El día después de Irma


Todavía llueve en la costa norte del país mientras las provincias orientales se recuperan. Irma puso a prueba la resiliencia de nuestra Defensa Civil y nuestro pueblo. Pronto surgirán anécdotas, historias de rescatistas corajudos, linieros que apenas duermen y periodistas que asumieron riesgos para informar lo ocurrido. Ellos merecen nuestro reconocimiento, pero no solo ellos. El pueblo cubano ha sabido levantarse una y otra vez de situaciones así, reconstruir y seguir su vida. Hoy agradecemos ser parte de este pueblo, por su organización, solidaridad, su efectiva Defensa Civil, por las personas que tienen la responsabilidad de cuidar de él y sobre todo, por el cubano que hoy se levanta deseando que salga el sol. Y saldrá.