EE.UU y el negocio de las visas de visitantes en Cuba


Por: Joe Michel López Inguanzo

Miles de personas acuden cada año a la embajada de EE.UU en Cuba. De ellos una buena parte lo hace solo con fines de ir a visitar ese vecino país. Hasta aquí todo suena lógico y así fuera si EE.UU estableciera las mismas políticas que establece otro vecino nuestro como Canadá.

Por desgracia para los cubanos, EE.UU continúa manteniendo sus políticas de motivar la emigración. Algo que le queda claro a todas las personas que les es denegada la visa de visitante, personas a las que les entregan una carta justificativa dice algo así como que para visitar EE.UU tienen que tener una residencia en un tercer país.

No les piden pruebas de que tienen dinero, no les piden que les enseñen propiedades de casas o carros, no les piden pruebas de que hayan estado en otros países ricos de visita, no. Cuando entras en la embajada de EE.UU en Cuba es como si jugaras en un casino, metes 160 dólares en la máquina y esperas que caiga una carta ganadora que te permita ver a tus familiares y amigos en ese país.

Lo más lindo es que esto le cuesta al pueblo norteamericano, muchos cubanos que no desean emigrar ven como única salida para visitar EE.UU la reclamación, es decir son reclamados por su familia se legalizan allá en EE.UU y luego vienen a vivir a Cuba de nuevo.

Lo más triste de todo no son esos argumentos que expresé, lo más triste es que haya cubanos allá que estén de acuerdo con estas políticas de separar a hermanos con el fin de lograr algo que no ha alcanzado su objetivo en más de 50 años. Y al contrario, lo que agrega es distanciamiento e incapacidad para comunicarnos y juntos luchar por tener un mejor país.