Mi pueblo quiere Guerra

Guerra explicando las labores realizadas para eliminar los salideros de aguas albañales.
Con ayuda de un albañil y herramientas prestadas por los vecinos, Guerra solucionó un problema que decían que costaría "cientos de miles de pesos"
Con ayuda de un albañil y herramientas prestadas por los vecinos, Guerra solucionó un problema que decían que costaría “cientos de miles de pesos”

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu @JimmydeCuba)

Una de las figuras más subestimadas en Cuba es la del Delegado del Poder Popular. Lamentablemente –la mayoría de las veces- es visto como alguien que se dedica solo a trasladar las inquietudes de la población hacia las “instancias superiores” y no se le pide más. Todo el mundo asume que “el pobre, no tiene la culpa” y luego lo retribuye con una baja asistencia a las reuniones. Hoy les traigo una historia diferente.

Unos amigos me dicen un día en broma que la gente en el pueblo quería votar por Guerra (Rolando Guerra) para Delegado. Existían otras propuestas, personas más preparadas, pero la gente quería a Guerra y la decisión estaba en sus manos. Guerra es una de las personas más populares en mi pueblo pero nada parecido a la idea que tenemos de un “Cuadro” o un “Funcionario”.

No les hago muy largo el cuento. Guerra fue elegido y hoy su gestión tiene un nivel de aprobación que debe andar por el 95% como mínimo. Cada vez que voy al pueblo le pregunto a la gente y no me he encontrado a uno solo que no esté de acuerdo con su trabajo. ¿Las razones? Sencillas. Ha solucionado problemas que no tuvieron antes solución por “falta de recursos”.

Durante años Manolito (o Manuelito) en el municipio matancero de Pedro Betancourt, no tuvo un médico y hoy ese problema está resuelto. No fue gracias a la casualidad sino a las gestiones del delegado Guerra, gestiones que algunos considerarían poco ortodoxas –sentarse a esperar todo el día hasta que lo atendieran- pero que dan resultados porque como él dice “yo sé que no hablo bonito en las reuniones pero a mí lo que me interesa es resolver los problemas”.

Cerca de 9 kilómetros caminó Guerra a “campo traviesa” para detectar más de 60 salideros desde la bomba principal hasta el pueblo. Es precisamente el agua uno de sus principales preocupaciones pues la mitad de los edificios no la recibe a las recibe muy poco tiempo.

Con la ayuda de un albañil/plomero y la cooperación de los vecinos que les prestaron las herramientas necesarias, el delegado del pueblo solucionó los problemas de salideros de aguas albañales que según afirmaron durante años algunos funcionarios costaba cientos de miles de pesos solucionar –cerca de un millón dijeron algunos- y que constituían un riesgo para la población.

No es esta una apología a Guerra sino un ejemplo de la sabiduría popular para elegir a quienes ellos consideran que les pueden solucionar sus problemas y de que la labor del Delegado debe ir más allá de ser solo quien tramite los problemas de un lugar a otro.

Aclaro algo. Más allá de la voluntad o dedicación que tenga un delegado para hacer su trabajo, el éxito de su gestión dependerá del tiempo que tenga para dedicarse a ello. La ubicación laboral le permitió a Guerra estar todo el día esperando que lo atendieran en la dirección provincial para gestionar el médico para el pueblo. No podría hacer lo mismo alguien que sale por la mañana hacia el trabajo desempeñando responsabilidades más complejas y regresa a las 5 de la tarde.

¿No sería conveniente que el cargo de Delegado del Poder Popular fuera profesional y que tuviera más poderes y atribuciones en la Asamblea Municipal?

Dejo para el final la carta de una vecina del pueblo donde habla de sus problemas. Algunas cosas van más allá de la voluntad del Delegado:

El propósito de este escrito es divulgar una problemática que afecta al Consejo Popular Manuelito del municipio Pedro Betancourt, provincia de Matanzas.

Se trata del agua, un recurso indispensable para la vida. Este preciado líquido llega con dificultades a la población ya que el 70% de esta se pierde y no puede ser aprovechada debido al deterioro que sufren las redes hidráulicas que cuentan con más de 40 años de explotación.

De los 22 edificios que conforman el poblado, solo 13 son beneficiados con este líquido, el resto tiene serios problemas, ya que no llega ni una gota de agua.

Además de todos estos inconvenientes el bombeo de la misma se realiza de 6: 00 am a 6: 00 pm pero solo llega a los hogares durante una hora lo cual no es suficiente para abastecer a los pobladores.

Este problema ha sido planteado en diversas ocasiones y aún no se le ha dado solución.

¿Qué debemos hacer?

Julia Suárez Almeida

Calle 2 % 3 y 5 Escalera 304 Apartamento F

Guerra explicando las labores realizadas para eliminar los salideros de aguas albañales.
Guerra explicando las labores realizadas para eliminar los salideros de aguas albañales.
Áreas deportivas
Áreas deportivas
Escuela primaria "17 de Mayo"
Escuela primaria “17 de Mayo”
Con ayuda de un albañil y herramientas prestadas por los vecinos, Guerra solucionó un problema que decían que costaría "cientos de miles de pesos"
Con ayuda de un albañil y herramientas prestadas por los vecinos, Guerra solucionó un problema que decían que costaría “cientos de miles de pesos”
La pintura de los edificios da una nueva imagen al pueblo. Esto forma parte de un programa que se chequea periódicamente por parte del gobierno provincial.
La pintura de los edificios da una nueva imagen al pueblo. Esto forma parte de un programa que se chequea periódicamente por parte del gobierno provincial.
Uno de los tantos salideros "extinguidos"
Uno de los tantos salideros “extinguidos”
El mal estado de las vías de acceso es otro de los problemas.
El mal estado de las vías de acceso es otro de los problemas.
El "teléfono del parque" es la único teléfono público del pueblo y rompe son bastante frecuencia. Los otros son de "400 minutos" duran aproximadamente 15 días, luego "se quedan sin minutos".
El “teléfono del parque” es el único teléfono público del pueblo y se rompe son bastante frecuencia. Los otros son de “400 minutos” y duran aproximadamente 15 días, luego “se quedan sin minutos”.
El salidero del "Tanque del agua"  se resiste a la extinción derramando constantemente una valiosa cantidad de agua.
El salidero del “Tanque del agua” se resiste a la extinción derramando constantemente una valiosa cantidad de agua.