Se impuso el sentido común

 Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

A quién se le ocurrió semejante locura“ fue la expresión de un trabajador de un hotel, al ver que el salarió que cobró en el mes de Julio no superó los 200 pesos (8 C.U.C). Tuvo que pasar más de 4 meses para que detuvieran la aplicación de la Resolución 17/2014 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) en las empresas dónde se había afectado el ingreso de los trabajadores.

En varios sectores empresariales fue bien implementada la resolución. Sin embargo otros sectores no corrieron con la misma suerte. Para muchos trabajadores del turismo el salario que reciben del Estado es meramente simbólico, porque el vinculo directo con el turista le permite tener otras fuentes de ingreso. Pero existe otro grupo de trabajadores que dependen enteramente del salario, y muchos tiene que realizar actividades ilegales para poder sostener económicamente a sus familias.

El 30 de octubre se tomó la decisión. Días antes me solidaricé con trabajadores de este sector y realicé una denuncia a estos mecanismos. Supe por algunas fuentes –me pidieron mantener el anonimato- que en varias instituciones de este sector hubo fuertes manifestaciones por parte de los trabajadores.

Las motivaciones que llevaron a los funcionarios del sector del turismo a rectificar nunca las sabremos. Dos cosas si son ciertas: se logró revertir la aplicación de la resolución y no fue por la intervención del sindicato. Se impuso el sentido común.