La Galaxia


Por: Osmany Sánchez
El periódico provincial nos trae hoy un reportaje a dos páginas sobre un caso de corrupción en la provincia. La investigación duró más de seis meses y en ese tiempo los periodistas accedieron a fuentes dentro de la empresa y el barrio del director, quedando claro su actitud despótica hacia los trabajadores y su modo de vida, muy por encima de su cargo. Lo anterior no es cierto, pero ojalá lo fuera. 

Mucho se ha hablado del papel de la prensa en Cuba, nos llegan frases o expresiones dichas por altos funcionarios en reuniones del medio, pero en la práctica los cambios no llegan o al menos no como lo necesitamos y que conste que no es culpa de los periodistas –al menos no toda- porque conozco muchos y sé que tienen ganas de hacer más de lo que le permiten.

¿Denunciar a un directivo corrupto afecta a la Revolución, o la beneficia? Los espacios que la prensa no cubre quedan disponibles para la manipulación y las consecuencias son funestas. Hay casos y cosas que preocupan a la población y sin embargo la prensa los ignora. Veamos un ejemplo.

La Galaxia era desde junio del 2015 uno de los sitios más populares de los jóvenes en Matanzas. Su inauguración fue promocionada por la prensa matancera y según manifestó uno de sus promotores, el objetivo era “que la gente reciba lo mejor de la cultura sin trasladarse al polo turístico de Varadero…”. Todo bien hasta ahí, o para decirlo mejor, hasta el 4 de mayo del 2017 cuando una escueta nota de prensa decía:

Nota de prensa: Galaxia

Con la intención de proyectar una mejor propuesta cultural se transfirió el centro cultural audiovisual Galaxia a la Empresa de Servicios Culturales ARTEX S.A. Con sede en el antiguo Cine Bahía de la ciudad de Matanzas, Galaxia surgió desde julio de 2015 y actualmente no presta servicios debido a reajustes en su objeto social.

En los próximos días se informará a través de los medios de comunicación provinciales sobre la reapertura y ofertas de la instalación, para ello se estudian los gustos y preferencias del público al que será destinada.

Dirección Provincial de Cultura

 Hasta ahí, ni una palabra más. Poco tiempo después abrió en el mismo lugar el “Centro Cultural Atenas de Cuba” y todo eso mientras por la calle rodaban decenas versiones de lo que realmente ocurrió con La Galaxia y qué provocó su cierre. No me atrevo a mencionar alguna de las bolas, pero les puedo asegurar que cualquiera de ellas es digna de Hollywood.

Ok, el periódico dice que “Con la intención de proyectar una mejor propuesta cultural…” va abrir un nuevo centro, pero ¿qué sucedió con el anterior? ¿qué piensa la población de lo que sucedió? Al parecer alguien no considera importante informar sobre el hecho.

Hace pocos escuché a tres jóvenes conversando en una guagua sobre el tema y los comentarios eran: “eso es un descaro, dejaron que invirtieran y luego les quitaron el negocio…”, “y ni los aires acondicionados les devolvieron, ahí están…”, “yo no voy ahí, lo que dan ahora es un traguito…”. Un señor mayor decía que el error de los administradores de la Galaxia fue tener éxito y que eso “el gobierno no se los iba a permitir…”

Desde fuera los medios anticubanos tratan de sembrar la duda sobre el desarrollo del sector cuentapropista en Cuba diciendo que al que tenga éxito el gobierno le quita el negocio. La falta de información oportuna entonces permite que los jóvenes y el señor mayor piensen así.

Aunque no sé realmente lo que sucedió, por los cuentos que me han hecho algunos asiduos al lugar, no me quedan dudas de que existen razones para haberle quitado la licencia a los cuentapropistas que administraban el local y para llevarlos a los tribunales, pero el vacío informativo provoca que crezcan con fuerza las bolas.

Es cierto que mientras transcurran las investigaciones no se podrá dar toda la información, pero asumir que se puede cambiar el nombre a un lugar de la noche a la mañana sin que se creen problemas es muy ingenuo o simplemente irresponsable.

Para contactar con el autor: jimmy@umcc.cu