Crónica sobre un debate equivocado y unas cartas marcadas. (+ Comentario de Harold Cardenas)

debatePor: Justo Cruz

Hace unos días me llamaron para preguntarme si yo estaba en la lista de los fans de Fernando Ravsberg, esos que según el aludido no se cansan de escribir artículos sobre su persona desde otra página de la blogosfera cubana.

Pregunté por qué me hacían la pregunta, fue entonces que me recomendaron entrar a su página. Hice una excepción y entré. Digo que hice una excepción porque desde hace algunos días opté por no leer más las “cartas” que Fernando nos manda desde Cuba.

Como él al parecer decidió que ya yo no tengo el derecho a escribir comentarios en su blog, ¿por qué tengo entonces que leer sus cartas? Ya no me siento “estimulado”. Estoy harto de que sea él el único que conozca los criterios que tengo sobre lo que allí se publica.

Y ahora ya se enteraron; a Fernando, el colega que no escatima esfuerzos para hablarnos sobre las virtudes de la “libre expresión”, también le gusta censurar. Si hay alguna otra persona por ahí que ha corrido la misma suerte que yo, pues que salte y lo diga, que pa’ luego es tarde.

Lo digo sin tapujo porque yo personalmente soy de la opinión que Fernando Ravsberg es la antítesis del pensamiento y la palabra que el mismo predica. Fernando no solo miente, Fernando ofende el sentido común de los cubanos cuando habla de que hace “un periodismo responsable, serio, veraz, oportuno, atractivo, crítico y elogioso a la vez”. Fernando le está vendiendo a quienes lo leen una visión falsa de lo que es el periodismo en los países capitalistas.

Y digo que miente porque el blog al que él mismo de forma irrespetuosa catalogó somo su “Club de su Fans” lo ha demostrado con creces sin que él, ni tan siquiera una vez haya podido refutar uno de los argumentos allí vertidos. El periodismo de Fernando ni es responsable, ni es serio, ni es veraz. Cualquier cosa menos esos atributos.

No somos nosotros los que la tenemos cogida con Fernando es la obsesión que este señor tiene con la prensa cubana la que muchas veces lo hace comportarse de forma tan irracional y demagoga.

Por eso no logro entender a qué se refiere Harold Cárdenas cuando en su artículo titulado “El debate equivocado plantea:

“Los últimos días han sido una vergüenza. Tanto hemos luchado por alcanzar espacios de pensamiento en el mundo físico y virtual que nos ayuden a construir un país mejor. Ahora que los vamos logrando, lo empleamos en rencillas y ajustes de cuentas ante un público que se polariza o divierte como en el Coliseo romano”.

A mi en el plano personal me interesaría saber a qué se refiere Harold Cárdenas cuando habla de “vergüenza”, cuando habla de “ajuste de cuentas” y de un “público que se polariza o divierte como en el Coliseo Romano”. No pienso se refiera Harold a los intelectuales cubanos que durante  años,empezando por Fidel, han publicado sus puntos de vista sobre las manipulaciones de Fernando Ravsberg, no solo en La pupila insomne.

Tampoco creo la intención de Harold sea comparar a La pupila insomne con un Circo Romano porque entonces lo consideraría una falta de respeto a todos lo que allí publican, y Harold suele ser respetuoso. También sería una contradicción con lo que él mismo escribe: “Podemos convertir las redes sociales, la blogosfera y los medios de prensa en una universidad colectiva donde se coincida y discrepe a fuerza de pensamiento”.

Pero cuál es el problema cuando vertimos nuestro criterio. ¿Cuál es el problema cuando discrepamos, o es que acaso no tenemos el derecho de elegir la forma y el contenido de nuestros criterios cuando se ha mentido de manera evidente por una persona que constantemente proclama lo mal que está nuestro periodismo, que dista de ser el que necesitamos pero que no se caracteriza por mentir?

