Terrorismo


Por: Osmany Sánchez

En una fecha ya tan lejana como el 18 de junio de 2013 el presidente sirio Bachar al Asad advertía que Europa pagaría el precio de armar a los terroristas porque esto aumentaría la pobreza y azuzará el terrorismo en el viejo continente.

Si los europeos suministran armas (a los grupos rebeldes), el patio trasero de Europa se volverá terrorista y Europa pagará el precio por ello“, predijo desde ese entonces Asad. Nadie lo escuchó y Siria se convirtió en una escuela para los terroristas que luego regresaron a Europa cargados de odio.

La intromisión de países europeos y los Estados Unidos en los asuntos internos de los países del medio oriente, las invasiones militares, las cárceles secretas, las torturas…todo eso ha sido caldo de cultivo para el desarrollo del terrorismo que ahora afecta a los que lo promovieron.

No existen terroristas buenos y terroristas malos, eso lo han aprendido a la fuerza los que aún hoy se aprovechan de ellos para fortalecer las políticas antinmigrantes y de odio contra los musulmanes.

Ojo con lo que ocurre en Venezuela en la actualidad y los problemas que pudiera ocasionar en el futuro en la región.

Lo que ocurre hoy en Europa sucedió en los Estados Unidos en las décadas del setenta y ochenta cuando los terroristas de origen cubano, entrenados por la CIA, convirtieron –a bombazos- a Miami en la ciudad más violenta de los Estados Unidos en ese entonces.

Para contactar con el autor: jimmy@umcc.cu    En Twitter: @JimmydeCuba