Las verdades de Pánfilo


Por: Osmany Sánchez

Un amigo me comenta el tema de anoche en “Vivir del cuento” y me dice que algo así era impensable hace unos años y es cierto. Cuba ha cambiado tanto –y para bien- en ese sentido que hay que tener los ojos muy cerrados para no darse cuenta, o no querer aceptarlo porque eso implicaría otras cosas.

El programa de anoche, “El traslado de Facundo” fue el mejor que he visto, o por lo menos de los que recuerdo. Retrata la realidad, una cruda realidad. La solución de los problemas muchas veces no depende de limitaciones materiales sino de la gestión de los responsables y sobre esto escribí hace un tiempo con un ejemplo positivo.

La dirección del país puede preocuparse mucho por un asuntos pero a medida que “bajan” las orientaciones, los problemas empiezan a crearse y multiplicarse. Les pongo un ejemplo que me tocan de cerca. En el círculo infantil, mi hijo no pudo tener a tiempo su cuaderno de trabajo porque no alcanzó. Al municipio llegaron todos, pero luego se perdieron. Eso es falta de control y detrás de eso hay uno o varios responsables ¿Se analizó el problema, te tomaron medidas para que no sucediera este curso? No sé, espero que sí.

El programa de anoche puede ser malinterpretado por algunos, eso es inevitable, sobre todo cuando muchos se ven retratados. Genial lo de las frases pre-elaboradas para responder. Nada apaga a un cubano con más efectividad que una de esas frases típicas que se repiten a diario a la población. También es curioso cómo a los adversarios de la Revolución les cuesta reaccionar ante estos programas, hablar de ellos va contra su discurso de país cerrado a la crítica.

En la medida en la que los cubanos le presten más importancia a la elección de los delegados y a exigirles mayores resultados, todo irá mejor. El lenguaje estereotipado que se utiliza administrativamente y tapar el sol con un dedo criticando a Pánfilo y su programa que refleja la realidad, no conducen a ninguna parte. En cambio, entender que la solución debe ser conjunta entre el pueblo y las autoridades, no unilateralmente, es el camino correcto. Si la verdad es siempre revolucionaria, deberíamos agradecerle a Pánfilo y Vivir del Cuento, el efecto que esto tenga en las próximas elecciones sí es tarea de todos.

Para contactar con el autor: jimmy@umcc.cu