Si como cubano siento la necesidad de compartir mi opinión, cuando considero que dejar nuestra bandera tirada en el piso para abrazarse a otra es una ofensa, ¿quién me lo puede prohibir? Y si considero que vale la pena discutir una semana sobre eso, pues lo hago y punto.

En su artículo Harold plantea que conoce a Fernando desde hace 5 años, yo como lo conozco desde hace un poco más y le puedo asegurar que la carrera periodística de Fernando ha sido un poco más que darnos “informaciones que deberían estar en nuestros periódicos”(….). Análisis que deberían salir en televisión con una mirada de izquierda y están ausentes. Iniciativas que deberían venir de nuestras organizaciones y nunca nacieron. Críticas que deberían ser nuestras para mejorarnos, y nunca llegan”.

Fernando ha llegado mucho más allá y en su obsesión en poner en ridículo a la “prensa oficialista” cubana, o no llega o se pasa, jugando constantemente al ser y al no ser y ese es su dilema.

Llega, se va, regresa, tira la piedra y esconde la mano, enciende llamas, no apaga y se pierde para aperecer de nuevo en otro lugar con lo mismo. Y como dijera el bloguero cubano residente en Miami Emilio Eichikawa (y créenme que ese sí que no es mi amigo), cito:

Ese Ravsberg lo mismo le mete mano a un médico internacionalista que a la falta de libertad… Y cuando parece que lo van a botar de Cuba le pone la difícil a Modig y Carromero o le baja una guataquería a Raúl… Yo le diera el segundo premio a la sinuosidad periodística.”

Hay que reconocer que la caracterización es perfecta, aunque Arnold August en su artículo “Ravsberg, BBC, Shakespeare y Cuba” Arnold August haya tocado más a fondo cuando afirmaba:

Hay que tener en cuenta que los blogs ‘positivos’ de Ravsberg no son tan positivos. Por ejemplo en uno reciente de este tipo de ‘buenos blogs’ (12 de mayo del 2011) sobre los prisioneros políticos, Ravsberg infiltró de una manera muy hábil, sin que algunos lo destaquen, que los mercenarios encarcelados en Cuba son ‘disidentes’ y en general son ‘pacíficos.’ Además, de una manera muy irónica (pero que no es un chiste para los cubanos) propone a los ‘disidentes’ que adopten acciones ‘desmintiendo a quienes los acusan de ser mercenarios del imperio.”

Con el artículo titulado “La ultima ratio de Fernando Ravsberg” su autor Carlos Luque Zayas Bazán decía refiriéndose a la forma burlona en la que Fernando Ravsberg se refería a los intelectuales que publicaban en La pupila insomne como a un club de sus fans:

Quizás se pueda afirmar que es el recurso de la imposibilidad y la impotencia de afrontar la aclaración de las inexactitudes y la última de las omisiones denunciadas en La Pupila insomne, entre otras plataformas, entre otros intelectuales, lo cual sería quizás menos ingenioso, pero más adecuado a la profesión del que debe conservar incólume su prestigio por la veracidad de lo que afirma.”

Con esta afirmación el compañero Carlos Luque da en el clavo. Quizás Fernando Ravsberg finalmente se decida algún día a dar su punto de vista acerca de todas las denuncias concretas que se han hecho sobre su trabajo como periodista en vez de aplicar la táctica del avestruz.

En su artículo Harold, después de reconocer que el debate entre Iroel Sánchez y Fernando Ravsberg desde sus respectivas plataformas, en ocasiones es productivo, dice del primero: Iroel representa a un sector de Cuba que respeto” para compararlo entonces con su tío a quién quiere un montón pero que discuten cantidad, porque según él (Harold), “teniendo los mismos objetivos vemos caminos distintos”, para finalizar con la frase de que “Quizás sea la diferencia generacional”.

