La guerra y la paz


colombia_pazUn mundo mejor es posible, uno peor también. En vísperas de un huracán, unas becas complicadas y un Donald Trump… llega el NO en Colombia. Anoche una amiga escribía en Facebook su vergüenza de colombiana por el país que van legando a sus hijos, y pedía disculpas a nombre de sus compatriotas. Si algo debería ser incuestionable en el mundo es la búsqueda de la paz, pero ya ni eso.

Parecería que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, pero no es así, la frase es injusta. Los países lo que tienen son pueblos maniatados, que han sido mantenidos en la pobreza con toda intención. Despojados de su capacidad política, manipulados para que luego tomen decisiones favorables a los poderosos y terminen creyendo que son suyas.

Ayer ganó la guerra, la desmovilización social, el manejo mediático que logró socializar el odio, ganó el rencor. Hoy no es día de lamentos sino de replantearse el camino y seguirlo, con más ganas que nunca. El mundo entero acompañó este proceso de paz, los cubanos nos sentimos orgullosos de ayudar en lo posible, las partes del conflicto encontraron el camino y el mundo lo celebró en una firma histórica.

El NO es el comienzo de una nueva vía, pero el objetivo queda claro. Cuando las opciones son la guerra o la paz, el camino a seguir es obvio. Y los colombianos no están solos.