Adiós a Fernando

Por: Rafael Plá León

Se ha ido Fernando. No voy a decir que todo aquel que lo conoció quedó subyugado por su verbo seguro y su toz nerviosa. Sé que algunos no lo quisieron. Aquí en la Universidad Central de Las Villas se le quiso; hubo oportunidad de recibirlo, de honrarlo con honores formales (no se le pudo otorgar el Honoris Causa porque no era doctor, a mucha honra), participó en una de las citas más concurridas en el Proyecto Aula 14, donde se complació de discurrir con los estudiantes acerca de las distintas generaciones de juventudes enroladas en revoluciones en el siglo XX cubano. De ese viaje regresamos juntos para participar de una velada en la Universidad de La Habana en conmemoración al 90 aniversario de la Revolución de Octubre. Nunca imaginé que no pudiésemos celebrar el Centenario juntos de nuevo. Le gustaba hablar de los bolcheviques.

Fernando fue un espíritu inquieto y entendió a su modo la revolución. Se burlaba jocosamente de las ocurrencias soviéticas, con cuestiones teóricas nada desdeñables del marxismo: la correspondencia de las relaciones de producción con las fuerzas productivas, la identidad de la dialéctica con la lógica y la teoría del conocimiento, la misión histórica del proletariado y otras muchas cosas que él consideraba parte de la “ortodoxia” soviética. Yo le enfrentaba, buscando argumentos que me disuadieran de todo aquello en que me habían formado en la Unión Soviética. Él mantenía el tono de broma y  decía que yo me lo tomaba todo muy en serio y seguía en alguna conversación en las que disfrutaba dialécticamente con jugar con las contradicciones propias de toda revolución y de la historia en general. En estas cuestiones teóricas siempre guardamos discrepancias, pero sabíamos que eso no decidía ninguna revolución.

Su fuerte era el “factor subjetivo”, como se le conocía en la terminología de los manuales marxistas. La subjetividad, la actividad de los “actores sociales”, la carga subjetiva de las revoluciones, sobre todo de la nuestra, que era el otro lado de la explicación marxista al que los soviéticos no atendían suficientemente, o por lo menos no con la gracia que lleva el tema para encantar auditorios. Por eso Fernando se sumergió en el tema de la cultura, de la mano de Gramsci, y por esa vía encontró su lugar en la batalla por el socialismo.

Porque a él no le interesaban simplemente los jóvenes educados, sino que sabía que la educación en general, no la formal simplemente, sino la que arma a los individuos como hombres y mujeres universales, solo se puede dar en las condiciones que prepara una sociedad de igualdad plena (por cierto, que Fernando nunca renegó del igualitarismo de los sesenta, lo cual le parecía muy justo y completamente necesario para la revolución).

Tiempo habrá de estudiar lo que dijo. Su pensamiento, como muchos de los de su época fundadora de la Revolución cubana, está lleno de ideas y allí habrá que ir a diario, para recargar energías para el futuro que será de luchas. Confío en que a los jóvenes, con quienes se comunicaba perfectamente, no les será difícil esa tarea de buscar sus escritos y discutirlos. A ver si se entiende de una vez que “lo que no se puede perder es el socialismo” en medio de tantos riesgos que representa la inserción en la economía mundial, como él no se cansaba de advertir.

Ayer mismo un buen amigo me pasó unas conferencias recientes de Fernando en el Ministerio de Cultura; me disponía a verlo con paciencia cuando hoy me encuentro con la noticia al llegar al trabajo. Fernando se fue sin despedirse. Seguramente la sorpresa fue también para él. No es de las noticias que uno quisiera oír al levantarse, pero es la vida. Su muerte dará frutos, sin dudas.

Santa Clara, 12 de junio de 2017

5:01 pm

Anuncios


Comments

  1. Fernando nunca lo supo, pero fue mi héroe intelectual desde que lo conocí. Mi último recuerdo con él, hace poco, lo guardaré en la memoria hasta el día que sea oportuno escribirlo. Pero yo no debo escribir sobre él, siento que seria un oportunismo barato que le haga yo una elegía, mejor que hablen sus amigos más cercanos. Esta ha sido una despedida sorpresa y muy, muy dolorosa. Contra toda lógica pensé que Fernando estaría siempre.
    H

    1. Me ha gustado leer esa línea del comentario de Harold donde dice que deja para más adelante una conversación con Fernando Martínez Heredia

  2. Sabía que La Joven Cuba había editado distintos artículos sobre el intelectual cubano recientemente fallecido.

    «Recientemente, el intelectual cubano Fernando Martínez Heredia nos decía a un grupo de jóvenes que nos tocaba hacer política, que años atrás era imposible pero en las condiciones actuales era incluso un deber. Hacer política antes que otros lo hagan por ti, participar activamente y no desde la pasividad del espectador.» (De Hacer política, LJC 4 de marzo de 2014)

    Leo un artículo de Roberto G. Peralo que aporta como inicio del texto una cita de Martínez Heredia. Y así varios textos más.

    Buen momento para saber un poco más de

    https://www.ecured.cu/Fernando_Mart%C3%ADnez_Heredia

    1. Fernando me llama aparte un día y me dice dos cosas: la primera que no sabía que publicaría algún día ese comentario que me hizo (desde entonces pido permiso antes de publicar nada) y lo segundo, que le gustó mucho ese post sobre hacer política. Para mí eso fue el cielo.
      H

  3. Esta mañana se ha estropeado mi viejo Ubuntu y los otros artilugios son lentos, incómodos, etc. Tengo pendiente insistir en ese penoso comentario que habla mal de Mariela Castro.
    Cuando personas como Timba, dicen lo que dicen, hablab de Venezuela como él hace etc, uno confirma lo que es evidente: en Cuba hay de todo, hasta bobos….. incapaces de entender que respetar a los demás aceptando que son personas que trabajan, hacen y no dicen, etc, es elemental forma de estar en un foro. Por ello y en el post anterior, tengo el gusto de mostrar cosas que se leen en medios tan poco amigos de Cuba como el famoso El País hoy, según parece, en manos del dinero de Qatar… ¡la leche¡

    2016 Titular: La ONU premia a la hija de Raúl Castro.

    La obsesión enfermiza de El País, del ex falangista Cebrián, acerca de Cuba, hace que tenga que aparecer quién es el papá de la directora del CENESEX, como si el trabajo de años, sus méritos en el campo de la lucha por la igualdad de género, sea fruto de ser la hija de un lider cubano.

    La ONU premia a la hija de Raúl Castro por defender a los homosexuales en Cuba
    Mariela Castro lidera desde hace varios años una campaña por el respeto a la diversidad sexual

    fuente: http://internacional.elpais.com/internacional/2016/05/04/actualidad/1462362567_327276.html

  4. Queridos jóvenes:

    Quiero centrar mi recuerdo del FILÓSOFO Fernando Martínez Heredia en su aporte a la difusión de lo más avanzado del pensamiento del tiempo que le tocó vivir, a SU Revista PENSAMIENTO CRÍTICO; (que yo esperaba con ansias su salida mensual) y de la que guardo en mi biblioteca su colección completa); publicada en La Habana entre 1967 y 1971, de la que aparecieron 53 números en 49 volúmenes (fueron dobles el 2-3, 18-19, 34-35, 49-50). En todos sus números, desde el nº 1 (febrero 1967) al nº 53 (junio 1971) figura el siguiente texto ACLARATORIO, que cito:

    «Pensamiento crítico responde a la necesidad de información que sobre el desarrollo del pensamiento político y social del tiempo presente tiene hoy la Cuba revolucionaria. De aquí que los artículos publicados no correspondan necesariamente a la opinión de la revista, que se reserva el derecho de expresarla por medio de notas aclaratorias o artículos cuando lo estime necesario.»

    LO QUE DEBE HACERSE CONSTANTEMENTE Y TODOS LOS DÍAS, PERMITIRLE AL PUBLICO ARRIBAR A SUS PROPIAS CONCLUSIONES.

    Por Pensamiento Crítico pude conocer lo más avanzado y polémico del pensamiento contemporáneo.

    Logró agrupar en el Consejo de Dirección a personalidades como:

    Aurelio Alonso Tejada (miembro del CD desde el nº 1 al 53, 1967-1971)
    Jesús Díaz Rodríguez (miembro del CD desde el nº 1 al 53, 1967-1971)
    Thalía Fung Riverón (miembro del CD desde el nº 1 al 36, 1967-1970)
    Ricardo J. Machado Bermúdez (miembro del CD desde el nº 1 al 6, 1967)
    José Bell Lara (miembro del CD desde el nº 2 al 53, 1967-1971)
    Mireya Crespo (miembro del CD desde el nº 44 al 53, 1970-1971)

    Y su aporte más impactante fue LA ACUSACIÓN; que pego; y que publicó cuando les cerraron la posibilidad de seguirla publicando, en su último número:

    «Del Consejo de Dirección. Se trata simplemente de que la revolución ha llevado la lucha de clases a un plano más: el que hasta ahora había monopolizado, impropia y no casualmente, el nombre de cultura. Casi sería necesario agradecer a nuestros calumniadores la rapidez y abyección con que han producido el ataque. Esto simplifica las cosas, ahorra camino y tiempo a la revolución y los pueblos. Resulta brutalmente claro que quienes han tenido la indigencia moral de sostener que la revolución cubana recurre a la tortura, no hacen más que repetir las peores calumnias del imperialismo. Claro que también tienen argumentos más sutiles, pero el anterior es útil porque acorta la distancia entre el elaborado discurso sobre la «objetividad» y la toma de posición contra la revolución que ésta implica. Ahora están desnudos, haciendo claramente ante los revolucionarios el papel de muñecos de Ventrílocuo. Es cierto que hay muñecos con talento. Pero para nosotros el talento en abstracto es un valor burgués, la libertad de expresión de una élite es una libertad burguesa; el derecho a no correr la suerte del pueblo es un derecho burgués y nuestro pueblo se ha propuesto destruir a la burguesía. Por ahora basta; este texto no es una réplica sino una acusación.»

  5. Raudelis:

    Te copio una síntesis hecha por RESUMEN LATINOAMERICANO:

    Contribuciones

    Como profesor de enseñanza postgraduada ha impartido cursos y conferencias sobre temas sociales en diversas instituciones del País y de otros diecinueve países, en los cuales ha trabajado como profesor o investigador invitado.

    Permanente investigador de la realidad cubana y latinoamericana, ha participado de las investigaciones sociales de la Universidad de La Habana, del Centro de Estudios sobre Europa Occidental, del Centro de Estudios sobre América y del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Humanidades y de la Universidad Nacional Autónoma de México.

    Ha sido colaborador científico del Programa de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Cuba; miembro de la Cátedra “Ernesto Che Guevara” y del Seminario Problemas del Mundo Actual del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Trabajador del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello y presidente de la cátedra de estudios “Antonio Gramsci”.

    Publicaciones

    Ciencias Sociales, 2015.
    Enriquece de forma extraordinaria con sus criterios, el diálogo educativo que caracteriza sus intervenciones y publicaciones que en el orden de más de doscientos artículos y ensayos aparecen en revistas especializadas en Cuba y en el extranjero.

    También sus resultados investigativos alimentan los textos que como autor ha editado o los más de diez libros donde aparece como coautor, entre los últimos títulos están: “Socialismo liberación y democracia”; “La revolución cubana del 30” y “El ejercicio de pensar”.

    Responsabilidades asumidas

    • Miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Sociología, de las Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo.
    • Director de la Revista Pensamiento Crítico.
    • Miembro de los Consejos de las revistas latinoamericanas América Libre, Caminos, Debates Americanos (Cuba), y Anuario de la Fondazione Che Guevara (Italia).
    • Miembro del Comité Nacional de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.
    • Director del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello actual director (2016), desde hace 8 años.
    Reconocimientos

    Ha recibido numerosos reconocimientos y condecoraciones, pero sólo destacaremos:

    • Distinción “Por la Educación cubana”.
    • Distinción por la Cultura Nacional.
    • Premio Ensayo de Casa de las Américas.
    • Premio Nacional de Ciencias Sociales.
    • 2015 Premio Nacional de Investigación Cultural [1]

Comments are closed.