Sr. Obama, lo han embarcado

Delegado/as al taller durante su presencia en Playita de Cajobabo Delegado/as al taller durante su presencia en Playita de Cajobabo

Parte de la delegación matancera al evento
Parte de la delegación matancera al evento

Por Jesús López Martínez

Tuve la oportunidad de participar en el III Taller Científico Universitario de Gestión de Proyectos de Impacto Sociocultural en el Desarrollo Local en la Universidad de Guantánamo. En dicho evento además de profesionales, se encontraban presentes más de cien estudiantes en representación de los miles que en las universidades del país emplean sus conocimientos y esfuerzos en lograr avances en comunidades, empresas y otras entidades.

Además de la hospitalidad y exquisita organización de guantanameros y guantanameras y la calidad de los trabajos presentados, los participantes pudimos visitar diferentes lugares de la geografía de la provincia, así tuve el privilegio de pararme en Playita de Cajobabo, allí donde desembarcaron Martí y Gómez. Fue muy emocionante: cuando la totalidad de los delegados al evento cantamos el Himno de la Patria, a muchos se nos hizo un nudo en la garganta y por los rostros de otras personas rodaron lágrimas. ¿Cómo fue posible que aquel reducido grupo de hombres arriesgara su vida al desembarcar en un lugar tan inhóspito para luchar contra cientos de miles de soldados españoles? Eso solo tiene una respuesta: Durante toda nuestra historia los que han hecho avanzar al país han sido los que han puesto los intereses sociales por encima de los intereses individuales, no ha existido otra fórmula.

Y se preguntarán, ¿qué tiene que ver el texto con el título? Hasta ahora nada, porque no he hecho referencia a los jóvenes universitarios allí presentes y que representaban a miles. ¿Cuántos de estos jóvenes sacrifican tiempo de su recreación e incluso de sus estudios para contribuir a mejorar la vida de los demás? Pudimos apreciar con qué emoción los miembros de la comunidad Ho Chi Min en el municipio de la capital de la provincia reciben a los universitarios que contribuyen a mejorar sus hábitos de vida y a disfrutar de una recreación sana.

Cuando regresaba a mi provincia recordaba el almibarado discurso pronunciado en La Habana por el Sr. Obama, en gran parte dirigido a los jóvenes. Seguramente sus asesores, continuadores de aquellos asesores que le dijeron a varios presidentes estadounidenses: hay que bloquearlos, hacerlos pasar hambre, invadirlos, matarlos, etc. para acabar con la Revolución; le dijeron al Presidente que el discurso tenía que ser cautivador, esperanzador.

Al ver a estos jóvenes que estaban en Guantánamo y a miles que están haciendo Revolución día a día, pensé: estos asesores también han embarcado a su presidente. Claro, como hubo una minoría que se acobardó con el bloqueo, y con las agresiones, también habrá una minoría que se dejará cautivar por los cantos de sirena, pero el “disco duro” seguirá como los jóvenes que vi en Guantánamo y de aquí a 50 años, el presidente de turno en Estados Unidos, tendrá que volver a decir: no hemos logrado los objetivos con nuestra política hacia Cuba.

Niños de la comunidad Ho Chi Min con estudiantes y profesores de la universidad guantanamera
Niños de la comunidad Ho Chi Min con estudiantes y profesores de la universidad guantanamera
 Al centro, con gafas, Jennifer Bello, miembro del Consejo de Estado y presidenta nacional de la FEU,  bailando con los vecinos de la comunidad Ho Chi Min

Al centro, con gafas, Jennifer Bello, miembro del Consejo de Estado y presidenta nacional de la FEU, bailando con los vecinos de la comunidad Ho Chi Min.
 Marian Leydis, joven de la comunidad Ho Chi Min que interpreta magistralmente piezas musicales popularizadas por Laritza Bacallao.

Marian Leydis, joven de la comunidad Ho Chi Min que interpreta magistralmente piezas musicales popularizadas por Laritza Bacallao.
Delegado/as al taller durante su presencia en Playita de Cajobabo
Delegado/as al taller durante su presencia en Playita de Cajobabo
ViviLnk
Integrantes de la afamada agrupación Maraguán de la universidad camgueyana, bailando en la comunidad Ho Chi Min.