Quién financia LJC

Por: Harold Cárdenas Lema

Este blog es financiado por los Estados Unidos. No es broma ni doble sentido, es un hecho. Al igual que el inicio de la segunda guerra de independencia fue financiado en parte por estadounidenses, al igual que las armas del Ejército Rebelde venían de arsenales norteños. Como es costumbre cada cierto tiempo, hoy hacemos público el funcionamiento del blog y de paso les cuento cómo me gano la vida, para algunos no será una sorpresa.

Hace días alguien me preguntó en una fiesta cuál es mi trabajo. Titubeé dos segundos que debieron parecer un siglo, mencioné un documental y mi colaboración con una revista estatal, pero el interlocutor seguía esperando respuesta. Hasta hoy me provoca vergüenza decir cómo me gano la vida, solo lo saben mis amigos más cercanos y la familia, hasta hoy.

Soy graduado de Estudios Socioculturales en la Universidad de Matanzas, muy cercano a Varadero. En mis años de estudiante y siendo profesor no ganaba más de veinte dólares al mes, sin saber vender un alfiler ni habilidad para negocios, solo tenía conocimientos. Así encontré un trabajo parcial e inestable que ha perdurado en el tiempo: guía de turismo.

Desde los veintitantos años viajé la mitad del país en autos clásicos, conocí personas de todas partes, y debí estudiar mucha historia regional. En lugar de estar sentado en una oficina o dedicarme solo a la academia, los días libres son mostrándole mi país a los visitantes. Hoy la mayoría de los visitantes son de Estados Unidos, y pagan LJC sin saberlo.

En realidad no hay mucho que sostener, en comparación con otros proyectos digitales, nuestros gastos son mínimos. Para el dominio del blog y otros gastos online siempre pedimos ayuda a los amigos que viven fuera y realizan los pagos con tarjeta de crédito que para nosotros son imposibles hacer desde Cuba. La solidaridad de varias personas, algunos por amistad y otros por apoyo a la Revolución, han sido imprescindibles.

No fue hasta inicios de este año que propuse a mis compañeros utilizar fondos personales para sostener el blog, teníamos gastos pendientes que no podíamos poner sobre hombros amigos, era nuestro turno asumirlos. Teníamos planificado un cambio de imagen que no pudimos hacer hasta reunir los fondos necesarios. Hubo que comprar una plantilla en WordPress, un diseñador nos hizo la nueva imagen por un precio de ganga, y otros gastos que quizás sean necesarios en el futuro para editar la web que utilizamos actualmente.

¿Quién financia La Joven Cuba? El turista estadounidense que visita el país (ya podrán perdonarme cuando vean que desaparezco por días), los amigos de la Revolución que hemos conocido a través del blog y el trabajo gratuito de sus editores. LJC es un espacio de participación política, de apoyo al proyecto socialista cubano apelando a la crítica contra sus enemigos y sus propias limitaciones. Por estas razones hoy seguimos resistiéndonos a la idea de crear un mecanismo económico alrededor nuestro, la militancia no se paga.

A continuación y aprovechando que hoy llegamos a los 3 millones y medio de visitantes, compartimos nuestras estadísticas desde el inicio del proyecto: