A ver qué pasa con Cuba y la pelota


incertidumbrePor: Osmany Sánchez
El equipo de pelota de Matanzas pierde una vez más en los Play Off. Lo que parecía un hecho se esfumó en el aire y los aficionados quedaron una vez más con las ganas. La despedida de Víctor Mesa, la salida de varios peloteros y la contratación de otros hará que sea casi imposible Matanzas pueda clasificar para la segunda etapa la próxima serie. No ganamos el campeonato, es cierto, pero en los últimos 6 años estuvimos siempre en el podio y durante meses estuvimos disfrutando la actuación del equipo. Los que pedían que se fuera Víctor Mesa se salieron con la suya.

La desesperación o la desilusión hacen que a veces las personas pidan cualquier cambio “a ver qué pasa”. En este caso lo veremos el próximo año o al siguiente y en el peor de los casos lo que sucederá es que Matanzas no clasifique y que tengamos que seguir los equipos donde estén los matanceros de refuerzo. En el deporte sucede así, pero en política no y eso es lo que muchos no entienden.

La situación económica de Cuba hace que algunos digan que si en tantos años no se han resuelto los problemas entonces hay que cambiar, hay que tomar medidas, aunque sean neoliberales como en otros países del área, para ver “qué pasa” pero a diferencia de deporte los resultados pueden ser catastróficos.

Lo he dicho otras veces, para Cuba hay dos posibilidades, la izquierda o la derecha, no hay otras, aunque algunos se estén inventando un “centro” que presenta opciones muy lindas en el papel, pero de imposible realización. Si alguien viaja a Europa y se reúne con la más rancia derecha de por allá y luego viaja a Miami, visita Radio Mambí y se reúne con los que desde hace 60 años han querido destruir nuestro proyecto social, cómo se nos va a aparecer con una propuesta que difiere bien poco de la nuestra en cuanto a mantener salud y educación gratuita por ejemplo ¿Si fuera cierto recibiría el apoyo de la derecha europea o de la contrarrevolución en Miami? ¿Qué otro grupo de nuestra área recibe ese apoyo, aun proponiendo lo mismo que proponen ellos?

El “a ver qué pasa” puede convertirse en la criminalización de los movimientos de izquierda, la proscripción del partido comunista –decir que Cuba en 1959 era democrática es como aceptar como válida la existencia de un Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC)- los despidos masivos, las privatizaciones, los asesinatos de líderes comunitarios, la corrupción campante, el entreguismo…no estoy haciendo el cuento del Coco, todo lo que menciono anteriormente y mucho más ocurre hoy en Argentina, Brasil, Colombia y otros países del área, de los cuales por cierto la prensa corporativa no dice una palabra.

No debemos olvidar que estos gobiernos de derecha llegan al poder engañando al pueblo con discursos de izquierda y prometiendo un “cambio”, un sueño, que luego se convierte en pesadilla.

Cambiar lo que deba ser cambiado, resolver nuestros problemas, ese debe ser nuestro objetivo. Construir cada día un país mejor. En el deporte podemos experimentar, si sale mal no pasa nada, seguimos probando. En la vida real, nos puede costar muy caro.
Para contactar con el autor: jimmy@umcc.cu @JimmydeCuba