¿Hacia dónde queremos llevar nuestro socialismo?


http://todossocialistas.blogspot.com/2011/03/que-se-entiende-por-socialismo.htmlPor Julio César Sánchez Guerra (Profesor de la universidad Jesús Montanté Oropesa de la Isla de la Juventud)

¿Cuál será el futuro de Cuba? Es una pregunta que muchos nos hacemos dentro y fuera del país….Nadie tiene la respuesta a esa interrogante. Tal vez sea mejor preguntarnos hacia dónde la queremos llevar con el esfuerzo y la participación de todos.

El socialismo nació en Cuba como un proyecto de nación que pujaba por su independencia y soberanía ante la dominación imperial. Entre nosotros no solo se reflexionó sobre un único modelo de socialismo. Hay un pensamiento diverso y rico que recoge el pensamiento de hombres como Mella, Guiteras, o Raúl Roa.

En esas fuentes del pasado, en las advertencias de Roa cuando escribía “El padrecito Rojo”, para criticar el estalinismo, hay una fuente viva y útil para un socialismo que defienda la prosperidad, el patriotismo y eleve la condición del ciudadano. Un socialismo donde el individuo mismo no se diluya en las cifras amorfas de la masa.

Necesitamos luchar por el socialismo que contemple las advertencias de Martí a propósito del trabajo de Herbert Spencer que abordaba el peligro del Estado aniquilando al individuo…Hay fetichismo mercantil donde la mercancía se vuelve contra el productor pero sabemos que también el poder puede ser un fetiche que disminuya la participación real de las personas.

Hay una tendencia a negar todo lo realizado por la Revolución; ese es el viejo error de votar el agua sucia, la palangana y el niño. La dirección contraria sería no discutir los errores, silenciarlos y legitimar solo desde los logros más visibles.

Tenemos el derecho a sentir orgullo por una revolución que recuperó la dignidad a tantas personas y alcanzó una justicia tantas veces postergada. Pero al mismo tiempo tenemos la responsabilidad de criticar nuestros errores con el pensamiento y la voz de todas las gargantas.

Dos factores se conjugan ante el desafío de nuestro socialismo: La desaparición física de los líderes históricos de la revolución y el proceso de normalización de las relaciones con Estados Unidos. Esa coincidencia histórica de dos hechos reales nos exigen mayor unidad dentro de la diversidad y cultura para alimentar la independencia de nuestras islas.

¿Hacia dónde queremos llevar nuestro socialismo? El futuro no es determinista sino problemático. Necesitamos el optimismo y la lucidez para aprender de nuestros propios errores. Ahora muchos jóvenes en Estados Unidos no temen a la palabra socialismo y otros tantos en el mundo la rechazan o ignoran porque el mundo necesita libertad y justicia, emancipación de verdad.

La hegemonía cultural colonizante tiene experiencia y fuerza, sería un error subestimarla. Cuba tiene una batalla que no termina por defender su derecho a ser siempre independiente. Y mientras todo esto sucede, el capitalismo tardío despedaza al hombre y a la naturaleza a pesar de todas las advertencias. Nuestro socialismo tiene que ser territorio de la dignidad humana.