Lento pensamiento


20150604_140752Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu) En Twitter: @JimmydeCuba

El martes 29 de marzo el periódico Juventud Rebelde nos traía lo que supuestamente era una buena noticia. El precio de las frazadas de piso bajaría a 60 centavos CUC. Digo que supuestamente porque luego se aclaraba que este descuento estaría vigente hasta el 30 de abril. Las razones de la rebaja temporal de precios era la de “movilizar los altos inventarios de este producto”. En otras palabras, los almacenes están abarrotados de frazadas pero la rebaja de precios será solo temporal.

Un producto de “lento movimiento” se convertirá rápidamente en un gran negocio por el acaparamiento. Los revendedores comprarán por decenas o centenas las frazadas y después del 30 de abril sacarán una buena tajada cuando las vendan por “la calle”.

Está demostrado que cuando un producto aguanta el “primer golpe” luego se puede mantener en venta y la gente compra solo la cantidad que necesita, eso sucede lo mismo con una pipa de cerveza a granel en mi barrio que con la papa en la placita. No es la primera vez que rebajan los precios a la frazada por almacenes abarrotados, pero luego el precio vuelve a subir.

Aquí en Matanzas hay una tienda llamada –irónicamente- “La Estrella” donde se venden productos con rebajas por estar en fecha de vencimiento o rotos. Dicen que ahí se encuentran “cosas buenas” pero la verdad es que algunos precios son una falta de respeto. Cuesta creer que alguien no se dé cuenta de que es una burla al consumidor ponerle esos precios a productos con tan mala calidad.

En Cuba tenemos productos de “lento movimiento” pero en cuestiones de economía los pensamientos son más lentos todavía.

Les pongo un ejemplo. En los Play Off cada juego de pelota reúne a no menos de 15 000 aficionados ¿Se imaginan las ganancias de ETECSA si pusieran wifi en los estadios de pelota? Los que van, tirarían fotos, las subirían a Facebook, les contarían a los amigos vía IMO…en fin que me cuesta creer que a nadie no se le haya ocurrido eso.

¿Cuestión de tecnología? Si toman en cuenta las ganancias valdrá la pena la inversión. Insisto en que es un problema de lento pensamiento.