Deporte y Pasaporte

Orlando Ortega rechazó la bandera cubana para buscar la española ¿No debió levantar las dos?
Orlando Ortega rechazó la bandera cubana para buscar la española ¿No debió levantar las dos?
Orlando Ortega rechazó la bandera cubana para buscar la española ¿No debió levantar las dos?

Por: Osmany Sánchez Roque

Desconsoladamente un atleta español reconoce ante la prensa que “ Mi sueño de toda la vida ha sido convertirme en campeón de España y, sinceramente, acabo de desecharlo”. La nacionalización del cubano Orlando Ortega acabó con su sueño. Otro declara tajante que “Esta es una forma de comprar medallas baratas que está muy de moda, pero que nadie se engañe: el atletismo español no está mejor por esta plata”.

La carta pública de un grupo de atletas españoles mostraba su inconformidad con las crecientes nacionalizaciones de atletas en España. En el 2014 fueron 7 y en el 2015 ascendieron a 10. Alrededor de un 30% de los atletas españoles de pista que participaron en Río 2016, nacieron fuera de España.

No es un hecho aislado. El equipo de balonmano de Catar estaba compuesto por atletas de 11 nacionalidades -el equipo está compuesto por 14- y en total casi el 60 % de la delegación de ese país nacieron y se formaron en otros países.

Otro de los que se lanzó a la caza de atletas foráneos es Brasil,con más de 200 millones de habitantes. De los 542 atletas inscriptos por el Reino Unido en Londres 2012, 61 eran nacionalizados o con raíces inglesas pero que vivían en otras partes del mundo. Al final de las 65 medallas obtenidas por ese país, 24 fueron ganadas por los “importados”.

El deporte se ha convertido en un negocio y al mismo se le dedican millones de dólares. Los países más desarrollados tienen la ventaja de tener el dinero para comprar un atleta o para poner a su disposición la más alta teconología.

En medio de todo esto, Cuba se mantiene entre los primeros, y como eso le duele a algunos!!!. Me quieren convencer que el movimiento deportivo cubano está en crisis porque Brasil con sus más de doscientos millones de habitantes, sus 600 millones de dólares destinado a la preparación de sus atletas en el ciclo olímpico y sus importados quedó por encima de nosotros.

Jamaica también quedó por encima de Cuba, con todas sus medallas en el atletismo ¿Tiene más desarrollo su movimiento deportivo que el nuestro? Por supuesto que no.

Solo un tonto se atrevería a decir que todo está bien. La suma del éxodo de algunos atletas, los efectos de la situación económica y también los errores cometidos han provocado que ciertamente nuestro deporte tenga que “ponerse las pilas” para no seguir perdiendo terreno.

El escenario es cada día más complejo pero el talento está, y es lo principal. Eso no se puede hacer con pasaportes.

Para contactar con el autor: jimmy@umcc.cu