El fin no justifica los medios

Por: Joe Michel López

Una cosa es sentirnos moralmente cómodos al comprar un medicamento en el mercado negro que no existe en ninguna farmacia cubana. Otra muy diferente es ver bien el hecho de que haya personas que desechen sacos de alimentos por el simple hecho de no bajarle los precios.

En los agros, al menos en los de nuestra capital, se estila el uso de políticas que permiten acumular algo de capital trabajando lo mínimo indispensable, lo cual aclaro que no deja de ser un duro trabajo físico digno de reconocimiento.

No puede quedar ajeno a la crítica el uso de políticas que desechan decenas de kilogramos de productos casi a diario, mientras quienes no tienen 10 pesos para comprar una libra de malanga se queden sin adquirir esta.

Es necesario tratar esta problemática de base mientras seguimos denunciando, con razón y objetividad, que es bochornoso que el estado pierda toneladas de productos por la incapacidad e impunidad que poseen los responsables de esto. Al menos en el Socialismo, la solución nunca puede ser desechar alimentos, ningún fin justifica eso.

Anuncios