La casa de Mery

Por: José Alemán Mesa

El 6 de abril de 2016 el blog Cincel Silente publicó un trabajo titulado Dolores sin escondrijos, el que refería:

Mi nombre es Ana María Mesa Martínez. Tengo 64 años de edad. Radico en Calle Línea, No. 28 Barrio Norte, Consejo Popular Orlando González, municipio Majagua, Ciego de Ávila. Soy impedida física, trabajé durante 28 años en el ex central Orlando González y fui jubilada por haber perdido la audición. También vivo con un hijo, el cual ha presentado serios problemas de alcoholismo.

Desde hace más de quince años estoy pidiendo ayuda para reparar mi casa, pues los ciclones, una y otra vez, la dejan en peores condiciones. La humedad empeoró la enfermedad de mi esposo, Luis Venancio Negrín Falcón, quien falleció posteriormente; yo continúo en las mismas condiciones, sin saber si ese será mi futuro inmediato. Debo agradecer a mis vecinos que años tras años parapetan un poco mi vivienda.

La respuesta de la Asamblea Municipal del Poder Popular fue: “En las investigaciones realizadas se comprobó que este inmueble no fue registrado como afectación del ciclón y la recurrente se encuentra viviendo en la misma, ciertamente las condiciones de esta son malas, construida de madera, techo de zinc y piso de cemento en mal estado”. No hubo pues mayores repercusiones.

“Por otra parte el caso se ha evaluado en reuniones conjuntas con la Ansoc y la Umiv como propuesta de inclusión del plan estatal de Inicio y Desarrollo de 2012”. No hubo pues mayores repercusiones.

Dicha carta concluye diciendo: “Consideramos que a la recurrente no le asiste la razón en lo referido al código 0101, ya que la misma se encuentra habitando la vivienda y en ningún momento estuvo registrada como afectación del ciclón, relacionado con el Código 0129 no le asiste la razón ya que la misma ha sido atendida en el momento oportuno y su caso se ha evaluado por todas las instancias municipales, quedando el caso sin solución al no estar incluida en los planes del presente año”.

Luego de las visitas de las autoridades inherentes al caso, la tramitación correspondiente y la rapidez con que se actuó ante las precarias condiciones en la vivienda, el blog Cincel Silente publicó otro trabajo el 14 de abril de 2016: Crónica de una casa anunciada

Sentada en la vetusta sala de su casita, espera por la visita prometida (al fin), de los funcionarios inherentes al caso. Dígase el Presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular Aramís Hernández Rodríguez, la presidenta del Consejo Popular Orlando González Nilda Rodríguez Castillo y representantes de la Dirección Municipal de la Vivienda.

Demasiado para un solo y viejo corazón, mucho para una chequera que apenas llega a 272 pesos mensuales y excesivo para una impedida física que a duras penas escucha.

Eso sin contar que sus medicamentos le cuestan de 35 a 40 pesos, las pilas para el “aparatico” (Amplificador de Sonido Personal) 8 pesos y el mismo dispositivo costó 12 cuc en el “mercado callejero” pues cuando lo buscó no había.

En la más reciente visita recibida por Ana María (el miércoles 13 de abril), estuvo presente la Directora Municipal de la Vivienda Beatriz Pérez Mariño, quién no quiso ofrecer declaraciones a uno de los autores de este trabajo por ser estudiante de Periodismo (al parecer no está a su altura) y por no coordinar una entrevista con antelación (no hay casualidad, trámites para dejarse entrevistar también, cualquier semejanza con el funcionamiento de la vivienda ¿es pura coincidencia?).

Beatriz Pérez Mariño, explicó (y estas son declaraciones robadas) frente a uno de los autores (testigo ocular) que “la demora no ha sido por cuestiones del gobierno sino a causa de Ana María y familia, pues desde que llegó la modalidad del subsidio ella estuvo en prioridad”.

Y vale reflexionar respecto a esto; de qué prioridad se habla cuando la última en enterarse es la asistida, por qué tuvo que “pitar” alguien (aunque Beatriz refiera lo contrario) para desempolvar los papeles engavetados.

Esperemos que esta historia no tenga una tercera parte, o esperemos que sí, pero que sea para el bien de Ana y de su casita. Para que pueda ir a buscar los alimentos de la seguridad social dejando a sus espaldas un panorama diferente, y que la realidad no se convierta otra vez en la crónica de una casa anunciada.

