¡Junco, Junco! ¿y.. cuántos más?


Por: Jesús López Martínez

Se hizo la presentación de los atletas que estarían en la clínica que harían peloteros de Grandes Ligas junto a los atletas cubanos en el estadio Victoria de Girón y el pueblo, al darse cuenta que Lázaro Junco estaba en las gradas empezó a gritar: !Junco, Junco, Junco!

Algunos órganos de prensa lo han enfocado como una omisión de la comisión nacional. Los que allí gritaron lo habrán considerado así o será porque en el terreno veían a Pito Abreu y pensaban que en series nacionales Lázaro tiene mejor frecuencia de jonrones que a quien nos presentan ahora como una cosa del otro mundo. Podían haber gritado también Julio Germán, que tiene mejor frecuencia de jonrones que Abreu y con notable ventaja en los resultados defensivos. Higinio Véliz ofreció disculpas públicas a Junco al Curro y otros más, pero… ¿cuántos nombres faltaron por gritar? ¿cuántas disculpan faltan?

¿Cuántas veces hemos hechos clínicas para nuestros niños con esos deportistas que pudieron recibir millones de dólares y los cambiaron por millones de cubanos?

Un amigo mío me dice que estamos en otros tiempos. Siempre estaremos en nuevos tiempos porque los cambios son constantes, estoy seguro que llegará el momento que nuestros atletas competirán en las Grandes Ligas, pero desde las posiciones de Cuba, no de los dueños de equipos, sin tener que humillarse y decir que no tienen nada que ver con el gobierno cubano, con el gobierno que los educó, que les puso entrenadores, EIDEs, ESPas, preparación que pagamos los que nos quedamos aquí. 

¿Cuántos años hace que en Venezuela tienen que conformarse con ver a Miguel Cabrera solo por TV porque sus dueños no lo dejan jugar allí?

Todo lo que se haga para mejorar las relaciones entre los dos pueblos y gobiernos es bueno, siempre que no menospreciemos a los que prefirieron a su pueblo por encima del dinero. Los que se fueron, nacieron aquí, ?quieren que los consideremos cubanos?, entonces que aporten un impuesto sobre sus millonarios ingresos y que este pueblo con ese dinero pueda desarrollar mas el deporte y reconocer a los que aquí se quedaron. Si los maestros con nuestros menguados ingresos, pagamos impuestos.

Esta es mi opinión y la de muchas personas que no tienen acceso a los medios, como un humilde vecino que decía el día de la clínica: ¿Viste eso? Ya no vale nada, es igualito que la novela el Rey del Ganado.

La mayoría de nuestros periodistas están “encantados” con esa pelota. Siempre se dijo, aún antes del 59, las Grandes Ligas, ahora no, ahora son la “mayor ligue”. Modesto y Rodolfo salieron para el Clásico diciendo Fulano tiene ya tantos lanzamientos, refiriéndose a los pitchers. Cuando vinieron de allá ya no eran lanzamientos, eran “pitcheos”. Mira que tenemos palabras en español como competencia, festival, pero esas no sirven: hay que decir el “derby” de jonrones. Vi por nuestra TV un juego entre los Yankees y el Boston y con un out, el corredor que estaba en tercera corrió hacia el home para que lo sacaron out mansamente. Nuestros periodistas no dijeron una palabra sobre esa barbaridad. Si hubiera sido en la Serie Nacional seguramente hubieran hecho referencia al pensamiento táctico y al “oficio” que nos falta.

Ante nuevos tiempos tenemos que cambiar, pero no con la vieja mentalidad de autonomistas, de oportunistas y de colonizados culturalmente que tienen algunos.