Ética y Revolución

unidadDesde hace días viene ocurriendo un debate en las redes sociales y la blogosfera que merece atención. Hace días uno de nosotros intentó alertar sobre la falta de contenido en el debate público cubano y el uso de la descalificación personal como argumento. Su opinión puede haber sido polémica y bien podría merecer un debate buscando aciertos y errores en el texto pero el camino seguido volvió a ser la descalificación personal, en esta ocasión contra uno de nuestros miembros.

La Joven Cuba es un proyecto que desde su inicio vivió la incomprensión que genera todo lo nuevo, sigue siendo así. El compromiso social de quienes la componen es el combustible que nos ha sostenido en este ejercicio tan desgastante. La sostenemos sobre la base de sacrificios económicos y personales que han repercutido incluso en nuestras familias, y estamos orgullosos de ese costo.

Cualquier intento por provocar desunión en lo interno de nuestro equipo o sembrar la sospecha sobre quienes lo componen, nos parece un recurso poco ético. Al igual que crear una imagen de ambigüedad en ninguno de nuestros miembros o colaboradores. El uso que han hecho algunos de etiquetas tales como “centrista” o “ambiguo” hacia personas de reconocida militancia revolucionaria, es jugar con la percepción de la gente. Además, nos hace perder la perspectiva real de quiénes son los que están fuera de la Revolución o esperan oportunistamente escoger un bando conveniente.

Compartir en un blog las publicaciones personales que alguien sostiene en su muro de Facebook, al que se tiene acceso solo por compartir una amistad virtual con dicha persona, nos parece una irresponsabilidad de 72 páginas. Entendemos las pasiones que provoca el intercambio de ideas pero deben existir cauces éticos.

Nunca haríamos nosotros tal violación de la privacidad personal. Ni nos sentiríamos en posición para cuestionar el derecho a sostener una amistad o interacción en redes sociales con determinada persona. Tanto como Silvio Rodríguez se despidió de Carlos Alberto Montaner el día que este intentaba utilizarlo para sus fines tendenciosos, toda persona tiene derecho a salirse de un debate precondicionado.

Seguiremos participando con más intensidad que antes. Formamos parte de una blogosfera que no puede ni debe tener vacas sagradas, o estructuras verticales. Tenemos suficiente seguridad en los miembros de nuestro equipo y su responsabilidad, para seguir proponiendo pensamiento cada día. Quien intente llenar con adjetivos lo que no se sostiene en el campo del pensamiento, debe pensar en primera instancia quién se beneficia con las pugnas entre revolucionarios.

Para contactar a los autores: jovencuba@gmail.com

Anuncios