, agrupación que celebra este noviembre su mayoría de edad.

¿Qué representan estos 18 años de Buena Fe para Israel Rojas?

-Mucho trabajo, mucho empeño, mucha carretera. Sobre todo, ganas de seguir haciendo cosas, ganas de seguir poniéndole canciones a la gente.

“No habrá un concierto especial, para nosotros realmente todos los conciertos son especiales, solo vamos  a hacer lo que sabemos hacer y hay varios conciertos en los que estamos enfocados. Nada, pasar el mes con alegría, recordando lo que hemos vivido todos estos años.”

Sabemos que tus dos últimos discos están licenciados por Ricardo Arjona y Metamorfosis: ¿qué significaron estos proyectos para la agrupación y su proyección internacional?

-Estos discos significaron una buena promesa, que todavía está esperando concretarse en el sentido de que realmente el mercado anda complicado y no depende tanto ya de una discográfica sino del nivel de inversiones que se ponga, porque esto es un negocio como otro cualquiera y en esto todavía hay deudas para con Buena Fe.

El 22 de octubre concluyó el XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Sochi. Experiencias…

-Para nosotros fue muy significativo ayudar y representar a los muchachos de la delegación cubana, ser un poco su rama artística y hacerlo sentir en esa cita con alegría y con belleza en los salones que se habilitaron al respecto. Estoy muy contento también con ese grupo de artistas y compañeros que la pasamos realmente bien.

Creo que debe ser mi último Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Al próximo que me inviten no voy a ir por mi edad, ya tengo 44 años. De hecho, no iba a ir a este pero no me lo quise perder porque tenía ganas de regalármelo y como me invitaron, pues… la verdad, no me quejo.

Algo especial con la presencia de Óscar López…

-Fue tremendo ver a Óscar López Rivera, para mi es uno de los hombres más grandes de la historia de Latinoamérica contemporánea, creo que junto con “Los Cinco” representan la lealtad, la fidelidad, la convicción. Me dio mucha alegría también verlo personalmente y conversar con él, comprobar que hay hombres que son héroes de carne y hueso que no son una vaina, ni una invención. Y ver la claridad, la normalidad, y la naturaleza con que lleva su grandeza me dio mucha alegría.

“paradigmas son esos cantores más genuinos/que entre palos nos parieron arte revolucionario/cantárosle a los pobres y a sus sueños más divinos/y los pobres kilo a kilo los volvieron millonarios”…

-Es la lógica de cómo está organizada la música. Hay quien a lo mejor lo tomó como un análisis cuestionador y realmente no, era sencillamente una exposición de una realidad. Eso no te hace ni mejor ni peor. Es así.

“Es como que tú vayas al médico y te diga que tienes una capacidad extraordinaria para algo o una enfermedad terrible. De pronto te hacen un radiografía y te dicen ¿Sabes qué? Usted tiene una arteria más, por lo cual puede ser atleta de alto rendimiento o vienen y te dicen ¿sabes qué? Usted tiene una malformación congénita que no le va a permitir ser un atleta de alto rendimiento. No te están ofendiendo, ni te están alabando solo te están describiendo una realidad. Esa canción no tiene es sí ningún juicio de valor, es solo una realidad. Paradigmas son esos cantores más genuinos, que entre palos nos parieron arte revolucionario, le cantaron a los pobres y la lógica de cómo funciona la economía los terminó poniendo en situaciones económicamente favorables. Así pasó con todos desde Bob Dylan hasta los que pasaron antes de Bob Dylan y después los que pasaron al lado de acá y en nuestro idioma también es así. De hecho, hay muchos que son cantores extraordinarios y los pobres no los volvieron millonarios nunca. Yo creo que son solo los verdaderamante grandes los que logran que su obra trascienda y se vuelva de un valor comercial.

Repito, no intentaba ofender a nadie, solo exponía una realidad y establecía una ética de nuestro trabajo para con esa realidad. Nosotros lo que queríamos decir esencialmente en la canción, no solo en ese verso, es que hacíamos este trabajo porque nos latía muy adentro y que los paradigmas de esa supuesta austeridad per se  del trovador no me importan, yo no creo que eso es necesario. Lo necesario es ser honesto, hacer lo que sabes hacer y si viene el éxito, bienvenido y  si no viene también. Total, uno no trabaja para eso, uno trabaja, para como dice René Pérez: “poner un par de semillas en un par de cabezas huecas”.

“No me sé el camino/Solo tiran de mi/Los anhelos de posibles maravillas…”

¿Qué maravillas impulsan hoy a Israel Rojas?

Un país mejor en todos los sentidos. Una juventud mejor en todos los sentidos. Esencialmente eso.

Yo creo que este es un país que todavía está por reinventarse muchas veces y cuando lo tengamos supuestamente reinventado, vendrán otros y lo querrán hacer de otra manera. Y es necesario y útil que sea así.

La única cosa con la que no promulgo es con el parricidio. No creo que sea necesario romper con el pasado, desdibujar a los grandes del ayer con tal de justificar tus verdades que están por probar. No creo en eso.

Creo en la continuidad, creo en la herencia, creo en la tradición, creo en enfrentar el futuro bebiendo de lo que pasó ayer, pero creo también en la osadía.

Tomado de: Periosismo