Después de varios meses, el 18 de diciembre de 2016, fue publicado el material periodístico: Pronto tendré una casa y en ella a mi Fidel

WP_20160411_10_24_43_Pro.jpg

En medio de sus lágrimas, suspiros, palabras coartadas por el lamento, saltó en mi mente la intención de reflejar cuán agradecida está esta mujer de la Revolución y por consiguiente de Fidel Castro. “Pensé morirme en este bajareque y gracias al Comandante pienso irme sin ese sufrimiento”, expresó.

Ana María estuvo casada con Luis Venancio Negrín Falcón hasta el 12 de mayo de 2011, fecha en que este señor murió. Además, hace aproximadamente 44 años que vive en esa casa, la que ha visto empeorar sin tener cómo evitarlo.

Próximo a esta vivienda se encuentra el domicilio de Marvelín Jiménez Ulloa, técnica de Recursos Humanos de la dirección municipal del Ministerio de Trabajo y representante legal del caso, quien ha hecho de Ana María su familia. Con ella conversé para conocer del proyecto.

DSC04531“Este es un tipo de proyecto conocido como Nueva Construcción por Reposición (Subsidio). La obra nueva será una vivienda unifamiliar urbana, construida de muros de bloques, cubierta de hormigón armado, carpintería metálica o madera, piso de mosaicos o pulido, conformada por sala, cocina comedor, una habitación dormitorio y baño sanitario”, manifestó la técnica de Recursos Humanos.

Jiménez Ulloa agregó además que “según el Manual de Instrucciones (proyecto), entregado por la dirección municipal de la Vivienda, el proyecto civil de esta casa consiste en la reposición total de la misma por encontrarse en pésimo estado técnico. Ha sido aprobado para un subsidio por el que se le proyectará una célula básica de 25 m2, además del portal para una posterior construcción, según las posibilidades del propietario. Para la construcción se han empleado, hasta el momento, materiales de la producción local y de las tiendas estatales”.

En el contrato del Subsidio consta que, en cumplimiento del Acuerdo No. 209, del Consejo de la Administración Municipal, con fecha 22 de junio de 2016, que se autoriza el subsidio en CUP, a la Persona Subsidiada, por un valor de OCHENTA Y CINCO MIL PESOS destinados a los pagos de adquisición de los materiales de la construcción, contratación de la fuerza de trabajo, alquiler de transporte y proyecto técnico. La acción constructiva de la vivienda se ejecutará dentro de los términos y condiciones que establecen las cláusulas del Contrato, o sea, en 18 meses.

DSC04546

Fíjese hasta dónde llegan los valores enseñados por el inmortal líder Fidel Castro que Roberto Agramonte Madariaga, el albañil, es esposo de Marvelín, y ambos vecinos han echado sobre sus hombros la responsabilidad de llevar a feliz término esa obra revolucionaria y fidelista de devolverle a Ana María su felicidad con un nuevo hogar.

Por su parte, Nilda Bárbara Rodríguez Castillo, presidenta del Consejo Popular Orlando González, vela continuamente por el avance de la obra y ha convocado a la familia de vecinos a apoyarla desde lo más mínimo, pues todo contribuye. Las autoridades municipales de la Vivienda, Gobierno y Partido, se mantienen atentos e informados del caso.

Cuando me marché, algo que es difícil hacer cuando visito a Ana María Mesa Martínez, todavía la humedad de los ojos a penas le permitía abrirlos. Sentía un nudo en la garganta, pues, sin querer, le había recordado la muerte del Comandante, no obstante, afirma “que esa casa siempre estará abierta para él, con un traguito de café, un abrazo y un beso, como su mejor forma de agradecerle”.

Esta señora recibe alimentación por asistencia social, y lo agradece enormemente, pues así su hijo y ella pueden almorzar y comer todos los días.

Poco a poco todo marchaba. Una veces más rápido, otras veces lentísimo. Sin embargo, lo importante hoy radica en que esta señora tiene su casa gracias a la obra de la Revolución, y sí, porque ella no debe culpa de los malos manejos dentro de la política revolucionaria.

Las imágenes “hablan” por sí solas.

IMG_20171007_122427

IMG_20171007_122525

IMG_20171007_122802

IMG_20171007_123437

IMG_20171007_122611

Tomado de: El Cincel Silente

Anuncios