Como no estoy muy seguro de lo que Harold quiso decir con esas palabras me remitiré a citar una frase de una amiga santiaguera tan joven como él. “Amigo, no te preocupes, no estoy con Ravsberg”. Fue su respuesta a mi estúpida pregunta del por qué le había dado Like a Cartas desde Cuba en Facebook. Pero más contundente es la lista de autores representativos de diversas edades, sectores y procedencias geográficas que compila Luque, concidentes todos en denunciar manipulaciones de Ravsberg. No veo yo entonces problema generacional ni sectorial sino una postura ética que trasciende edades, geografías y convicciones políticas: el rechazo a la mentira y la manipulación burda que Fernando Ravsberg ha venido practicando de manera sistemática en sus “cartas” que ya sabemos marcadas. Tampoco me es posible compartir la equidistancia entre quien falta a la verdad y quien se lo dice con pelos y señales.

Por: Harold Cardenas

Muchos quisieran vernos atacarnos uno al otro y no les voy a dar el gusto porque sí tengo claro que a pesar de discrepar en varios asuntos, Iroel ni Justo son el enemigo. No voy a publicar un post a propósito de este para no darle más leña al fuego pero sí profundizar más en varios puntos que veo han hecho volar la imaginación de algunos lectores.

Cuando escribí que este no es el debate que debíamos tener, estaba pensando en el golpe militar que se estaba produciendo en Brasil en esos mismos momentos, revolucionario. en la situación vergonzosa de la prensa que amenaza con perder los corazones y las mentes de un pueblo que a pesar de tanta torpeza sigue siendo revolucionario, a eso. Cuando hablo de ajuste de cuentas sí estaba pensando en Ravsberg e Iroel, que dan la impresión de haber llevado esto al plano personal.

Cuando menciono un público de coliseo romano estaba pensando en Facebook específicamente, donde comienzan a dibujarse “bandos” que no le harán ningún bien al país, porque la fuerza de gravedad a menudo se vuelve en la fórmula fascista de “conmigo o contra mí”, algo muy diferente a lo señalado en Palabras a los Intelectuales. Y me refiero a Fidel porque utilizar una frase suya en el texto para contraponerlo a una idea de la que se discrepa (mía), es un golpe bajo que solemos darnos entre nosotros mismos. Y también somos mejores que eso.

Convertir mi crítica a la polarización artificial que se va construyendo ahora en un ataque a La Pupila Insomne es demasiado. Escribí más sobre Ravsberg porque era el cuestionado en ese momento, podía haber escrito mucho también de Iroel, no solo compararlo a mis tíos sino a mí mismo en cuanto a la aspiración de preservar un país soberano con socialismo próspero, aunque tengamos diferencias de enfoques en asuntos que no pueden significar un divorcio en metas comunes.

En realidad la molestia es porque no me sumo a los ataques contra el uruguayo, pero ¿qué solucionaríamos con silenciarlo? Las personas regresarían a informarse en el Nuevo Herald, a leer los medios de la contrarrevolución interna que solo produce veneno y desinformación. ¿Esto solucionaría la prensa nacional? Para nada. Seamos honestos y reconozcamos que Ravsberg molesta porque es leído, es leído porque llena espacios nuestros, y son esos vacíos los que deberíamos estar ocupados en llenar en vez de irnos por las ramas, vayamos al origen del asunto y se soluciona todo.

Esta es mi opinión, no la sentencia de un juez ni la verdad absoluta, mi opinión. Si desean ambos bandos (desde los que recibo críticas) seguir enfrascados en el debate, pueden hacerlo, yo me salgo de esta gritería que lo que hace es provocar diferencias internas que nos debilitarán cuando tengamos que construir proyectos comunes. Fueron muchos los que entendieron lo que quise decir, las malinterpretaciones quizás se deban a los prejuicios, al desconocimiento sobre mis ideas o la intención de encontrar en ellas lo que de antemano se quiere buscar. Nunca pensé verme cuestionado en La Pupila, pero así es la vida de rica, ojalá un día regrese a ella en otros términos.
Reciba un saludo igualmente.

Tomado de: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2016/09/02/cronica-sobre-un-debate-equivocado-y-unas-cartas-marcadas-por-justo-cruz/